Alfonso De la Vega

La Garita de Herbeira

Artículos, solfas y epistolarios

El enigma Olona

Acabamos de conocer que Macarena Olana se retira de la política alegando problemas de salud. Olona venía a representar una cierta esperanza de encontrar a un político verdaderamente preparado más allá de las imposiciones de cuota, tan del viciado gusto globalista.  Una especie de mirlo blanco en el zoológico borbónico de los horrores y de los errores.

Algunas de sus intervenciones en la degradada casa de la carrera de San Jerónimo  resultaron excepcionales, como propias de un parlamentarismo de otros tiempos mucho mejores, ya casi olvidados.  Sin embargo, pronto se manifestaron incoherencias que lo son también de la equívoca organización del quiero y no puedo a la que pertenecía.

Lo de hacer ostentación de vacunarse no resulta muy coherente. En primer lugar porque lo de vacunarse o no debiera ser una decisión individual, mejor si es tomada tras documentarse bien lejos de cualquier propaganda interesada o sectaria. Si ella lo ha hecho con un placebo inofensivo, malo por lo que supondría de engaño. Si la inoculación fue real, es posible que ello sea la causa de sus actuales problemas de salud. Había adelgazado en los últimos tiempos. De resultar reales tales problemas de salud y no una forma elegante de dar un portazo sin que se note mucho.

Y es que resulta raro que entre personas con espíritu crítico, patriotas que dicen pretender combatir el sistema, se haga ostentación de lo someterse a las inoculaciones cuando existen sospechas fundadas de ser una terrible maniobra globalista eugenista contra los pueblos. Claro que peor aún es mantener como responsable a un judío globalista fanático y liberticida vinculado a la industria farmacéutica que las imponen con la complicidad de políticos títeres.  Una incoherencia absoluta pero reveladora.

Lo de mandarla a Andalucía tampoco se entendió muy bien salvo para quitársela de en medio en una aventura de la que apenas podía salir nada bueno para ella. El caso me recuerda un poco la aventura de ida y vuelta de CAT. Otra mujer valiente y valiosa que pudiera ser un obstáculo para los demás próceres dirigentes de ambos partidos.

Pero si la cosa resultó un fiasco para Olona, quien no supo o no la dejaron hacer una buena campaña electoral, tampoco resultaría demasiado bien para su organización relegada ahora allí a la irrelevancia. ¿El principio de la decadencia de VOX?

El régimen requiere el bipartidismo para enrocar su cleptocracia coronada. Por eso probablemente resulte irreformable desde dentro.

Quizás esa irrelevancia sobrevenida, o esa conciencia de un futuro fracaso fatal como el sufrido por Ciudadanos o se adivina en Podemos sea la causa principal de esta decisión de Olona.

Más allá de la anécdota personal la cuestión de fondo es que VOX no termina de encontrarse, de acertar la mano con la herida.  No se puede estar a la vez repicando y en la procesión. No es coherente presumir de querer defender nuestras fronteras y luego criticar a Putin por defender las suyas. O apoyar a la OTAN. O estar contra la corrupción y luego aplaudir al canalla prostituido de Zelenski, que además no oculta su hispanofobia. O lo de las inoculaciones.

Es comprensible que la situación española está endiablada y que el pretendido cambio, si de verdad es sincero y no impostura para recuperar votos de los patriotas asqueados para el Régimen, resulte demasiado arroz para tan poco pollo.

Pero algo que habrá que hacer empezando por tener clara la geoestrategia mundial y la propia posición ante ella y luego, la forma posible de instrumentarlo.

Nada fácil desde luego.  Pero para hacer bulto ya están los demás.

 

Entradas feeds. XHTML y CSS válidos. Tema WordPress basado en GimpStyle diseñado por estudiocaravana.