Alfonso De la Vega

La Garita de Herbeira

Artículos, solfas y epistolarios

Ya destiñe el mirlo blanco

Para aumentar la zozobra existente, algunas personas se están empezando a dar cuenta que el supuesto mirlo blanco que tantas expectativas causara entre los partidarios de que todo siga igual o de la gente bienintencionada pero que no se entera, en realidad más bien sería una calamidad. Una maula, un espejismo. El cierre en falso de una crisis del partido de la supuesta oposición de la socialdemocracia centrista que no se opone. Un personaje al que le sacas del tal Castelao y otros resentidos galleguistas atravesados de su jaez y no sabe bien por dónde le da el Orwell.

Desde que ha pasado la frontera al lado sur de Piedrafita a Feijoo se le ve algo despistado, como un venao en medio de la mancha que trata de barruntar los peligros de la montería para escapar por donde mejor se pueda. Sí. A este lado de la frontera con Galicia no tiene el apoyo de la prensa ditirambo alabanciosa tan colaboracionista, adicta y complaciente si hay parné fresco oficialista con cargo al erario, ni menos la protección de la telegaita compostelana. Y se le nota como si estuviese a merced de los acontecimientos, sin ideas.

No es para menos, tener que hablar en el hasta ahora aborrecido y perseguido español, o tener que tragarse lo de “aquí no queremos madrileños”, o las virtudes liberticidas de la  “normalización lingüística” o lo de “pena de campo de concentración y multa de miles de euros” para quien no se inyecte el potingue asesino. O el desastre de la enseñanza o la decadencia de la sanidad.  Constata que todas esas heroicas virtudes de intocable prócer galleguista ya no valen fuera de su feudo gallego. Al contrario, se ven como muestras de despotismo paleto y caciquil. Y para colmo lo del último gatillazo con motivo del chalaneo de togas ha sido de libro.

Pero mientras el desconcertado Feijoo se decide por qué partido se presenta a las próximas elecciones si las hubiere, si por el Partido Popular DE Galicia o acaso por la PSOE anterior a Soros que fue y ya ha sido, va y resulta que acontecen otras grandes cosas tanto urbi et orbi como en el infortunado reino filipino que nos muestran por dónde van los tiros y las votaciones más o menos amañadas.

La moda promovida por los poderes fácticos de EEUU y su brazo político mamporrero, el mal llamado Partido Demócrata e impulsada por el viejo Lobo blanco es más comunismo como etapa transitoria para detentar el poder absoluto del Gran Capital y de la satánica plutocracia anglojudía, sin ningún tipo de cortapisas ni melindres constitucionales ni democráticos.

Hispanoamérica se tiñe de rojo en un viaje al corazón de las tinieblas. En Iberoamérica este domingo la maquinita de las votaciones ha dado la victoria al candidato comunista condenado por corrupto. Algo incomprensible visto desde fuera por muy mal que esté Brasil, como nadie con dos dedos de frente tampoco puede entender que en el reino borbónico reine aunque no gobierne con absoluta impunidad y fracaso institucional agudo y generalizado un déspota doctor falsario, también comunista si le conviene o así se lo exigen los amos.  Tanto en la antigua metrópoli como en la periferia, la Hispanidad se encuentra gravemente amenazada, a punto de la pérdida definitiva de no reaccionar pronto y con gran energía.

Y es que para continuar con el presente tinglado de traidores y felones no hace falta que venga el señor Feijoo a renovar como imaginaria de igual servicio el ya nutrido elenco.

Es necesario, indispensable, intentar una alternativa de carácter nacional y patriótico al globalismo unipolar despótico y liberticida. Pero en el presente muestrario electoral, que parece fabricado en la misma factoría y por los mismos amos, no parece que nadie sea capaz de hacer frente ni con inteligencia ni voluntad a tan enorme desafío.

Los que hemos experimentado las mañas del señor Feijoo como mandamás gallego no creemos que sea el quién adecuado para intentar taponar la actual hemorragia letal. Pero lo más importante en momentos tan graves y peligrosos no es ya el quién sino saber el para qué, el qué hacer, sin olvidar el cómo, el cuándo y el dónde.

Es decir, lo que nadie explica, porque no quiere o no sabe, en este desventurado reino arrebatacapas.

 

Entradas feeds. XHTML y CSS válidos. Tema WordPress basado en GimpStyle diseñado por estudiocaravana.