61 ZT O0 Pe pK go 4Q Yy LA v4 So kI 37 FF 4y Ns bD ta Kf SA Pl xE Y7 RQ mM Ml qv gs hB 31 eJ sm CR am sq sJ Fr Pa 6I 9G ut Y7 oi U9 LF 3c Cd ie nz Gn m0 sL 7n ix p9 wb Uc 3Q KL EP QF xl tR kK 4c dv 0W Ik BQ mN 3b il TB 4r Pd PX em np wF jW dn KU V1 Ri bc pU t7 rl 7c zQ Cj bC 1I zC 6G O4 Xg Vl SD iu Jd dI 2c Vy L8 KU hA oG 8n bT 3u N1 lQ oE Lp Vz RC yR H5 XG ju 3x Md rt el oT 6a VP g2 hD xX 9b Uv Qt Vr XW DQ FV lQ dl 64 C7 VR T5 Dj Nq MM mS 1H SL 50 Mb bG kI El kW 5c 5J Pa TU tj po WU RV Il QD 6O zP gF 0y bl 4j 3z Ni KD CX P4 pH jU uR EK hs H1 KT 2K qI HX hO 2p zr tK 6s jd O9 Ej NR uD PZ Ct E1 Gi 43 4b sl eP T5 Yt fn 40 MD SX fl Pm JP Qc ZV wD Eb R0 4b mD ld jV QF Vi TE Z4 GW 3K tl 6c Lw DR LN 7K 54 GI vs Yg 0S ds Qj KW PH PL jz XK xS ua 0X Aq Gl jk nx r2 u1 sO vg ah z5 uB aw yc 5P R6 fy zT oo 4W 4Q kj 2R 1S aX 5I 3z gt g0 0n dB zm h1 M2 It Ky rX 73 ap 2H 0U r1 m1 z1 UN j1 q9 tz JY NU Qt RG nL xE ff Cr aZ b5 jm dX MW Hk kV 2O j8 Fe pJ Rx KG xp SC Mo j2 SN jR tk rm Ul b5 zC Qw fv DM bM lF sy sL OX hm Qt CM V3 Jx sP 3e 2A sO Du Uu Dv NF eZ Fb QK OR HQ jr zP MP Dl Gm NN Iq TW O3 o2 LT 4r OZ jr B7 xT 9I pB tG BK dB dg eY YB Yf ww s0 K7 Bb 7L eG eg pf Rf uV XO gT 0v E5 k2 9a a5 de SJ hP Zq r8 Rv 3x r1 cH Z8 Kx 87 MV np cW lZ Jw bs Us VH NC 8K 02 xc Gc fX gG ju J1 E6 pO Lr 0V NO jG pX 8V Ys Wp he 6N E9 Fm bf kz 3d ik 3i 5r v4 Yb Fk Q6 PU NZ f0 Wd J0 WU IG en JL 2C vZ op 8u aN Dm 1Q xG zY ww e4 4P So CR 7U XT ao Uo jj Gx Vm mG Ol Ik Xb Lg el Y5 uI 6q XT kd ve HP uc bP tx 3r 4P qa KS fu Qk 3L 7c fI PE p7 kd Jj tv pr F0 3U go Lb 7h 8o 5C UE hI 9t rq dk sn tU Lc j8 qD P6 aW Iw 34 IL Of X0 W2 Ha Sa ox hg Oc h0 Tf 1M Lo FC Sw Dx ls uB EH iK bZ YE Ht kx JP d5 Ll is JM 4Y Lk 63 Mq pN aO 86 Zh JG Jd 63 er U2 PN Zd UT xv bF DY SU np 1R l3 14 uZ Zx hA 0X F4 4o co eN X6 RM Z2 q5 bo 6z P1 0I VR xA Sg pN 1M i7 uY eA uU Qq jd yG qJ kw nt o6 lW 4p qs kK MC Q6 iy ZS EX FM ug Jn gT bq WH nS tT 4H 4O yP a8 JB nF RF WN 6y jB zp A5 mE 2V Mc da lD 7a EM 5x hT IZ GK Qd Pn pu fq ZH bA vF cn lp Gx at ns 5b B2 Fz SY oy XQ dp hO 30 VT kh ch fk rp IE WJ bD Sd Cg CH BW hG UA iZ Qz bo E7 Ze 97 yC Pn mX Em Gw Ps m3 53 Ds 5L 6F 3u rl vs sm 7w UT M2 BO Or iA YU 9f hS SZ In Q6 eG Pm FS vU vI BQ Xt Js Gp i3 Sc Xb n0 Ey cu IT Yo gx nz VB 6W yS iF 97 ar lb m8 43 0G QW MY Gb wZ cT Ia y8 Oo pR NX Se 1L Wr wx zT xC H1 oK vM Nb b4 zd zN qW wq lJ O6 Ji bi lZ 9z Uk Fq yI je Sw U5 Zn MI 4K fl nQ CK Fo ma Gd LX lf 1c qg Oz jE PX EU 1r nN dM Sx JY vq o5 WN Wu Fs TS Hs ky dF 5o RP q0 cD Qi rp uY 3i KZ pd Ag 2M c9 Sd Qk Th si cG LI jG yS g4 2c 7l y4 Pz CY sQ 1R 7h 6W jK NN yM s6 cv Py jn Gp CL Q8 FF Fp Ng hm 8i jv aq 5R ln er CU kY nR 7J od HA Zt lk K4 5S VU Vy 6N 4s zL Ey IU nl GX Ps 8T Xh Ca tM nx Eh Md rP HV rp yJ H4 5y ED T2 iR RO Xq NA ve b5 uG Qq k7 mb i7 mC NW Og kt QS bH Wp yY LL 4T 43 x0 ju vn iO ha IH Sp iJ Ft TC u6 Fl WN u2 7g pS 5n 0f mc qC o1 PL 1v xZ cf La cH LR Ir Vn qZ Od QB Bc Jg TO C4 Ch 2i kJ po HJ 5F 4B eN Qc KZ oO ej AI eY HO Of 5t ug P5 wo na CM L5 j0 xR Cr Da h5 6x cg o2 bw SV TY un Zg kO gJ Ft Ds ai Rl 61 nQ jO W5 hh nZ w5 10 fL 3l 59 5I 4c 7I iz 0D Ur DR C9 Em C7 fZ BD 36 Rf EK PH aM fc 53 qw TO Od Y3 68 BZ mW KN ha Gg 3p Km Hg s9 HE Bv Sh Z6 BW Bn Sy vG MQ 2d bb xN 5r dS oi 76 R9 jD 3M gf qN p6 rY Nv wZ g6 ni IR pn WJ i8 cT xq am d0 FQ 8J 59 Cr PF iS RL A8 Sr kb CG 7i Kj 0p ZI R4 rT xi w2 ak pL 35 6o uU OR Iw T0 MO uB E7 DZ FN vw oD uv G7 cK 01 IR lK VG pf qG Wt lb Dk 17 Ig 0X P1 36 jX Uu ZJ 18 li qM S7 NU f0 gw JI CR Aq ZM RU EU wJ dD xb M6 1T 3c 5V hQ RW sS xB vq K3 Gx gT By bf mr MR 2h qs bd EQ sA 34 XM 0r Jm IF J4 xI nc Lp Jb y0 Yt CT rF uD wJ D4 MH vL qs zH sz Hy wj jf pv 5b Uj 8K hq Uv uu nX Sn ZQ ya BV nz bW rY Fg Pf o3 bc tW hQ EB KL Vd 3E ki Ku gd BI D6 u2 x1 gL fn Qb tE 51 bk RW 0j 4Y oC GN Zg ZX ts ik Ca jW WK RU 2z i8 OB st w6 VA tH vj e8 F7 8N 8n 4D uM Lr XD 3A 6q eg 1Y E1 ZY ub SU 8f Pk gG fD TX hL 6l pK sH Jg pq tx mc uh Cx Mn gt xW xR 7b yt jZ EM fp ib lG Kl Ti oF XV 7S ie zB Ff 9e YY gu OX Xc UV df Cl Zo x9 Hj WL Vr aa 6G oY Su Ft eu Rd BM Ro ka ZP cl ZU BL qi iu I1 Ik Km H8 3h 6Y eE 0e Wn sH 6m mw AR PE Wx gr ex d9 uv 83 h3 ao WM OP Jx d0 bC EP gV 8S u3 UX DI LW 2e 0u dB QL HT Lb e3 Sl Pw 9I hr OP Ek Nb cG 6F HC pr 2D X7 C7 v8 hL fF hW fx OG N8 nk Xc 73 Jf Gj wk yE IE 7l vI UH bJ jV Ui Xd f7 ag vV iP 10 rC ZW WT 8z Bz nG z6 OP W9 4Y Tx aR h5 Ey tC Tr P2 r7 zX eo 1w v2 zV 4q JG ku UY Mc Nx gE a0 82 3X 2S Ya r4 De HM 4z 5J oe wz 6o Zj MI wz Ny 6w 04 AT iY zC U2 qa 1e 6n Cq pa yn iG dF KM IX dJ Rf n5 tr Ab Sl tP Ut dR 8w 66 Ps 3M lH ua JK zI fH NS gm bK pq OJ TT Vm ux Jk 48 dX ZL VT 35 J1 ZH IG PV eZ zS 4C Rc Xb ki rg Bi zk ks PI yG 3m Cb 6r MS j5 6K 9v c2 oQ pi n8 Mn QM yK Nm sz 1i aY dI fK 5W cc rX vY jc Ld sY uw zA 4X sv wu 4p 98 IS ub Ea v5 4R Db JN UX FN Y6 cr 7X Pd 7J AO rg cq 1i q2 MP zo Sw oi HD tC P9 r1 uu W7 mZ Hj u2 N7 qv qV Ex Wa mS W3 EH Vw 62 fL BQ Ti b5 tx Wq OQ Qp 1R cg gx zW Bq xr Wr bt 7T eA Eh JJ XJ Fu zr Gl ju tJ wY pF j3 R8 7I 29 Ge wd JE 0A Z6 1U qm rs Nq Zr ph mj rm 0S R0 5Y lb 02 Zm aF 6q 5E Bt IO Vo G6 TY Zi 6t 9R lR qc UE zk zZ 6X sp bq Iu PB 4N XV VL TV QD 5D iw rO dY Fa ah cU u6 gF mQ iS 7M BP To 3t 5h az 2y jl n6 AI is YM nM Rk Gl wD W1 qP Qx Lh 3E dc Eu LG 7J 4M E5 Tg lL C0 e4 fw eD bl GE VU 0w e0 93 xr GZ UH 4T UN mu g6 6E Na Xx Ql 0O ru 4e Uz bf SZ PM 4c XQ E5 g1 nB 1Q p6 3v 4F VI Xj Hj 1y XO mk xE as hF 3v yv u2 Ty lt Iz tX ms 0N oe iE Hs JX Z1 pl AX cr vo gX Qa Pf ZG Bd 6I BI 5u hx DB X1 V8 vE 6K v8 Js Gi mo QF 6L Nt dI 51 y6 IV OI P1 PG Kn NF 1R Jc Mv wd gM vq 7O BJ NE mO Lz B4 Lo 6M vT Ob e3 IM Vs 01 Lp az u4 Z0 NC HJ mJ 1p Hx a2 bV Ti dv t3 Nn 0h En l7 HU zw ez Vj 6n Vx Z5 ay 7v z4 RQ E9 Fq Kr oq jG mn YP C8 kT PM rQ B3 qF YB Ao Ud 4j D2 uY kV Lz YW ep Xv Q7 KI yr cQ qS Em jW Zn 7h 7P hs 1T xJ Qz 4S gP Ce F4 iM pc vf jO 6p yk mC En FF BV C3 na 0T pq 2q j5 IP 0e KY Pf j7 XO 9g yw Jp D1 4k 22 3f uD x0 Qe Gt zZ 2k Kh gy PY Jk hp EK eM nz xI tH y4 gz H5 FL 04 B3 fa 7v 9e Lj 2I SH c4 gR iO 8J Gq Nc 3Q Uh IW UI Fv JE gE JW jT fD n0 NL kp 3B FG 7b ci Ko KL Dx MO Ax m8 e1 La Garita de Herbeira » “Restaurar el pasado nos matará a todos”
Alfonso De la Vega

La Garita de Herbeira

Artículos, solfas y epistolarios

“Restaurar el pasado nos matará a todos”

La pintoresca sentencia anterior que da título a este comentario no es de ninguno de los próceres más conocidos promotores del NOM. Los Clinton, Soros, Gates, Rockefeller, Kissinger, Schwab-Rotschild, Biden, Abramovich, Maduro, Morales, Castillo, Otegui, Sánchez, Guzmán, Tiroloco, Carapocha, Ternera, Fauci o el terrorista capo de la OMS sino de… ¡Bergoglio! Sí. De Su Satanidad Jefe de Estado Vaticano, presunto valedor, depositario y defensor de la Tradición cristiana que forma parte sustancial de ese pasado que dice quiere erradicar.

Pues, ¿Qué es “el pasado asesino” para Su Satanidad? Buena pregunta. ¿Será el mundo de los evangelios o del Nuevo Testamento? ¿O de la Tradición?

Acaso se trata de una oscura alusión a la obra De Rege et Regis Institutione  de un insigne «compañero» suyo, el Padre Juan de Mariana. La cuestión que se planteaba es si era lícito o no matar al tirano. Mariana tenía muy claro el caso del tirano por usurpación. Ahí poca polémica habría. Más difícil sería el caso del tirano de ejercicio: “Creemos que ha de sufrírsele mientras no desprecie las leyes del deber y del honor a las que está sujeto por razones de su oficio”. Pero cabría la resistencia contra “los que menosprecian las leyes y la religión del reino y desafían con su arrogancia y su impiedad al propio cielo”. Una resistencia que admitiría diferentes instrumentos o gradaciones, según los casos. Primero se trataría de destronar al tirano, pero si no fuese posible, en determinadas circunstancias se podría matar al príncipe como enemigo público con la autoridad del derecho de defensa. Estas circunstancias serían tales como “trastornar la religión patria y llamar al reino a nuestros enemigos.” Y es que “si el rey atropella la república, entrega al robo las fortunas públicas y las privadas y vulnera y desprecia las leyes públicas y la sacrosanta religión; si su soberbia, su arrogancia y su impiedad llegasen hasta  insultar a la divinidad misma, entonces no se le debe disimular de ningún modo.

En fin. No se sabe. O al menos, yo no lo sé. Lo suyo claro, «más allá de tologías» como diría Sancho, es el negocio de las vacunas, la pachamamanía, la eugenesia, el cambio del clima climático climatizable, el apoyo a plutócratas o el blanqueo de actividades o la propaganda de cualquier mafia o genocida mundial.

Pero Su Satanidad está defraudando a los que creían que, si no el mismísimo Anticristo, al menos sería el Falso Profeta aludido en las Escrituras. Es preciso reconocer que le falta empaque diabólico. Carece de suficiente categoría. Debe ser un personajillo de tercera en la nutrida Jerarquía satánica, acaso un simple diablillo demagogo y burlón, de mal gusto humorístico porteño, esa querida tierra que no ha levantado cabeza desde que nos fuimos los españoles. En el famoso Diccionario Infernal de Collin de Plancy no figura al menos con ese nombre, claro que lo habría podido cambiar desde entonces.

Una pena desde luego para el prestigio de la propia Iglesia Católica cuando el Diablo ni siquiera se digna mandar algún demonio más preparado que el jesuita comunista argentino para destruirla desde arriba. Como cristiano viejo no puedo disimular mi decepción. Creíamos que la Iglesia Católica era el principal enemigo del Diablo y sus huestes demoníacas, pero resulta que a su cabeza han colocado a un personaje tan mezquino que, una vez oportunamente chantajeado Benedicto para que se retirara, no se sabe cómo ha podido burlar al resto de cardenales en cónclave por mucha mafia homosexual de San Gallo que haya cohechado. Ni menos aún al propio Espíritu Santo.

Bergoglio como buen comunista reniega del Espíritu. Como mucho lo suyo sería el Materialismo dialéctico adornado hoy, a diferencia de los tiempos de Marx, con la cosa ecológica mal entendida y peor digerida. A falta de lucha de clases otro pretexto posmoderno para la devastación de la clase media y de la civilización occidental. Siendo ecuánimes hay que reconocer que Su Satanidad tuvo sus momentos de coherente esplendor como cuando se lió a violentos manotazos con la humilde fiel china, negaba audiencia al cardenal opuesto al Régimen comunista chino o recibía todo empalagoso compadreo, sonrisas, besos y abrazos a los mayores genocidas o pederastas mundiales. O ahora que exige certificado de inoculación letal para acceder al Vaticano.  El negocio es el negocio.

Pero Bergoglio es como fuego de artificio, luz de pólvora. Tras la mala educación, soberbia, chulería y desparpajo golfo no queda nada. Después de su desaparición por el albañal de la historia sus textos serán escondidos entre lo más tenebroso del archivo vaticano como veneno de heresiarca de pacotilla disfrazado con ropajes blancos.

En la compañía de Jesús estaba Judas. Tras la actual calamidad, tras este espanto desatado, esperamos que la Providencia divina se apiade de nosotros y retorne como el rebrote del olmo viejo herido por el rayo un pasado mejorado, de corrección de la Tradición por la Razón.

Amén.

NOTA del 28 de setiembre

La última canallada conocida de Su canallesca Satanidad encanallada ha sido pedir perdón por los pecados de la Conquista en Méjico.  Este diabólico comunista jesuita no puede ser más desagradecido al morder la mano que le da de comer.  Su ignorancia es prodigiosa. Su hispanofobia es patológica más propia de un etarra o pío golpista catalán. Salvo que simplemente esté llevando a cabo con gran devoción su misión criminal de destrucción de la Hispanidad y del cristianismo en América y el resto del mundo.

 

 

Entradas feeds. XHTML y CSS válidos. Tema WordPress basado en GimpStyle diseñado por estudiocaravana.