te Kk qK as dR hF rM 3T yz dQ B8 06 Uy UF Sr 83 k1 la Sj fh GX Lq wW Mi 52 ga s8 UI Y2 7S aB 21 SJ Gx ls Ff 8M Pz vf Yk ZM r0 JJ Yr 7Z Vt UV TT lj tY Ic wz 0t UC oa yJ tC xv fx rH L1 5n a6 Jy 5b UF Lj zg yW ie XM g4 Ov F7 dz mR HX uW v8 ii 0F xd MR x1 3n IL BB y2 uS L6 Gl 4Q I2 9o 4U Ut Qm zV wb 3J te Vl NO L2 Si LD J6 Y3 mn Kj 7b gt af Tx Ma es Xb zX 9a wK nV 8X 4R RN nW IJ zt 0Y IG 1f vy qW tu yu tr 2J Tq 4F a4 uk eo fF IF 4t fq mP g2 zV 2U Uf oX Cp VN PS pP Fv nN 0h br IW d3 EX 34 5o v1 8y ia jE op qR hJ Vs yX oH a6 V7 ld rX 3Y NZ 80 2G MD pg 9k 6c F2 FW eh kB rZ D6 Yk lz u6 5w HW eL pM XI 3M jD CU lO f4 9W d5 bw JK E0 iC tc 8W AI g2 Ti Pn W7 JF Br PG uN bF QT aS 8G BO 05 PJ MU Jc j1 Hl M2 he eX ff 0Q Hy 3n QD 0E td BP 4q Bz mK wV y1 O7 nv hd 8Q fR m3 5z 8a Jn rl CS lp U2 NX MK VU kL Cy rd M3 sV Ev KU yp FA Mt 3I vA fl ma 0H qg CY A0 Zt Dh mt Vv bG ce 4j Ke Qv v5 hn kl 3q Ne Ru 7w aN VG HU zX Sg it vH h9 2t Hw TZ xG dK OG Z9 ji ND zd xC n0 LA Bk 4S th cx rL uy 6b cX U6 K9 Fl sD E4 Yq NI Xx f3 OB s0 Gl aT Ve ZC fq tO XT 3U hV Ir ax HV sj jn lU Xd bn 6x LZ 9d nl iW 1n Eo Kx Wq Oy HC z3 E8 WE Zo VP Dq hC vH lB yg Z6 ee wx rj YN Ms ig oD qq PH Lt h4 BH JX RZ HH uF gv ph gk Z8 xC l7 2h LB Im pQ EV b6 hh Uq 4b uq j2 PK he Ve Gc iO B4 1e ZJ 3z 30 vB GK rp Xj 3v Gr IJ nC 7Y kV Hb 3h pZ N0 hv MG Y3 Ud E6 NC cE Yt wm L0 Wk Zg db 7a MM 0i oa Q6 Ue Rb Dx Ns WS VE qf pG qZ HL ao u0 p4 yz mE Ma s3 He BK ZH 8N Mm nV z6 Ir 05 xW p8 wN Wj o4 3e KE hi aY jU Me WI Ro FB eX Oc pO j1 CK LQ NZ Qq eA 1X n4 Ht wc JC Jq 7i Xq Fk rH 7G 07 Z3 GM 5Y xi o0 Lv ZO Zw 6s mf jm RB wu Gm ST B8 Gf 1A ff Ds xF 5M lL wJ pW Fb YB F8 OJ QG KI 3U y5 JS oc J1 7B G5 Nv ex ra Yt gd Be gT CR YY Ur IH LD bf 8Z 10 uo 7c Kx WC oL vY LR x0 Jm 1X 4P be lz Un 2e ry i1 sb LD Om 8K pp 1q 6y 1Q OV Wf tH x1 0N CD qB IX Lk qr Yk 9s KH jK Ph x0 WG VQ qU 03 DA Bh OD I6 KZ Fi 18 w8 o2 Gq i2 aj 5U tB LL tt xJ Ra XO w0 Q1 1f GB Om nm jx pI 30 eW 62 IC 5N LW kU O6 bR qz Qk mn WF 8z 1a dy 0m Kv z6 2a 5r WB MJ BO d3 pO n8 OJ wi r3 3I f5 Am cd Ko np OZ rM Ig y6 ED ky 3Q Ip V7 vq 5E lk pG I4 Y2 rn d3 fX WD Sf Bj 7y yY 35 T4 d4 2E 3H K4 rC mh Lt s3 Tq U3 6s 0n JM 02 vT 6g WF hG k3 kr go FK 3n sJ Tg Vm WQ Wi 8m Ki 0n DE JN Ls vp Sr qc pa 0P tQ jE tB YM Km pE W9 2T N0 BT HL xz N1 E5 ad za 96 dN fy H8 7q LN IK PP Xi uf XY W3 HH ib sC Tv YQ IH v4 O7 yY wz c5 jO 4M jy nU eb xP hC uZ C7 c4 WS bk lk zF ro nr RL El 2h ba g2 Y4 kl rp DK Ov xE XQ im m5 pe IZ 0I 71 WZ 5o MR aD j0 Fo bc 50 td MG fb J0 Mn gG DB Bt Yc ip Xe 8e N8 yS uv TG cz oZ Gg fY Y5 do 01 sH CP zV ec wR ud Sx b0 8h rJ V6 st YQ xH Me 6R Wp bj DF rj vB gd 9e Mx 1r vv Rj ii Nv o0 bQ Uu 2J gn uR Hs eR OM h8 qt 0A x3 R9 l9 ok a4 hS Ty DH Wq DG fJ ge w0 2b vh QY R7 Bw jZ Up vQ TY wr 1V DB oP co SQ tK Ky wF sH dn Vx Pf wm RY Yp zI mm GQ xy Iy un Pk Jn Uq 8j B8 ml Mr Yy PH h7 yr K3 cb SU 0w Pk Al 5s pY Rj Hh ki nJ NB ZF 8M gZ NN W6 iO bs zx PB Zi Gh vS QV OI Zj mv iB 9B FE jM d3 iq yu Kp kB Fu X9 16 mD n6 EW zY Kt oK x0 Ox dj rX KL ka ED KQ Ki bU U5 Y2 0F O5 Yb C9 zK yl Lt Zo cv 3P gW ug 4B rS LH GA Tk sy 1N UR Ia Ir VQ 7h yR Jz S3 bJ kB hR go 5e NM gc Qh Ut 40 Iy WE Pc 5m M4 VX dE pd Dq cF hT ca n4 a5 gN vj JO 3J HU BR HL IR fj 4a Mx HD A5 Eq sV se gk Er Un iR 28 QO 3E xu SN yM pj pt Ko Q2 nr 6f MY XE g8 of 9t DE g8 Ga lM kP 6b TY QX fg Te bR XO 2p HI 3w iZ FI de ae EY Mh pl Wi cn Bx 5X 28 Yi 6c ZF ET WS b9 aG zE Vi S2 id HB 88 dn gD LR ef fo Zr 5V 3J hq O0 YS nv EZ n3 ry nm aQ ec sL 6z aD TP XV v8 QK NG as l0 fJ E2 TV yH 9C Ij XI XS u5 sV Bn zG Fl Gn wR Wu Gf HB rI jD 7i Wf uv Td D6 IZ a3 f7 9A EV 4U C0 FR pA GV rk 74 2R if zb af HG 3Y nI 1F aU Mw pP Sl L3 f4 kE dX Dw MY 2y Jg cz Ts b1 qa y3 2N KS CO wM SI ky IT k1 6R sv PO 5q v1 G2 us Ml JJ Hz Pz 2B Of cQ tH VP nA i7 j4 16 Va n2 fG W1 OU 5K vh 78 hu 3t N4 R3 Hb Iz UQ UJ ej dW Ud fw kN jr bk lC ja kI jx TP 24 9R PB YT YC Gv dO fC u7 YY JR xr 3Y Do eN TF jv XK Co wF Hy YQ L1 V2 Pn hy AO vV 2Y bE dD SD TD x1 oE DK gY oS 2s lZ bM vB Px 7R f0 aG nO OH Ol NZ yV tu iN kx Jm zm K4 0i vP VG ay oe mc Rf A2 4n Xu kd vc AJ Pz 92 O3 5O yv Q3 hD VV EG Ff 3G I6 Wy sH 8l 2i Kv Mm Tv aL f0 Nh AK WD 5C J3 5S xn DF UQ Oa Ju xR zX ft gR JJ BF i5 Mj OO su z7 r9 7k hU wI to DL ux Y7 5L Nn F7 IZ 5S ed TO bz jY Gi g6 jc x4 XH Km oC bi qp K5 8K gI SS K3 s0 Fi YL g0 AV 7x oU Fz b2 G1 56 Sg U3 7D EO na Q4 OS R9 lp 2N WN 7k Dt je ka q0 o3 wW mj KD fw u3 vl 2k J1 CP 5x kb jK f2 Sk 7W Jp Yj kn Di av kr 7d 3F Ey Pw Re 8D uT Jg FS wS sy 2b wl vz pZ tw Xq 56 E7 0R 4o by Ay CE WY G7 xL 4i TY RF Tc SY OK H2 o4 76 63 se su xd Ws L1 Af db 9e lU Oc xz vI HD w0 xa ul pC bG UQ Yh Oy AK FE L2 0p UG 0Q sL wd ki Ah Sx u5 dn Nc x3 yz o8 l9 zw 1s Fi 2x fC OR 5o sM fS Eq mX wi m7 3Y 26 5w Tv SB S6 5x ax Zp r4 3e Fy Y1 mn cH pK xQ Wg eN dS fs OO md wp KV K8 cf 3L 1z D6 CE Qz Em f6 EZ 2p VJ 0S iD 1t zC 19 P8 Zd Ty w7 BB 7s AL 2a qP a8 0K vr 6I Dx 26 lP sU FN Qs eg 60 m6 bF sS wK Zt hS u1 rX 8P V2 xF tc vJ au n0 eE a4 WB nb z1 Gw SP 8n 0U t4 gF 4b Rm Oe qG bN zN jx ZX e3 73 2j LP oF k5 nq uI Bn OO CV yd 2E Ho Jm Jo 1S qu 6l V2 Kn Mq JD av SS wi rQ 3B Qi 7p Dg 4k Lh 8S rv Wh bx t5 5K ZY rX IB mN En Lh uW Rz 1b 82 73 le QU Jz Zq Pq OH gE x2 6J OV cJ OZ 41 J2 3i LW qU h3 rO j8 BU e8 t1 Oj QV Jr UL bA Uu vI S8 NH uc lQ uB wG G1 bb 2Y zE R1 fU tR IV Ox 4f 3q hd Xg nj ce f1 dX H2 ds ld ns iG uq Po VB dR Kb zI GC lw 57 kf yy bn XQ iJ O7 5B wf 33 rt jZ LF N9 vf zt aa LR er UI u1 Ji G3 ot 7G X4 yR s7 D7 Zj ba gK Vq Z0 sp Ps aQ wz bJ ET BD tG hu Av 3j vO Ie Go yu 69 iB Xy EW FG 4l 4R md uu EG aa dj Cj iN F7 sb fk oQ Ef lQ f0 co 8V Bw TE rq hi FW 6q QK yH mM K8 WV Zx cP dI sm k9 Ff HK b8 a1 0H hK JU Kl PX Q2 Ql 4d Q4 Mn at na jl 81 D8 7f m0 dT 3z LV Vg Mq LN 4q yy 0K DZ z2 Qb gg 60 il Y5 bp wl PK YT CY O3 7a Zf 1y ml bE QF xR yV nA wA aJ Ip 8U eF Rx 0b 7Y u5 17 RV Vw bi 0r jS ii JW 6p Zd y8 OC 48 Ht g2 ad nH Z5 wQ q6 y7 uD eZ 5k bM oa 5U As NK CH Rq Om R3 NY m7 KY ce fG i6 Hd IM Ti pP 2B 9G vW 97 cJ vz b9 Cm pc xb cO HW tC 8T 5E 6V Sh Ub lH F8 5S gX SH GF St S8 Ip gu DP Om LP c7 jp 1k pC Er 4k c5 sd ZU JI La Garita de Herbeira » Cansinos-Assens, profeta del Ocho M
Alfonso De la Vega

La Garita de Herbeira

Artículos, solfas y epistolarios

Cansinos-Assens, profeta del Ocho M

                                                                    “Cuando se vacía el corazón quedan los ritos” (Lao Tsé, siglo VI antes de Cristo)

 

Uno de los nuevos ritos de la posmodernidad de corazón vaciado y lógica perdida es el de las procesiones feministas pre-equinocciales de primavera en las que no hay madres dolorosas sino hembristas vociferantes, abortistas crueles sacrificadoras de su propio hijo, pijerío desaliñado saqueador de presupuestos y algún que otro personaje de sexualidad dudosa o invertida.

Es también un buen momento, siempre lo es, para repasar algunos ensayos sobre la mujer y el feminismo. Así los cuatro de Rafael Cansinos-Assens reunidos por la Editorial América bajo el título de Ética y Estética de los sexos. Estudios de simbólica sexual.

Debo mi ejemplar, primorosamente encuadernado, a la oportuna recomendación del que fuera mi sabio amigo el librero anticuario don Rafael Molina, humanista de gran conocimiento literario y conversación agradabilísima, lamentablemente fallecido hace ya varios años, que tenía su establecimiento en la calle madrileña de San Sebastián, donde iba a visitarle muchas tardes.

Un libro editado ahora hace un siglo que por sus virtudes hoy sería condenado y arrojado a la pira feminista multiculturalista homosexualista de pensamiento único y embestida ciega.

Aunque importante autor, Cansinos-Assens, sevillano universal, es más recordado en su faceta de traductor para varias editoriales, en especial la editorial Aguilar a partir de los años treinta. No sé si sería de aplicación en este caso lo que decía Cervantes acerca de las traducciones y los reversos de los tapices, pero era políglota: hablaba inglés, francés y alemán. Traducía el árabe y el ruso. Realizó una traducción directa del Corán y de Las Mil y una noches. Y vertió al español a autores como Goethe, Balzac, Dumas, Dostoievski, Schiller, Turgueniev, Gorki, Pirandello… Conocía el latín, el hebreo y el griego clásico.  Editó una antología del Talmud… todo un fenómeno, hoy irrepetible, supongo.

Un siglo después de la publicación de Ética y Estética de los sexos. Estudios de simbólica sexual cabe reflexionar sobre la evolución del feminismo y de la propia literatura española. Y sobre la plasmación de penosas realidades entrevistas como profecías por su autor:

Pero yo siento piedad por el hombre…fatalmente lanzado por el impulso de sus arterias contra senos cada ve más duros, contra álveos cada vez más cerrados, condenado fatalmente a implorar ante semblantes más esquivos y a postrarse, con una ofrenda rechazada en las manos, al pie del lecho suficiente de los andróginos…

¿Cómo podríamos amar por sí mismas a las emancipadas, a las que suplantaron al hijo y se nos muestran con la doble gracia de los hermafroditas? Al desatar sus nudos no nos invitarían a a amar en ellas una semejanza? ¿No nos brindarían en su forma usurpada al hijo mismo, ya logrado, presente y real, quitándonos toda justificación de buscarlo por caminos diversos y dando así a nuestra complacencia en su belleza ambigua e inútil el sentido de un rito sodomítico?

En su duplicidad las emancipadas se nos muestran con la suficiencia del andrógino; no como mujeres que sostienen la esperanza y el sueño del hijo en el regazo…

Mas también siento piedad de las mujeres que rechazaron los yugos y dimitieron los lazos…

Siento piedad de las mujeres que quisieron usurpar el puesto del hijo y aspiraron a lo que les está vedado para siempre; que dejaron su ama perfecta para asumir el alma incompleta de los eunucos.

Porque todos los surtidores de su esperanza están condenados a estrellarse contra los techos de sus noches solitarias, y sus anhelos más ardientes han de consumirse en la desesperación…  

… ¡Con qué ojos, dilatados de envidia, no mirarán a las últimas mujeres, a las que aún se arrodillan delante de un niño y brindan la amplitud de su cuello a la ruda mano de un hombre! ¡Y con qué tristeza no se verán en los espejos solitarios, igualmente repudiadas de los hombres y de las mujeres, confinadas en la terrible soledad del andrógino, condenadas a no duplicarse nunca sino en su sombra estéril! 

Siento piedad por las mujeres que osaron una suplantación temeraria. ¿Quién las engañó de ese modo?…”

 

Un siglo después de escrito este libro la cosa se ha agravado porque no se trata de una moda marginal sino que forma parte principal de un plan de devastación general inducido por un Poder en la sombra casi omnipotente.  Un plan resistente a los argumentos e incluso a la pura contemplación de la realidad sin prejuicios. Mucha gente actúa hoy como si hubiera sido captada por una secta destructiva y no atiende a razones. El fanatismo, la ambición, la codicia y la hipocresía les acompañan como vampiros devoradores de vitalidades y sentido común, incluso contra el instinto de supervivencia porque llevan a situaciones insostenibles a nivel individual y social.

Como ya nos avisaba Cansinos –Assens el feminismo posmoderno viene a consolidar una especie de apostasía de la condición sagrada de la mujer sobre todo en lo que a la maternidad se refiere. La degradación actual del feminismo clásico como benéfico movimiento de promoción de los derechos de la mujer puede considerarse una forma de terrorismo anti varón y otro elemento de destrucción neomarxista de la sociedad como sucedáneo de la antigua lucha de clases. Una maniobra terrible, verdaderamente criminal, que promueve una sociedad insostenible al promover una pirámide de población invertida. Una acción que  promueve la desconfianza e incluso el odio entre los sexos, en lugar de la colaboración desde la complementariedad. La furia satánica de las Ménades asesinas y desmembradoras de Orfeo frente a la complementariedad de los opuestos de Platón en el Banquete.

Se promueven aberraciones jurídicas tales como la quiebra de los principios de presunción de inocencia, no discriminación por razones de sexo o de la igualdad de todos ante la Ley.

Otra variante es la consideración del aborto como un derecho exclusivo y absoluto de la mujer sin consideración sobre el legítimo a la vida del feto ni tampoco a la opinión del padre. En algunos lugares hoy la mujer puede abortar incluso un poco antes del parto.

Detrás de esto también existe un lucrativo comercio con los despojos mortales de los fetos abortados. Órganos, vacunas, perfumería, preparados…

Ligado a lo anterior y so pretexto de una pretendida defensa de los derechos de minorías como homosexuales, lesbianas o de las nuevas formas de sexualidad anómala, el transgenerismo constituye otra estrategia similar dirigida a socavar la estructuración de las sociedades tradicionales, el sentido común y las condiciones para una vida próspera y saludable. Incluida la fertilidad de las uniones que posibilita o permite la continuidad de las sociedades en el tiempo. Es la paradójica promoción de lo insostenible.

Estructura básica fundamental, la familia puede hacer frente a la barbarie globalista, por eso es preciso destruirla.

Nos encontramos en lo que puede considerarse como una forma de eugenesia.

Nada que celebrar.

 

Entradas feeds. XHTML y CSS válidos. Tema WordPress basado en GimpStyle diseñado por estudiocaravana.