Alfonso De la Vega

La Garita de Herbeira

Artículos, solfas y epistolarios

Bergoglio es Jesuita

Si la penúltima barbaridad conocida de Bergoglio es aprobar la entrega de armas a Ucrania, que por su corrupción la mitad de las cuales terminan en el mercado negro, la última es promover que España se nos llene de negros y de moros para solucionar la falta de suficiente relevo demográfico en el rural.

Es decir, la aplicación del Plan Kalergi de sustitución de la población blanca y cristiana europea por otra importada islámica o animista más violenta, ignorante y manipulable por la élite.

El otro día charlaba con un querido amigo muy puesto en temas eclesiásticos sobre este turbio personaje, al que considero un impostor comunista depravado al servicio de la Agenda 2030, el NOM, la industria de armamentos, la farmacéutica ligada a la del aborto o lo que el lector quiera recordar.

Mi amigo me decía:

Mira, Alfonso, no te engañes, todo eso de la Agenda, la mafia homosexual de San Gallo y demás está muy bien, pero la explicación de la traición de Bergoglio es más sencilla: es que es jesuita. Los jesuitas son un ejército de muy ricos y poderosos, van a lo suyo de modo sibilino pero implacable, sin prisas, tienen su propia agenda de dominación mundial, a la que sacrificar incluso la propia Iglesia Católica que constituye su pretexto para legitimar su poder absoluto. Así, con el Padre Arrupe promueven el comunismo en Hispanoamérica con la llamada Teología de la Liberación. Mientras el propio Bergoglio compadrea con los miembros de la Junta militar argentina. O apoyan al tenebroso Partido Demócrata USA o al PNV o a la banda terrorista ETA.

Y no te olvides de otra sonada traición histórica a España. Las llamadas reducciones jesuíticas del Paraguay donde incluso llegaron a proclamarse independientes de la Corona española para establecer sus propios tenderetes políticos.  Esta experiencia histórica muestra cuáles son sus verdaderas intenciones.

Su modelo de dominación no es muy diferente del que desean las élites plutocráticas del gran reseteo y demás supuestas modernidades. Por eso presenta importantes sinergias con el de la plutocracia.

Si comprendemos bien el modelo ya establecido en las reducciones de Paraguay, la élite de jesuitas, minoritaria, cerrada, despótica, rica y poderosa, domina todo y mantiene a la población mayoritaria sometida por la persuasión o la violencia, derecho de pernada incluido. Todos trabajan para ellos sin derechos, fuera de la protección de las leyes españolas.

Sea como sea, el personaje ha demostrado ser un cínico de tomo y lomo, pero astuto y despiadado, que no da puntada sin hilo. Sin embargo, para tener alguna credibilidad Bergoglio debiera predicar con el ejemplo y poner su descomunal patrimonio eclesiástico al servicio de sus moros y negros, si es verdad que tanto los quiere. Junto a él, a su vera maternal, cabrían unos cuantos.

Pero lo que estamos viendo es muy diferente: sus acciones autoritarias para concentrar bajo su control directo todo el patrimonio posible en el Vaticano.

Y sus contundentes ataques a las cabezas de Órdenes consideradas rivales o de la competencia por el poder o el dinero, tales como el Opus Dei, su enemigo mortal irreconciliable, o la también poderosa de Malta.

Sí, la verdad es que no se me había ocurrido, pero creo que debo darle la razón a mi experto amigo. El problema es que Bergoglio es jesuita.

 

Entradas feeds. XHTML y CSS válidos. Tema WordPress basado en GimpStyle diseñado por estudiocaravana.