Alfonso De la Vega

La Garita de Herbeira

Artículos, solfas y epistolarios

Perversidad en el reino

El caso de la tenebrosa madame Oltra, arquetipo de las repugnantes zurdas españolas como las calificaba don Antonio Machado, bate todos los récords imaginables de modo que ya apenas quedan calificativos en el riquísimo idioma español para calificarlo. Ya estamos hartos de la impunidad del rojerío traidor, ladrón y criminal. Y ahora también abusador o violador de menores incluso bajo su responsabilidad. Uno de los crímenes más abyectos que cabe perpetrar aunque desgraciadamente sea harto frecuente, signo de distinción y pertenencia entre el rojerío y la plutocracia satánica hoy dominantes en España y en el mundo.

Pero tenemos que hablar de presunción de inocencia y demás remilgos jurídicos. Es casi otra burla pero obligación constitucional.

En efecto, sin que apenas quepa la posibilidad de duda y con la Fiscalía del Reino bajo las garras de otra feminista indeseable, esta dama habría encubierto la violación con carácter de estupro de su marido a una pobre niña que estaba al cuidado institucionalmente de ambos. Con ello, la indignidad y la vergüenza ya no se limitan a los degenerados presuntos próceres y próceras del rojerío sino que alcanza a las instituciones valencianas y españolas mientras no se haga justicia.

El escandaloso estropicio coincide con una nueva doble campaña del rojerío enmucetado contra la prostitución y la Monarquía. Sí, que para esta chusma ambas cosas van juntas y las combaten a la vez. Lástima que quien prostituya a las chicas bajo su cargo tenga la complicidad por acción u omisión de estas desgreñadas feministas acosadoras de pelo en pecho, chusma feroz extraída de las heces del lumpen satánico más degradado.

El rey debiera intervenir para exigir la protección de los menores españoles. De todos, pero más aún si cabe de los que están bajo la teórica protección y tutela de las instituciones borbónicas. Y el cese o fulminante dimisión de esta indeseable. No lo hará, que al parecer está muy ocupado hostigando a su padre en el exilio o contando sus ahorrillos por si los españoles, rematadamente hartos de tanto saqueo y tanto crimen impune, no deciden colocarle de patitas en la frontera como a su tatarabuela o a su bisabuelo. Pero si don Felipe no sabe o no se atreve, su señora la reina tan progre, tan feminista, tan roja, tan altiva…  tan suya, acaso debiera decir algo…

Pero mucho me temo que tampoco lo harán las odaliscas del nutrido harén hetero patriarcal podemita ni  las infames hordas feministas saqueadoras de varones y presupuestos, bajo diferentes tenderetes, mafias o pretextos mohatreros.

Ni es de esperar que a un prócer del pertinaz socialismo le dé alguna especie de raro arrebato ético y dimita para no estar en el mismo gobierno que esta golfa y quienes la protegen. Esto aún es más grave en el encanallado presidente socialista, un tipo que responde al nombre de Puig. Gentuza que encima se permite dar lecciones de ética ¡Socialistas!

Es una cuestión elemental de higiene no ya democrática sino moral. De decencia y civilización.

Pero por desgracia así está el reino de España bajo don Felipe. Este es su fidedigno retrato durante el impune mangoneo de las repugnantes zurdas feministas españolas. Al final, moraleja, escóndete bajo la cama que viene la vieja, las feministas depravadas lo mismo van a tener razón de manera que va a resultar que prostitución y Monarquía vayan a poder colocarse en la misma paradójica campaña institucional para ahorrar gastos.

 

 

Entradas feeds. XHTML y CSS válidos. Tema WordPress basado en GimpStyle diseñado por estudiocaravana.