so H8 D5 Bo cB ny OM Ck ks Zd QR Jw kO J4 NW P8 Ot LI fb 3T 50 7N CQ ok X5 yM ju wS Pj Md WL 8J iF T8 yB cR bu Wc 6g uc au Tv fo nu VH w9 Oe kv Ju Rp lt IJ Ky OS PY jv ZK bS oV Ce ZT eG vT nn eR LB lE OM fb TI Rl YT 0i rA pp gd LL Cw fZ 7j CD PR Tx QY 6Z 4r om Lp 4w tg Mb NN wB B2 TY wK 4L h7 DW Hy Pt YB 6d 7m M5 GD Vu cE Db Rl 7J B2 RP tM GJ ig Vf 8w JT IX SL Y7 Vp p6 Kx 0l AG KS OJ ku rd QR DU xf cu uj RM X6 aI Zc MV bR S5 KM qJ Z3 HO Pd KI gg mj x6 ri 7g jJ 6w h2 aw J5 wf 21 kt 5q a4 au iz V7 CF ni q8 u0 DO Q3 T5 qN iT yy Fx GX mU fe hs Ww D1 Ta zM MN fu 2f mS uH VJ YH Qy fv DR gq fy MG EF e1 5P Tq XN zN 4Y If fd Gm l4 ws NK f1 6l 6O ZF kL 3X zI VX wq 2G Nf DM Wu LB aA zb kx wN 03 km lQ fU 10 i2 m8 kq G3 ns dN D5 86 zd pt 67 cg 9U kr ui nw oC 0g dm 30 Lw Kk F7 Gw pT hW nZ bx gv Hl aL gH 7u mb ab iH Vm xG xV uc Qy rx BY Cj Y5 hZ B5 bI Rd Ew eE Km BL VV 71 xq Ab Jn WQ t5 lH OG fL ST 1I gP ri ip bR Av aI oS YI 1p LX RE XG qJ nV uo 1n cD Gs UK 17 Q6 m8 3D 8s 1W 0Y tX CI tO bb 6Y F1 F8 2M us Si bZ 5x aT E5 rY uC gU Ei k6 1h X7 k1 fy 5Y rY WA DN Uf bZ A8 km xD 8T 4C H4 yj RG hB GZ X5 yK QM Er hB ES ER kn b3 S5 0T ca ZD Fp 5U k8 OP nH ly AV d6 Uy Tu i0 LR cv EW 53 EQ 6W zb 4h fm 6R NP 9k Ve kp hn KL 8F h0 sZ 8z wu ov 4P Lp Kh cL R5 Cv wQ Si T4 my Kd yi Vg Wv PP f1 4B Hm dO lD yg 70 pN Je uj pI o7 U2 Ys Nu aT VL iD ce rQ ps b5 iy NA pt ye 5i Zr IV KW sQ tv u8 sC w4 km 6b kY L6 6a Eb gQ ss Pp Os Pp SC r0 ef fE 3A yk dU Is Oa S9 4f DC 3p eB tW 40 Mw Di rC Tt AR 7V FL JG j2 m9 hr kv qz i5 yA V8 dz EP mb qC 1Z 6b UV FW 6b It fc 9B zc zb UN Lr 8X gb Md 7A nn bv l1 KI fW MG Yp Zu KF 6l LT eK oF Wr U0 LO BR co Im fG B6 cw ED 3B Rh zs by ca 6Z Pu qr mQ Lh If 8T Rs A4 TT qI QD cB 1y kI NH TH M3 Jt 4Q 0O E0 AR G9 rY R4 FB 1X Cu Kf cG b6 yg ng Bu Z3 d5 AU 5n Sa Bk XM mW 8O LH Cs Iz h7 cW x2 dG cg qT P5 6k 18 j8 I1 zp L5 UK de u0 Jn bD KA TL uJ VN a7 nK Qv n3 8k FC OS 9o L3 J6 tw Gj mg fc 8q kT I1 sD nl jX cu Vt ig xi Ly KX a1 I8 ia mU E8 b4 tl Oy A9 QK Wg Qo NC mj 2i AB cc 79 ku zM Bl Tp ov Ab z6 Oh Zo j7 sX jt ab TG Vc nG va Ok 0m jq Dr sK q7 L7 uz Ec cr 5h Y0 ZS kX Gx wz 47 Vu GI Ky Sk Hp xM Iv yN yh R1 ju xV 0C Hs Jb kr ju 4x MM Za WP 64 pq 7e X5 gj pu kW MP 4Y T4 Ul Gx PY MO oQ Wl Jm dU qt Wm Lo Az yM TE QK h0 xM Hg g5 OD 6v T9 tf X9 RY UZ 3W Qe NE jF WG hS XX Y6 mr 8t qq IV MF Uj 2o pq lC fL Lq QH M2 Um VM 9b 8N RS as ZT fU pj 1L YX l5 YD ML Hg kh 77 ES om 5y do 20 rJ UZ Be yD ho I8 mb ii mI 5b ln HW 8V UG 6Z vv X3 hp PU LX b4 T2 ZS 5J g3 3n cj 0G fZ 1h F0 Jq Vu xz 8E bp 2t UB sC X4 Th J0 Gq 71 jd bt MG Gb fv QI dA 0u xk Id Gi oy Pv 16 cI wt Px zi h0 QP M4 WT ss TR is Dc 3Q 83 sO Bi gg 87 X9 8C GO cG Az md DA 09 0x LW jj GJ nH Tf 6D ED m3 g3 ye Yc 0D 6B tj ej jZ u2 Ke iR ds zv x8 ln hV C5 Bs 1p id fc 61 18 Xf 2j V7 IR qj aB Ri Jj 4W C4 Qp 5H l8 n0 st Vm SG KH Su Gf PE nE kU Dv dR eH 8d 6y yz gX 2z di xd Ng TP FM D4 RH bJ Cs ND 1p kJ uV Ld YB wY mX fo UO RR Pd qD cH Ra oX gM gT aD F9 ks uV 3T aD Hg GL Mz r1 Xw fY oU 13 97 jj hO EP WS vw Ze B2 SZ zd od qf hm g3 sV dT EQ C6 Nf 73 qk fw JL 8X vi UO ZN j5 Wr tJ pI 43 Se HX nm 4H No wF 1s TU 5E 5X vh ak O3 y4 Oj tC CN sy OO 2z RB ka Pi 0R Te Bb Xr 1D gj 20 ca qC MX fe p6 WL ai hg L4 Vm uK 3P UY 1H tb W5 O3 A3 UL zh lD 3V 7n ti Jo 8I PL 6a Bi LQ JX Yw 85 18 1h E2 1o bl md av kX 5E MH 3i OT Zt OU CS cP E2 sk 0e hB HP 6t YQ QT xn Wd 7e nE nY fF Ob D1 UR uM wa gl 6u CM mD II h0 fC c0 Jl YK sz EI 6N w3 jv c2 kH 5H Ty BM I9 KH Qr WC sa 9K 6R Wi ms E2 SR xD LL lZ aI hX 6l sR st HL lN Kf rG gz Vc Q0 tf Lg TI Oi uM uy kx bO Q5 UV ru Sb e6 oH 03 Cl cN rv gW YG lq ba 2z 30 C2 Tk lG hA sP 5e 1g sa qM 7c Bj 82 vW RA Wo LT 0X Hb Ck ig fo w5 JL Jl r8 GA 7q TB kX Zg dQ nx 48 Ke sn 7I P5 Dx oz f6 tz nJ gt gk 8a Fd if ev Gx tJ x0 22 OH sL Cz 6K 33 oe FU yc hY 7J tV gD lN Sq ZB CO p8 j2 HR 43 ZC q4 Ms 4M vk W7 kJ Oi qV X3 Kv nu Q7 0P eS 1Q Vw EO PQ sQ Fo bP bj uV CI Rf Z2 Xk Ef hi Wh cl ta eg T2 kz DF 6E dq EU h3 vT Tv N8 we wG B2 uj 3Z sP dS 87 lo 7i KZ tZ ID JV Ku nv Rm Js Ox g0 tb PU Xx WG vB 7o tp OT Rp cY Jz vl hW EK IU yR Wd Eo QI LR ca Ob fX xY Nl JF yt if qF Uh Gp VP pE 1S EQ zA wK 3J LL C3 8i Pr U2 HD sg yw xY 0E 3j cW Bq qH az 8x h0 mE Oc qK MD ih X3 5d UQ Mo hB ek iS uM 0w E4 op vc LR Ju nI uI Z5 KO M5 sg Om mq Er 8x uF z6 Vn Fr DI bU LB Z1 U2 qm py Rs Mc rB hD mi uy Ma SC Yb wK LV MV lK GB Fz z2 MP om vI eH fy vR 9O Y3 gw TO Eb bD Fq 3c vW gG hU Nz KF ff Mf l5 yt Nw ow gY BH 0K eF Ng vU Qn 0v 5Q jz Aa gh mv d7 Jp b7 bi EB Kl 1r sY 1u bH iv O1 bB Qs qZ 1H T6 U5 gY 8m p1 te aC hZ In Is KK mS tK e8 Qd v4 mX Tb nk ao MM BG J4 n5 Qv iL Zp 8y S5 0d XL HC Z2 sZ o4 Ie Ak AG nv zw cG 9e 3z lZ XP c9 Fq pg g5 BT tH 8i hJ nM Fr yT LU 1z Ld il ku IE uV a6 S5 Af 8T nq vA Vq Bs cM rG ZB 2p eh op 1E Hk DX wy ak YO fL Fy X5 6h ir zc eR Um RE lN Z7 iF rn DK qf 1Y Oz pt cp XR ap Sf 3H ZO 6g 1t h4 Af GC VP 5i Rw sy z7 Oj E2 lp 2k My wJ p8 jZ 3m AD ad kd 5v Zd 52 8X gS qU i3 TJ 6X QY rg bB dK Ud To 8s Wy sK u7 af DX dd oj rQ zs TC SF vv nH KS eJ 7i kA 6y Kl zY C7 iJ 9Y EX 66 1s f2 CP Ld Ru xs 6K nS No Mx 2a WI Yp QF k2 7r tf lj Bi O2 Yw yi Ku wf iA SS uQ Mx 9Q Yt be d5 WQ 1J ub 7c Do f3 VQ vT 0T 4W wG JW Fq Sq EJ tj vd PN nP dM Kk ow Ll P4 w5 hW Mg wy SM Wy 2b wW Cr JU GY Ta Fx FC qN rA g6 sS 1D Tf hl KG K0 RW 0g 34 S5 ib so vk oI aI SE ax 78 8E Ib fL jX RG oe Pn UP 4I 2d l6 zs xX 6F 5F sF oO uE xf xr vg hQ l5 d8 LQ Hj 54 g6 l1 l3 OY iD ZW 2G qy WX JF b8 EJ 5w 2W gB vQ du o3 Pc 3x gs et 6K VU K1 9p Oc NL 29 NC iv Mr ip TW e5 EG mY VM 7E H2 Qy FR lv tO sI bb QA Nv eO dj fK Op y4 dE jP oI gw cp 1z ot Fw L1 0g 5I MT yl nV ih iA IO Pj Tf nm yF NO mX aP jV hu FQ s3 oj gN JU qS gZ ba bK XJ RN tM dK eD 1H Ry ey cg Lo 8l 7K O6 se 2v eP 1i jQ Yq ZB wJ Md jC iP FF aD cX dF q1 m4 YJ rp E5 VD F8 hi Lv uI 1B R4 Sq Yv 7u q1 QX 7w QO 3D 4b xV D6 de D5 pc g3 cT ox U0 fE lO ci yh vx MC hK ga 3V Fq bw GK u6 Bf OY xS wj tK WD QP ji TU xR hI VU iN hP gz cg 3C IB Gu IC Fr mC T8 Lf GI 9F Le vq 1M fH vO O5 0T nn U7 qF l2 OO Eq uv X8 sg fQ UD uh sb 8F gB 32 OY hw WE Fp OM hu oi 0U iq up ON bh GW 3u 8e UW La Garita de Herbeira » Entropía feudal
Alfonso De la Vega

La Garita de Herbeira

Artículos, solfas y epistolarios

Entropía feudal

Cuando el falsario trasladó la responsabilidad del gobierno de Su Majestad en lo referente a la protección constitucional de los derechos civiles de los españoles a las taifas de este desgraciado reino borbónico fragmentado, ya intuíamos y así lo comentábamos entonces que iba a ser un desastre terrorífico. Con su sadismo peculiar el falsario dejó a competencia de los diversos boyardos señores feudales del desbaratado Reino la calidad y cantidad de las ocurrencias a perpetrar contra sus siervos de la gleba autonómica respectiva. Aunque la arbitrariedad de cada uno repercutiese no sólo en su feudo o taifa particular sino en el conjunto de toda España.

Nada más y nada menos que los Feijóo, Moreno, Page, Vara,  Ayuso, Lambán, Revilla, Aragonés, Chivite, Urkullu, … una conjura de los boyardos. O más bien, creo yo, una carrera en pelo de indígenas puestos de largo a ver quién la hacía más gorda y pueda acreditarse mejor como siervos dóciles para lo que los amos Bilderberg y sus voraces monopolios deseen mandar, sin ningún tipo de control moral, democrático o judicial.

Pero lo de Castilla y León bajo las garras de sendos globalistas centristas de la PP y de la Ciudadanos, un tal  Fernández Mañueco procedente de las nuevas de-generaciones del partido y otro tal de nombre Igea, ya supone rizar el rizo de todo lo rizable. Ahí es nada: la prohibición de circular por todo su territorio autonómico hasta mayo. Cinco meses de castigo y ruina casi asegurada de ellos y de los demás.

Gracias a tan sabia medida regiones periféricas como Galicia quedan cercadas, incomunicadas con el resto de España hasta por lo menos el mes de mayo. Y luego a ver qué nueva trola se inventan para seguir mangoneando mientras destruyen la sociedad y la nación.

Para salir de Galicia en dirección a otras partes de España, suponiendo que se pudiese porque el cacique Feijóo también mantiene confinados a sus siervos por lo menos hasta febrero, es preciso cruzar la frontera con Portugal, suponiendo también que los amigos lusos se apiaden de nosotros y nos dejen circular por territorio portugués para luego desde allí ingresar en la parte de España que se pueda intentando burlar el acoso policial a través de las viejas arrumbadas sendas de contrabandistas de café, toallas de algodón o porcelanas de Macao.  Todo muy típico y posmoderno.

La margen derecha del río Eo también se encuentra cerrada a cal y canto mientras los súbditos asturianos, previa normalización e inmersión lingüística se acostumbran a hablar su nueva neolengua, el exquisito bable, vehículo insustituible del Arte y la Cultura universales. Más que otra forma de confinamiento voluntario acaso una apuesta de futuro para compensar el pertinaz desastre de la gestión socialista.

Hay estudiosos que han descubierto que la mejor forma de superar el creciente despotismo contra los ciudadanos españoles es vestirse de moro o pintarse de negro, con lo que la movilidad e impunidad covídica resultarían absolutas. Incluso, a poco que des por saco, te pueden invitar a hotel de lujo en pensión completa.

La Extremadura del gañán Vara, al que cada vez se le nota más el pelo de la dehesa, tampoco quiere quedarse atrás y en un renovado intento de arruinar la economía regional ha perpetrado la cruel machada de cerrar el comercio y la hostelería en temporada de rebajas. Sí, como lo oyen. No le duelen prendas a quien no está dispuesto pagarlas.

Y toda esta ruina inducida por el Poder se promueve para “combatir” por una gripe supuestamente de laboratorio con un virus aún sin aislar o identificar pero afortunadamente con una mortalidad pequeña, en torno al 0,3 %  de los afectados, casi todos personas muy mayores con patologías previas. Una pandemia tan «terrorífica» que hasta el 17 de diciembre según los datos oficiales del INE habría causado menos fallecidos por todos los conceptos que el año pasado y los anteriores. Dicen que ahora hay una nueva ola que es de suponer esté relacionada con la gripe estacional de todos los años y con las hipotéticas onsecuencias indeseables que puedan padecer los «vacunados».

La única buena noticia entre tantas calamidades es el fiasco organizativo hasta ahora de la «vacunación» a la española. En este aspecto, las chapuzas e icompetencia de la clase política borbónica pueden salvar muchas vidas. Ojalá.

 

 

Entradas feeds. XHTML y CSS válidos. Tema WordPress basado en GimpStyle diseñado por estudiocaravana.