Alfonso De la Vega

La Garita de Herbeira

Artículos, solfas y epistolarios

Las Cuatro Estaciones o El Triunfo de la Voluntad

                                                 «La multitud es extraordinariamente influenciable y crédula, sin sentido crítico, de modo que lo inverosímil carece de existencia para ella. Inclinada por naturaleza a toda clase de excesos, reacciona mejor a estímulos intensos. Para influir en ella es inútil argumentar de modo lógico o racional. Por el contrario resulta más eficaz presentar imágenes y repetir varias veces las mismas consignas.»      (Goebbels, ministro de propaganda del III Reich

 

El BOE del 10 de este mes publicaba el concurso para glosar las glorias del nuevo Reich protagonizada por el Fhürer Antoñito Sánchez, “El Camborio” y su meritísima banda.

Se trata de la Resolución de la Secretaría de Estado de Comunicación, por la que se acuerda un convenio entre dicho alto y severo organismo con las productoras de cine Secuoya Contenidos SLU y The Pooltm SL “para la colaboración en la serie documental sobre la Presidencia del Gobierno”.

Sí, sin las humildades y modestias propias del enemigo cristiano, para la mejor propaganda ditirambo alabanciosa acerca de nuestro fhürer gran timonel.

La Secretaría viene a ser algo como el negociado de Goebbels, pero la dirección de los documentales ahora no estará en la genial Leni Riefenstahl, pero lo mismo pudiera recaer en el manchego Almodóvar, que tantas sinergias muestra con los homenajeados…

El nombre de los panfletos perpetrados con dinero público del contribuyente tampoco será El Triunfo de la voluntad, ni el de la resilencia, ni leches, sino uno copiado a Vivaldi: Las cuatro estaciones.

Ignoro qué contenido tendrá esta futura magna obra de del séptimo arte cuando a diferencia de las obras monumentales del III Reich lo más que se inaugura en este calamitoso Reino de España son desastres, quiebras, desfalcos, volcanes, hambrunas, demoliciones de presas o incendios… ¡los grandes logros actuales del Reich sanchista! Logros del socialismo ambos pero en nuestro caso no del nacional socialismo sino del socialismo a secas, que eso de «la nación» les da dentera.

A falta de la paradójica fascinación ejercida por la original de Leni Riefenstahl es de suponer que será de especial interés morboso que nos expliquen dónde y cómo el heroico fhürer y gran timonel del pertinaz socialismo conoció a su Begoña. O a su no menos heroico protector, el filantropófago Soros, el judío nazi húngaro que denunciaba a sus correligionarios para robarlos. O el extraordinario misterio de las urnas con votos de quita y pon.

Las cuatro estaciones, versión indígena de El triunfo de la voluntad, título de evidentes reminiscencias cabalísticas o schopenhauerianas, no creo que lleve música wagneriana, sino acaso de copla, ojos verdes, verdes como la albahaca

NOTA

Apuntes de Goebbels  AQUÍ

 

 

 

Entradas feeds. XHTML y CSS válidos. Tema WordPress basado en GimpStyle diseñado por estudiocaravana.