Alfonso De la Vega

La Garita de Herbeira

Artículos, solfas y epistolarios

¿Bruja?, mejor lurpia

Los pudibundos y filantrópicos comunistas, golpistas, pro etarras, hembristas, milicianas, abortistas, mercenarios del NOM y demás patulea de su calaña se rasgan farisaicamente las vestiduras porque a una tía o individua o miembra de su tribu la han llamado “bruja” en el decrépito templo de la desaparecida soberanía, dicen los más optimistas que nacional.

Tanto es así que el menesteroso ganapán a cargo provisional de la traviesa tropa diputada ha expulsado al niño malo calificador de la susodicha. Caca, culo, pis,… me voy a chivar a la profe…

Un caso de ignorancia, desde luego que tampoco sorprende en la inanidad intelectual y cultural de la clase política borbónica actual porque el término “bruja” ni mucho menos tiene todos los significados peyorativos. Así, en el mundo anglosajón la WICCA se considera una actividad semi religiosa de culto a la naturaleza, de carácter benéfico y lo que pudiéramos llamar sus sacerdotisas, las brujas, son respetadas e incluso bien valoradas en ciertos medios.

De modo que si el de «bruja» no sirviese habría que buscar epítetos alternativos. a vuelapluma se me ocurren algunos clásicos que luego diré.

Por desgracia la situación española actual se va pareciendo cada vez más a la de terrible experiencia republicana, en especial desde que el Frente Popular se sintió empoderado como se dice ahora y comenzó a actuar a su antojo vulnerando la constitución y las leyes y saboteando la convivencia. Tanto entonces como ahora, el PSOE constituye el principal responsable protagonista de esta traición a España y a la Libertad.

Recuerdo que hace diez años publicaba en ABC una breve semblanza de un gran escritor español que me parece tienen que ver con este asunto.

Las acotaciones de un oyente” fueron escritas acerca de la actividad parlamentaria y la actualidad política por el gran Wenceslao Fernández Flórez, una bestia negra de la izquierda.

Pero en “Una Isla en el Mar Rojo” nos cuenta, ligeramente novelado, su propio drama personal cuando estuvo a punto varias veces de ser asesinado por los agentes del Terror rojo en Madrid, antes de conseguir asilo en cierta legación extranjera. Un testimonio de primera mano de considerable interés.

En el Parlamento hay una partida de forajidos, hartos de robar y matar en la Revolución de Octubre; nos gobiernan ignorantes audaces, enamorados de sus magníficos automóviles con radio y calefacción; desde arriba y desde abajo se saquea el país; nunca tantas fortunas se improvisaron tan rápida y oscuramente. Y la sangre corre bajo la complaciente mirada de la Policía, de los periódicos que trafican con las ideas, de una muchedumbre inmensa de hombres envenenados de rencor que esperan que surja del vaho de la sangre no sé qué milagro imposible, no sé qué absurdo estado de bienaventuranza… “

Tanto ayer como hoy, gran parte de la juventud no se entera de lo que ocurre:

“Representa casi arquetípicamente en unión de su hermano a un numeroso grupo de jóvenes de ahora. Padecen un envenenamiento de las ideas que, en otros casos, es únicamente superficial, pero en ellos es asombrosamente profundo. …esos dos muchachos padecen una septicemia literaria».  

Y ya en la guerra civil:

“Crepitaron las armas de fuego en las calles de Madrid, por donde se extendió de pronto ese populacho típico de las revoluciones: infrahombres sucios de ceño asesino; mujeres hienas, vociferadoras y desgreñadas que llevaban en los ojos la alegría de poder matar…”

Hiena vociferadora y desgreñada” como las llamaba don Wenceslao acaso no sería demasiado desafortunado ni tampoco exagerado para describir ciertos personajes y conductas. O miliciana. Mejor, desde luego que «bruja«, el inocente calificativo no exento de alguna filantropía del que ya hemos hecho mérito.

Ahora bien, creo que cuadraría mejor el término «arpía«. O «lurpia«, como llaman aquí en Galicia a las mujeronas aviesas, de mirada torva, enredadoras, torticeras, mentirosas, hipócritas, maliciosas, encanalladas, causantes de problemas y poco de fiar.

Sea como sea, ahí los dejo.

Entradas feeds. XHTML y CSS válidos. Tema WordPress basado en GimpStyle diseñado por estudiocaravana.