Alfonso De la Vega

La Garita de Herbeira

Artículos, solfas y epistolarios

Dos años sin rey

Y sin un Robin Hood que ponga orden y defienda la Justicia y la Libertad.  Tal día como hoy hace dos años se consumó la maniobra en la que participaba su propio hijo vilmente azuzado por su nuera para echar al rey de España, quien estorbaba sus planes por lo que le quedaba de leyenda, carisma y prestigio. “¿Por qué no te callas?”

Hace unos días lo contaba así en Vozpópuli el veterano periodista Jaime Peñafiel:

«Felipe ha demostrado ser un mal hijo. Es el único caso en la historia de la humanidad en la que un hijo echa a su padre de casa. Ha ido contra el artículo 19 de la Constitución, el que garantiza a sus ciudadanos que elijan su residencia libremente en el territorio nacional. Le faltaron cojones para decírselo a su padre, además. Se escudó en Jaime Alfonsín, que fue quien le dijo a don Juan Carlos aquello de: ‘en nombre de la vicepresidenta del Gobierno, debe abandonar esta casa y este país’. Te digo una cosa, ¿eh? Si don Juan Carlos muere en el exilio, a Felipe le maldecirá la opinión pública para el resto de su vida.»

La declaración de Peñafiel no ha sido desmentida ni matizada en Palacio, lo que deja al titular actual al borde del albañal pues a la deslealtad filial, atributo perenne de los Borbones como repetidamente muestra la historia, une la ineptitud, la injusticia y la cobardía.

Bien es verdad que don Juan Carlos no ha ido a las Cruzadas a luchar contra los infieles como su esforzado colega inglés Ricardo Corazón de León.  Al revés, ha sido acogido en tierra de mahometanos enriquecidos hasta la opulencia por los tesoros de su subsuelo más que por su buen hacer en la historia de la civilización.

En el exilio de Su Majestad se presenta además la paradoja de haber participado los socialistas, el partido más siniestro e hipócrita de la historia de España. El del descomunal saqueo durante la república, el de TIME EXPORT o los EREs en un suma y sigue infinito de corrupción, fraudes y desfalcos. Gentes que si algo no pueden hacer es dar lecciones de moral o patriotismo a nadie.

Pero, que no haya rey no es lo peor. Lo malo es que no haya nadie en el atribulado reino que se oponga al despotismo y la tiranía. El sheriff de Nottingham y el usurpador campan a sus anchas arrumbando constitución y derechos, aterrorizando a los súbditos con imposiciones caprichosas de todo tipo, arbitrariedades letales e impuestos confiscatorios. Y para colmo los incendiarios oficiales ya se encargan de que ni siquiera quede un bosque real o simbólico donde poder refugiarse. La mortandad entre los súbditos españoles aumenta de modo inusitado sin que ninguna institución oficial explique el desastre.

Lo peor, ya digo no es la falta de rey sino que no surja un Robin Hood capaz de enfrentar este estado de cosas. Debe ser otro signo del fin de los tiempos. Del agotamiento de nuestra civilización donde las grandes palabras son hoy papel mojado. Da tristeza y vergüenza releer la declaración del Preámbulo de la Constitución, hoy arrumbada o tan en el exilio como el propio firmante don Juan Carlos.

«La Nación española, deseando establecer la justicia, la libertad y la seguridad y promover el bien de cuantos la integran, en uso de su soberanía, proclama su voluntad de:

Garantizar la convivencia democrática dentro de la Constitución y de las leyes conforme a un orden económico y social justo.

Consolidar un Estado de Derecho que asegure el imperio de la ley como expresión de la voluntad popular.

Proteger a todos los españoles y pueblos de España en el ejercicio de los derechos humanos, sus culturas y tradiciones, lenguas e instituciones.

Promover el progreso de la cultura y de la economía para asegurar a todos una digna calidad de vida.

Establecer una sociedad democrática avanzada, y

Colaborar en el fortalecimiento de unas relaciones pacíficas y de eficaz cooperación entre todos los pueblos de la Tierra»

Y colorín, colorado, este cuento se ha acabado. ¿O no?

 

 

Entradas feeds. XHTML y CSS válidos. Tema WordPress basado en GimpStyle diseñado por estudiocaravana.