Alfonso De la Vega

La Garita de Herbeira

Artículos, solfas y epistolarios

Cayetana, «Políticamente indeseable»

No me refiero a la duquesa de Alba que pintara Goya sino a la marquesa de Casa Fuerte hoy muy criticada por sus propios compañeros de la banda popular. Gentes al acecho como las hienas y tan cobardes como ellas. Cayetana Álvarez de Toledo es un personaje que brilla con luz propia más allá del oropel más o menos real o ficticio que le pudiera ofrecer un título nobiliario. Tiene la funesta manía de pensar, y expone bien las ideas, cosa de suyo imperdonable en este infausto reino.

No puedo por menos de recordar las lúcidas pero amargas palabras de don José Cadalso a las que ya me he referido en otro momento:

Pide a Dios te dé un hijo tonto; verás qué vejez tan descansada y honorífica nos da. Heredará a todos sus tíos y abuelos, y tendrá una robusta salud. Hará una boda ventajosa y una fortuna brillante. Será reverenciado en el pueblo y favorecido por los poderosos; y moriremos llenos de conveniencias.

 Pero si el hijo saliese con talento ¡cuánta pesadumbre ha de prepararnos!….. cuando veo que Miguel de Cervantes ha sido tan desconocido después de muerto como fue infeliz mientras vivía… que este ingenio, autor de una de las pocas obras originales que hay en el mundo, pasó su vida parte en el hospital, parte en la cárcel, y parte en las filas de una compañía como soldado raso, digo que Nuño tiene razón en no querer que sus hijos aprendan a leer.”

En este jardín de senderos que se bifurcan como diría Borges la banda popular con el mequetrefe encaramado en su cucaña parece que ha elegido sin mayor duda. Opta por mantener y fomentar el embrutecimiento general. Es una tentación fácil y hasta ahora exitosa para ciertos poderes políticos, empresariales, religiosos o mediáticos actuales pero condena el futuro. El Régimen borbónico se cree a salvo criando zopencos, vagos, ignorantes, zafios, ladrones, embusteros e inútiles. A eso se viene dedicando con indudable éxito hay que reconocerlo desde su entronización ya va para medio siglo. Sin embargo, el turnismo arrebatacapas está amenazado. Ahora la revolución ataca, la deuda crece y con ellas las esperanzas de regeneración menguan. Buena parte del tinglado presente se basa en el predominio de esta segunda alternativa cadalsiana, la de ser tonto y no aprender a leer. En educación, prensa, cultura, economía o finanzas. Y en turnismo político. Es eso lo que se fomenta por el Régimen y sus redes de poder. Y también lo que hace la banda popular, pretendido recambio del despotismo del gobierno de Su Majestad. Pero habría que considerar que la linde se acaba y ya nos hallamos inmersos en un fin de ciclo, en el que la humanidad se juega su futuro en libertad.

Cayetana no es una feminista objeto más o menos de pega puesta allí para hacer bulto. No es una inepta ministra florero de la PSOE, ni sirve para estar en la banda del lindo Casado, del falsario traicionero, al que hace sombra sólo con estar, sin siquiera abrir la boca. Su público es limitado con el actual pleno predominio del analfabetismo. Pero selecto.

Para colmo de males, algo verdaderamente imperdonable donde domina la omertá, Cayetana acaba de publicar un libro Políticamente indeseable que agota ediciones una tras otra, sin nihil obstat, aprobación del ordinario (el Murciano), ni menos el recurso a los consabidos cautio, confesio, imbecilitas propios de estos casos de despotismo, inquisición y censura. En él Cayetana cuenta su versión de lo que ocurre. No es de extrañar que el capo de la banda popular haya mandado a una subalterna a ponerla a caer de un burro. O burra. No he leído el libro de modo que no puedo juzgar si se parece a las Cartas marruecas de nuestro amigo Cadalso.

Ahora bien, tampoco Cayetana creo que acierte del todo la mano con la herida. No me gusta su globalismo, concausa del problema aunque desde luego no de su solución. La actual UE está tomada por indeseables que tienen su propio programa, no democrático y ajeno a los intereses legítimos de los pueblos. Sus políticas deben ser miradas con prevención cuando no con franca oposición. Tampoco me gusta su anglofilia, ligada a ese globalismo usurpador de influencia anglosajona, enemiga tradicional de España, y de su Cultura. La de verdad. En mi opinión el problema básico es el de la falta de soberanía.

Pero, lectura del libro aparte, la condena a Cayetana debiera abrir los ojos a los más topos.  Y si sirviera para evidenciar la verdadera naturaleza mohatrera de la banda de Casado, bienvenida sea.

 

 

Entradas feeds. XHTML y CSS válidos. Tema WordPress basado en GimpStyle diseñado por estudiocaravana.