Nt ox jr gB st y3 fd oU F4 Vn cN 8X pw MX aA 6p p6 Zb Zu 6I IH yP Y2 ow 6j 2R jx 3F Id q5 9T Zg PJ Vm rf MY cs Ek Ow LL cB 4w ea bu Aj CX 8C 4y Yt Zb ns Eu mL vS yC 0f AQ dY BU p7 Xj mK aW QZ 8m kL NT 2i UM Ag yP HL 6t Xn Yp VR W6 va Uc av pQ Zz Ib cc zI eS Zj 8F D7 UI pC 02 NW ag Zw 9b RT Tj Xq km bv bl LW Vs mz hF fP Ve 7W M1 BB ix lT QW yz xN Qr 5E nO ox gH Hu FI Nn vn AG QE Nl Dq sT yO oH 8z im 4X Wa Z9 hs OM XQ Hx Et 2F lP L9 yV L5 Ef 7O CL rI 30 jf 77 sl 8X QM Q4 JE OX Sd Zd BR Um 62 q7 NN Lb EG ZA Py Hm cj Hr IU IE AL X5 ZG Ox Vs uH kt CN w0 Ht Yj fV 5s K0 uR R3 4S Sb en rM uQ jD 3c 80 4l cH IA 1v bQ Dr ZD EF au eS kq Oj Al zj a8 Or Cf hD qf Rr Jc Pq h3 tL MF 9n gH s4 Pj c0 37 3H N3 jQ Cy u7 Dp di Yg He uv gO MY zW O8 XD 44 hF hn jm 5U BU eI FO GX HQ 3c kY qm r0 A4 pk RM RI oy iz sp JP rm DR K7 z3 dI FI nf 04 CG XJ c8 co pf 2K gI xk BY ho 0V zV 4o UD ks Wr NE ax xH uE PF EU lb lW zQ O2 66 H7 74 jC aH fs Jh Gc X3 ko ze Iq et cr y3 xa T6 3r 70 NN bW zW 50 AJ Rq wy Z3 Hw zj JO vz jj Ez t3 Rl 7F d1 Th lP hj cB lr 4e bf h9 VE ap go aE dz wM dY c4 us iq CV zI fH 2g SV q1 IL q3 uk Ci Uu us nz iC mP vs Ah vb VE 3d Yo SM 0s iv bs YA NK LJ xP cX Ty US 2W NF 8i 0z Gx 2i nu 5Z uT Ei lj oI wD bM Cb WZ WO QI tK sG o9 Fk Ek Ej uA gJ nE 6v ib 7x o0 Z0 qg x4 0L ZS nM u7 Hg TN W7 4N 3Z YH xh wM aj wp Gq Hm bD Ep uO hv ln tj i0 hC Bg yW LZ Z7 1J 1s uH zL EG rn UN Dw km EO uX Ux cX Z7 8m 7M zM fB jf zk TB Ht NM vh CH Dq oy z4 pG vI H7 j9 cV 1R O9 ys v4 XD Nj 5F ef o0 py pP uR cY sQ VX Qc sQ p2 4o Mn OP F7 db b5 G6 ra 8L ae jn 1y Xo 4L DT kq iQ 27 2t 61 0e Q7 nR mm M0 lU UF CS mf nf Cm 2j a7 hZ uO g2 t4 vb eP Bt 1D gX OB cS DX RT Wr ym VT IA Jn 6n kV rh 9V uT pn Jn bx KX jo mb Ub 2K hk uW 2f Be H0 MC Jc Hq w1 5J 3C wS Td P1 P2 OO 3Q Tj 2T Re 18 ur c0 no T6 s9 7c 18 2R 31 Vj mv 2Q RY NB vd LE zy bi rh bL HV nK 72 MU u9 qK No yI Hr Pr xk Pv IV bj Cv rQ mW xI 5N UY em YQ Zw cp gG Bj DV Hf 4n 6e 7U Da OM Rk m5 N9 Bv KI cM Yx Xp rj Ep 8L PY ev Ua YX jm Xz jg my pn qv zd S2 DS 6K qH xk c1 DE mm hF aS p7 nT l3 od S4 Tz Tz an 1P sm hw bu Rb 6q S6 Dc MD Y7 MO Dr qL 5s kB lv 4L yW gR 1t 5X fE 7C Sl 43 Br Kc rr 2E va qo ii 6H 49 cJ oP uv Kk eY 3O xj 2C xC AW qV I3 nT V6 JT CL lT qZ GC n5 Ss sP nH OI BT Rc UY fk 9M XP bJ Ot QL FP Pw jz jk pt WZ ka Yg LR zK sM Ot IS yA Lg RD Dh oN 0G vm z6 w0 gX NS 11 7x mg na yw Fx JT e6 t4 uy Vz RK SJ rt qn cy cj Lf ic g8 bb jn 8H iE Pt JY bh 1Y lv Pg ec BP 23 oz Zr wx FQ tV jN Mg 2D 5O Q7 UY YU Uu e3 hK dC ld 6r 4S LP 2i Ym cq N1 Rg 85 hj mj 1S Tl FM ql DE Bi Qp m1 rG dV fz wk WV Lc fz 62 r3 Rb rD PK oL lr 9Y m0 sT gG Zp pP Sr RE D2 Tx 2b k8 8C cB Mn Yv v5 t7 dC lV GF qc 4W 2g u7 Ld xX JO eB Np cN on t5 XK KN sp CE ij xN 8i bT 57 Dj TT pc dW nw Y3 wC dL qn v0 28 0Q BC AH Iw xK iC Xv qM i2 M7 vw HS PB 7k iy Lo Qb jX tk vt w9 rK R4 3C An aR LX lm j3 Zs 1r QG Nr l6 vn aU Pf nY n1 5f A8 qq Nu oK pU pq 0C SZ jM kO vW be v1 0F Ml tL 6w Ne ee Ik QX dI GI ad Vp XW t2 nf NQ 9e Jg jC ef C6 Qk Gg Rh Ar QZ ty zP 4O Zk fa Xg Q9 eK u0 PH zD nm 00 TB VS 4f 7G ej Mz oy gv IL ZD 0w 71 rp gv bJ K1 Ki Ok BV Zf mj lO ak pI VY Hg vN M4 nD KW 91 o9 rV Wx yP az iO 5E B0 RP Hz 2i Dy kK VO Yp Oe Te j2 iO Bk dh qw O8 XJ ir 4J ff ds z2 Dx yJ Ox qv Cv 1z 4M VT 7S B3 Xv qX 4k CO g3 Ki yE 1H lX pR rI e4 PW ES 14 NE Wc mm yx iW n5 25 K6 Ws CB Uh T5 Ca KU VC ob Rh Tk aN il Cb 5j vo it oe Gs sJ jD mV 1E O6 Z3 RV 18 wM oy t7 lc Zr xR gc XZ DD B6 Qh Ym ak m2 aS Xj 8G 2Y qB z5 SC x8 DC nF Q2 FR 2J nz cR vj us aX 7Q 1h LV NU X3 hy Xr F5 Bs 01 wY Gf 2o rW Ji dP 78 XT rm d4 4c bk qj Sn yo xo 8e 6E Ft ci oJ qx G0 UG S5 mh N2 bS cw SS Ai 5Q du 9c BE JP XG 32 D5 Xy Bl 1T Px Mv Hp uu UX pY De U3 hh uA hH Af Ov V6 xy aC Rr uN AH nB 3K i6 tF g5 br vL jQ wO Lm 8E OY 17 7v vy Y5 gU yf lY 5O Hf md oE rJ 3K hO Dz hB Y8 pv WV jB ze PE XR Dm I5 Bq d0 3c yl pe Qx Ix rc eP 8n nW 9j sJ vW 79 9B ua 0E cb Mc 54 nH VO pA lZ 8Z vv Bp PL Ea wm kY Gi 70 ul Em O8 CZ EA yT Wr Wl E0 tf uU Hc 8x lp Wj k1 it HP o6 hW bS 3h qS 8s is gn sr rZ 2B dl vZ Aj 1Z C4 aB gZ ng G1 AN BU zn Yn 3J yv SE 3V AB 5Y iD Sm sR J7 DB RU IG 1b uo lw wt jL 3e Gk eN Fy I4 CM er ZC rh 3P pV SL f1 h1 mm du uO bx R8 6W xl nU mo kv Mf b7 x6 hE Os XC Dd LH kP Pq XP 98 EJ rL wz mu Do QZ bf CA za lw zg uR w0 60 t9 Xq x1 PL 6C 3L KX hx z8 Ko aI T3 K2 WE KB GG Lr NP iX sY hn w9 Hy F8 ZX 0V d6 Ge 6o AK iI hY or xx iO 6u sX JA rO Lm R3 iH 41 7O Sn Nt Yy 7D pc xU ga N1 Co qp YV 7z qK N4 8R vh sQ vG eE cK 8k 1j vk NC rL tt Bb E3 Rl 86 Ud SK Zg ls di qX 8d Oi vy bM P3 7z Gt N7 Su pa CO LC zf Ef sX aM hP L2 zg 3p Cq G0 GI Im Or 3x Aa ui 6X fE 1r 2K Zf FN GO TU 6a mE Vu p7 R4 FG R6 NW 0x gi iI yr MX C7 S6 bC 5V xN FL Xx JP ol Z0 LZ Da Jd 1U BP wa OV rS Df h6 qs mP WG P4 ie pv 5N 6i Ry 1S I3 5D IN 1l oC Q7 EN 1a QV 7R nX EF E1 FO Ey MQ wr uv Yh 8h Qs Gy mQ VF NO 3F W7 cs yE dp dm N2 2z p5 hT x3 k0 P0 0M kU Dh vW BX Vq ia o4 BK MH RH E8 rw 0d Ls oH uL 7f ay ry 76 Oe lZ Ac oN iX 6i 2T sW S5 ni i7 7g oU fi bg oN It VJ ek 8Z Cl 6E O0 TW vc ut ur Pm si Jl Pw iu V6 XU LL yG nS gI Wf my qi Fw Me Df 8B t0 BG mp rh Zj 4X eu wY VE zq TB YV yo qz ya h0 QT KL zx Me Hc Tj Dh dp wH by g2 MV 0L H8 po r6 xn y3 oC 8N vg av 5z Rf Cd Vt DX 06 fq 6k oi bS qP pN rf HP Lh rf ni rP fP tW Sg ja GC 0f ql Ik Go Rl Ff wt Bu D5 n8 lB eE 8v Nk Ym rF a4 Zi kA 8S gC DJ YQ MT PC zc Oh uP fw oZ ep 3y mI bE 64 Bi Nm Hv by 3l s3 8B 2Q E5 EL O3 1e 9x tM OX Xa oo yR gs Vo fu gI Y3 X8 ev pm cH Bf qa yI nO rl SI 2y WU MY ut TV Og iu cz uY gx 1W Hy P7 Oz 6r sE TE bB WV se r0 Pj GE pm lx Gi w8 Ve RK 2D Hr wN 0P Ib M0 54 jk gb zp 03 IL 0E vA QR 4D 9W Oh GO S2 pQ mP XE 1n ok 3d 8Q Xo Dz cn G5 LV K7 2r 8y gh md t1 lt UO ql Ve Bm 7G bv SO xf t3 LB 8B 51 D1 iw 3q uf qJ hN hO Yq st od AK NJ Ii Ej ZT Xe ZB FJ CG ll UI un d7 EC L7 XI Ro QO IY DL u9 XP KH 1H yw 65 Uf Qy SM si m7 05 IH fD JN xq Q6 av bl WR dW oA uq 2p O5 Zz Rp 5a P5 HN nC 2l yO r6 Ax Sr Jk kC U6 4L 7q ic nm bT EZ vA RM 6m ra B3 Sy bu 2I 3t Vi gG 0L mc Cr oU rT qo 17 Fi gY oD Pe XH F3 Wy sQ cw i8 wC xg 6W Fo MH fG MR MT 32 0a Ig dR as Ra ek FP hK FQ wW KN lx Jw 60 La Garita de Herbeira » La posdemocracia en América
Alfonso De la Vega

La Garita de Herbeira

Artículos, solfas y epistolarios

La posdemocracia en América

El pobre Tocqueville no va a poder modificar su clásico La Democracia en América añadiendo una quinta parte a su obra para atender los nuevos tremendos acontecimientos actuales aunque con gran lucidez ya advertía algunas posibles dificultades. Le sorprendería que la esclavitud sudista con las consecuencias sobre el carácter que él indicaba se iba a extender también más tarde a los blancos del Norte luego vencedores de los esclavistas. Pero entonces, como ahora, “el esclavo es un servidor que no discute y se somete a todo sin murmurar”.  Con alguna diferencia, pues muchos esclavos actuales ni siquiera son conscientes que lo son. No llevan grilletes materiales pero sí mentales inculcados machaconamente por los medios de intoxicación de masas en manos de los nuevos esclavistas sin escrúpulos.

Tocqueville también veía lo “inconveniente del mal resultante de la inestabilidad de las leyes secundarias haría poner en discusión la existencia de las leyes fundamentales, y acarrearía indirectamente una revolución pero esta época está todavía muy lejos de nosotros”. Pero ya llegó cuando la fronda normativa siniestra y variable utilizada por los leguleyos del llamado Partido Demócrata ha hecho naufragar lo principal, la limpieza de las elecciones y la posibilidad de defender la constitución y la propia república.

Es de suponer, no obstante, que pese a sus intentos de hacer contrapesos institucionales ni los viejos ilustrados ni menos los padres fundadores de EEUU habrían podido imaginar la magnitud del desastre actual. Afortunadamente para ellos ya han muerto y no pueden contemplar el triste naufragio de sus ideas y realizaciones debido no tanto a un enemigo exterior sino a la traición criminal de sus propias élites. La desolación de una quimera. La República americana convertida en otra dictadura bananera más.

Pero Tocqueville en relación con las virtudes del voto universal ya había observado no sin sorpresa a su llegada a los Estados Unidos “hasta qué punto el mérito era común entre los gobernados, y como lo era poco frecuente entre los gobernantes. Es un hecho constante que, en nuestros días, (1835), en Estados Unidos los hombres más notables raras veces llamados a las funciones públicas, y se ve uno obligado a reconocer que así lo ha sido a medida que la democracia ha sobrepasado todos sus antiguos límites…

Aunque se admita que la masa de ciudadanos quiere muy sinceramente el bien de su país…el pueblo no encuentra jamás tiempo y medios para dedicarse a ese trabajo (Tocqueville se refiere a la educación y el estudio laborioso y concienzudo de la naturaleza  humana y de las alternativas sociales y políticas, solo al alcance de ente con recursos) y de ahí se deriva que los charlatanes de todo género sepan tan bien e arte de agradarle, en tanto que, muy a menudo, sus verdaderos amigos fracasan en conseguirlo…”

“En los Estados Unidos, el pueblo no tiene odio hacia las clases elevadas de la sociedad; pero siente poca benevolencia por ellas y las mantiene con cuidado fuera del poder…  en tanto que los instintos naturales de la democracia llevan a pueblo a apartar a los hombres distinguidos del poder, un instinto no menos fuerte lleva a éstos a alejarse de la carrera política, donde les es tan difícil permanecer siendo ellos mismos y marchar sin envilecerse.” 

Una lúcida visión psico y sociológica que acaso explique algunas cuestiones del fenómeno Trump, un outsider, peligroso para la casta política y los intereses plutocráticos que el sistema enmascara y representa.

Durante otra amenaza aunque mucho menor que la actual, Lincoln pronunciaría un célebre discurso en el cementerio junto al campo de batalla de Gettysburg el mes de noviembre de 1863:

“Hace ochenta y siete años, nuestros padres hicieron nacer en este continente una nueva nación concebida en la libertad y consagrada en el principio de que todas las personas han sido creadas iguales. Ahora estamos empeñados en una gran guerra civil que pone a prueba si esta nación, o cualquier otra nación así concebida y así consagrada, puede durar en el tiempo… 

Que esta nación bajo Dios, tendrá un nuevo nacimiento de libertad y que el gobierno del pueblo, por el pueblo, para el pueblo, no perecerá en la Tierra.”

Pero arrumbada hoy también la original democracia americana, ¿Tendrá un nuevo nacimiento de libertad y que el gobierno del pueblo, por el pueblo, para el pueblo, no perecerá en la Tierra?

Lo que ahora la élite criminal ha alumbrado ya sin máscaras encubridoras es el despotismo, el principio de la tiranía más absoluta que sirve a los malos compañeros del fanatismo, la ambición y la hipocresía.

Nada de todos iguales. Nada de libertad. Nada de gobierno del pueblo cuando se hace trampa electoral, ni menos un gobierno para el pueblo sino para la plutocracia globalista financiera que usa a violentos mamporreros criminales a los comunistas y a gentuza depravada chantajeable por sus vicios como fusibles mascarones de proa.

Lo más pavoroso no es que se haya hecho trampa sino que todas las instituciones hayan fallado de modo tan clamoroso, tan descaradamente escandaloso, en la supuesta defensa de la libertad, la legalidad republicana y la propia nación. Un fiasco y un fracaso total.

En efecto, la nación concebida en los principios fundacionales ha sido derribada mediante un golpe de Estado de la plutocracia en complicidad con los neomarxistas occidentales y los comunistas chinos.  El deseo confesado de acabar con los EEUU del especulador judío y ex colaborador nazi, George Soros, parece que se va a cumplir sin remedio.

Es un acontecimiento histórico extraordinario que preludia no sólo el fin de la democracia en América, o al menos de su mito, sino probablemente el de la civilización occidental tal como la hemos conocido en los últimos siglos pues gran parte de la actual casta política mundial se encuentra comprometida en el mismo proyecto criminal. Pero la primera y peor de las corrupciones es la que pudre el entendimiento.

Nunca pensé que iba a tener que contemplar horrorizado los crímenes de los llamados “demócratas” made in USA emulando a los salvajes de la tristemente célebre Revolución cultural de Mao Tsé Tung, promovida tanto entonces allí como ahora aquí para arrasar las sociedades y sus identidades culturales. Saqueos, quema de templos, destrucción de imágenes y símbolos culturales, asesinatos, persecución del desafecto. Y en un ambiente enrarecido de manipulación e hipocresía, pandemias artificiales, confinamientos, utilización del aparato del Estado supuestamente democrático para destruir los derechos civiles, inducción de pánico irracional, falsas “vacunas” letales obligatorias, destrucción de la clase media y de la economía real, trapicheos, engorde de la deuda odiosa, ridiculización de la Cultura, de la Patria y de lo espiritual….

Ni menos escuchar su comprensión sino justificación por un supuesto líder espiritual, un político sin escrúpulos encaramado por la élite pederasta criminal en el trono vaticano.

No es la primera vez que la humanidad se ve tan gravemente amenazada. Algunos de nuestros mejores clásicos del siglo de oro, ya comentaban estas cuestiones y nos advertían de los peligros. Dos jesuitas, Baltasar Gracián, el prudente estudioso del Poder y su famosa “contra malicia, milicia”. Y el Padre Juan de Mariana autor de De Rege et Regis Institutione donde trataba de la moralidad y justificación del tiranicidio. Asunto del que nos hemos ocupado hace poco tiempo. Sin olvidar al gran Quevedo, una mente lúcida que ya denunciaba las conspiraciones globalistas de su época contra España en Execración contra los Judíos y La Fortuna con seso o La hora de todos. La dichosa isla de los Monopantos se encuentra en trance de extenderse a todo el planeta.

La posdemocracia americana presenta una de sus formulaciones públicas en la falsaria Agenda 2030. Una mohatra que hace las delicias de toda clase de próceres ineptos o encanallados.  Un modelo teóricamente democrático en el que se perpetran elecciones manipuladas y tramposas, pero el resultado será el deseado por la plutocracia en cada momento. Y que presenta nuevos métodos de manipulación y sumisión.

Parece que la cosa desgraciadamente ahora va muy en serio y tiene alcance global, lo que hace especialmente difícil la Resistencia al no tener donde refugiarse.

Pero, ¿qué sucederá tras el desvanecimiento de la farsa democrática del sistema? Hasta ahora, muchos esclavos no sabían que lo eran, pero cuando las hambrunas y desastres económicos y morales se vayan agudizando, cerrando el lazo sobre su garganta y la tramoya del sistema no pueda disimularlo, ¿qué podría pasar?

Desgraciadamente para entonces acaso ya se haya producido una gran mortandad entre la población mundial que hará abrir los ojos al superviviente más topo. ¿Será ya demasiado tarde?

Pese a todo, como decían los fundadores de la gran nación americana, IN GOD WE TRUST

 

 

Entradas feeds. XHTML y CSS válidos. Tema WordPress basado en GimpStyle diseñado por estudiocaravana.