Alfonso De la Vega

La Garita de Herbeira

Artículos, solfas y epistolarios

Banderita, tú ya no eres roja

El Juzgado de lo Contencioso Administrativo Nº 18 de Madrid ha ordenado retirar las banderas y pancartas no oficiales de la fachada del edificio de Grupos Municipales de calle Mayor. Un auto de dicho Juzgado ha estimado la medida cautelar presentada por el portavoz de VOX en el Ayuntamiento acordando la retirada provisional de las pancartas o banderas LGTBI en el Edificio de Grupos Municipales, en Mayor 71.

La medida, interpuesta contra el Ayuntamiento de Madrid de un tal Almeida, tipo famoso por incumplir sus promesas electorales y por cerrar astutamente los parques municipales precisamente por el calor, viene a mantener el auto del 21 de julio de 2022 dictado por el mismo juzgado en el sentido de acordar la retirada provisional de las banderas o pancartas LGTBI colocadas en dicho inmueble mientras no se dicte sentencia firme que ponga fin al proceso, sin que esta decisión suponga prejuzgar el fondo del asunto, recoge el texto judicial, fechado el pasado 22 de julio. El auto sólo analiza con carácter urgente y limitado la colocación de banderas o pancartas no oficiales en el exterior de un edificio o espacio público y no lo que la misma representa. VOX ha denunciado el intento de «politizar una petición que tan solo buscaba preservar la neutralidad de los edificios públicos», cuando ha conseguido «que la Justicia considere y apoye las reivindicaciones».

Yo me alegro que los edificios oficiales no se conviertan en un tenderete de feria el que nuestra nefasta clase política muestre su servilismo, oportunismo y falta de decoro cuando no la obscena violación de principios constitucionales.

Pero la cosa sigue y sigue al parecer sin propósito alguno de enmienda. Otro ejemplo: La ex querida del gran macho, elevada a lo más alto de la cucaña ministerial borbónica, no se sabe porqué singulares méritos desconocidos para los que no están en su intimidad, hace tiempo que ha olvidado, si alguna vez lo supo, lo de la lucha de clases, los parias de la tierra, la famélica legión y esas cosas. Cosas vintage del pasado antes del nuevo neomarxismo satánico. Ahora se dedica a crear discordias artificiales entre hombres y mujeres para destruir familias y la convivencia en la sociedad así como a empoderar muy jaque con el dinero saqueado al indefenso contribuyente a cuanto fantoche esperpéntico se cría por esos mundos satanizados del lumpen almodovariano.

Por lo que observamos para la pintoresca ministra de Su Majestad eso de la justicia social y demás zarandajas de la izquierda clásica son cosas de la vieja sociedad heteropatriarcal, nada que ver ya con las alegres cantamañanadas de su tribada ministerial, empeñadas en revolucionarios proyectos como el de preñar a varones, porque no se atreven a enredar con toros bravos con el mondongo bien puesto no vaya a ser que por mucha poltrona ministerial que haya luego tengamos un disgusto que lamentar. Tampoco se dignan defender a las pobres niñas bajo custodia institucional violadas o prostituidas por gentes correligionarias que las tenían a su cargo. Faltaría más dedicar desvelos y recursos gubernamentales a estas menudencias.

Es preciso insistir en este punto, las «repugnantes zurdas españolas» como las llamaba don Antonio Machado han arriado la bandera de la justicia social para izar la de la ideología de género o del animalismo o de las invasiones multiculturalistas.

La moda de este caluroso verano es la cosa esa del transgénero y la del no binario, que no sé si al final vienen a ser lo mismo. Un despropósito anticientífico y antinatural que resultaría hilarante de no ser tan dañino.  Y que participa de toda una abigarrada tipología de aberraciones con sus correspondientes términos y banderitas en las que he de confesar que me pierdo. No debo ser el único: una pretendida mujer trans ha tenido que ser trasladada de cárcel tras preñar inopinadamente a otras dos reclusas.

Cosas de la maldita Biología y de la canallesca fascista Genética, ciencia heteropatriarcal que es preciso denunciar y combatir y en ello está la ilustre tribada. Todas las células de un varón y no solo las de los órganos sexuales tienen cromosomas XY, al igual que en las mujeres todas son XX.  Fascismo puro.

En vista que no existen problemas mayores en el reino filipino y para gastar filantrópico presupuesto borbónico, el Ministerio de Igualdad de la señorita Montero ha financiado un tenderete de verano con manual de instrucciones en favor del género no binario. Ahí es nada.

La cosa resulta aún peor de lo que el sufrido lector sea capaz de imaginar. Circula por ahí un vídeo de esos que decía La Codorniz de «tiemble después de haber reído» En él el mamarracho, mamarracha o mamarrache que lo presenta en sede ministerial protesta por la falta de visibilidad no binaria.  Así está el reino filipino de España y así se gasta el dinero que nos roban.

 

Entradas feeds. XHTML y CSS válidos. Tema WordPress basado en GimpStyle diseñado por estudiocaravana.