Alfonso De la Vega

La Garita de Herbeira

Artículos, solfas y epistolarios

Queda inaugurado este incendio devastador

Si se le reprochaba al Caudillo su escandalosa manía de inaugurar pantanos, proyectos de colonización o regadíos para favorecer el progreso económico y social de España, al falsario en justicia nunca se le podrá criticar por tales realizaciones. Lo suyo es inaugurar incendios tras la oportuna también ecológica voladura de centrales térmicas. Tira de no menos ecológico falcón o de súper puma y luego de auto blindado para ir de uno a otro confín ibérico a arruinar lo que vaya quedando tras su pertinaz feliz gobernación.

Una gobernación lamentable basada en criterios falsos de demagogos o ecologistas de pitiminí, y la granjería de intereses relacionados con el negocio de la extinción de incendios, pero no el de la prevención e integración de los sistemas agroforestales a través de diferentes políticas de desarrollo rural, ganadero extensivo, silvícola, etc..

Sin embargo, en la esperada inauguración de los incendios cacereños, tierra achicharrada que viene sufriendo estoicamente los mejores logros del pertinaz socialismo, el recibimiento ha sido verdaderamente apoteósico cuando el entusiasmo del gentío congregado para recibirle se desbordó a la llegada a Miravete del excelentísimo señor presidente del gobierno de Su Majestad..

A los gritos de “ladrón”, “hijoputa”, “chorizo”, “cobarde” “mentiroso” y otros de semejante naturaleza proferidos por el respetable, el gentilhombre de la Corte astutamente protegido por la Fuerza pública respondió altivo, risueño, empoderado, resilente, tal como es él. Muy jaque y provocador, con toda su virilidad de sauna familiar.  Estas cosas le ponen.

Luego el falsario doctor se fue a otros lugares de la geografía patria donde su siniestro concurso resulte fundamental.

«Uropa» también arde

Ahora bien, no solo España, casi toda Europa arde por los cuatro costados gracias a las mañas y socaliñas de sus prostituidos tahúres dirigentes miembros de la desacreditada ganadería de Davos en lo que parece un prólogo o preludio de la devastación que se avecina bajo las garras criminales del NOM.

¿Hasta cuando va a colar la especie que el exceso de mortalidad que se está produciendo en casi todos los segmentos de edad es achacable a supuestos golpes de calor?

Y poco a poco, parece ser que la gente estaría empezando a despertar. En un principio los sectores agredidos y saboteados por los gobiernos vendepatrias que se ven abocados a la ruina y desaparición. Pero cuando esas quejas y esos análisis parciales se vayan encajando en una visión integral de lo que nos pasa la situación puede llegar a resultar peligrosa para sus causantes. Los fusibles políticos e institucionales colocados por la plutocracia para atacar a sus poblaciones respectivas pueden empezar a ver las orejas al lobo de la gente desesperada y a comprobar que pueden ser las primeras víctimas de las futuras revueltas, porque por muy jaques que se crean no son más que eso: simples fusibles de protección de los auténticos amos. Y de naturaleza prescindible.

Y una pregunta teórica:

¿Se pueden perpetrar las fases peores del NOM y la tenebrosa agenda 2030 solamente con propaganda de los media corrompidos y las mohatras democráticas con o sin pucherazos o es preciso recurrir a la violencia represiva de carácter abierto?

Probablemente pronto empezaremos a verlo, pero no todos los dirigentes siguen tranquilos, confiados en su capacidad de engaño y manipulación. Refuerzan los artefactos  y material antidisturbios. Algunos intentan abandonar el barco aunque sea a nado. Otros empiezan a recular de sus medidas más liberticidas o devastadoras en relación con la promoción de plandemias, hambrunas o carencias energéticas artificiales resultados de sus sabotajes. Se duda si dar marcha atrás, antes de que la cosa se ponga incontrolable, en lo de las irresponsables sanciones contra Rusia que están arruinando Europa con la íntima satisfacción del «amigo» gringo.

Y aquí, como Atila, nuestro gran prócer, tan sumiso con los poderosos, promueve la ecológica voladura de centrales térmicas para que no haya posible marcha atrás ni vuelva a crecer la hierba.

La Historia muestra que no siempre todo está controlado. Veremos a ver qué queda de los responsables que han provocado los incendios y la actual devastación de un mundo en cenizas. Porque la ceniza otrora fue poder mal empleado cuando no los propios restos de tiranos y usurpadores.

 

 

Entradas feeds. XHTML y CSS válidos. Tema WordPress basado en GimpStyle diseñado por estudiocaravana.