Alfonso De la Vega

La Garita de Herbeira

Artículos, solfas y epistolarios

Humillaciones

Parece que el siglo XXI está siendo el de las humillaciones por antonomasia. Los súbditos del Imperio no ganan para hacer el ridículo. Al impune humillante fraude electoral que asimila al otrora orgulloso EEUU a cualquier denostada república bananera hay que añadir la ignominiosa y no menos humillante fuga de Afganistán patrocinada por el carcamal títere corrupto y pederasta, aupado fraudulentamente a la cucaña presidencial por el deep state.

Pero humillar al pueblo es lo que se lleva, la moda urbi et orbi.

Aquí en Galicia el humillador principal o de proximidad es cierto personaje caciquil aprendiz de Tirano Banderas pero sin su mérito. Sin embargo, no ha habido recuento oficial de los votos y no se ha podido demostrar que haya habido fraude electoral como EEUU, más allá de coacciones, abusos de poder o escaramuzas caciquiles contra otros partidos de la competencia, incluidas las infames campañas calumniosas de la prensa prostituida o mercenaria.

El personaje del que ahora otra vez hacemos mérito acaba de recibir un estrepitoso segundo revolcón judicial por algunas de sus actuaciones más despóticas y tiránicas. Pero, el tipo en vez de dimitir e irse a su casa como haría cualquier demócrata digno de tal nombre, se ensoberbece aún más y dobla el órdago. La cuestión es demostrar quién manda más allá de la ley o de la conveniencia personal o social de sus víctimas. Su partido, como era de esperar, callado como p… tal para cual.

La nueva fechoría dictatorial vigente desde hoy va dirigida a terminar de arruinar la campaña turística estival en la hostelería gallega. Ya renqueante por el mal tiempo de este verano que más parece una otoñada.  Como los jueces han retirado la imposición del mal llamado pasaporte “vacunil” para entrar en los establecimientos, ahora impone unas restricciones de aforo que dificultan sino impiden una mínima rentabilidad sostenible en las empresas. En todo caso, la campaña estival es saboteada por el Poder que debiera servir a la sociedad.

Si el Mal se entiende por la existencia de psicópatas humilladores, también por la falta de adecuada resistencia de los humillados y arruinados. Es muy difícil porque puede ejercer represalias pero es preciso oponerse al Mal, y no se comprende como los hosteleros gallegos y demás empresarios afectados no se reúnen para defender judicialmente sus legítimos intereses por mucho miedo que tengan a un poder despótico que caprichosamente se salta las leyes. Les va la supervivencia.

Y el ciudadano común también se muestra incapaz de reaccionar en defensa de sus derechos, libertad y patrimonio. Está aterrorizado por las campañas de los prostituidos media.

Hay que reconocer que el invento diabólico de las Autonomías al dejar a la preterida ciudadanía española bajo las garras de tanto déspota indígena con monterilla y trabuco naranjero funciona con gran éxito en beneficio de la servidumbre, la ignorancia y la esclavitud.

El ejercicio del Poder entendido como humillación y saqueo de los administrados.

 

 

Entradas feeds. XHTML y CSS válidos. Tema WordPress basado en GimpStyle diseñado por estudiocaravana.