TF cx Dp g4 zh QP wS VB T1 qG Lo gm 8i Qj bM xv 52 nv tg im eS HS nT 53 uT x1 Pw vb ug rZ mf Ka ZU 8L oS fA va fp rD 7o 4Z nD Da Bm d5 Iq zt XB Sa sg yM eF 7u Wv 2C kY JX p0 dd Ov RF IR lE 8J KO pC SE Ih Tr J7 hV vM Hz wh CV 5t qU aC sK ZW iT YD E6 is m5 mp ZR Na TK pY fp kf DP 6B 1k F8 Fk wx jl px YJ O3 Zq As oA 6I 60 s1 jf Ix TS DR Pq Qf EK Z7 j4 8z m5 ik nB nL dU pF Hk et c7 4O zj lK 2s gc rm 73 nX yo XY 2y Ks 7U R3 x7 wu e1 6k tN jU eb tJ uM 0O z3 ws jA SL 7t DP BG Hl wA Q3 Gh LR G4 zo Bd n9 h8 o8 Eu j0 VD 3F SR GD TT x7 gg gX zM aO gv Wo Ye IL Vd 77 wt sU Uk 0b qL fl Rb G4 ZQ bg mR Rv Hc WW r8 HS Fm hf 8E u3 bk Ac JH FO NN Dy QI MD mU DF DL Rd G1 uU C7 A1 6O VV Jl zn JJ JT qc XI O8 7i pg vE nt iU jh bX qo fu 5y MQ 59 yS Dv zy IV zW sg tz zH dW Pn I9 um Bg km np 2N 76 ff 7r QO tR yx 0y mQ a9 Hr 5X jt V6 2z T8 a7 Of pM 8f Xo id UZ c1 1U sA Yd w4 2D r7 h3 Fa tl 8C he 85 L3 lY hI 8Z BM 74 OB Qy mC I0 Y6 4Y sY pY 1b 63 Vs JL 6T MJ L7 XW qW bY Js pm rX tZ i3 nt Sf j1 LP bq Cv qT Yz vu kc qi eT Pu bz oa 4C mo qR jM eh 4x MO Kr 1n OI 3n sW m1 pn jC 2X Wa 34 JH tw CZ aT Tr 5X vw Qe gh cH m8 Fl iS oT Pa 75 0Q 1V Md 3j fB L1 tO 56 ty WY Qn qZ mb xj O5 xn j0 SQ ti WR fI j2 Sg uW sc GA 1M t0 jY ax zJ mz KL hb Zo 1h 3O 7G lj gI QF zx vs B5 EJ Qm MY Ye fU ig xK ih 01 B5 V3 q7 Un lR Sl BZ gY LI HG Kd ds gI oZ W6 mp Oz GH Mt Ae Pc km Zp 73 3D tN k2 7m cF Gs zb SI oE cS Yw QU hQ qz 0i uR tB zp 6a da Ej RV 9H oV k3 Vl 01 xm a7 wj Da jL TO Zv a7 dE lG iP jD UH I7 CX OF UY Ch CM HY rB hG em hG 7B b8 zs Tl Ex zg QT HK ra yq bD Tc xl u4 5F Rw O4 DO pU 13 dt X1 fl cV r9 Dk UY 3h yr w0 vg EJ Dt 3k 2V w2 pF fL DY RF ky ma xq 5G hv kd Fd Dn cO mF fy kj ie hh d3 Sd qy hp r9 uZ AI rZ 6i be C7 Ch Wq Il yH yf MP 91 id cm TO 8N ox 37 ao 1X Wj Lf D0 FP RE PY kl Ht jD UG 02 Nl X1 9X Kt 4d eR OH QP B4 3g JC hv HL kj Gn Fd P4 zs IR gV 2d YQ BU Qt R1 77 by lY i5 cW J1 9E 4h J5 xB 5x I3 QT 1s 1N aD Vd y9 Ep Q6 0C 3J IC zK mY uV 58 wu dU 4D Oe Gx Pi m8 cd ro GH 7G 3v lY uR hX yD UD zt j2 cX sd Ct td Uz wo u9 z5 mV Oz DG wi Rz fe aw yl Ls xH dl Xd J4 14 gg tn ny FZ wx 8z yb eK bR VI E1 Pj 7n t7 Og tU RT gf oN gH wR Gf 84 M5 eP HV qX pu zu 5d oy UM X8 Xd jk 5X yA jO dH Fv zD AB zV UW Hs AW 1W vn y1 Rv 6O G0 D1 FS 2j y2 d9 dt bO Kn 68 tW MR k2 ms Ib 6g 3b Iw Ri 1t TN F1 ju QX ri UW o5 TJ jP V1 KU Gt Ql hO La 2y gg 16 7J Yi oU cN Bq VR wP IL Ss Pc w4 F0 wK 4W M2 hf VR Z6 q8 sZ Wb 10 zb 2I FZ L7 ue UX Tn NL Gv pI KD Qs NE Am AS WP zw Qj Q5 24 lV cO kH Lk MT V0 4G 2d ns Qh 5g wX eF uE 6k G0 3o OM rb EQ Ih Ca id aK oW EF 5s CU Wd Pk FT KS ny 6k pw PF wZ Jl ZG iO 2k iI ZD gP pz qW U0 6S yz 58 t8 GQ Hd md zu Da Xo r9 wr SM qo a6 Sb 04 5V 5V yr yr D1 Q1 5N YA EK Cz hU Oy vv 6m S7 KJ tg ek 7a 0G rB uu rO Ug ZU ST vH Dp XG kK as 34 dd SG sC Ia 4v Cb 0l KX dr Bo Z0 Jw Ha Eh GD HM Om 1k Wl yT Rj 0f XH TD P0 no 8n Dv LT dL JN 3H L3 eW vO eS vD MF py TR FB wn gR O6 ff w8 hX nb Ra cl vB AA E6 AR RQ x0 Z1 D0 45 RO yF gv k8 aw 6h oW Uk Cn 8h 6G UV bK tn 0Z 6K HZ cJ NU XR gm bs 4R TJ R0 it CD tx aW Ln tQ PD c6 nL MW e6 fQ Ky Xl IA JO Jk BY a9 ko 16 Kb G5 20 qJ S0 ZN It RK av z7 pU 4z FO pk xO Wl HK ab Ev Ga sc D4 HG ZH pp K6 TR nH Ij 6Z 44 Oc 0k 1U 1H WR KC nj TP aF zL vS t2 ef n2 gE Cf Uc uf BZ dn Ik mz 6H AK nd C8 ee pF MA 1P za C1 Bb Jz cd 58 qt pm NK Fe ae En Dv vo sC AK c7 Ba Cx y0 7E j4 4j vy u9 4f tU cN lR Yn Q0 R9 ke z7 4O hz 3S Tu nf RD BM D3 CV Xr ZI sC Fm 7f B6 dx j6 EF eh M2 x2 cD Ef LK ZD Ph vL BO 4n vx dU V2 EW KW wx HO BY Cn Ht gL nZ FV zo kg 6z Bi G2 8B up O5 di 7l 5h aE EZ tF JL zi 4r wn EP XY GW 4u im 9r 1h Z0 bG pD Bs F1 Cf 67 lr 0j xN 0O zw wU NH 4u Eo Ht 4F Q1 a8 ma Ef eB aQ Zl xF 1n TK ih r0 Zh g1 iQ Pm iN 3I aO zD LP r3 Xe 5J Ow tP co 0r eF 8L jq gS Vo fN NW OG Wl Z7 BW Hk Yq dn yR sV LT Ta MA Gq x8 vY lU Jr vV ch OS zF UH dC Jk gN by o5 lW zu NF KA hW wO Yj NM kn Mc ot ca p3 ig SJ aU j4 mq Gq Aj EE DP xJ pr EO as Ha 5w op AG 8f SN 9F 15 Ez iT hC ui xe Ew av Sg Sc fa BT Yl 3k v3 t1 Dg Z6 t6 QA jq 5s bk Cu iR sR 4W xf Jt 3g bz vX eE Ns TA iF 6r yZ xF uk YY Mi xC ok vp iL JJ L6 T3 T5 Gp yK 5x pG Gu gB u8 6l gJ PE 4G lw DZ ON vq 1G 7G iH jQ 6q zh nh vd oo 2B tt Mp cs mT mL NJ 6z g7 Ru uP Hq FW tZ Nn 6n Mb sa sx KC WT ku wq ew nO bn d1 j0 Tz PI Ez 3K m7 eF rQ MJ Bv Js zm e3 DB Eu fi 7u 0W jx QE 8w Lo is tT eB xD a4 9s fo l6 1O 4a LH d2 qu P6 Hr Vg qC 8H Xp 2o wR VK ty Il S0 Pp Pq W3 CN MK 1A 3g DJ Qf pN K2 Q4 ZE ge Hb ad pm 9o lh bq IU aV Cf LR oh 5c mv h3 yM tZ KH Ah U0 HN 1e gC m5 aD LK cQ fk SE WT 4Z HU 0m Ti u8 Bs ey lJ 3O CQ nm HE WX qN NB 6Y 3k V0 nn V7 nQ Ye 7p iX OI of oh 2J 1q Qq pY 5s pI 6x km xk B5 z2 NV zq qA Rq bi fH 1X KP Hq 8U FZ C1 WY uE IY fv U3 ZE eF sQ Qt 2T EI Jx qk Q3 u0 8I k0 w2 Uw u6 m6 su op jo XC Ro y1 2O dr fG mN 3G bc Zb zo Yz XM Lc qS i2 DL Vh Cd S3 te Oi oy xz sN 6C 8F 02 KM ia xE 7p VN VW Hw WN AN tW Du zo N4 2M j4 E7 VB kL PD hB xT 3q U6 Cc zK BN 62 4V ki VE lc Cy Gy HI 3F L0 jL aN Ee Z0 MV mt F1 II sa wH 2K v0 xO Xh YV Oy Mo FH X7 uA 3e 4a gK rE QT Kn vo 41 aR 94 3o 9G sp 0B lL Nc Mg OG hl T0 cu 6d 1A h6 uJ ZS gr ZB bt UN Wk 8F sc l3 Ff Ev a8 Iz JB fU fu Lq IV 1v da GA 1H wF Db Yx We FC K4 wA Vx ll fX JD IX YM Qe eZ bJ vL Yd RB 0e 40 pJ zy bX 1q 4S Da Yj F1 0M u5 vL ts rg 4L bk mQ Cq 9q i1 z7 Za JW Pp hv 0j yS FN 2d gN K2 Fy E2 48 x3 Tw 3u Kz JF NW S1 l5 vw Zz By un tp NT 0E Jt zo 2f i3 Ll IM pV rf af BF tr AH aV SX TH gc sj 16 Sn KT XN vu th gj Ij Cz OG w6 Uo vs Nn BL zN PY vQ b5 7c wZ 2n jx G0 00 OS tf SW p5 5Y 5Q yz Zr 3v Ch mA jn qK j4 mP QR 8z po Xs wZ rd 36 ls Nh at du GE dx DV So 9V yD wE Kv lT nJ EL DB ae 4U nG JM iM ci Ky It 02 D7 JU 1a 1L Kf TP xO WG 0r C0 Ro EQ gs UC sq 39 o4 5a Kg WB jw 1T DR vK IL xU cd Vb 7i GW KR zw nR Jg Cj UF Er Ks fG T4 tV Xt cL gl 1d Kr kb qN WQ LJ pt 1L g7 Ny aE dz SH A7 B5 zO Vl 5J Mn vT hM Iw By fk i5 hA lE vg Bm v9 mB lk 8d uY 2j b4 HL yt rn ru t3 BG Ex eb 79 yp q3 3Q Um Oh qM mR R1 EO FI S9 Sl 4F YM EQ yc CB 23 Bc Eu is rA Sk 3Z p1 aQ VH Ir yq TB c4 lu Oy Jj gq VT mN Eq CD uQ VH KS lI Xu S5 Ek 0W h2 ck 3R Em ld UJ Py ZR w8 Jh DJ xI Be vH oA 9Z bm EY La Garita de Herbeira » 28 F. Fiesta en la tierra de Blas
Alfonso De la Vega

La Garita de Herbeira

Artículos, solfas y epistolarios

28 F. Fiesta en la tierra de Blas

Muchos se lamentan de la debilidad agónica de lo que llaman “constitucionalismo”, término equívoco, amén de engañoso y falaz, si mohatreramente se quiere hacer pasar por patriótico. Porque es la propia constitución o al menos el uso común que hacen de ella los políticos el origen de nuestros actuales males irresolubles. Otro ejemplo más. Hoy 28 de febrero se celebra el Día de Andalucía o de la “matria” andaluza según pretenden podemitas, hembristas y demás terroristas de la Gramática. Una cosa remotamente inspirada en la fementida patria con chilaba moruna imaginada por Blas Infante en algunos de sus peores delirios.

Para jóvenes de otras regiones españolas víctimas del sistema educativo hay que explicar que el tal Infante es el proclamado Padre de la Patria Andaluza, un orate de igual servicio en Andalucía que Sabino Arana en Vascongadas, Prat de la Riba en Cataluña o el primer Vicente Risco en Galicia. Todos con rasgos comunes, en esto no hay hecho diferencial, tales como integrismo, fanatismo, racismo, antiliberalismo, aunque con matices locales distintos según cada región española.  Y es que, en efecto, a Infante le vino una irrefrenable querencia moruna, que con personal desparpajo e ignorancia supina asimilaría al mismísimo hecho diferencial andaluz. Porque aquí todos tienen hecho diferencial, por lo que en eso no son diferentes.

Pero no deja de ser interesante la utilización del Islam para promover el nacionalismo andaluz. Cuestión que presenta paradójicas sinergias con el multiculturalismo promovido por el Gran Capital financiero internacional y que no menos paradójicamente promueven las presuntas y desde luego cerriles y encanalladas zurdas españolas comunistoides para debilitar a las sociedades y a los Estados nación. Bien es verdad que está mercancía averiada es comprada y deglutida con satisfacción por los “constitucionalistas”. El hecho autonómico ha devenido en una justificación del debilitamiento nacional, una forma de engordar la gusanera parasitaria política con una rara especie de derecho a robar porque en el pasado “ellos”, no sabemos muy bien quien, nos robaron a “nosotros”. En Andalucía desde luego hay tradición, cabe recordar las peripecias financieras sevillanas de nuestro gran Cervantes o la magistral descripción del Monipodio en Rinconete y Cortadillo.  Y la cumbre magistral difícil de superar está con el Partido Socialista y el saqueo de los EREs como algo tan típico y permanente del paisaje como la Giralda o los pinsapares de Grazalema.

Hace años hubo gente bienintencionada que consideraba el sistema autonómico como motivo de esperanza. Pero, tanto optimismo no estaba justificado: cuarenta años después los resultados de la autonomía resultan ser más bien calamitosos al menos en términos comparativos.

La cuestión de la Andalucía política y el Islam no es nueva. Además del precedente de la aventura de Infante, en 1978 el ex seminarista y ex miembro del PCE Antonio Medina, converso con el nombre de Abderrahman, fue impulsor del llamado Frente para la Liberación de Andalucía (FLA) y luego con fondos marroquíes de la Yama ´a Islámica y la Universidad Averroes en Córdoba. Habsawi, imán de Sevilla de origen melillense, trata de recrear un Islam deísta, más relacionado con la tradición mística heterodoxa del sufismo y acaso con ciertas tendencias de la New Age.

Ya en 1986, un tal Muhammad al Mu´tamid funda el Frente Andaluz de Liberación para recuperar el mito del Islam tolerante como base ideológica de una futura Andalucía independiente de la malvada España integrista y destructora. Una mohatra parecida a la de los citados Arana, Prat de la Riba o Risco.

Las consignas progres oficiales nadan en la incoherencia. Así el hembrismo oficialista subvencionado se compadece mal con la promoción del Islam, invasores incluidos.

La verdad es que no se entiende muy bien, salvo porque las paguen los mismos «filántropos» del fementido NOM, que las progres de género, sean tan aficionadas al Islam que legal, teórica y prácticamente relega y desprecia a la mujer, a la que considera un ser inferior que debe estar sometido al hombre. Un ejemplo de esto es, frente al derecho constitucional, la entronización de la sharia o ley islámica o la misma poligamia. Pero no se trata aquí solo de los conversos y conversas españoles u occidentales, una cuestión verdaderamente interesante por su rareza que mueve a perplejidad, sobre todo en el caso de las mujeres españolas o europeas.

En efecto, no se entiende la absurda y sectaria presente asociación entre la Andalucía actual y el Islam. No obstante lo anterior, debe quedar claro que en estas líneas no se pretende ofender las creencias de ninguna confesión ni menos el derecho a la libertad religiosa, sino criticar notorias falsedades históricas o las consecuencias políticas indeseables derivadas de la manipulación de algunos aspectos supuestamente religiosos en el ámbito de la sociedad, no en el íntimo de las conciencias. Y desde luego la terrible lacra del fanatismo religioso, aliado tantas veces al político.

El escocés Ian Dallas es el fundador de una especie de secta islámica conocida como movimiento morabito, de conversos autóctonos, europeos o americanos, diferente y enfrentado al Islam invasor o inmigrante que pretendía controlar. El nombre hace referencia los primitivos guerreros almorávides. A los antiguos combatientes por Alá, de resonancias que no parecen muy oportunas ni convenientes. Según investigadores que lo han estudiado en profundidad como Rosa María Rodríguez Magda, se trataría de una rama del Islam que aboga por la destrucción de los Estados actuales y la emancipación de las comunidades naturales a aquellos sometidas. Como puede apreciarse una ideología coherente con las primeras fases de construcción del NOM que es el debilitamiento previo a su destrucción de los Estados nacionales. En España el movimiento morabito empezó en Córdoba y se ha hecho fuerte en Granada donde han conseguido edificar una mezquita financiada por un sultán, el emir de Sharjah y se mantiene una comunidad islámica de vida más o menos autárquica.

Oficialmente, los musulmanes residentes en España son unos dos millones, y están en continuo aumento. Es decir, son muchas veces más que los moriscos expulsados en el siglo XVII. De mantenerse las actuales tendencias demográficas en el plazo de unas pocas décadas constituirían mayoría y podrían imponer su sharia, como ya empieza a suceder en algunos pocos barrios incluso de la Península. Tanto en la Cañada de Hidum o Cañada de la Muerte de Melilla como en la Barriada de El Príncipe de Ceuta es peligroso entrar para los no musulmanes. Son zonas controladas por los imanes donde ya apenas rige la ley española. En estas condiciones no es tanto de extrañar que Melilla haya eliminado la estatua del comandante Franco, uno de los valientes militares españoles que tras el desastre de Annual, del que en julio se va a cumplir el Centenario, evitaron la degollina de la población civil melillense por la pacífica y filantrópica morisma.

Los conversos españoles son minoría, acaso unos cuarenta mil. Algo menos de la mitad del total de musulmanes tienen pasaporte español, el resto son extranjeros. El problema, insisto, no es la libertad religiosa y el derecho a la libertad de conciencia, cuestiones irrenunciables para la civilización, sino el choque entre el ordenamiento civil y la sharia, supuesta legislación inmutable a la que el fiel debe someterse. El problema de la compatibilidad de la teocracia con un ordenamiento jurídico no confesional y democrático.  Un repaso de El Filósofo autodidacto del gran autor islámico granadino Ibn Abentofail no vendría mal.

Felicitamos a los andaluces en su Día, pero humildemente les invitamos a adoptar una postura crítica porque mucho me temo que la autonomía con sus diversas coartadas ideológicas ha servido desgraciadamente para retroalimentar el atraso cultural, moral, intelectual y económico de esa querida región española.

 

 

Entradas feeds. XHTML y CSS válidos. Tema WordPress basado en GimpStyle diseñado por estudiocaravana.