Alfonso De la Vega

La Garita de Herbeira

Artículos, solfas y epistolarios

Súcubo seductor

Vestida de Prada como en cierta famosa película, La Yoli, comunista vicepresidenta del Gobierno de Su Majestad Católica aunque no ejerza, ni de Majestad ni de Católica, se está convirtiendo en peligroso súcubo tentador que ya ni siquiera disimula sus eróticas nocturnas visitas a los pecadores más promiscuos que al parecer se rinden a sus encantos. El hoy galardonado con la Gran Cruz de Carlos III por sus extraordinarios servicios a Felipe VI, Pablo Iglesias; el lenguaraz Bergoglio en sus más íntimos y recónditos aposentos propios; Garamendi, fláccido capo de empresarios… un Suma y sigue inacabable. Incluso la Bego está con la mosca detrás de la oreja.

Uno de los últimos escándalos protagonizados de este ambicioso súcubo, nacido en Ferrol del Caudillo para mejor disimular, es la seducción de un tal Garamendi, capo de gregarios empresarios de cuota.  Y valiente gudari de la causa de crear valor para el tenderete subvencionado, hoy refugiado en el amoroso colo gubernamental.

No, no se trata de un Intruso como diría Blasco Ibáñez sino un modélico prócer de la más pura raza vasca. Joven de espíritu puro y pensamientos elevados. Educado entre curas para permanecer lejos de las asechanzas del maligno disfrazado de  rojo. Posible descendiente de los gudaris del PNV que se quitaron las botas para correr más deprisa hacia el santuario refugio vaticanista de Santoña cuando las columnas del invicto general rompieron el pretendido cinturón de hierro que resultó de hojalata.

Sin embargo, sobre el escandaloso visto bueno del prócer a las incitaciones del súcubo acaso avaladas por mensajes secretos bergoglianos hay críticas de los descontentadizos de siempre, aunque no se atrevan a sugerir una audaz bajada de pantalones quizás porque ni siquiera fuese necesario.

El bolchevique del Miño, motu propio o siguiendo instrucciones de la sinagoga orensana para dar por saco a su teórico jefe en su intento de sacar la cabeza para no pasar desapercibido, ha dicho que no es para tanto aunque lo mismo cambia de opinión cuando lo lea.

Pero, escaramuza más o menos, estos dímes y diretes, tomas y dacas, representan el feliz himeneo de la casta borbónica detrás del fementido telón constitucional que ampara y oculta todo. Una promiscua cama redonda consensuada o aún sin consensuar de borbones, oligarcas monopolistas, eugenistas fabianos, estafadores, vacunadores a la fuerza, comisionistas, periodistas, sindicalistas valerosos mudos mientras cobro, políticos turnistas, neomarxistas posmodernos, premiados con la Gran Cruz de la Orden de Carlos III y promotores de la agenda 2030…

Los exorcismos no están tan de moda como Prada pero sin duda cada vez son más necesarios.

¡¡Vade de retro!!

 

 

 

Entradas feeds. XHTML y CSS válidos. Tema WordPress basado en GimpStyle diseñado por estudiocaravana.