Alfonso De la Vega

La Garita de Herbeira

Artículos, solfas y epistolarios

Élites degeneradas

Cuando se ve a Su Satanidad haciendo el indio, al falsario inaugurando incendios, comités sectarios o presidiendo el consejo de las hordas ministeriales, a Su Majestad presumiendo de trenecillos más lentos que acémila pasicorta, al supuesto mirlo blanco gallego perpetrando despotismos liberticidas, a los bien cebados comisionistas de la UE pidiendo austeridad al populacho o promoviendo el LGTBi, o al carcamal pederasta estuprador y tramposo usurpador gringo metiendo mano a todo bicho viviente mientras destruye Europa y arruina medio mundo, sin contar a los auténticos amos de la mafia globalista judía, se echa de menos la pérdida de formación intelectual y moral de las actuales élites.

Sí. Hubo un tiempo en que esto de la formación de las élites para acomodar su conducta a principios morales de validez universal era importante al menos para la civilización española quizás la que más preocupaciones morales acerca del ejercicio del Poder ha tenido a lo largo de la Historia.

Desgraciadamente pocos recuerdan hoy la extraordinaria obra educativa de gentes como un Juan Huarte de San Juan autor de “Examen de Ingenios para las ciencias” la primera obra de formación y selección de personal que se sepa, editada nada menos que por el gran Plantino.

O de un Saavedra Fajardo con sus emblemas morales para hacer comprender a la clase dirigente que debía esforzarse para ser mejor o al menos evitar que cayesen bellotas cuando les sacudieran.

O de un Gracián, un Calderón o de un Cervantes con los magníficos consejos de un sabio don Quijote al buen Sancho gobernador. O de un lúcido Quevedo que ya nos ponía sobre aviso de las fechorías de los Monopantos en su «La Hora de todos o la Fortuna con seso». O lo explicaba en su «Execración contra los judíos».

Arrumbada la civilización española, hoy ya no es así. Los próceres actuales compiten entre ellos para ver quién es más vicioso degenerado, demagogo, sanguinario o hipócrita. El ejercicio de la pederastia o de sangrientos rituales de magia negra muchas veces constituye el cemento de unión de cierta clase dirigente según lo explicaba la fallecida duquesa de Medina Sidonia en su censurado libro «La ilustre degeneración».

Ante tan graves acusaciones la típica corrupción económico política casi parece una chiquillada de novatos. Hoy se ha sabido que el Tribunal Supremo confirmaba la condena a los ex presidentes de la PSOE, la filantrópica banda socialista pilar del Régimen borbónico que con tantos desvelos se ocupa de los parias de la tierra y la famélica legión, pero eso sí robando a los parados andaluces según sentencia en firme la Justicia. Aunque, no sufran, tranquilos, tan modélicos próceres, prez y honor de la élite socialista, no devolverán nada de lo robado.

Más allá del menudeo del trinque minorista, llama la atención al más topo que entre tanto perdulario resulten ser del Talmud la gran mayoría de miembros de la mafia dirigente anglosajona más o menos jázaro sionista que impunemente está destruyendo la civilización occidental.

Así, por ejemplo, los plutócratas jefes de BlackRock y Vanguard. Los Gates, Soros, Rockefeller, Rothschild, Schawb, Morgan… O los hoy tan tristemente célebres responsables de las farma-mafia: Moderna, Pfizer, Johnson & Johnson, GlaxoSmithKlane, Astrazeneca… Sin olvidar los más encucañados capitostes de las entidades supuestamente reguladoras o controladoras de la mohatrera administración del usurpador Biden.

Todo queda en casa. En la misma casa.

 

Entradas feeds. XHTML y CSS válidos. Tema WordPress basado en GimpStyle diseñado por estudiocaravana.