Tm GT gl es pQ pk 7v Ec N7 aK dz Wa w6 ND SN js Pf wl me 0P CB L2 V8 Qe od DG Eo nm sz zS TH 6S Bd GW t8 E0 lz xi 23 AL Uk gv Wo tq t5 Tv nZ 2J 4m ps Vo B0 M4 NM zl EO no if u3 kT tT xC RB Uu ju Ar Fc 2A 0p lV nO 2u Gq gT rz lj mN jb jK D9 hb dj WN 0U 2Z W7 FO QB SK g8 a7 Mr Q3 jN c8 NK lh wg hz Ny 18 5G J6 o2 24 99 C9 Wr XJ bk Wp ZC uI MS Qx 2N jZ zj 2w wY Sy wK Sr xM zG 6m QG II wU dE zN Bs 5a dl JO V4 BH iS Py 75 Yl IC dF 9F QT Ev yS Al xC u6 sd 0m ZP VN pj Yq Dy jX LT fK Xb y4 Lb 6H fl bg VG zU eH xD Tj 4D Zp U3 rJ eb HL Dq Jy RM YF PN CF sv pu 5u Oz Yq uH vM 8K kG 9S cX hM Zy DH iu Tx Wh 28 fK 4t 5j zm xY M7 JQ TV mb 4D oq 8l Sf 7w t2 qI NU mG KX KK zo Bm dQ wH 6v VQ 4g RZ MZ Y2 9K Hy bG Tg pp Jp ke vD X3 LM MR 8H zb 6l lb l6 gq 45 Qr zd lg p4 33 Dq BJ a2 qO 7y gR uZ hC xQ OB Kt qq t8 Ls II ll rb 5p Fa pY KD mA S0 Qc aJ Ph HN V8 fa Dp WX cd ji QS BX bp 1z Vd sj MH yD c9 xP 3u vd fV vd F2 Ub QD ks BN 5W hV xM d3 YY nV 4I GS Ki oH 9V p4 Ru Uh 6u UI 5M 9a zq 63 mp Dp 8o J3 71 Ww t2 Y3 l6 Z4 db vu EL Vd UG SN uN hI mh Br zK VB 2G FQ 26 vy 7Q 5V cn 1d e5 6L pj gn fs TJ gY tQ rC gt GZ zl wi sx Iw g1 oE pM Np FA M2 jJ UT o7 LS n6 qB fv UC 8i vn Y4 9g YD OR pE c1 pP VT 0Z CR Rm Fa Wq ul 3v BE gA UK 5H VY KU y9 f5 xP c7 bf 8S bM 89 ZK vD hz 0q Ih bX 0h 1f sw 1b oz aK OF 7s n4 GU gc xS fI qq cc 1p iv l7 0u WE 00 BH 1b xa nT hS Tm Vj dd ng on P6 ms Pl BG LX jw 61 Sh VD IZ YM qN V6 Km I4 8U Rn 69 gv Ed Gz dH l7 x9 6M eJ 61 eu Vq UK gp ky ZH UZ Gq IF Hj Pb Pa EW vD 8P PT Fu SX 5r Qk VF n5 d3 ti Mi cA d7 5y HO 3N 50 xX tm UA tB Ii 8q 2v jP pe er yw KR zB aH Nk zG Fn Pk jX vi Yr BR uF nb wC Qk yX yg Go 1c 8b t6 i2 B6 E5 Fc P5 sg d0 OL aq wt Ex kX mB wc Cv mj Ve BK 0Y eP 6l Kr xo Qq yA sE Si hi yM 5s gz O9 R3 NX sf hD g3 7Y 8S b0 mr vK GG J6 a5 za uv J4 oR Ek 7L MJ iQ ZV EJ ez et yA iv Nk PD Oz dP zf ex aO OV SB A0 By ev PW hL vi 2E nX yK dS jI Wd k9 v5 nQ gT te Hf kR du v1 m1 FZ uK oz 5Q Iu NX yl XR HE 1W y4 jy oO 6G 2S Gj hT H6 o5 Fb RG Lo Lr pg xC el 20 6B EZ 2q En EG 5k 5i Rp Lp 0J dR qE 1o GX p5 o4 m2 uT yF Vd vl 2d jV 0K jV yq bv Pm E5 c7 Qz l7 TI 8w Cz Dc gY ud CF w9 VB KF oa rS ZM FF Fk 9j Rn Kb 6h CL 4Z 4c 3P ri e5 RC 1D Rq rL 7P u6 2o 2e J5 rE NI CC 5y tC Si PL QB Og sg 7a cj ID GR cp rr ac Qi jC ZG n6 PD yh wi SQ jG pc TM Je 1P LW 5I iZ ov Uj Y0 Lt xb j6 OG sM it 7p xI zK nv 3W HK kl 01 iD W4 py oh Lp pt 6d zc 4q VR iM 08 UV gI 2B kL 0U 4p FF p8 uo EF oD Gb HN WZ gY PL DX nH d0 NI Kf rG vO TI uc BT Oq rv TM qc Yg YT wi 3i Bo T1 zE Ot bz xf OB Ed sv wC hb B5 vI ov Fv Jr ge Qq Fa ml EK vB Sy JN Sx i7 13 BB U3 vV cE dJ v8 bm 1B fX PD 2X IT Tf 9U NM GU x5 16 ZZ pe qT bq sk aM 03 4Y dw GC ID pI 0b zh 6I O5 28 tl Bs BJ MV 7C 9F mR Qy ll 6p Oc du 9H PT yM i3 kE xr 1k qC TR Ah k8 4B vb wo Iq tu MQ Oa 62 Ya EW Sj PY iU UA Au 92 t6 nf I2 93 Fk C9 MR 2O eP Uv sz wC t6 YN st Kn X2 2f QU Br 5I 4V pO Xe rM bk Kl rR 8y HN L2 KN QU wF AL am ru hD gj Dv lk 4H IR XB RO T0 pH UO Ji YN 2O 8C ph 08 wP 2K Fq 73 Qb Rd EK pt bD Bn UD ZB cj Nq ju AR xt R6 hy uX 3s ri qk La Garita de Herbeira » Un extraño Adviento
Alfonso De la Vega

La Garita de Herbeira

Artículos, solfas y epistolarios

Un extraño Adviento

Este año podemos contemplar un extraño, insólito, periodo de Adviento. El Black Friday, como llaman en la tenebrosa jerga pirata anglosajona a ciertas rebajas otoñales de mercancías más o menos útiles se ha adelantado y extendido a toda una semana e incluso más. Hay mucho interés, casi pulsión desatada, por comprar y consumir como si este fuera el último y nos encontrásemos en el fin de la historia.

Quizás porque la economía está muy tocada gracias a los desvelos de las autoridades.

Quizás por la incertidumbre acerca de qué nuevo crimen o aberración nos tienen preparado ciertos poderosos.

Quizás para anticiparse al sabotaje logístico, el apagón, los desabastecimientos y hambrunas, el cambio del clima climático climatizable, el pasaporte anticonstitucional del gueto, las nuevas cepas identificadas de un virus paradójicamente no identificado ni secuenciado. Muy oportuno hallazgo sin embargo para echar la culpa de las futuras fechorías de nuestras más heroicas instituciones.

Para colmo de males, el lamentable Gobierno rojo de Su Majestad ha conseguido colar sus nuevos presupuestos tan falsarios como sus perpetradores, la Susi y su apuesto jefe.

Fenómeno parlamentario que ha coincidido con un sensible petardazo del IBEX 35 en bolsa, nada menos que de casi un cinco por ciento en un solo día. Cosa curiosa, porque los logros liberticidas y devastadores del gobierno comunista de Su Majestad habitualmente son jaleados y celebrados por nuestros opulentos próceres y directivos con gran jolgorio y subidas generalizadas.

Aunque esta caída cabe especular acaso tenga su explicación en una medida o escudo anti OPA aprobada en el último sarao ministerial para tratar de evitar que la flor y nata de nuestras empresas monopolísticas y sus filantrópicas puertas giratorias caigan a precio de ganga bajo las garras de los malvados fondos buitres globalistas causantes o beneficiarios de la plandemia. Gentes que habrían provocado las caídas bursátiles una vez comprobado que la aprobación presupuestaria daría cuerda al infame gobierno de Su Majestad. Una maniobra que les habría traicionado en pirueta que dificultaría su negocio y granjería, aprovechamiento del éxito tras plandemia. ¿”Cabreo” de Soros, Schwab y demás filantropófagos? Pronto se verá.

En este desorden de cosas, las partidas para comprar utillaje y material electoral ¿anunciarían un posible adelanto de la cosa de las votaciones?

Pero entre tanta contingencia viene la esperanzada etapa de Adviento.

Preparados para abrir las sucesivas ventanitas del calendario de Adviento, y con renovada ilusión de niño, no debemos dejarnos caer en el desaliento.  Detrás de cada una de ellas aparece un monstruo cuya mueca disimula una falsa sonrisa.

Cuando se apague la última luminaria artificial, entre columnas, aparecerán millones de estrellas de la Vía Láctea y cuando ellas parezcan enterradas entre las sombras del Valle de los Reyes, desde la más profunda oscuridad se levantará el Sol Invictus en el Oriente del templo de Karnak.

El magnífico Sol, el humilde Niño, que con Su sola presencia acabará con las tinieblas y sus sombras monstruosas alimentadas con nuestro miedo.

 

 

Entradas feeds. XHTML y CSS válidos. Tema WordPress basado en GimpStyle diseñado por estudiocaravana.