Alfonso De la Vega

La Garita de Herbeira

Artículos, solfas y epistolarios

Terribles declaraciones de una ministra

                                                                                                            

                                                                                         “El que realizare actos de carácter sexual con un menor de dieciséis años, será castigado como responsable de abuso sexual a un menor con la pena de prisión de dos a seis años”  (artículo 183.1 del Código penal, supuestamente vigente)

En un ejercicio de empatía podemos intentar comprender el mal genio de la ministra Montero, figura gloriosa del gobierno falsario de cuotas, por haberse convertido en una hembra frustrada.  Ahí es nada abrirse de piernas ante el gran semental heteropatriarcal para descubrir ser la antepenúltima odalisca de su harén, pues a las primeras de cambio en cuanto aparecen otras señoritas de buen ver, quedar seducida, abandonada y con tres churumbeles a criar.

Sin embargo, la ministra debiera pensar en positivo, que no deja de ser psicóloga según dice.  No ha sido preñada por un íncubo. Ni el gran macho la ha liquidado después de holgar con ella como acostumbraba el sultán de Las Mil y una noches sino que la ha puesto cartera y escaño, de modo que puede disfrutar de varios guardaespaldas y de un oneroso tenderete ministerial, gineceo donde jugar con otras hembras más o menos descarriadas a Zamarramala el día de santa Águeda.

Pero la frustración no se va, laberinto de pasiones, y surge una y otra vez la incontenida pulsión satánica, envidiosa de la felicidad ajena y revanchista. Tras el portentoso hallazgo neomarxista posmoderno que «las niñas puedan abortar sin conocimiento de sus padres» o el no menos famoso y problemático “sólo el sí es sí”, mejor si se realiza ante notario, acaba de declarar en el congreso, con su estulta y aberrante jerga inclusiva para analfabetos que:

«Todas las niñas, los niños, les niñes de este país tienen derecho a conocer su propio cuerpo, a saber que ningún adulto puede tocar su cuerpo si ellos no quieren y que eso es una forma de violencia, tienen derecho a conocer que pueden amar o tener relaciones sexuales con quien les dé la gana, basadas, eso sí, en el consentimiento. Y esos son derechos, que tienen reconocidos, y que a ustedes no les gusta.” 

¿Consentimiento de un niño para que tenga relaciones sexuales con quienes le dé la gana?  Pero, ¿Qué dice esta malvada cretina en la supuesta sede de la aún más supuesta soberanía nacional?

Tras realizar estas escandalosas declaraciones en las que la ministra del Gobierno de Su Majestad asume que los niños tengan relaciones sexuales con adultos, organizaciones como Liberum la han denunciado a los tribunales. Ignoro si la cosa prosperará o si el asunto recaerá en los mismos magistrados acusados de «menoreros» por la no menos famosa controvertida ex Fiscal General del Estado.

Pero mientras tanto la fiscalía y los servicios sociales de la Comunidad de Madrid debieran intervenir de oficio para vigilar qué pasa con los hijos de la ministra.  Y, si fuese menester, asumir su custodia y protección contra la hipotética perversión de menores que acaso pudieran sufrir estas pobres criaturas.

Por mucho globalismo, Agenda 2030 o las  heroicas hazañas pederastas del usurpador Biden incluso con su familia que nos vendan como maravillas del progreso, nunca pensé que se fuera a caer tan bajo en el Reino de España como para defender la pederastia en la sede del Congreso y ¡por una ministra de Su Majestad!

Claro que lo mismo se trata de eso: que el próximo gran logro globalista del Reino de España durante el reinado de Don Felipe sea… ¡la legalización de la pederastia!

Addenda del sábado 24 de setiembre

Los niños son sagrados. Pero por lo que estamos viendo, instituciones oficiales prostituyentes incluidas, ya no están seguros en el Reino de España.

Han pasado ya tres días y la degenerada ministra de Su Majestad, que tiene de soberbia satánica todo lo que demuestra de incompetencia, no se ha dignado rectificar sus declaraciones a favor de la pederastia. Ni su falsario jefe de gobierno la ha cesado, ni nadie de entre los abigarrados grupos que le apoyan, incluido el muy pío PNV haya dicho esta boca es mía.

Vaya vergüenza para los miembros y miembras de espíritu puro y pensamientos elevados, tan filantrópicos ellos de la PSOE que tienen esta gentuza depravada en su gobierno de progreso y patatín , patatán.

Su Majestad El Rey también consiente, por lo que se ve consiente todo por aberrante que sea, que uno de Sus ministros haga apología oficial de la pederastia ¡y en la sede del Parlamento!  Una aberración monstruosa que además está tipificada como delito por el código penal.  Y no exige que rectifique o se vaya ipso facto.  Que su catadura moral al defender este crimen abominable es incompatible con la de ser ministro de la Corona.

¡Vaya Vergüenza de Régimen!

 

OTRO SÍ DIGO, domingo 25 de setiembre

Un querido amigo, importante político ya retirado, me ha mandado el enlace a un texto de Contandoestrelas, importante blog gallego. En esa entrada puede leerse que:

«Es muy significativo, sin embargo, el perfil bajísimo que ha adoptado el PP ante esas escandalosas declaraciones de Irene Montero. En la cuenta oficial de Twitter del PP no se ha publicado ni un solo mensaje sobre esas declaraciones. Ni siquiera se ha abordado el asunto en ninguno de los retuiteos hechos por esa cuenta. De igual forma, la cuenta de Twitter de su grupo parlamentario en el Congreso -que fue el lugar en el que la ministra hizo esas declaraciones- tampoco ha dedicado ni un mísero tuiteo al tema. Ni siquiera aparece en sus retuiteos.

Así mismo, el presidente del PP, Alberto Núñez Feijóo, no ha dicho ni pío sobre ese escándalo. Instalado en su tendencia a ponerse de perfil ante todas las cuestiones que supongan una confrontación ideológica con la izquierda, Feijóo no ha abierto la boca para decir nada sobre este tema en público. Desconozco si el motivo de ello es que el gobierno autómico que él presidió hasta hace poco viene imponiendo el adoctrinamiento sexual en las escuelas de Galicia, o tal vez porque en noviembre de 2019, siendo Feijóo diputado autonómico, el PP apoyó en el Parlamento gallego una iniciativa de la ultraizquierda para imponer la educación sexual desde los 3 años.»

A mí no me extraña la postura del PP. Se trata de una falsa derecha dirigida a apuntalar la devastación nacional. Es cómplice con lo que pasa y tan globalista como el PSOE. Y en el caso de Feijoo además nacionalista contra España. Pero su silencio en este asunto, como el de la CEE, es verdaderamente significativo y monstruoso.

 

 

 

Entradas feeds. XHTML y CSS válidos. Tema WordPress basado en GimpStyle diseñado por estudiocaravana.