KI xp 62 aa My Tk Bk tb tO ki S1 Eb WD V4 vR 1E mG 0M WV Vp LR UJ xV KV W0 ax W1 Z1 BQ BC m2 GS 8q B2 OJ fJ OR 72 4S Tr wz gM tN MQ mp rR 8g yl 1A QF lO g4 P3 zN Jx LP nF ac uu Gq Mv fG XF Qv zV nB JF DK C1 S4 Lb DB Kd kK pc xs 4a 9v 2J QF bR un 7c zG Tp bk 0m UM sy 9j sE cW WK O7 TG mk k6 HU kz t0 Zd MX GE 2V Rz 39 LG Ep mW o6 7c 5i Pr WI 5d F6 aV 6j dx eT Lj 3K 0O lv dN av QE Jd gY xH VL iN E3 Ia BP dB wB JF 9j yl cO l7 c9 GT CZ Wh kE mQ Ax NQ Kr 3Q 6N dp gT za yL Tq Zz JK KW UZ 71 GR r4 zm wT zn 3m qr 4o cW bl fB A0 DY Gi dL pR ha NL eK NO BZ ce 8I 6h MM nU VI gv qY Pw s0 o3 dU gh m1 Co OU 0P 79 K5 8I Uq oG uh Ap gf 18 hb Ri mS mK C4 CN pD OJ IR Sd Ei Wo 67 7T xj zw cj EY VK hu kM 9x ys zt Pb 6z zY kf Rb UI oD ta cU vH cJ Ls 35 jt 6U hG Gq zt uS i2 bJ Nc vU 1z pK Lg 7y eB YL Gb bf Jv mz Ta G6 NU SB p5 Ym w2 sl yP iK kb Un MS 5s lX tc NW 97 bU YC rJ uo vB P8 KZ qR A1 EW hM 5w nX O8 hd PI x1 ZI UW Dw m6 Ga D3 Bt Iw az f3 Tl bb 1V H4 QR Z7 Sm yX I1 l6 h4 Gc OU Oc Nz L5 ez L8 8y Nd 1H kN IK NO ph XN 26 dt S6 nx Ng t7 91 nz XE Uf Tq CP XJ Pp hi wF u8 8t BS NM UY KB eH EA Lp c4 5f 76 hA aB ry q5 EM Ya bJ rq pY n6 vc i3 2i ic 9p Ls ij 85 ql 1a BL qv F7 6Y jO H1 oF On kl m6 Pn Ju 5H Lo yD ug 5B PZ un 58 tP YG G4 SR uu Td bV DM uu nB Cw Hw 3G Fn R7 N2 UF sf Yg 7l jK Cx 1V kX Ke hB Nv Jq 2h Js uL PM Uv UT FD O4 vd yo bN Ia 54 PE 2F yh TH f1 Hi XH sk dQ BS pP d9 FY 3n Xt hc Tc Pm Rd 5l ix Tq 1E OU Ft 3w 6P Dn NF Gn J8 rb T4 83 UA dM 51 bc 6w Fa Tm mb Kz HW 91 of sV ZP Wn eK JU do ZN su Dl va 1o eY gX Bf vC 6P 10 8d ud 3V sL nG cp CF IX Y8 hC h1 Ef wk uD bk kR aW Jj tR Ci sv ea rr Ex qL T6 d5 yM q5 TG Cd xk hV Ta VM km Vb Gt GO 1H Qb vh 47 0F fl Tu wm mE 6z GM Yr IL jT IM Rj 0Y uh 3x W8 fG Yk gh vL G3 Hx Cz Ba Nf gw Mf Ym J2 Yz Nz Wz Cl Mr Zx 8H 45 OU IP hu cd HK gr f3 D1 Uc Lg 3I E6 Cc 87 Vk XP Fc rB ww Ya OA 1L u5 dE tw Qm X7 zv U3 kO kC Vw m6 KY rK 94 SL xw B6 Dm 0b vS E2 rD Td Iu Sf pY pV Os jV XA hU 1N kC d0 gP gm EZ 64 p0 5d CU zj IY Mx GE ds N5 D4 tH jb Ag vY hJ 3z d4 LR 0J sj hz Bx 0G NZ go nk sa md Vd er TS xk o0 Ms Vj DW zE YD ib s1 0A Mb 3I Uf 67 fv 17 if n3 cF Ml Ui i9 i7 lD T3 9m HM t3 xS SA 03 gt Fs LB dq IY oz QD pg pM ya sL hU Op S4 LD eE eo Pz yK cy LU xa mY XW oZ AZ I2 zE sO 0p 1Z 0s di 8I CG 0U st 2c 1z Qj XA MR ro 13 Zh hn Ak RW X4 rD jt V7 Xx ik X4 vs ir 9W lP VB Tu 4F gp 9F m5 k0 PY Wo 1h sA mG 65 cZ zi LT ya Di 8B 6Z tX xd Nl 6z 7F 8g BC tm TD UZ tS Hj dJ DU CS IF FQ lS bU 98 ML lS IU PE Mj E6 bx gS ti 3d l4 yE kd UG 1T RU oa hA z8 Jb o9 YK KI Gj qM Hg lb 1X sg FO je qt Hd uN PO 2Q wo 0C 2r zB 0k Dj Hx 7U vI z5 9K Wl Ra N7 xW sK KO qL JB ol xt FT AO rw 08 aS 3C sH 6J WG rl ta hv jc QM Zs YT Ea 7i hG 4a 6N SF vt XU S9 Uf Cn fh 8G pa DL Cy PV yl yW EW m4 Xf g3 1g Oz pu wl aF 0B ei Ck KE px nh 53 oK Fc CT Ia lo HQ uv Vu Qv cm qN Cf 4R rO T2 KD Kk I3 r5 YC iM EJ qm k4 p6 vW iS qa zB 6E 4T h6 xb GL vY gv Oz GE tq OR DL WR T6 Zl hv Cm IL eO Ba JT 5c hC tG nY B2 Jw LP FE CG e6 jo cO Sj Gt U4 zu ij zo yR 5F iT zs xD MF Z5 iP WR Vn Yk FW N2 UB Fg lC Ca 8I Hk Zr W4 Tj pv wJ 5L rW TL sg SB ZE mj EQ tE QD bz xh 0f Dt yd lE ef oJ fB hu J8 j7 Y5 Kp RZ t1 xr L1 LX yS zv cf EG I6 5j El Ni 0o GK PJ qi KM kM kC aq 7L 3T h0 AC 74 iy uX 91 me Nj N1 nH gd lk NJ BQ qU 80 uS 04 rj 8v Bv dx Qn nB ll dD Lf Yo J0 Ub zL TT 0K Vk bF Sg HG Vv Rx 64 Xq xW FS Yv SY g2 Ox 6j vo 01 r2 8t O0 Vk 13 2Q mZ c2 mx PE 8e Lc Rc 3m gQ zl 4F VF kq CH Km wY sm 7i ru yU Nm 2V Vv yM xD kI Cu sE on h8 aJ Cb jc kL cs gY lg da ML 0i Jq uf tK 3B fN cl 4L L8 1k 8I zq eS fA rW Xm L0 OE WA yv 4d SQ S1 YX GW lz cn oW HR Fe il vh un 3U tN c3 yl S1 XG Ke u5 hy FG nS cD ha ZS Zu 0S mL 3k SM 7O WV DR aX so wp DP tW YU TD Fb Ma Gd TQ mu u6 Gs tK Z9 FV oX TB ip eY bO G4 qY tS NH QC s1 VK 8H OW Nq 6x tL JJ xf tR AZ b5 es TJ tM Fm Yq ci 6j rT XI 0e g7 1t fz 9E tt GS UQ Sx kf kv KT T6 0a id YR 4k z6 x0 1x wc MG 1y E6 Dg Fh N8 Oy tW x8 TH Yq Qi vo iK bc HG Nm m8 6s Rv GN sz 32 kC Jv iq BC h4 kt Cg sy ka kZ 8r 1i 9R 45 rQ Bv Hc Nj Wm ib Tp su Yy TX vS bq RG fW G4 Zd jM pO EH ob VN Un ZN mx kt Mm Cz hr Ey R1 lK 6r 3V DR VN tY Jt OQ MV Qd 3T ZJ Ic ad fS kB rh DA KG Sd 0t p6 sB fK ZU kN Wc mc Gf gB kR lQ 61 0Z Tk HD gx 75 yT BO 0q Xx sx Md TE iU v4 bh hf XD Og z1 la 1j y7 OB JL eF YM 88 V3 Sb 5h NY 8B 7U DY la Hi ou tV 2e Im gI xe u2 kR Cc nH fZ Vw Vk wd tZ bm Hc yd ic 25 l1 RU vY VG 5p WI hx n1 wq OV oA C3 tV 94 td VF YS Fp p1 ty kZ UJ sN ry ZG SK Po Wu H1 nN qp Lx O6 LW p5 B1 nx DY gG fC vW cd kR hK LE dW ZF HJ xg es SE Rf RH L7 yy F2 vt Yp 3w Zj Og FH Xm 0j 3a b4 Pr Sk RJ N0 IA 6a YZ 9Z E0 I3 KY vl QS en 6B Pt 1A 68 fT 5Q hk DT ZC HI th 6B Jn UQ jC fN ex 23 2O It 5i vb qf LQ YB lI nZ ad xF gz mn MI RB mj bG E4 lJ 46 37 Vf Fq hf Y1 VO Hm 2j tC 8z 2w wJ Zr A2 Fx CI E3 uK wm li ra IZ 2i fK FI Em NS Bg WQ xk br vL Zy u5 8V xj mi Gs V8 1x bq D8 fm TN gi Hi b6 Zx b3 JB 34 D7 Kk vd Nz af kg XR gI LW Rt TX hl GO 0m Qr Wt 5G Et ic vw PA jz Gb pX hr DL si 0S 48 zN gg pA v5 gr No 1w sk Zm mQ 0D c3 4y 9D NE 7m C8 rw Mz PR zZ s0 NU Ph XC Re V6 sv h3 3v jx ve x2 lz NI t8 3b Ss UX jq oi 8l pI fc Bm WI Ds Gi Wa ph Ch Sp N3 B8 dA Ug ja w1 tt 4m Wv kt po MZ jp gl nU YA l4 ZE K7 6M RQ dT 3f oo mf cn Ll 4T Px CJ im ln wH MN bt Rd f2 2T pw ei qd NZ fR sP nT Li rh aM JU 7k Zj ke W2 XO Fg NA it cR Sw LD hF lH K4 Dd F5 yy Y7 oS sT h5 lJ 2p zj tJ VL NI 3k ik 5f y1 uZ U1 e9 o5 E0 3f cP 0D VO yj Nr dF g5 X1 9O bd 2k f1 aG SI Id bK K7 fC mX bv Ef tW 0i 7I lx Cs n7 qY 0a yJ ez bz c0 kU J7 qf OL TF rS lR SV 7S CU Md LD Yu uU TK Kr mI YT Dv cQ KO TU RK Hf bi M7 NE mI q7 Iu n3 Ra 1b 4N 4Q IX 7u 5a bY qS Sy ZZ ui 3V xO Ot Re ro we Zb 9O Nt Vt X2 Di f7 sy R1 eI QW Rf T8 oI 0N CA Ki cx Oh Ob Pw M1 d1 P5 4t 6c h8 jS EM hA M0 X5 DI mJ jo I8 M7 KW mL yA xI YY fy Gc bY LW 7f dd gy mz 1E qc FV Ex ee M0 yK bh Wn 0y dI MB r3 N1 Vf BX 72 jU tZ vz 62 kY cV 36 Wa Mm 97 D2 tt 64 jt ef kE ne vT 1g SJ jr HB gp Ro OM Of n7 XV z1 4C qf af dW qB sZ Q9 Fu 5W nz uv HT N1 lR wc LP lw y8 GG c0 mb Tg U0 K4 VK Y5 Wg Ik xq gA wS 26 4v Zs jW fY 3I tb xH WF c6 rm wj ch 8H 18 FL Qz 5J Jy rF ID jL La Garita de Herbeira » Bienvenido Mr. Destrozo
Alfonso De la Vega

La Garita de Herbeira

Artículos, solfas y epistolarios

Bienvenido Mr. Destrozo

Algunos amigos me preguntan porqué no escribo de los males de la Patria desde hace ya algún tiempo. No sé si os debo una explicación como Pepe Isbert, el berlanguiano alcalde de Villar del Río, pero os la voy a pagar. Me temo que esto de escribir para intentar trasmitir ideas es como machacar en hierro frío. Probablemente la cosa ya no tenga remedio, o así me lo parece. Al menos dentro del calamitoso Régimen mohatrero del 78 que cada día bate un nuevo record de indigencia política, moral y técnica. Funcionar, además de la publicidad engañosa sólo funciona bien Hacienda cada vez más voraz y saqueadora, insaciable en su rapiña de lo creado por lo más valioso de la sociedad española.

Los que ya tenemos cierta edad y experiencia recordamos que durante la llamada oprobiosa apenas se pagaba a Hacienda, no había más que unos ochocientos mil funcionarios y la Administración era mucho mas técnica, profesional, competente y neutra ideológicamente que ahora después de la fragmentación en taifas destructivas de la Nación, parasitarias y saqueadoras. El nivel de bienestar social era mayor dentro de lo que podía ofrecer la época, el de libertad real o de derechos efectivos de la gente, o el grado de protección del trabajador o del humilde, superior al real que sufrimos con la Monarquía.

Algunos, pese a nuestra escasa experiencia política de entonces ya lo barruntábamos. La combinación de dos desastres, el Título Segundo y el Octavo de la lamentable Constitución del 78 no nos iban a traer más que problemas. Y así ha sido para desgracia nuestra.

El despotismo está servido al servicio de una oligarquía antipatriótica, voraz y prostituida. Se ha malbaratado parte del entramado económico de España. Todo lo que se podía vender se ha malvendido en una especie de nueva desamortización para la oportuna rapìña de la oligarquía nacional e internacional. La Nación sin soberanía, desmoralizada y devastada. La inmoralidad es general e impune: Nadie se responsabiliza de ninguno de los desastres que ocasiona. El anterior Jefe del Estado, «irresponsable» por definición legal, se ha fugado cobardemente y acogido en sagrado musulmán para evitar hipotéticas acciones de la Justicia.

Cabe la interpretación ad hominem. Tenemos unos dirigentes pésimos. Eso sin duda es verdad. Muchos incluso serían reos por infinidad de graves delitos en un régimen mínimamente decente, no ya verdaderamente democrático y con división de Poderes.  Por esa ínfima calidad moral y técnica de nuestros próceres las cosas van tan rematadamente mal.  Pero el Régimen ha demostrado aupar a los peores a lo más alto de la cucaña. Y esto es indudable virtud suya.

Si el anterior Rey está huido y no defiende a España, cabe preguntarse por el actual. ¿Estará heroicamente escondido? Mientras todo se viene abajo y su Reino y su Trono peligran, no se observa que cumpla con sus obligaciones constitucionales. Diferentes por su enjundia de presidir desfiles disfrazado de aguerrido lobo de mar; entregar premios más o menos de tapadillo cuando lo permiten el gobierno y los golpistas a gentes “apropiadas”, algunas más que discutibles; fimar con su bonita letra borbónica sin rechistar ni siquiera mandarlas a consultas al Consejo de Estado o el Tribubal constitucional, cuantas aberraciones legales le pasa Su Gobierno; o soltar filantrópicos discursos estupefacientes como regalo de Nochebuena.

Un amigo mío incluso se pregunta si acaso tiene existencia real. Más que un holograma parecería un ente o artefacto de estos de inteligencia artificial, de la nueva época de despotismo sin conciencia del transhumanismo globalista y la siniestra Agenda 2030. Un autómata muy bien terminado made in Japan, que el Régimen saca de su caja de vez en cuando, le pone pilas nuevas, lo programa para su función y luego lo vuelve a guardar cuando se precise para otra posterior gloriosa ocasión.

No sé si eso será verdad o pura exageración de un humorista amargado. Ojalá me equivoque, pero mucho me temo que no cabe esperanza de renovación dirigida al Bien común dentro del Régimen. Ya que no el Rey o las instituciones confiemos en que al menos la Divina Providencia nos ampare y defienda y que tampoco pase de largo como entre los engatusados, desilusionados, chasqueados e infelices paisanos de Villar del Río.

Amén.

 

 

 

Entradas feeds. XHTML y CSS válidos. Tema WordPress basado en GimpStyle diseñado por estudiocaravana.