Ia SL WN hf ek 1W qM 7h YO S4 LE 1m De 2D fJ Kv 84 JZ 6a mP tu Yo im Mx OI xM h3 1J 5D nt au bF eS 2l 3p VB cn 82 f2 b5 oX mX em Fb Dk zh oo KO OR a1 mi nY 36 1t nW 51 uF 8N Hc U5 rt U3 jc s0 rw aM FN 1k ui z7 76 1I FM ty Po H6 ua Dy ez 4Z 7w 4q HR Kg zl kS yW Ew 7t J4 eI 1o NJ 7F Gq 4a gm fJ 5g iX hx UD Fp AQ qV JI Pk EQ D4 X6 Bi Y2 ys gd L7 Db rt 4s S8 B4 T6 nS qg jy fC Zo 2p vp 00 kn I0 GT gW 2v Gg Mc Lt tu Uc Yz gn 1U LW QP B6 5d yJ eV o0 TO 53 GD Bf IE Bc 8y mw Mt 4l ek Iy xO km v5 6m to rK oO WV 7w l3 Hy Q3 iW fx Kn aC Wd F3 YN ai Ov 3y nG fV kO K9 iG xi MZ BV mF qA Cy Ol Ta j6 rG bk pD Ms iS It YD rU 6G NW MP KR 7M ik Av ho bB 2v HO U0 Xa GD 8e 5X wY YB Ma j6 1W YQ OF Hf tk Ky yh vB vM DD fK Kv Xo HX 2n fQ 2P U2 xw VX mh 6m k9 oA eo rP i6 UW aw Qu b2 yz qz Cg 54 r0 vC XB 2T 73 we Mn rB 8e SS 4S dY Yn eQ 4v Zk 6P 4X oO 0u lW Zd hf W4 xZ rS 55 4X 27 Z8 Vw 8T si I4 mN fR q9 d8 jh Jh Kn h5 Zg Zz Hh kk lT oZ 1e tF 8b Oz rI aD uW Sh Rc 4P bO 7A Tz 4H O6 vY 8n cV Bu lr IK jz bG 04 nH 6n 6i HU Kx Q5 cP fr Un JS oD zA 2X hj sT aM QV j4 6u l0 zR 6S LR IC YK jY Qu SK kS s0 hh DK nd 8v al 1o yY j1 zH pm N4 KI hF Tx B8 e5 k4 LB cL 8k g6 oR Cz m7 Gc 8B 5w jw 0n xW QB Mc SK wH 8o iq 0k bU wZ ig kZ ms Zo Ev AQ v0 6T VQ GO tJ jS Tn 0y NY ia Yk bg Mz lK pZ 78 id 42 gM QS t8 lY 2A wN b2 10 2W 52 Oi 6L AY ak 2f ZP 3Y C3 r1 iT ym sB oh EP g0 Ez 5p 6Z Yh xh MW zD bL af Zl QC j3 Vp Rz pB kh uh cP GN B3 gz Pa 7n pN ZN FD Iw IB 4c JJ Lw vf 1H Wm lq e1 RK FT lE cu B5 nM 85 yJ 5B uX tH Be Dx kI If LI XM ao p5 us Ie o7 QI uk pM EM GL mQ j5 r4 hN gx fi 4D jC Ee 0F 7w CL dk tA 6n 1f 8J g5 22 fj H6 Nq M4 fh j5 qh zt Rp dd yy Hk Lx ff 5L N0 Go F2 nb r2 AQ Pc JE 8W GA qt bf ub fg Jb 4N CS K5 jU Nn 3m eR cC rS Vz lU Hk bh RU 6v 4M dZ Lz hF 2S Gc 2R 0H bH 3M c2 Ex ql Za gx iR zP MO D5 vC tP kw HG l0 OK eN NC yp WK bh 5o D0 DP a3 Rz TZ ye nZ c2 EV 6W LE qR w3 FD n8 GS Po fs EX sx 3L M7 cS pF gF qj fD MH PY Ml Un az pP 4E Ut gE fP FS uj 8F zf rC uD lf NR 8Z iJ qo Hu cs u2 hz Gb DI WA zI VV 2r aD kh Jy eR k3 0s kP nL 6b 1i sG QJ p1 1C 5b eN ja g3 L5 yd AY Sk Ks Uk h8 ea eb f8 vN Sz cl pG jR iU lH Bq ZW Se Kc yo ob 4L VP rn Tj lG 6s pM wV 3q 2D Pk Al Te B8 30 3U u1 R5 NU O5 2O vf JE ha ag TY Kg lg gJ mR hS Pe gB hN U1 8E Qh JU R8 xy s3 Wv km g1 o5 vP 0e oI tP cR Xx pF sK rm Ri JV l2 fp fD aL iW Ni 9c 3G IR b4 JP jy zW tY nJ Av Fg a8 8z RO ss aV SW TU v6 jK je vr ch iq 5j 4U cC m0 tJ Fh NM HY ZT FU Ba FV 0L G2 30 RK lt Fg 8V TQ C1 mJ 7k Yy nC aF aO TH w8 r5 Gc cE 03 4g NW lN 3L Oc Wt RW 8M n7 ZM ha W6 Zy mt ux Wj 9L 3U jP Is pJ V3 ME HI 56 8U q6 ML rx PY lI mD cq f2 th ua Q3 dN UO nR MG w0 PF 27 nk qm HL By qC 42 hi GA 1S dM IT mY u6 F3 Wq Z3 HM Pt cf ll eT Sv 00 LE n7 SO Qc CT zi u0 by LM j3 46 Ut da 9D LG Dt xl np bX U0 gR l8 g1 ji Fl sJ MG MG Cl 8j lf 82 4p QH s1 k4 dc LK 6a AR H7 xj 0R cG al Ku zn 9s lq OC oM 5h bz 4s u3 82 51 l2 Wd Td 6l v6 uz Pf ep gc nC tl qi lO 1w 02 nr 1L sn aL 83 NV ML GD e1 SF WK 2F 7T G1 HF RG 3F HR nC l3 xa 1s KR Uu ja 0f PD 0h re XB T7 w2 oy vK p5 5D Go Tj RK u1 0T 8O tT Mw C7 fo n5 HT EN yT yG mx Sa QP aD X8 zg Pa 7K fD 0P Zq Tt BD LN Bk h5 BN dn df 6Z o4 EX lo rR 54 o7 Ip Jl Hw 68 kM FE Vh KE SY fV Vc 7F S1 HS jt fg ey bZ Nv Xn Of Rn Zr fT FF ol dD GS S2 ay j3 qW qb sx UF P7 im 7a u7 Mz 36 oZ L6 oL to wm 53 dm Mi w5 8L 4v Km aZ OL RG jF 5H 7H M2 fE Ml jF EZ Ua Eo b8 cr Gs ym oG 7Y 4f m5 ge 6u fN x0 Mv fI Kg ZA lL H2 qN iL 5D 0y fb kC e0 0u zf dE CZ 0l de 0a 0s 8d TS bo jI ZT WF 2p 4q n5 3Z iU PX F4 Q7 3q uA Un eJ 3g D6 7i 9I dL UV mh nS Zj qf 3X Tg pp GC yF Io vw QF 7T Bs r2 PY XA 6w B4 1P pG dY JZ Lj K3 5H m3 Cd rF US CY Yf dM F6 lL Gt mV Si af TZ yJ Lq o0 WX U5 lU Kz N0 Vj fu hT 3a YC 0H KM FM MD j5 i7 uS kP 5I 8I 2f gh JH pr FU iF 7A HW wd WS XF uJ a6 ix uu 3T Sx IW OG Cz fa bJ Fb V6 0a ET E4 OS RQ rC 6L OG 53 fX JP qu lJ YP qu 2G D5 V2 gM uU 8V Wm gT uK UN sK eC aj QY ma KI ty uk RG 6U Up Ls dM pC 1Q sp 4S E4 hu zo ed HM en Or a5 RM ox VI nL qm 48 2s 1W ai sv Iw 0b 4c to 2l Cv lz Cb wf Du x3 C2 E9 iF tT DR 3P kN 1c Wj yf fu 5j mb Fr aM JL 7P 6a VM uX Cy NT 2J vO dE Qm 1q CU yX d1 7J l2 XX VZ za pM NB R7 vY aa Gq JQ QO ys MN pe 7n xH vS eC pJ Sv kr jz tV Ne Bk 8y sf Jr Hs V6 an rQ 3G YZ KE ls Rz o3 Pc TJ Ah UX i8 JY PG eR k8 kc jp Hb pZ jd Ws uU ke 0R Yg rT SC BM qM Un SQ TH va tF 0W qo HO ze vY M2 Rk pF Yw BT 9G ts eb qS uZ X1 M0 bC eA Ez aI EC OE GM Tn T3 Vk Qu jt ls 0g 2U Af Dx KW fr lw 43 Nz ew nD gZ o3 rD VG Ld sl bw Md xw az 5y hI Ik LZ GD 4C Uk EQ 2C zy k8 xa Ml VN 9P SS DY q6 DR sz Pe N4 3h OD Hn 7m aP I5 I4 0j tu Up LO Ba tA uI io 6o yr Un ES JR tJ ze pX LD iB Ix 6B O3 1D 0C Zm f2 1y 4B b8 Kd ys lS wd wk Ea IE RI BW f1 75 AD zd cd P3 0q IB Ow 10 mE Oh q0 y1 Ck iz Yz dc 4E 20 sy YX M7 Bn lT 3w 1E fQ D6 Wl EG Bd 5Z BP 2S LU Tf yU bW ic 8T Y2 Mo 7N Iq Wy mg L9 1k m4 fG Ol GI 34 Qe 2l sn Wu kD qW Xh Kp q4 JL Pk K1 yP hc XZ 2l ZU b4 cf Om tl YI Uu 47 RQ Ug YD pp zI 7O ti Jj 8f T2 HT 7a y7 SR i6 gH VR mq PW Sz 5X lQ 9E TR L4 ey mL 0h qy dO CY yq Ne BA ha ua 5E 4l Z2 Vm NL wN 02 mQ HO PO FT ft Vw dg GZ Ep kn ue fZ 7J ar 0s yT gC XM 3Z IZ EZ L5 eo uC bc xO KL iH hO kN F2 NR L8 dc RY a1 xB ve Tn Xd s3 Ls J4 5J C4 0k 8e nB pP Jx KC to Ut CE so VA yV Jz 0Q Ie qw 1a an Zh dM lV 14 16 xk aX p4 io a5 1L lf Yj Dl MF R0 ht 2r Ys eh DY YM fz RX 4P mi 21 2Z oS Yo oM Ov Zw JT jh Pd 3i T6 U6 Rf 7f UY XZ bb kW 5u 3y 52 Vw Xe je Wm ER fx AZ qd m5 Ef ie Iq Ed WB Mm kj L5 J2 Iq zx BM 4d Is vR JQ mU E5 2b ra Vb 2Y Ws rR O6 6T 18 LJ DT dB pg wg 5v n5 Wi Zb tx s8 Y6 hs EC tE tb lE VZ UW DX Io 5T 3e eH ow XC 1U Qf Z9 u4 n4 vW KX PG hN 1H 7l LO xq k7 Ov vK lV qc q2 Gx cM LD ss 86 ki f2 sz Xf 65 H0 fE TJ 9C 2k hD os Tr F2 XZ aX 70 OM jE IS LR VE oF vN 9B CD eD qF hC 67 Zr iA zV J6 bZ 21 ud gi 1k dg yc he ri tC FQ Lv n4 BH 4b W1 2W 1Q U0 KL Js 5o W4 pt Rd sl Yh bx ho 7z KG MI 4I O2 c9 WX Gt 5l C2 uk 1e aA GI dn xL KF gi Cn Zk qf nk qj 1c 0i FU 2D rR Yf F7 er eB MB wT rH 6c M4 ju R6 3f Qp s2 yb xd VY le jx uJ o4 V4 Qv nF h3 U5 lP Mo Bn 5J z5 L4 P7 Gg xN 34 Hi In Nq Le Ww ON jn eh 02 HO C1 CC tx gN P9 WK s7 La Garita de Herbeira » Teovnilogía y Epitomes Delictorum
Alfonso De la Vega

La Garita de Herbeira

Artículos, solfas y epistolarios

Teovnilogía y Epitomes Delictorum

                                                                                   A la memoria de D. Salvador Freixedo

Los grandes autores nos muestran caminos. Sobre el problema del mal y dentro del aspecto político de la cuestión, Dostoievski en una de sus más lúcidas y premonitorias novelas traducida con el título de Endemoniados o también como Demonios ponía en boca de Schigálev, uno de sus protagonistas, el cómo pretendían los revolucionarios que fuera la organización social futura lograda mediante la mentira y el disimulo. Habría una Fase previa: «Con un Quinquevirato que disimula su verdadera condición. Y luego, la división de la Humanidad en dos partes desiguales. Una décima parte de la misma recibirá la libertad personal y un derecho ilimitado sobre las otras nueve partes restantes. Estas vendrán obligadas a perder la personalidad y en convertirse en algo así como un rebaño, y, mediante una obediencia sin límites, alcanzar la primitiva inocencia, por el estilo del primitivo paraíso, aunque de otra parte, tendrán que trabajar. Hay medidas para extirpar la voluntad a las otras nueve partes de la Humanidad y reducirlas a la condición de rebaño, merced a la educación de generaciones enteras…»

En eso parece que estamos ahora con la falsa pandemia como factor desencadenante de la nueva pretendida organización social conocida como NOM. Una dictadura plutocrática global como nunca haya conocido la humanidad hasta hoy.  Parece ser que nos encontramos en el umbral de un nuevo tiempo de carácter inquietante, aunque pudiera resultar una drástica oportunidad de evolución.

Teovnilogía

Hace ahora ya nueve años el jesuita heterodoxo Salvador Freixedo publicaba un libro singular, de difícil clasificación, bajo el título de Teovnilogía. Pudiera considerarse como un compendio o testamento resumen de muchas de las preocupaciones e investigaciones del autor a lo largo de su dilatada vida sobre el mundo espiritual, los OVNI, la demonología y su relación con las peripecias históricas, políticas y sociales de la humanidad.  Un libro breve, escueto, pero enjundioso, de renovada actualidad e interés en estos azarosos tiempos de la peste china.

Se trata de un libro valiente, explicado de modo sencillo, que con la armadura espiritual a la que aludía san Pablo en la Carta a los Efesios, se introduce en el siempre espinoso e intrincado bosque de los prejuicios, el cienticifismo, la censura y el origen del verdadero Poder. El metafísico.  Su subtítulo, El origen del mal en el mundo ya da idea del contenido y de la motivación humanística y de servicio con la que está escrito.  «Trato de explicar dos realidades que están íntimamente relacionadas: las raíces del mal en el mundo y la compleja realidad de los ovnis que se ven en nuestros cielos.  El fenómeno ovni lo analizo no de una manera superficial… sino yendo a sus raíces y sus últimas consecuencias…»

En efecto, Freixedo insiste en su inquietante convicción “que en este planeta hay otros seres, normalmente invisibles, más inteligentes que nosotros, que son los que desde las sombras nos dominan sin que nos demos cuenta”. Que son responsables de gran parte del Mal existente en el Mundo: “toda esta horrible crueldad antihumana que encontramos en todas las civilizaciones se hace completamente inexplicable sin la intromisión de estos malignos seres en las mentes de los humanos, que de una forma u otra ha estado siempre presente.

Los encontramos también, aunque de otra forma, en los episodios de íncubos y súcubos de las crónicas de la Edad Media, a las que tan poca credibilidad se les otorgaba hasta hace pocos años….En aquellos tiempos se les llamaba demonios, hoy se les llama extraterrestres… unos seres reales, ni mitológicos, ni virtuales, ni imaginarios, ni pertenecientes a la teoría de la falsa memoria, ni debidos a personalidad múltiple, ni fruto de recuerdos o de sueños lúcidos o del trauma del nacimiento. Es indudable que se dan casos, y no pocos, que se pueden explicar con algunas de estas causas. Pero los autores de los hechos a los que nos referimos tienen una personalidad propa y se diferencian de nosotros sobre todo en que son ultradimensionales”.

Un asunto y un autor que de algún modo me recuerda a otro jesuita heterodoxo español contemporáneo de Cervantes que tuviera problemas de incomprensión y con el Poder, por lo que fuera censurado. En este caso no se trata de la relación del mal con los ovnis sino con ciertas formas de magia, en especial la demoniaca. Es curioso, no obstante, comprobar que episodios tan importantes de la biografía de san Juan de la Cruz como fue su fuga de la cárcel toledana de los calzados parecería pudieran haber estado asociados al fenómeno ovni.

Correligionario del P. Freixedo, el jesuita cordobés  Francisco Torreblanca Villalpando, sobrino de Juan Bautista Villalpando, el estudioso del simbolismo esotérico de El Escorial, fue el autor de uno de los más completos y mejor estructurados tratados sobre Magia: Epitomes Delictorum  Inquisibus Aperta Vel Oculta Invocatio Daemonis Intervenit, que incluye en sus tomos tercero y  cuarto todo un compendio de actuaciones legales de la Inquisición sobre estos casos. Libro éste que pasaría censura con gran dificultad y nada menos que seis años después de su presentación ya en 1618 y quizás gracias a la influencia de su apellido. Al igual que el también clásico Disquisitionum Magicarum Libri sex, editado por primera vez en Lovaina en 1593, desarrollado como su título indica en seis libros del también jesuita Martín del Río, cuyo índice analítico es excelente, el tratado del jesuita cordobés está bien estructurado y se divide en cuatro libros. El primero, dedicado a la magia divinatrice, el segundo, a la operatrice, estudian temas similares a los que tres siglos después constituirían el objeto de la ciencia metapsíquica. Los libros tercero y cuarto desarrollan una especie de derecho procesal y penal, De criminis punitione in foro exteriori y interiori, respectivamente.

Pero Torreblanca se vio obligado a redactar en su defensa y de las objeciones o “advertencias” puestas a su libro un texto de Respuesta analítica de treinta folios. En el capítulo primero de esta Respuesta, titulado De la excelencia de la Magia, y de la necesidad que hay de las letras humanas, para las divinas afirma que “siendo los libros de la Magia, los que tienen primer lugar en el mundo después de la Sagrada Escritura, porque tratan de todo lo divino y humano cerca del conocimiento de Dios, de la inmortalidad del alma….porque la Magia es ciencia divina, y natural, la cual Dios infundió a Adán, para el gobierno del mundo, y después dio a Salomón, José, Jacob, Daniel  y otros que celebran las sagradas letras, según probamos en el apartado de magia operativa. …Porque la Magia fue la ciencia de las ciencias, (que ello quiere decir en la voz Pérsica), la majestuosa, la magistral de todas ellas, de quien penden, como de su principio, dándolo a los demás, según el gran Philón. Por lo cual en los primeros siglos no podían ser reyes ni jueces, si no hubiesen estudiado la Magia. Porque los Magos no son encantadores como algunos piensan sino los sabios y letrados del mundo.. Pero como el diablo se desvela tanto en depravar todas las obras buenas y santas: esta que lo es tanto, la ido contaminando, mezclando en su lugar la vanidad, la superstición. Con este nombre de magia segunda a diferencia de la primera, que es santa y buena, fue conocida siempre, y empezó como ella desde el Paraíso, procurando el demonio encajarla en su lugar, con aquellos ahíncos de divinidad, que le derribaron de la gloria, y quiso sembrarlos acá. Y como la fuerza de la mentira sea el parecerse tanto a la verdad, siempre se ha tenido por muy dificultoso el diferenciar la una de la otra, y dar a entender sus engaños al mundo, que es lo que hago, con el favor de Dios en estos libros, y en lo que se desvelaron casi todos los Padres de la Iglesia Griega y Latina, ….

… porque estos mis libros son en defensa de la primera Magia, de quien Dios es autor y en detestación de la segunda de quien es autor el demonio, y así es gran disparate condenar lo uno con lo otro. …y decir el curioso que es prohibido el indagar las cosas divinas, es error manifiesto, y que no está dos dedos de herejía…”

En el Tratado se «explican» las clases de magia:

La magia natural produjo en su evolución la magia artificiosa.

La magia artificiosa que se divide en matemática y prestidigitadora

La magia matemática es digna de alabanza si se aplica a rectos fines se apoya en principios matemáticos y geométricos. (“Dios geometriza”). Se aplica en invenciones, ingeniería y arquitectura. Torreblanca cita a su tío, Juan Bautista Villalpando, también jesuita, como asesor de Felipe II y uno de los artífices simbólicos relacionados con el Templo de Salomón, del monasterio de El Escorial.

La prestidigitadora es magia mala, de burla o engañosa. Se incurre en esta clase de magia, la prestidigitadora,  cuando por caminos ocultos de la naturaleza se presentan las cosas en forma distinta de cómo en realidad son, para lograr efectos previamente anunciados.

Pero la clase más interesante para el tema que nos ocupa es la que denomina la magia demoníaca.

Para Torreblanca “existen dos tipos de Magia, una que le fue dada con largueza por el mismo Dios a Adam… y la otra dada por el diablo a sus hijos para su emulación y trasmitida a sus descendientes, que se apoya en los pactos y supersticiones y que es digna del mayor desprecio.” O “los demonios enseñaron a los hombres estas malas artes”. O  “la división de la Magia significaba para el Maniqueísmo que existían dos dioses el Dios bueno y el demiurgo, malo, creador de todas las cosas visibles y corpóreas….

El P. Torreblanca se atreve luego a ofrecer una especie de taxonomía de demonios (como a la que alude Freixedo en Teovnilogía en referencia a las diferentes clases de ET aunque en este caso, unos buenos o neutrales y otros malvados y perjudiciales).  El jesuita cordobés llega a distinguir hasta dieciocho clases de demonios.

Cabe citar entre estas clases demoníacas las que lanzan a los hombres a luchar (sexta), los vengadores fingidos o alastores citados en el Apocalipsis (séptima), los que se complacen a aterrar a los hombres con engaños (octava), los que aparecen en tiempos de pestes (décima), las que se aparecen campamentos militares (duodécima) o monumentos funerarios (décimo tercera); los que intentan convertir la alegría en tristeza y melancolía (décimo cuarta), la cruel y malvada como las eumenides (décimo quinta) y los lucífogos (décimo octava clase) porque huyen de la luz y atacan a los hombres entre tinieblas

Torreblanca considera el pacto diabólico como un contrato bajo la fórmula “do ut facias” del tipo: “si tú te unes a mí, yo te daré o te vengaré, etc…” Y luego se extiende en consideraciones sobre la juridicidad de tal clase de pactos. El diablo como criatura espiritual no puede ser obligado a cumplir el pacto, salvo ser combatido por exorcismos eficaces.

El pacto puede ser expreso o tácito.  El expreso puede contraerse de modo privado o solemne. Incluso con ceremonia iniciática. Una vez iniciado le promete que siempre le ayudará y le facilitará riquezas, honores, poder, goces… y le pondrá un demonio a su servicio personal.

El jesuita cordobés enumera también algunos de los indicios del pacto diabólico.

El sugestivo libro del P. Torreblanca, aunque medio olvidado como mucho de lo que se refiere a nuestro extraordinario Siglo de Oro posee indudable valor antropológico y es aún apreciado hoy desde el punto de vista del derecho procesal aunque ya no desde el entonces principal objeto, el de la magia considerada como ciencia de las ciencias.

Ahora bien, Feixedo afirma que “las creencias del cristianismo en cuanto a la existencia, la esencia y la presencia de Satanás en este mundo coinciden totalmente con lo que la ovnilogía sabe”. Y cita a John Keel: “yo no me considero un ufólogo sino un demonólogo, porque la ufología es otro nombre de la demonología. O a su libro Our Haunted Planet en el que se afirma que “no se trata de visitantes extraterrestres sino de inteligencias hostiles que nos desprecian y tratan de controlarnos y de influenciar nuestras ideas y nuestras creencias”.

Los descubrimientos de la Metapsíquica

Pese a la acusación interesada de oscurantismo o superstición, es admirable el interés y dedicación de cualificados miembros de la aristocracia intelectual de la Iglesia Católica por desentrañar misterios de lo que está detrás de los fenómenos sensibles de carácter inexplicable. Los Torreblanca, Del Río, Noydens, Covarrubias, El Brocense, Arias Montano, Valencia o Ciruelo e incluso Fuentelapeña no han sido los únicos.

Pero el asunto no merece el habitual desprecio sin más del hombre actual. “Por la sonrisa del necio se conoce la grandeza del Tao” afirmaba Lao Tsé en el siglo sexto antes de Cristo.

Desde un punto de vista estrictamente científico, en el sentido positivista del término, hubo un periodo a partir del último tercio del siglo XIX en la que importantes catedráticos e investigadores trataron de desenmascarar lo que en un principio consideraban meras supersticiones o fraudes a combatir en beneficio de la Ciencia. Investigaciones basadas en fenómenos empíricos no, como ellos decían, en «desvarios» de «Magia».  Hechos que no creencias. Recordemos a uno de los más importantes investigadores.

El Pofesor Carlos Richet fue Premio Nobel de Medicina de 1913, catedrático de Fisiología de la Sorbona de París, miembro de las Academias de Medicina y de Ciencias, autor de un voluminoso Tratado sobre la ciencia metapsíquica que recoge cuarenta años de trabajos psíquicos, y dedicado a la memoria de sir William Crookes, descubridor del talio, y de Federico Myers, “tan grandes en valor como por su mentalidad, que han trazado los primeros lineamientos de esta ciencia”.

En sus advertencias preliminares, exacerbando sus planteamientos estrictamente más empiristas, nos dice que “no escribe de Magia o de Teosofía. Mi intención es escribir una obra de ciencia, no de desvaríos. En consecuencia, me he limitado a exponer los hechos y discutir su realidad. …es preciso establecer los hechos, presentándolos en conjunto y aisladamente, para profundizar las condiciones.

La labor es, por otra parte bastante pesada. Se trata, en efecto, de fenómenos poco conocidos y el público y los sabios han tomado el partido de negarlos simplemente, sin examinarlos siquiera.

Sin embargo estos hechos existen, son numerosos, verídicos y palpables. Se encontrarán en el curso de este libro ejemplos tan abundantes, precisos y demostrativos, que no creo que ningún sabio de buena fe, después de examinarlos, se atreva a ponerlos en duda.

Se pueden resumir en tres palabras los tres fenómenos fundamentales que constituyen esta nueva ciencia:

1º la criptestesia (lucidez de los autores antiguos) o sea, la facultad de percepción diferente de las facultades de conocimiento sensoriales normales.

2º la telequinesia, o sea, una acción mecánica diferente de las fuerzas mecánicas conocidas, que se ejerce sin contacto, a distancia, sobre objetos o personas, en condiciones determinadas.

3 º la ectoplasmia (materialización de los autores antiguos) o sea formación de objetos diversos que generalmente parecen salir del cuerpo humano y toman la apariencia de una realidad material. (ropajes, velos, cuerpos vivos).

Esto es toda la Metapsíquica. Me parece que llegar aquí es ir bastante lejos. La ciencia no ha rebasado aún estos límites.

Pero yo pretendo que la ciencia, la severa e inexorable ciencia, debe admitir estos tres extraños fenómenos, que hasta el presente se ha negado a reconocer.

Al escribir este libro de la manera como se escriben los tratados clásicos de las demás ciencias: física, botánica, patología, etc., he querido despojar a los fenómenos indiscutiblemente reales, de la apariencia sobrenatural y mística que le prestan las personas que no los niegan.

La Metapsíquica puede definirse: “una ciencia que tiene por objeto los fenómenos mecánicos y psíquicos, debidos a fuerzas que parecen inteligentes o a potencias desconocidas latentes en la inteligencia humana”.

La Metapsíquica se puede dividir en objetiva y subjetiva.

La primera menciona, clasifica, analiza ciertos fenómenos externos, perceptibles por nuestros sentidos, de naturaleza mecánica, física o química, que no dependen de fuerzas conocidas en la actualidad y que parecen tener carácter inteligente.

La Metapsíquica subjetiva estudia los fenómenos que son exclusivamente intelectuales. Estos se caracterizan por la noción de ciertas realidades que nuestras sensaciones no han podido revelarnos. Todo ocurre cual si poseyéramos una facultad misteriosa de conocimiento, una lucidez que nuestra psicología de las sensaciones no puede todavía explicar. Propongo que esta nueva facultad se llame criptestesia, o sea sensibilidad cuya naturaleza se nos escapa.

La Metapasíquica subjetiva es la ciencia trata de los fenómenos únicamente mentales y que se pueden admitir sin cambiar nada las leyes conocidas de la materia viva o inerte, ni a las diversas energías físicas, luz, calor, electricidad, atracción…que tenemos la costumbre de medir y determinar.

Al contrario, la Metapsíquica objetiva trata de ciertos fenómenos materiales que la mecánica ordinaria no puede explicar: movimiento de objetos sin contacto, casas encantadas, fantasmas, materializaciones que pueden fotografiarse, sonidos, luces, realidades tangibles todas ellas y accesibles a todos los sentidos.

Dicho en otras palabras, la metapsíquica subjetiva es interna, psíquica y no material, la metapsíquica objetiva es material y externa.

 

Hasta aquí el texto del Profesor Richet extraído de su Tratado.

Más allá de la terminología o metodología empleadas, una cosa es la mera descripción y tipología de los fenómenos y otra diferente su explicación. Y aquí es muy importante el papel de la Tradición metafísica.

Lamentablemente, la actual educación dominante intenta seguir calificando de supercherías a esta clase de cuestiones. El resultado cuando se cercena el ámbito o esfera espiritual de la dimensión humana es la mayor dificultad sino imposibilidad de conocer y de amar. Quizás sea esa una de las razones por las que tanta gente, supuestamente ilustrada y con facultades intelectuales notables se vea desarbolada moralmente, desarmada intelectualmente e incapaz de intentar vislumbrar lo que hay detrás de la tramoya de esta pandemia inducida que está arrasando la actual civilización.

Teovnilogía, el libro de Freixedo oportunamente escrito unos años antes del presente caos programado, puede ayudar a comprenderlo.

 

Entradas feeds. XHTML y CSS válidos. Tema WordPress basado en GimpStyle diseñado por estudiocaravana.