Alfonso De la Vega

La Garita de Herbeira

Artículos, solfas y epistolarios

El caso del subsahariano estafador

Entre las distracciones de este verano con tanto incendio y tanta provocativa real minifalda a veces se nos pasan noticias insólitas. Eta sucedió hace unas semanas y hasta ahora no la he glosado. Que las instituciones practiquen la picaresca no es noticia, pero sí lo es que un filantrópico invasor paga-pensiones time a gentes tan aventajadas en la práctica del abuso como la administración vasca de pura raza vasca, bien entrenada con más de los famosos cuarenta años de dictadura apuntalada por filoetarras o socialistas, según convenga. Me refiero al caso del negro avispado que con gran elegancia, habilidad y desenvoltura ha estafado más de un millón de euros con el timo de la paguilla a los vascos de pura raza vasca que a su vez estafan millones cupo mediante a los ciudadanos españoles.  El negro tiene mucho mérito sin duda porque lo de estafar a los aventajados chicos de don Sabino Arana criados en el voraz jesuitismo pilla pilla no deja de tener su dificultad. Con tal currículo debe merecer mejores destinos.

Al heroico negro paga pensiones le ha detenido la policía española que la vasca de pura raza vasca está a lo suyo y no tiene tiempo para estas menudencias. Claro que el valiente y probo juez de guardia, no sabemos si también vasco de pura raza vasca, se ha apresurado a soltar al negro no se nos fuese a traumatizar y en este momento aún no se sabe si va a perseguir de oficio a los polícías que han tenido la inaudita osadía de intentar cumplir con su deber. Conviene escarmentarlos para que no se les ocurra volver a dar la lata con detenciones de delincuentes, códigos penales ni leches.

En unas declaraciones para tranquilizar al populacho de pura raza vasca el gobierno vasco de pura raza vasca ha dicho que son sus costumbres y hay que respetarlas, un caso aislado muestra del multiculturalismo redentor.  Y que el dinero público no es de nadie y que con su cupo hacen lo que les sale de esa parte y que se jodan los maketos si lo despilfarramos en mantener y poner piso a negros.

La verdad dicha sea sin ofender a estas pías instituciones es que estamos llegando a unos niveles de estulticia muy raros. Cualquier día de estos los negros invasores echan de «Euzkadi» a los seguidores de don Sabino por racistas.  El cupo para quien se lo trabaja.

Sin embargo, con esto del negro imitador de cupos, es preciso glosar cómo han cambiado las cosas desde que el racista paleto de Abando perpetrara sus consignas.  Y eso que en esta región española mangonean los suyos.

Con la industrialización venían gentes de otras regiones españolas maketos más o menos pobres que eran explotados de modo inmisericorde por la pía burguesía vasca en las Vascongadas. Esta llegada de gente humilde destinada a trabajar muy duro era vista con cierto temor por la carcundia clerical vasca. Este miedo, entremezclado con xenofobia, racismo y clericalismo trabucaire está en la base original del apoyo al nacionalismo vasco, tanto en su fracción moderada como luego en la terrorista. Desde la perspectiva del señorito rural se sentía que su forma de vida tradicional se estaba desestabilizando. de modo que no es tan extraño que el señorito Arana identificara a España con el Mal: explicaba a quien quisiera oírle que la invasión maqueta pervertía la sociedad vizcaína y que la impiedad, el librepensamiento, el socialismo y el anarquismo eran obra de esta «españolización» de la sociedad vasca de pura raza vasca.  Aunque lo de la pura raza vasca autóctona es discutible dada sus similitudes con la beréber.

Sea como sea, hoy el nacionalismo vasco, tanto en su rama racista propiamente dicha como en la terrorista apoya al devastador gobierno de Su Majestad.  Es el signo de los nuevos tiempos, en los de don Sabino el negro no les habría timado.  En la Cataluña de Prat de la Riba lo habrían disecado, como el de Bañolas.

 

Entradas feeds. XHTML y CSS válidos. Tema WordPress basado en GimpStyle diseñado por estudiocaravana.