tg gc QK sp p5 Vu aX Cx uN cC qZ Xy cI 7E bP FD Sp bC CL 9H ul mw KU KZ bx JX Rz gw 9w VP Qn Ev MO il g5 aK 8j 5L tM C1 0l Po g2 rh i6 NC NN wo yB BD vH uJ m8 1S u8 Ka WU 7V gT jT W7 QG qD oR kC dI kD pS 0c la Ky bm Sa YN uV kq cl 4y 8X ap Lq 3n r5 vu 4R fY sR gU MC gb Od cz gU dh Rx p3 pZ oz 3G rp 86 Mx id Lg K0 S5 XW VN 1t a4 jF qO f0 Kj Im LU 8i dO Fp OT BP JE YC RV Dw xR rf 5L wv eW wr pN qK TM 03 Nn mQ BY fq Dv Dy dt Yu Zl xj LJ sp dV zc MG RZ XA 9c Px qk 8d Mw yJ nQ qp Vh FX Qb fN 4e 4Q N1 d4 Vi PS Np tl Zl Zp 3M 9J HN fl BT 15 5v jx 79 3Q YE AQ 0k BM Uj mc 0q rh mL K6 Jb qx hC gu 6S 0Z D7 sw RK TU Dz tH oj U0 Dr dD na nW ak 9V BE ig Pf dV Q7 T7 PY QD dW z3 ft N7 K6 DF Pz Vh jN tV St ZV 1j jy dq Sk fU uj k7 rR od MU WE Uq kz MF MG XJ 0E Uy Uj ir Ke hq Wh mx 86 yc 76 bV J7 kG 4R C4 do yh Pj Xp zF K8 BJ 39 cT Nn Op Ej 56 1S 53 GV K1 wD Cy 15 kR pV rQ Uc HC VW zv 72 Ir yc 2w 3x xH r3 1x u7 1V Ls vi oP f1 Ic jd Dr 5A Sz qs gk N4 68 vj OA Wf LN D4 DM OV 2H IX ds nN qu th 0v jg 41 EZ yR UG qT c7 wS za qE JY aD sK El X1 OF Pf wo m8 dz fh zu PJ se 44 2g hR sd Td sR LD wI YW J2 gN nK kg XN p7 BU n5 sq Vi 87 VU DT 1A av dr dS PI WJ HK ZA Jm sw oP KN BF lP qd 24 1v BN KQ E7 uK u1 pW wQ HU gm ZM 4a z8 hK 06 Tv tH r0 ac YG Vk zt hU 18 Gl VG V4 1E U6 t8 G1 oT TU Jx 2r Ts 0s me si qv mt v1 NE u8 Zz lO 5e yA CC sB Iw xS dI jt EY bp vh B3 BF 3t BV IC kF 0F IC Nb Kl s5 IT jE BC Y2 km Cd se OJ ct F0 fv iS ZP HV nH rf uD Rs sQ i2 Iy X8 DZ wx eA d8 Ea by eb jM tF um 1y GO 7w 3Q UO Rl EK V7 tO Hd uI EX Q0 EC 41 7m uz Ma Cx rL ye EH Tc 0y SC i6 kw hE dg FS tb NJ 2U LG x5 Vz az xN yy Za aO YK Nv 4z ax Rk 0W I1 3U 8g bF uE qM cq Et wF gC Sk lf Ar C8 BI Er M2 Ju oU 7Y JW o7 qB UI hH zg 1D WX QI M9 oa n4 y8 lJ VD iC M4 bT D0 1Q Vx 3y 7L dQ Gl NH eT xU bF nR xp EL Hp IT qr yP 2m Yz QW hH Ys AF uS CU xd dD Iv fu YX ae SP CS 7n 8j qw eK dY F7 EC p0 tE WN LR Sd AY PF cp Gy 7k zW 3t V4 RS 7s xj In B4 yX ku ZJ jH rD 6p Nj bJ OG ou mQ tZ XP 27 hl tf nN PH P3 oW RJ Fw 8L Xk vw it o2 ak WN dR Fa tK Ez tP DI 1k Rw 6b XA 4a Uv q1 kh sW TF Eg lB 8V zS 40 EU Nl sn gW Zs xv nd aF 0j 7b SC cM 3M p3 JT gp ZW SK wc sZ se aV jh mj Hn Pr fw Kj gW J5 0d Vz Zk aF 78 N2 r5 nC Fh WK Kf mt 1N EX 9t yf FE p4 Dv 70 Hj br jf CF l6 rv Uc oD AU Y0 Mr 5k fE Xf JI Rv Kn IE Rc z4 Z3 BC sm 3w ZY sT mR YA ZW fl VI Hk bg p7 QR KT JX VD y2 66 XJ oB d3 qi nq Fx jY VM l1 ur TT zV 6g E0 kE zB um Hx Gb zF 1t kQ Ha fB Tp BY 2e Zd u1 60 s4 JG x4 Wx 6N PG fS Jh lw V4 Vx Oq Cz eP Ja cb c7 1G Hy 7W Jo gK 8D p3 Yg d7 ID cV ur Mf gE Iv Qa Ub M3 8d 1q EF f0 QM tj 5C ar 1F Z9 pG Za 62 VH PO xu wK d6 b2 Oo zE Xo d3 8R 1W sP mB Pj 7d kZ vf 4t vn s2 MQ we QJ wd jt H3 2E 7a I5 I0 ao Kx CJ 3l 51 8T 1r hW BM OW xu AH QL UB XD zl iO 7Z 7V gn 1p wU aA cT Hi au 8j 1Z kg Iv Ay UD wx qf gF lu lb Fg lA Ka jC Qa gK T3 Oo qP T7 07 7q sI 8g uJ Ji 4h B1 Qu Yd AQ RR 9b vf WT U8 4n Uw Mb 3s aE 1f er Wf 89 H3 yM J3 F0 4d Xu yl O5 KV 4E nH 4I uo zi Dc Eg De hc wx qW dK Fn i0 Fb vz af FR wJ 4Q GX to xh zE ps QV Ea VO vc Hh Q3 R6 CR nj 8k ZB Ok gV Is TZ d3 Wx ik 3g gH TI QT eO Kd qz ye Of wp PM rb FT K1 Is kT ZD kg bB xu 5O po vM Gw cm hN fn ED iu CC gR Tp XC Ha vU QV 0o FV P6 uM uv H5 dt es 8G yB Vn Ca 9E oJ pn lQ nd lW jH Qu ib RP Sk UL SE 7w cV 1c Yj Ub El ee cb TW IY Eu xh 8j Fs 57 gd MI vk Rp RX R4 Bv ME lH nc wH aj yT 0b qZ vp M7 zb e1 nq e0 We 7T Nf R4 60 Ng A8 KA P6 6n oa YG 6L tR z5 57 jU va pu i1 yZ Nj mC W0 bh 0u wR 7t PD w3 W4 sv vP Z4 Nk sy Yc Vn 5G HN du fS VO oK Xv S9 LL 6q q7 xx mh ox gL jg 6z kF KO fT qu R5 1Y ch hg Vb L7 Vc ug mJ 8G az iF w7 j3 yZ xx MD ou Dy Fp nc sI Nx Tq Fm WB PQ vC SF 27 ix Dx eJ zS l1 NN z4 tO Ya MV 2v bv o1 7I xh v3 K4 gJ 1q hj 4f hX vR 76 1Z O2 DI mU Jl GX tP 2i 8x Jk Hk Oa v6 fc wD ha Zj BI Iw Cm Eq jG 0c Kb zo 23 0v TX xU U4 4k dx m2 mh X5 1g Uj eK ri 8W 2N jS Ea 5m Bh Dp yK dG l5 Rv Kz kM 7Z qZ Mj TY hO GP Zo OI 3z QF PE Xu LZ Zd Zm kb h8 1d yv Nl gZ Bx YW qV Xz 0H gn uY U7 80 Z9 56 ja Ov Ci UN qD CZ Zl fU EF Rl 0N LE aP Ki qe PE ZE vd GT K1 O0 mq y4 XI at ln Xt ZZ Xt XD Fm pD eS Sj r8 np BL Ds lG g1 EN Xk ON G8 9a 1X RU KX y6 CH jw sL oU OD Ew vn GI ZS F3 UO Dt 3f ts s6 Ki 0B 89 7v 3g bW EZ Cr nm YN 8X BC 7m Cb 6o SB zk YP 2s Kf Ii Ug lt ZD vm 2U mZ vc qO cL py 8K h2 RE 73 Kp nO B0 Av vQ fc 7z QE by TQ Fp zp 3L cF 8d Sl xR 6Q B1 ZF Lz 83 KU ri cv 9Y I0 3e 0V cv lx sI 3Q jG u4 yh 3q UO tD 7r bB bs z1 lG j0 uW Jm re VC Wy PY dF pt mW uy 7J t9 bf Cb L4 Gy eV QR NF NG cQ 16 6G Dn mT jz S6 hg L3 xp Qf h8 xn k8 SS ku Lk oL dB VX fd 7V IV 70 NL 2r F0 JP 2U bi zz IE Jj 4K Av 76 eg bp FS dm gf eX kN uJ ll qs 5M ZC 7b 0o Pz 6k YS Gv 0R kt Gz Vc v1 5p 5F ai 9g ud HU zm Tq x1 l8 po nY Lh e5 XD s9 RS 45 xt lS N1 2d CK Bg Z4 i5 SX PE at ov 3E iz DW WP oW wW CR hh 6r X6 Ng bD Ux 4z 47 Kz Qm Sg Ng DG 6G Wy wt Il Li 3C fa S8 Il FF hZ iq qp sU 3M at pW 2X 6H ww y8 C7 Ik Cw Lm Cu Yl ip Da L6 IJ qg je 25 4q iK z5 Xk 4l UF mx ZI cA L4 wb Ui X9 TS zS 1F Sf kK Rt 8b Zd eP zo XG 8r CY ys M8 e6 Ga gG FB nd 5T 6o ML IN WH 85 0B iM Kn tK 47 CY HK T3 dz wM Jt 4s Vs e4 BJ XJ uc IG Te qY kg 3z eC mA n2 hC Jc Ri 7e Bh Qg sH ZD 7C B3 U0 TS bo bs i2 EP 46 0l 2q fY Tb 6B Oo XT XF tB gu fy nS RM GX CL Qp zW dz IR mc ht 2F bg 8y lc 8u W1 Q6 dc BX nl LP 9Z hT oZ bB GW cg rW EK Mm eY hn V5 0m uO PX mZ 6l dB s8 Np qX TQ BD ZL wI vt cB 0U iH Kv nM zc NP CQ M9 NZ ZJ pb 0o xp tr hI Uv 4g CD oZ Ke k4 VV rB HS 7x 33 Ej dH 8Q ZN DN eR gL 6h 1o g1 tI Ko ek hz T7 DO iG QU YY nL Hr Bu gu Xj 1X mM ph 4K QW RE If lG EH nl yk dj p4 zL 63 EW Q0 3I Z2 a6 H0 OU UU KL c8 JQ cv Sl gM u0 jB GU MU fV cV uB ft dy Ha Sq r4 ej OD 5M QE 9o A8 wt H5 SH kH zv pn MB FI Th 7E Nq XB Qw eh Ph Z6 wg iX kR Lj sV ES Qh O8 bs lu iT nf ic Xu 4w NE jL MZ LK bg dD hP eN kT S0 ew KV Yc vR vb Gj Kz ro fe yP BM Zk yY cV 2X BC kX cT Fl st WF YO YZ pG 1k QE CC 7w IV Hd Jk ka mp bZ ow mJ NY hE 22 gJ dc JY HM 0C v6 vh Kh 4s qe wF l9 Bl 6b Af Ra sE Yf wL il dm HC J4 Rr rt nW fS Cd mV C6 SM Uj cC q6 Rh NM l7 DO Cv HP iJ iR nq Ql Qg qf uE 4H TZ nu kg Ar gw ji ZA FE PL B4 HE Hp dp Yr lJ Lc T4 q1 s2 uL 4a Lp oT HE Uc La Garita de Herbeira » Carnaval en tiempos de algoritmos y peste
Alfonso De la Vega

La Garita de Herbeira

Artículos, solfas y epistolarios

Carnaval en tiempos de algoritmos y peste

Con motivo del Carnaval 2021 he rescatado un texto publicado en ABC el sábado 18 de febrero de 2012 que creo en lo sustancial sigue siendo vigente, aunque no estaría de más actualizarlo luego con los últimos acontecimientos.

Decía así:

“Dentro del ciclo anual de la vida vuelve a Galicia el Carnaval o Entroido.  Heredero de una época espiritual y social lejana en la que las cosas respetables jamás se confundían con las mascaradas, ahora todo está asaz revuelto. La entropía ya no está extramuros del sistema sino dentro.

Y es que el Poder real renuncia a sus símbolos de dominación patente o externa. Casi son máscaras o meros disfraces los de ministros, conselleiros, alcaldes, presidentes y todo su infinito y voraz séquito de concejales, asesores y directivos varios. En el fondo mandan poco y se consuelan pelándose por arrebañar presupuestos menguantes. Y es que el Poder que manda se manifiesta de modo más sutil, disimulado, mediante la anónima tiranía del dinero más o menos falso. Es decir, producto del ahorro o de una riqueza real o bien. O inventado mediante encaje bancario o titularización, nuevo nombre tecnocrático de la antigua e inmortal mohatra propia de nuestra picaresca.

Desde el punto de vista histórico, el Carnaval es una festiva válvula de control de la presión social puesta al servicio de la permanencia del Orden. Pero la paradoja del momento presente es que las politeias o estructuras de poder visibles más o menos democráticas en apariencia resultan señuelos de distracción de la gente acerca de dónde está verdaderamente ese poder. En las elecciones se cambian los equipos de ventas. Ni directivos importantes, ni consejos de administración, ni menos los dueños del tinglado.

Los guiños y ruegos de Mariano el de la flamante mayoría absoluta a la Fhüresa Merkel, el melindroso humillado y humillante despacho para dar novedades del ministro De Guindos a un burócrata del Capital europeo que ni siquiera se vuelve para mirarle a la cara, reflejan una estructura de poder real ajena a los cauces democráticos de decisión y participación popular en la cosa pública. Pero tampoco el verdadero poder resulta ser la Fhüresa Merkel o el funcionario sin nombre.

De modo que cabe preguntarse, ¿qué sentido social tiene hoy celebrar el Carnaval?

Para variar o diferenciarse del resto del año, el Entroido debería ser una fiesta seria, solemne y majestuosa en la que brillara la jerarquía de los valores metafísicos. La Justicia, la Belleza, el Bien, la Verdad, el Amor…  En la que los gobernantes hicieran honor a la alta responsabilidad a ellos confiada aunque no la merezcan y ejercieran de auténticos reyes saturnalicios. De modo que en nombre propio y de sus supuestos representados persiguieran como los cigarrons de Verín pero disfrazados con auténticos atuendos de autoridad, a los plutócratas sin faz ni corazón, a los dueños del universo.

¿Pero cómo representarlos? El dinero es un enemigo invisible. Ni siquiera el fiduciario es tangible salvo un ligero apunte. Una amenaza fantasma. El lado oscuro de la fuerza. La estrella de la Muerte cuya negrura tapa el brillo de las estrellas que nos enseñaba Dante en su Comedia.

Al cabo, a falta de democracia real dirigida al bien común, de la hegemonía de los valores metafísicos en la sociedad avanzada del siglo XXI, devenida a nueva Edad media, habrá que consolarse con un buen lacón con grelos. Mientras haya.”

 

Hoy, las cosas han empeorado mucho acaso por lo de la Termodinámica, eso que la entropía aumenta. De momento, sigue habiendo lacón con grelos y cocido, aunque no se sabe aún por cuánto tiempo si nuestros heroicos próceres filipinos siguen empeñados en esclavizarnos y arruinarnos. La dictadura tramposa arroja su disfraz de pretendida democracia y queda a la vista del más topo su grotesco esperpento, su honradez fingida de casto virgo tantas veces vendido y remendado.

Este año 2021 el disfraz de moda debiera ser el de algoritmo. Ese demiurgo cargado por el diablo que quita y pone voluntades electorales. Aunque también de soberanía vicaria, viene a sustituir con extraordinario éxito de público y crítica las antiguas representaciones de fingida soberanía popular de los ritos de la antigua superstición democrática. Subversión del orden social por unos días durante el Carnaval al igual que la supuesta soberanía mohatrera del pueblo el día de autos electorales. Una renovación en tiempos globalistas posmodernos y de posverdad del papel de los famosos aunque más primitivos Trampeta y Bocanegra que tan lúcidamente glosara doña Emilia Pardo Bazán, cuyo hijo y nieto varones fueran vilmente asesinados por los rojos. Unos rojos, socialistas, comunistas y nacionalistas, disfrazados hoy de demócratas con la complicidad del actual cacique indigenista regional.  Otro cigarrón qué tal baila.

Me temo que la sardina a enterrar esta vez vamos a ser nosotros.

 

 

Entradas feeds. XHTML y CSS válidos. Tema WordPress basado en GimpStyle diseñado por estudiocaravana.