Alfonso De la Vega

La Garita de Herbeira

Artículos, solfas y epistolarios

Tarot. Arcano 2. La Papisa

En la serie El Tarot se trata de asociar algún aspecto de interés o actualidad a los correspondientes arcanos mayores del tarot, entendidos como arquetipos relacionados con la realidad mediante el llamado principio de sincronicidad.

2 la papisa

El arcano La Papisa tiene cierto carácter paradójico. Por un lado, de exaltación de los valores de la condición femenina incluso del feminismo contra la sociedad hetero patriarcal. Por otro de impostura tradicional. O de trasgresión incluso de lo más sagrado.

El arcano de La Papisa puede ser asociado a varias figuras.

Para muchos observadores preocupados por el presente y devenir de la Iglesia Católica, Bergoglio resulta un impostor que muestra mañas femeniles, de lurpia retorcida, torva y poco fiable.  Una papisa impostora aupada a la cucaña vaticana por la mafia homosexual de San Gallo. Un especie de Reina de la Noche mozartiana, representativa de la doblez, la calumnia, o la hipocresía al servicio del Mal, dirigida a embaucar a incautos. Para otros, simplemente es un buen jesuita que aprovechando astutamente las sinergias históricas va a lo suyo y lo de su Orden, el Poder sin cortapisas, incluso a costa de la propia Iglesia que teóricamente debiera defender. Pero no vamos a hablar de este personaje.

La papisa Juana es un personaje de leyenda. Mito o realidad, se trataría de la única mujer ascendida a la jerarquía papal. Una impostora, descubierta cuando dicen que en medio de cierta liturgia se puso de parto.

Otra de ellas es la jefa de la no menos siniestra Iglesia de Inglaterra, la difunta reina Isabel, cuya muerte ha originado una aberrante aunque esclarecedora muestra de hasta dónde llega el fanatismo y la superstición del populacho. Y no solo en Inglaterra, que aún puede entenderse, sino lo que para nosotros es más grave: el bochornoso espectáculo de humillación lacayuna de nuestros próceres empezando por el jarretero y terminando por traidores peperos apoltronados vendidos al oro de la City.

Según ciertas investigaciones acerca de los arcanos mayores la figura femenina que muestra el tarot de Visconti sería el retrato de Manfreda, pariente de los Visconti y miembro de una secta herética conocida como los guillermitas.

En el tarot de Waite la papisa presenta cierto carácter sincrético ligado a los antiguos misterios o a las grandes religiones: aparece entre sendas columnas, con una especie de dosel con granadas, tocado de Isis Hathor, una cruz pectoral, luna en creciente y rollo de la Tora. La balausta o fruto de granada simboliza la fraternidad universal, todas las semillas unidas, y al mismo tiempo separadas, por una especie de membrana o telita. Además de papisa anglicana, la reina era jefa de una famosa organización a la que se la achaca pretender fundar una teocracia sincrética, dirigida a mandar sin ataduras legales nacionales sobre una reducida población humana, a mayor conveniencia de la plutocracia judía, enmascarada con la cosa filantrópica, ecológica y demás monsergas.

En la versión del tarot de Marsella La Papisa tiene un huevo blanco que parece incubar. En el caso de la reina Isabel sería el huevo de la serpiente. Una papisa que por no ser menos que la Juana ha parido… demonios. El heredero, sospechoso de tener que ver con la extraña muerte de su primera mujer, amiguete, correligionario, embajador y compinche del eugenista nazi Klaus Schawb Rothschild. Partidario de reducir la población mundial a no más de dos mil millones de personas. Los Windsor no estarían entre los sacrificados. Otro de ellos, un heroico practicante de la pederastia al que la difunta papisa anglicana y madre del susodicho habría rescatado de prisión por una importante suma. Ahora bien, en este caso a diferencia del de la papisa Juana, maternidad con glosa y no censura del Régimen que la monarquía es nepotismo institucionalizado, el prevalimiento del linaje sobre el mérito. Y con la paternidad de otro monstruo, el llamado príncipe Felipe, personaje altivo y engreído que hacia ostentación de su pulsión eugenésica genocida. Ciertos aficionados a cábalas y profecías sostienen que de esta distinguida casta satanista pudiera surgir el Anticristo.

Lo de la monarquía inglesa está ligado a varias imposturas. Los hipócritamente recalificados como los Windsor para disimular su condición tras la Primera Guerra Mundial en realidad se trata de una dinastía alemana, pro nazi, pro eugenesia, pro rapiña, acusada de satanismo y magia negra y pro todo lo malo o peor que al lector se le ocurra.  Según algunos autores, también remotamente vinculada a los jázaros, los judíos de conveniencia dueños de las finanzas y muchos de ellos relacionados con la magia negra. En todo caso, lujosa tramoya real de la sionista City de Londres. Una monarquía inglesa famosa por la historia de la persecución y exterminio de católicos a los que robaban después de asesinarlos.

Cuya jefa, la papisa anglicana, también lo era de un imperio rapaz, genocida, ferozmente racista, de gente hipócrita y ladrona. Un imperio maestro en la práctica del saqueo y la piratería que tiene su continuidad actual en las peores mañas del no menos hipócrita, siniestro y genocida Deep state gringo. Que piensa o al menos se comporta practicando «el Poder hace al Derecho», aunque cínicamente se tengan a sí mismos como “los buenos”.

Ojalá la muerte de la longeva papisa anglicana suponga la ulterior desaparición de su imperio, y una nueva oportunidad de regeneración para la humanidad.

 

 

Entradas feeds. XHTML y CSS válidos. Tema WordPress basado en GimpStyle diseñado por estudiocaravana.