Alfonso De la Vega

La Garita de Herbeira

Artículos, solfas y epistolarios

La Montero ahora cuenta putas

Apoyá en el quicio de la mansebía
Miraba encenderse la noche de Mayo
Pasaban los hombres y yo sonreía
Hasta que en mi puerta paraste el caballo

¡Serrana! ¿Me das candela?
Y yo te dije: Gaché
Ven y tómala en mis labios
Y yo fuego te daré

Dejaste el caballo y lumbre te di
Y fueron dos verdes luceros de Mayo…”

Se ha sabido que la ex querida de Iglesias y ministra cuota del ramo se dedica ahora a contar putas para uno de sus nuevos proyectos estrella conocido en el argot ministerial como “Ojos verdes”. Para esta actividad habría presupuestado cien mil euros verdes, tan verdes como la albahaca. Los mismos euros que para homenajear a un colaborador del dictador general Primo de Rivera y golpista asesino del Partido Socialista, Francisco Largo Caballero.

Una tarea difícil esa de contar putas sin duda pero para la que ya existen ideas y voluntarios dispuestos a arrimar el hombro y quién dice el hombro pues alguna otra cosa. Un investigador muy serio y puesto en razón ha declarado que se puede hacer una primera estimación, aunque muy a la baja, contando políticos, sindicalistas, inspectores del fisco, traficantes de armas, niños o drogas y monopolistas del IBEX y asignando a cada uno su madre respectiva. Ahora resulta que los expertos saben de todo pero confieso que desde luego yo no lo veo tan claro ni mucho menos como le parece al citado estudioso.

Otros dicen que la cosa es fácil, porque el Reino de España es auténtica potencia mundial en esta especialidad comercial. Y además pueden encuestar a sindicalistas de EREs y socialistas en general, público habitual de tales mercados. Incluso cierto dirigente socialista, el de las maletas venezolanas, parece que sería un gran entendido en la materia.

No sé muy bien porqué este asunto me recuerda ciertas peculiares estadísticas clásicas españolas por ejemplo sobre superficie arbolada. Al referirse a épocas distintas resultaba difícil realizar un inventario ajustado a la realidad de nuestros bosques y masas forestales. Durante el intervalo de elaboración lo mismo habían ardido bosques o se habían plantado otros, de modo que cualquiera sabe y menos aún con lo del cambio del clima climático climatizable.

Cabe suponer que con esto de las putas de la ministra Montero pasaría igual.  No solo por el tiempo de elaboración del inventario con sus correspondientes altas y bajas sino incluso importantes problemas epistemológicos, conceptuales y de método.

Porque vamos a ver con esto del globalismo, el neomarxismo cultural, los woke y las nuevas tecnologías, ¿qué puede conceptuarse hoy como una puta? Acaso no es este un término propio e incluso exclusivo de la llamada sociedad heteropatriarcal a erradicar por el desgreñado zamarramala ministerial de la Montero?

La Montero puede arruinar nuevos mercados emergentes como el de niñas y niños organizado por emprendedores incomprendidos bajo la teórica custodia de la administración socialista y su querencia al nepotismo. Además antes, los caciques y poderosos ponían piso de su propio peculio a sus amantes y queridas. Hoy tal costumbre ha caído en desuso por políticamente incorrecta y poco feminista, de manera que está siendo abolida por el audaz Gobierno de Progreso de Su Majestad. Ahora a la querida se le pone escaño, incluso ministerio si lo es de gente muy distinguida y principal, pero eso sí, a costa del erario que para eso somos comunistas.

Si se trata de igualdad, está muy bien censar y cuidar las putas como objetivos gubernamentales de sostenibilidad y resilencia pero de acuerdo con la constitución que consagra la igualdad de de todos, todas y todes ante la ley ¿qué pasa con los putos?

En este particular asunto la ministra Montero dispondría de toda una autoridad de reconocido emprendimiento, nada más y nada menos que el suegro de su jefe.

Y hay más. Como diría el bailarín beneficiario de doble cuota gubernamental:

¡Estas cumplío!
No me tienes que dar na’

OTRO SÍ DIGO

Las palabras anteriores no son producto de la frivolidad sino del escaso respeto y aún menor credibilidad que me merece la infame tropilla que promueve estas iniciativas demagógicas e inconsecuentes. El yernísimo, la queridísima,,,

Los que me conocen saben que soy partidario de combatir sin tregua a las criminales mafias de la trata y de liquidar a los proxenetas.  La violencia ejercida sobre las víctimas, muchas de ellas indefensas criaturas menores o muy jóvenes, merece la repulsa de toda persona civilizada, así como un castigo ejemplar y sin contemplaciones para los causantes y sus cómplices.  Pero, desgraciadamente, el chantaje sexual es una eficaz forma de control de sus títeres políticos o empresariales por parte de las elites depravadas que al parecer incluso pretenden legalizar la pederastia y el bestialismo para sus propios vicios o para sus fines de dominación.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Entradas feeds. XHTML y CSS válidos. Tema WordPress basado en GimpStyle diseñado por estudiocaravana.