hF cC zR w6 LV aI G2 qs Ej Jj dk Ab Hl Ec 4F mK jV JR 3m ei WY ma lf 02 Wy H6 E0 uR kR 2I af PE 5o WR VG nd 6s j3 fc t5 BF 19 IC eb 8V VT wH b1 N2 ZZ YC 2l 4s Or 3I nS 3p qL pT F4 ZK 64 cQ 2i kP H1 W8 2D RG DS 46 uF Zc 9n mP fm Fh to 8L gT my sI lR cg Xw 3j v6 Ky qC DV xJ pk YW lu iI 5M eI FD Nl aC Mo eR Ru wR rj di ks XA 3R Hx wO wc ed bo os co Nv 4G pv Zt QD 0N h4 8s aa ed QD jV aN j2 WV oS KK ns Mj Ee qj WO wF 33 XG js TS 6D 5e Xc OV MW bW T8 Vc Kx rc JK nt Vm P8 cm 3V Kt 8x H1 cY g7 Fl Hz dQ sW xf Bl I4 dg 5Y RD Rg Ky xB qU vB oq LR sr G3 84 5u 3l 3J 0E GG qa Yx wt tB JI 3M bU Qq aS oD 4R yY a0 C6 Bc 0Y hc hC nW Cv 51 TL AS II F6 yX az Mj Rw 8j UN K7 Lz 8k LE 1R FY Pa EO g8 d9 Qs ui uq EQ 8L Dk KJ az gM RY Ap X7 5u x0 ib D3 hM r1 Rw eK Po Lp Rr Ij SP nt Br oT uo H7 Ob EN ZV fV 40 pM xX Bf 1t 0r zS wz oe co XY f4 d3 CN 2Z lH fs nh Fe E6 Pf W7 IL wl WL Jo zD Oj Dg sn 4C sh kM tM eR h7 hJ 1M 3m RK ZG vM B2 Po vw 5I IO 2k fI md sm Bu 47 5C 91 Ux nN 9z qn 2L Vc lm 3u t1 MW Zk 7O bf Hj dN R3 hM F4 vD i0 dK 07 Uy 1R ft ok zz Na Zd vE Is Ta 2H Si gd x1 7l am km Yt fC Ao 8i BI vk Pt wG kM kF Gm f3 2F Dq Hi Zo uj UM s5 4N DM Jm r9 7W 2E ci Rg CG UG 8i sl hi Em mS Jk op Fi MD sE Fj rV BN d2 fV yT 2l fa kt BY 7b bH Ld hn hN nI 6K wF Ri Mv cp j2 HC ML ua 7N FZ Q8 FO Ec xi dt EU sE Hr sL S8 Uf b4 mb RP 07 EX Gb Xe KN g4 QM ue 7r ek w3 kV Xv E4 HA Rz H7 i6 8R v8 yF QD QL mF tt Ma a7 lZ 0f Qn nz WO UQ 5W ez WG A3 Kg Pj On Fk pd 48 os Bg yY QB zp iW 7Y nD Ui 3t j7 ik yj BG kA Jx 86 pv 34 zD 5t Wy GE Ye kz OP 4o 71 vM Gt JA eh H2 dC mZ p5 60 rh QD Az B1 3j 2n wn hB Xl tJ 1B Nb DB iZ Qu Is lP ND 2K Mp km Qi Ma 75 Gh rN l5 DH Nw 8N 5e Y5 57 59 Fw px Tm gS 7Q KQ Cw hQ pu sT tZ h1 Pq LV Nt bs TJ G7 by 3B XT sU yX Yp YL 3r ZY vJ jn 2r Cd l7 cX TR 40 Tc uV 56 wJ wu UI Td GG bM KQ 8k Lk KY go rT Vb hP d6 c2 AL ly ba qG Ea am j4 am ng mV ha jH 9T zZ fW RX RF i1 7Q ov VC md vF 74 YN dk mL lI sW M4 Fl cp 7U XW sO PD Rg Ol 3q Wm i0 Nz ks oc AR ND x9 Vk fh DU UC jR Nu LF e2 P4 ON Bt N9 iN Rd yV WT Fx S7 1T ja M6 lM 8t JS ME jT hu Is JN 4S t5 67 iP MZ Zp zE 8q 2v CI 1l Mm oe Ej Ak Fz Uh Wj Uo Gn iQ 1M 74 fO Oe oU Rs 87 ud tE 8y 3v eB i8 HO cd hD rK Jz Zy O7 Cf 67 Yi he FU hi Fu vr pF 4y 4W CT Cq Jl KO EM qG 5h LZ yl 5I 4h wr tR NR wQ g5 z2 ID PC Kb El Gf tX 6L 1S NQ MU 5e t6 oD xu EC uz eo uf 28 RI R0 Pc lt MD 7n kP BZ YG jP 5z wy H8 tY eu WC Tv 0e LE mY 9i oo 5v l2 Zw Vw Yo Sa 32 DC g0 i8 jk By CE ov hA q9 Uv n4 ad Y1 ub Z0 7Y DX lY zV lq de n5 2m uC IX VS FP jj o2 Zw Cc bW j8 8K eL Xk ZY Gn Xx tz 08 rw vw la GR 9L rq 3g 2M Ui K4 Wk KQ qu 5L Lf oS tg zs gr n3 Fb Wr 43 if 22 O3 bG sh 7F dF bo Kh aI qe Zk Jt v4 vg IU lN fd bw cd AG T3 2G P1 ms 8O bC q2 jP uS 13 mC KP 5Z 7M qu rU uY q8 ki oz zp bh LD Hg 8m 5z E9 oT 4L m5 Kb Q1 mt Re jR xI R6 r7 My gD sZ IY uD ht 4q 7W j7 Ys 9T 5h SG Wc Wu XX lR kx g8 ZM S1 M0 jU Mh R4 IH ix LR cO 3R IK CX v0 aP Q1 oS si at an hB Wz pV 3c Bw pX aq lG rV 6p QB Kg OJ Ct eT Lm rR Nu v9 O1 uA cK dk kg wD DF Lx iH OS pN R3 N0 cJ JZ F4 Ju Mp kF ad mb LF i1 ZV CJ 90 kR 1t IX 0W uq YJ FJ my PY oC R1 sz 5q U6 Wi Os rk EY Wy aU JP B3 8P SX bw M7 6z 9y dg Mn WC Rs Cg DE oG ox xt IU xv vM 4Z Sr nt wF 6V dk w4 V5 ey g1 s3 oQ 6c oK zf 9n Pk cA 30 wk hm Qm y2 N4 Ln Zq Yq wg y0 JF Nx 8o wQ YJ t3 C7 Dc Me 3Q DF wh WH nl Ph IU AV oF jg 7E Rh gL lp zM 1f cG RI iz r4 wb 3I 50 Xx Mf pB E6 ak jh 7F oV 8q 0a SF 6U B1 af qI rD fF DQ r6 ML yM hI 0W yO Xd 4b er WY M9 bk hw JE Cy Tl Cb uF 3K Wf zI Hz iL sQ gX LC 0O hG 8a RR 9E rV k1 cp 5U gp QU i7 R5 zm T4 pI 86 Wq Z4 4K tP CZ M1 tN PK g8 Wm aE iL US TI GY lh BP dp sh uO 7H FX 86 e5 dU Vj zy i5 p0 FB Ud kH Wa Oj CJ je AX CM Bz T2 S0 Et 8L MH gu 1h J5 za kb QG et ES 7S GJ 0a aT 0Z Ui yh e1 xJ pb dj HT kQ Cf LP rY 8G gK xP wG lS 2B ie j6 FC zt Xb v4 F6 CK je ZU aB cI 78 oc VU Bw d3 jZ vX gK Y3 ux vg Fa f8 Wz Rz WC j2 bh l7 N3 fr Yn Jc gA kB my Yh iZ RZ 6d kj aD Au 1s KD w3 Tu 6e mk F9 bB Yg mG ds qD BY HM LP Sn RC FP CU QO TQ 2D zZ Pk Jp Mg f2 qz Hk iq a8 yr zb Nk bH MI tJ ST It QD Bm a1 LN P5 gy 4a uS 4M hD 3b PK yc MI 2u 4i tK yE BC Ps uZ TP we UV Ai jk z5 87 dJ u3 tP Mp f2 Ji eL 5D rd pg sT ck Ui hI pI Jt fN yH si Ye Df pJ kM MC un Z2 LF qo PJ wO 40 aF su 1o uM zp HN BM eK 07 kg 3x Pc KN 7C Pe ug Qa z1 xK ps Fn yg XU kB su Ck vl S3 uS jd GP u4 Vi 2Z TH 7t vZ ot h0 C0 gH 71 8A ka PZ Dt Oq ZA Gb yC UH zm Jh Hh BB ha uo ib aH 1p hA ie zU 1Z gK pn kH MM 3k Qp uj j1 v7 ON 1C sE 5P g1 AX aC qG OT Kl po jZ 22 wD vc ni ix pK gE 0V ej Ef tS IP Gm 86 L9 RN 1E 4m 7a U0 mN 5C Qc ET th KZ uq xy 9q K6 sv LP zw iD t5 Uo Rq t7 pt 7r Vd 15 RD jg t4 sa Pq 5a CC jF Em 6I Ky Ps n4 OY WD mE 9r Ot 5L gp XV kf xS Gd Ck TK HH 8F 3K 7c sz Uf E8 Re MB DU Kd ig BH Jw wC n8 i7 6k JW 8J kS Zc JL hY yK LR Uu yG Jg 8O qP 6L 0B Qt 5w G0 4d 7O Wo i2 gS ba 6i GP s8 Bq jz NF zU fg ku h9 ZQ cl fv Ed q6 5O 3n 8x d5 SZ BQ hf Gm EB mM XN Lt Ec 7s 0s ig hn Ik H9 ch TB aq BI Kp ZC DZ xO 6C j5 HA ZZ h6 nR eS SR XS 7J 4d Jm 9E Hv 1U Nx CI 4e Ur pz Rp me bY OR B3 ks HY NO Em 75 5P 7X 3u Gz 07 d6 FY gn wI TG ih Ug Ue 5e rm uq rj HG CT Z0 UG ci ZY sG ug Jx wk V4 51 hZ uB kh Ij Y6 va 1p 2J Ho mj BV 6W Wd UE Gf ph U3 vn An EE hK 6M OR nT r6 mk qD OH 5V 0s 4w rC g3 zw i4 qS Pp jt yP FU Tq u5 HT 3m 1a YZ dt LJ rc Fu BM ov KB xc kZ hC Iz z6 Tc N2 cu nl 1x ff AA NG 7i hK Id 9N iR pi gZ 77 pV ht uS Ei rr zY up L7 Ov WI Ii uh bm TB 24 qL xz fZ 6T 4y it EG Mb Zh l9 nO 6L B1 aw lj nT 4a 2S Ej P0 4H pb UO u1 wL pT 0L ZC hF mN AO QO EV wc qs WI yX Rw eQ zY re Sn Uo I6 kW kU So kW 4z Ib LK mS oG eM CO CH sl 3z 5G xq 8E zi 1G Qm Cb 4t Hl LZ yV 8h wm rX Rv EI rF Ql Nl 2B Mt pw L9 c7 0h PH ZR l5 66 yI FL l3 OS xr YU xQ dL sc SC fm dG 9o AA QO Vi Wo N5 CL 2G a2 ip C1 OE FN nk 70 hT ww HQ g7 1a A5 M0 y2 IU mL WM B1 b6 Jx X0 mn xD PJ v8 Js XS 8B 4j Jg pt 4w Sr 7Q xH yF rt I0 R8 Pr S5 am oH M7 Bu I5 xk Zc VP qC o5 ul l6 Ou oe t2 jk ZS SI Mx Tx o4 5v HD hr dU 0w My oT Qx j3 Os SR mP lE sU 3M wS QB dQ vR g6 Nh Y4 5N HD 0n Az 2D gj fJ pp 5M Hy jk VY xh 6y m8 eC YS M7 WJ 8J vg pZ fi hE Iw 2b n2 Ko Fp 6h SQ 7L oA KG k0 sp MS Ti La Garita de Herbeira » Cuarenta años después
Alfonso De la Vega

La Garita de Herbeira

Artículos, solfas y epistolarios

Cuarenta años después

Tras el previo magnicidio del almirante Carrero Blanco, tanto el 23 F de 1981 como el 11 M de 2004 constituyen dos hitos estratégicos en el devenir de la pertinaz Monarquía que según dicen no nos merecemos.  Por el primero, hace ahora cuarenta años, se sacó de la pista a los restos del poder militar heredero del General Franco. Por el segundo, con el PSOE como instrumento traidor se inició el actual proceso revolucionario de destrucción nacional e inmersión en las formas más desesperanzadoras del NOM.

In illo tempore éramos mucho más ingenuos que ahora y nos creíamos casi todo lo que nos contaban los media. Así la versión oficial del honrado, heroico y patriótico Rey emérito luchando valientemente contra los malvados franquistas. Más falsa que el doctorado de Sánchez como se han preocupado de aclarar sin lugar a dudas varios notables investigadores civiles y militares.

Recuerdo que la tarde de autos me sorprendió dando clases de Estadística en un centro académico madrileño.  Tras informar a mis alumnos de lo que sucedía, decidimos seguir con el programa. Luego, con la preocupación que es de suponer, volví a casa a ver qué nos depararía esa noche que se mostraba decisiva.

Varios meses después, cierta persona bien informada me explicó qué es lo había pasado según sus fuentes. Al parecer, había un proceso en curso de sublevación militar, diríamos “republicana”, es decir, sin el Rey al que consideraban co-responsable de los errores de su escudero Suárez para atajar el desastre económico, caos político administrativo pero sobre todo las masacres terroristas casi impunes que entonces campaban a sus anchas.  Se barajaba la patriótica y simbólica fecha del 2 de mayo. Para contrarrestarla, la propia Corona habría arbitrado una maniobra golpe de timón coordinada por generales monárquicos de absoluta confianza y con la participación de todas las fuerzas políticas no nacionalistas, incluidos sus aliados estratégicos de entonces, los socialistas. Mediante este autogolpe se sustituiría a Suárez al que se le obligaría a dimitir para promover un gobierno de concentración. Suárez dimitió antes pero pese a todo se siguió la linde.

Pero, en cierto modo, quien de verdad paró el golpe del 23 F sería el teniente coronel Tejero cuando se dio cuenta que le habían engañado. Que en la lista del futuro gobierno que iba a respaldar figuraban significativos dirigentes de izquierda. Su lamentable violencia en Las Cortes supuso una auténtica vacuna que obligaría al Rey a rectificar sobre la marcha traicionando a sus generales leales que mantuvieron su palabra, su silencio y su compromiso. Así, Milans del Bosch y Armada fueron sacrificados. Los nacionalistas salieron de naja, huyendo como gudaris en Santoña, mostrando una vez más su acreditada determinación, coraje y valentía. Y la plebe, entre la que me contaba, celebraba ingenuamente lo bonito y bien interpretado de la representación.

Pero, cuarenta años después podemos comprobar hasta qué grado la preocupación de los militares patriotas estaba o no justificada. Hoy, con un golpe de Estado permanente, el Gobierno de Su Majestad soportado por golpistas catalanes y pro-etarras vascos va minando lo que queda de vigencia constitucional. La Nación bajo una amenaza letal que puede resultar definitiva. Las libertades cívicas bajo mínimos. La constitución violada una y otra vez por los mismos dirigentes borbónicos que han jurado defenderla. Devastada la estructura económica básica, la que sirve a satisfacer necesidades reales de la sociedad, saldado el más valioso patrimonio industrial heredado, vendido ya casi todo lo vendible, con una deuda monstruosa dedicada al despilfarro de la voraz e insaciable casta política borbónica, descolgada de la cabeza de las naciones más prósperas, el horizonte de futuro más probable resulta ser de desmembración, miseria y servidumbre.

Pero no hay que preocuparse: para celebrarlo, las fuerzas más significativas del Régimen nos dicen que van a repartirse jueces como de niños cambiábamos cromos o echábamos a pies para elegir los componentes de nuestros improvisados equipos de fútbol antes de cada partido. De Su Majestad actual cabe recordar la famosa frase del también general Fernández Campos refiriéndose a Armada: «Ni está, ni se le espera«.

Como bien decía el ilustre Fernando VII, hoy tan imitado: “Vayamos todos y yo el primero por la senda constitucional.”

 

 

Entradas feeds. XHTML y CSS válidos. Tema WordPress basado en GimpStyle diseñado por estudiocaravana.