Alfonso De la Vega

La Garita de Herbeira

Artículos, solfas y epistolarios

Tarot. 12 El colgado

En la serie El Tarot se trata de asociar algún aspecto de interés o actualidad a los correspondientes arcanos mayores del tarot, entendidos como arquetipos relacionados con la realidad mediante el llamado principio de sincronicidad.

12 El colgado

El arcano mayor que recibe el nombre de El Colgado o en italiano, El Traditore o el traidor, es bien conocido y en algún momento de nuestra vida nos hemos sentido identificados con un personaje que no controla sus actos o carece de autonomía para dirigir su vida o la de su entorno.

Si son muchos y variados los personajes que cabría identificar con El Colgado, entre ellos vamos a elegir para glosarle uno especialmente notable, la figura del actual jefe del Estado español, don Felipe.

El reinado del último Borbón será recordado como uno de los más nefastos de la historia de España, equiparable al de Fernando VII, lo que no deja de poseer singular mérito. Todo un hito de deterioro incluso devastación impune de la histórica nación española y sin reaccionar.  Sí. Un Jefe de Estado que tiene una importante misión constitucional:

El Rey es el Jefe del Estado, símbolo de su unidad y permanencia, arbitra y modera el funcionamiento regular de las instituciones…”,

Pero que ni arbitra, ni parece que modere ni regule nada. Por no hablar del estado de la Justicia que se administra en Su nombre. Un ejemplo reciente: Denuncias del Poder Judicial que escucha inexpresivo como el que oye llover. Tampoco se ha desmentido que se sepa la acusación de que los miembros de la Sala Segunda del Tribunal Supremo dispongan supuestamente de nutridas cuentas en paraísos fiscales con fondos de procedencia desconocida.

Consiente que cualquier indigente intelectual o moral insulte a España y a la Hispanidad en su presencia. O que los golpistas a los que trata de complacer coloquen su efigie boca abajo. Precisamente como el arcano del tarot con número 12 llamado El Colgado ¿Acaso también una forma de llamarle “invertido” por parte de los golpistas?

En cambio, aparece en desfiles, suelta absurdos discursos estupefacientes o cohonesta con su firma o su presencia cualquier abuso o felonía por muy anticonstitucional que sea, sin siquiera exigir responsabilidades a Su Gobierno y resto de instituciones de la Monarquía. Lo de sus discursos es verdaderamente notable. O está en la inopia disfrutando de una «realidad» paralela o muestran un cinismo notorio. En todo caso, una actitud lamentable que en la práctica le hace co-responsable de lo que pasa en Su Reino.

Consiente atentados liberticidas tales como la mal llamada Ley de memoria democrática que, en consecuencia, le deslegitima como titular del trono instaurado por su benefactor Franco. O la flamante Ley Orgánica 9 /22, que esquiva la actuación judicial previa so pretexto de combatir el terrorismo pero puede usarse contra cualquiera que moleste a las diferentes autoridades borbónicas, incluidas las golpistas autonómicas. La ley habilita a las Fuerzas de Seguridad al acceso a la información financiera contenida en el Fichero de Titularidades Financieras.  Sin embargo, desde hace tiempo circulan listas de cuentas corrientes ocultas con saldos inverosímiles o  imposibles supuestamente pertenecientes a innumerables próceres del Régimen. Al parecer ni se investigan para confirmarlo, ni se desmiente, lo que hace que la opinión pública quede colgada, en suspenso.

Si el general Franco afirmaba que su mayor logro, del que se sentía especialmente orgulloso, era haber potenciado y consolidado la clase media española, su heredero Borbón hoy está destruyéndola. No hace nada para protegerla como tampoco hizo nada para evitar la profanación de la tumba del benefactor al que él y su familia le deben todo. Sí, todo, porque el lector convendrá que si don Felipe ocupa hoy el trono de España no será por sus desconocidos méritos personales propios.

Por no hacer tampoco promueve la investigación de las muertes de miles de ancianos indefensos en residencias transformadas en mataderos tras aplicarles protocolos homicidas. O las disposiciones anticonstitucionales perpetradas impunemente por Su Gobierno. O la tomadura de pelo de Su Gobierno con lo de los comités de expertos covidianos de mascarillas o vacunadores a la fuerza que nunca existieron pero que justificaron toda clase de despotismos.  O el esclarecimiento y ejemplar escarmiento de los culpables del no menos intolerable asunto de las pobres niñas violadas o prostituidas por responsables de las instituciones borbónicas donde estaban acogidas.

Condecora a brujas satánicas o vacunadores a la fuerza de sucios intereses. Se deja condecorar por el enemigo, ocupante colonial de parte del territorio español. Manda a su heredera a que la eduquen lejos de la tradición española, en territorio enemigo, como una futura buena globalista apátrida complaciente.

Consiente que Su Gobierno negocie de igual a igual con golpistas regionales la aplicabilidad o no del código penal en una parte de Su Reino sin desautorizar ni hacer oír su voz de protesta en defensa de la nación, la constitución y las leyes.

La verdad no creo que Su Majestad lleve la iniciativa de todas estas fechorías y calamidades. Al contrario, por las razones que Él sabrá está a merced del enemigo, «colgado», sin soberanía, iniciativa ni autoridad. Su papel parece que es disimular su penosa y humillante posición de colgado boca abajo.  Y procurar no partirse la crisma cuando se termine rompiendo la cuerda.

 

 

Entradas feeds. XHTML y CSS válidos. Tema WordPress basado en GimpStyle diseñado por estudiocaravana.