Alfonso De la Vega

La Garita de Herbeira

Artículos, solfas y epistolarios

CAT y Olona, Sociedad Limitada.

Dentro de la catastrófica casta política borbónica hay algunos personajes decentes y salvables que, más allá de lo ideológico, seguramente serían aprovechables para la Patria fuera de este corrupto Régimen que nos envilece y arruina.

Otros aparentan ser tan lerdos o tarugos que no disimulan el pelo de la dehesa, puestos en los escaños por fidelidad al jefe y para hacer bulto, que ni siquiera se dignan aprender a acertar el dedo con la tecla durante las votaciones.

Una de estos personajes salvables, y en consecuencia incómodos para su partido, el PP, y la propia Monarquía, es Cayetana Álvarez de Toledo, CAT, a la que he dedicado varias recientes garitas: Con motivo de la presentación de su último libro Políticamente indeseable  y cuando su paulina caída del caballo.

A CAT le había puesto una sanción su partido por votar en conciencia. Algo notoriamente anticonstitucional ya que supone la violación de los artículos 67.2 entre otros: “Los miembros de las Cortes Generales no estarán ligados por mandato imperativo” y el 79.3 que menciona que « el voto de los diputados y senadores es personal e indelegable».

Ahora ha vuelto a saltarse la disciplina de voto en un tema crucial en el que su partido ha vuelto a traicionar a España y a los españoles, esta vez en un asunto de especial gravedad como es el cumplimiento de la Constitución en cualquier parte del reino filipino, y por tanto también en Cataluña. CAT ha preferido no traicionar a sus votantes que la han elegido diputada por Barcelona.  De modo que en contra de las órdenes de Feijoo ha votado a favor de la PNL presentada por Vox  para adoptar «medidas para la defensa del derecho a la educación en español», y que defendía un ‘155 educativo’.

No es  de extrañar, ni la felonía es nueva. El PP ha traicionado históricamente a los españoles residentes en las comunidades con lengua regional propia.  En especial el hipócrita Feijoo que ahora va y resulta que sí que sabe hablar en español.

Cayetana Álvarez de Toledo es un personaje que brilla con luz propia más allá del oropel más o menos real o ficticio que le pudiera ofrecer un título nobiliario. Para su desgracia, tiene la funesta manía de pensar, y expone bien las ideas, cosa de suyo imperdonable en este infausto reino.

Por eso era partidaria de un debate de ideas en el congreso de sustitución de Casado, iniciativa que propuso pero que cayó en el saco roto de la indisimulada ambición de Feijoo.  El problema actual no es solo de personas o administradores del tenderete, que también, sino de saber qué se quiere y se puede hacer para intentar reconducir la situación española.

La Monarquía parlamentaria en España actual es el decorado legal de una politeia oligárquica. El Poder, delegado por una oligarquía en la sombra que quita y pone según sus intereses, está en los partidos políticos no en el parlamento, pese a ser una Monarquía parlamentaria. Más bien se trata de una Monarquía oligárquica. De oligarcas que se ven: los jefes de los partidos. Y de los que no se ven, económicos y financieros, ahora con el gravísimo problema del globalismo internacional fuera de todo control democrático y con ya solo un pequeño residuo de soberanía nacional. La mayoría de los españoles ignoran qué son BlackRock o Vanguard ni a qué se dedican ni menos quienes son sus jefes.

La cosa no parece que tenga remedio, desde luego no en el actual Régimen tal como está con un turnismo político bipartidista más o menos retocado. Es eso lo que se fomenta por el Régimen y sus redes de poder. Y también lo que hace la banda popular, supuesto recambio del despotismo del gobierno de Su Majestad. Habría que considerar que nos hallamos inmersos en un fin de ciclo, en el que la humanidad se juega su futuro en libertad.

CAT no es una feminista objeto más o menos de pega puesta allí para hacer bulto. No es una inepta ministra florero de la PSOE, ni creo sirve para estar en la banda del lindo mirlo blanco del globalismo al que hace sombra sin siquiera abrir la boca.

Ahora bien, tampoco CAT creo que acierte del todo la mano con la herida. No me gusta su globalismo, concausa del problema aunque desde luego no de su solución. La actual UE está tomada por indeseables con la corrupta von Trinken a la cabeza, que tienen su propio programa, no democrático y ajeno a los intereses legítimos de los pueblos. Sus políticas actuales deben ser miradas con prevención cuando no con franca oposición. Tampoco me gusta la anglofilia de CAT, ligada a ese globalismo usurpador de influencia anglosajona, enemiga tradicional de España, y de su Cultura. En mi opinión el problema básico es el de la falta de soberanía.

Problema que está presente en la peripecia personal y política de otro verso suelto, Macarena Olona.  Pero mientras no haya verdadero debate de ideas, no parece que las cosas puedan tener solución aunque ambas damas se uniesen en un proyecto político compartido.

 

 

Entradas feeds. XHTML y CSS válidos. Tema WordPress basado en GimpStyle diseñado por estudiocaravana.