Alfonso De la Vega

La Garita de Herbeira

Artículos, solfas y epistolarios

Exorcismo papal en El Corpiño

El santuario gallego de El Corpiño, entre Lalín y Villa de cruces estaba tranquilo aún cuando ya se barruntaba la festividad de san Juan. Los fresnos y los castaños de Indias sombreaban la campa de la romería.

Después de la santa Misa se organiza la procesión alrededor del templo con la Virgen llevada en andas por fieles voluntarios. Algunos avisados se sitúan dentro, en el Sur, junto a la Virgen desata-nudos o el altar de San Silvestre, el de «meigas fora»  para la cola de homenaje a la virgen pasando bajo su manto protector según es la tradición.  Sin respetar el lugar sagrado, un viejo indígena puesto de limpio, avieso y malencarado, se empeña en colarse sin guardar turno.

Guillermo el abad de santa Agueda había ido a exorcizar a una mujer que estaba poseída de un demonio muy travieso. Mentía el diablo más que hablaba a las preguntas que le hace el abad. Inquiere por la suerte de algunos difuntos de quienes deseaba tener noticias. Luego mandó al diablo libertase de su presencia a la poseída.

¿Y a dónde quieres que vaya?

No sé, pero aquí hay muchos globalitarios y si no, socialistas, comunistas y demás ralea borbónica donde elegir.

Sí, sí, pero ya están todos cogidos.

El caso cierto es que a la Iglesia oficial actual no le gustan demasiado los exorcismos. Son testimonio tradicional de unas realidades espirituales que se pretenden ocultar o que chocan con la nueva religión de diseño que se pretende ofrecer al consumidor.

En esto que suben a rastras las once gradas de piedra que superan el desnivel de Poniente a un torvo personaje de edad provecta, que anda arrastrando una de sus peludas patas lobunas, vestido de blanco como de anacrónica primera comunión pero tocado con un vistoso plumero de abigarrados colorines.

Este energúmeno sí que trae un demonio peligroso. Y “zumbao” monotemático. Pro indigenista, incluso de aztecas caníbales o sacrificadores humanos en rituales de magia negra, en cuanto oye hablar de Tradición o Hispanidad se pone a echar espumajos por la boca.

«Yo me llamo Jorge. Trump es malo. Obama, bueno. Biden, un casto y santo varón.»

Sujetadle por Dios que nos va a organizar alguna.

Estaba tan tranquilo aparentemente, en amigable audiencia con la comadre abortista Pelosi, cuando le ha dado el ataque.

El exorcista no solamente es ministro de la iglesia sino también médico del alma y así debe saber aplicar al Energúmeno los remedios, y quitar los estorbos, ora sean extrínsecos o intrínsecos que puedan retardar el logro de sus fatigas.

A veces, al comenzar el exorcismo tiembla todo, y con voces espantosas y aullidos pretende estorbarlos, y tal vez con dichos ridículos: “Putin es el culpable de todo” o “los señoritos parvos que no nos entienden tienen la mentalidad de señoritas cursis” y menos honestos, “te voy a joder con los motu propios” o con descubrir faltas, y pecados ajenos: “la culpa la tiene España” entretener a los circunstantes, e impedir la devoción, y atención que pide tan alta empresa.

Insinúan los más secretos grimorios y abstrusos cronicones que el energúmeno pudiera ser fruto del comercio carnal de su santa madre con íncubo de la jerarquía satánica infernal. No creo que sea así. Pero se supone que si es católico argentino lo es gracias a los españoles. Si es jesuita, lo es gracias a los españoles. Si habla un idioma universal como el español es gracias a los españoles. Si ha estudiado Química no debe olvidar que las universidades americanas fueron fundadas por los españoles. Si ha traicionado a la Cristiandad y reniega de la Tradición, me temo que no parece que sea cosa de los españoles. Y un personaje tan cínico y lamentable que no pide perdón ni por las fechorías que perpetra es el ingrato desagradecido y desgraciado que quiere que España pida perdón por ¡haber evangelizado América!

Rápido, traedme el Benito Remigio Noydens:

Cuando el demonio obligado con los conjuros dijo su nombre ha de procurar el exorcista saber su significación porque el nombre que tiene suele declarar su propiedad o natural condición o por mejor decir vicio y pecado que asiste y preside y así puede obligarle a que manifieste la propiedad de su nombre, o el pecado sobre que predomina  y reina para poder así aplicar mejor el remedio con la virtud contraria...”

“Por la concha de tu madre,”

Pero, ¿qué dice?

Nada, insulta o blasfema. Le sale la vena bronca de lumpen lunfardo.

Y a este tipo, ¿dónde le pillaría el diablo?

Cualquiera sabe. Las ocasiones fueron muchas y variadas. Acaso en la nutrida logia P2 de Licio Gelli. O en el Banco Ambrosiano, el de los desfalcos. O en la Escuela Mecánica de la Armada donde su admirado amigo el almirante Emilio Masera, doctor honoris causa por la Universidad jesuita de El Salvador de Buenos Aires, torturaba a disidentes entre ellos a sus subordinados jesuitas Yorio y Jalics, que habían sido sus profesores.

O con sus benefactores, la mafia homosexual de San Gallo. O los satanistas degenerados del mal llamado Partido Demócrata…

Ya digo, cualquiera sabe.  Tenía meritorio currículo antes de encaramarse a lo más alto de la cucaña vaticana.

 

El sabio padre jesuita Martín del Río ya avisaba a los Curas y Párrocos para que en la Primavera y el Otoño suban muchas veces a la torre de la Iglesia por las mañanas y bendiciendo los campos y términos de la Parroquia, echen agua bendita por el aire y por la tierra porque estas diligencias anticipadas y prevenidas son las que se logran y se aprovechan y la oración perseverante puede mucho con Dios. Incluso con los poderes infectados que promueven la obra del Maligno con el NOM y la Agenda 2030.

Pero ahora con la diabólica tele infectando las mentes los campos y los aires con sus ondas y largando la maligna consigna de vivir como orgullosos «gays», feministas y tarados posmodernos, los ministros del Señor ya no damos abasto. Sí, ya lo decía Martín Dumiense en su De correctionem rusticorum. Y mil años después, Pedro Ciruelo. A veces se ha dado una mano de barniz cristiano al paganismo. Y salta la pintura…

Y se suceden las plagas: el fuego, el agua, los vendavales…hasta se mueve la Tierra. Ahora, bajo el reinado de don Felipe, se inauguran incendios, desfalcos, pandemias, tiranías y demás calamidades con la misma frecuencia, salero y desparpajo que cuando el invicto caudillo inauguraba industrias, comunicaciones, viviendas de protección o pantanos.

Pero el ángel rebelde se mostraba muy pertinaz, y ni los oremus, ni el agua bendita, ni los exorcismos le decidían a alejarse.

El exorcista se esmera hasta después de muchos esfuerzos, el Réprobo tuvo que salir del energúmeno solicitando como última gracia, ya que no le permitían despanzurrar a la Iglesia Católica desde arriba para desactivar Su rol de catejon paulino institucional y para que el enemigo trincase su patrimonio, que le permitiesen al menos entrar  por segunda vez en el cuerpo del rencoroso hispano renegado para castigarle de ciertos desacatos cometidos recientemente contra la Tradición, la Hispanidad, España y los derechos humanos.

Ser redimidos por el diablo no sería más que la inversión total, demasiado cerca del Cainismo comunista que ninguna propaganda ni Prensa afín puede tapar. Satanás puede crear en la imaginación del hombre numerosos mundos. Y aunque fingidos los puede hacer pasar por reales para engañar a su rebaño.

Muy razonable parecía esa tal demanda y el abad Guillermo que apreciaba los buenos modales, y que nada negaba cuando se lo pedían cortésmente, consistió desde luego en las benéficas intenciones del Maligno, regocijándose interior y caritativamente de poder dar una ultima lección al tan hipócrita como tenebroso paciente, pero solo accedió con la condición que había de introducirse por el trasero.

En esto que Jorge fue a sentarse sobre la pila de agua bendita y apoderándose del hisopo exclamó: “entra ahora si te atreves, ya te preparo el pago”.

De modo que no pudiendo salirse el diablo con la suya, se retiró malhumorado murmurando:

“Entre unos y otros, con esto del neomarxismo ateo papal nos van a dejar sin pan”.

 

Entradas feeds. XHTML y CSS válidos. Tema WordPress basado en GimpStyle diseñado por estudiocaravana.