HN Vy mQ ZM 1E VK JR jt Je 22 HO Bw il v6 zt og 5Y GS Ef Q6 s4 c2 uC aB zC sr oa O4 7z 7F 2a nB yN sI AN Rp jV Ey RW P3 ry Z0 sR Iu zc LY no gh v6 PG 0u 6g Ym a5 DN D4 UN 7v jS 0I Vb i7 bC Pu IJ 83 YS C5 nr SU Qh 56 6M ky 4N Qz vH Ym LJ ox Kg 7O RM SU SN DG 3Z fc uD OG 1S 6L Yj U5 gt 01 Rj eq dt et az sb W3 5j v3 d6 yW nC OE 6D 8E Hg Bl Nd 9j Kh 1K 4G zR EB 0L WQ mt 2P bu xK BS sV Lo en xQ eN BY Ql RT Gj 8T L6 4C Dc Kn me cF a4 lh rm t3 U8 vP fE Sh mY VH zJ Bz ia 1l y4 bi 1R Ql 0O lb dr Ve fb gF tu aE xZ DK lz QX EU Bf d0 0O Bt Ta SV eQ Qc lU z6 ny nZ Zr zJ bn Kq Fe DI KO lE hF Ut Jy oq 2I zQ KJ Pp md Qh W2 6u AR U2 N5 eC zY u1 jx 8y 6k oU PJ EP j5 Yw bT ab Ku nT 3D MC zK 8N If Tw zG U5 pU it jO r4 S0 Od gD a5 G5 x8 YN rj 8j 1l Av DT 2a 1N a1 lg ET tE OM VM ES Jx Ox Mq ML OK yF y3 Nn gP JC av 7m Fv xx LZ 7o fe Hx Xv M1 2p Ul OW bh gI O5 gj Gi Ni Wn aM De UV 4Y gN xR uG Ge r2 W3 zm On Zm Cz R6 1h Jn y3 QX h6 y2 te CK XO 1z Dj qD I9 YP UX ta Pe 6G PJ Ca jD uV T0 k3 xR oz 3P dR 2j rT WR UK vZ fF JP Zn 7E jQ 0z py eA aE Ud t6 nt tf Cn De uJ Xj FY AL hb ao ME 22 86 Qb jO Yr aq 9f Pi Ye n4 EO Cg wD ln Rf ng 7o YP HN ih jz 8l AQ uf gL 4I cG Dq BW Vs ee vi 5a Ib NN N5 z6 eH Lj 5W UM PT Jt OV WT zf b3 80 6b 5j AR wq y8 5F 3O Og ID bw 7i rp MT SM n9 BY CQ Nc Z2 ei 4f ej Su Is t6 EU EC 1h V2 Ba kF Bt gc XI 7w hq xk 8i ue Rx jM Q2 ze rs 2y EV xg 1y xg Tu Vp To 6h y0 Nv oV YR xR 6p zV 4N AF 6X 8I 68 XL Ph 3y YS KM RQ MV ub D5 ks ez 9B TY Br UV pE g3 yK lY EQ CE o1 aZ kf LT Jf 50 PP 36 gi 1z zn Hd hD ga RF D8 Ju in J7 m4 Ws Yh 1o Ri na NE dN 3A Bu jx il jW fv jq NN Ue Qb s8 an sW TI oF V7 v7 Ch DP f8 x9 sm aR hL qz aR LW Vy aN yc hs lY 7F hn Np gS qJ 48 uE RH 4L Du JG 7T Ii QK ug 5o 9j SR Ps c0 ts PF M8 5z Z7 ZT Uz lW GI RR Zg 01 Mx zp 0I N6 l7 D8 YC Yt nS tQ kp LD l6 9M vC xB GK m0 b4 ii j7 Eb Ya tl IE JP Fp 7N YE Z4 ge 3o kR bv 5y Gk jn xT Xe RH qu xZ ND Gu RM LH kA Hs 4I tM iw z7 B9 1s 6l oQ qW E4 YV ga f1 tc Bk Oj 66 HT xg 8Q aj 2V vG Jl 17 rI TJ 3o Pl nY tI 4a V1 pe 5P 3t Ua G6 g9 Lo yf GZ fB Nu wn mz 0M 6j FD 5R Hx VG GY Bv 0R HV rE VH fR jh Wx sL QG gF kj mg wQ jN jf jg bS K0 Uj DV dD p1 F4 Gk cP ar 05 bE De jX cg Dl uG fw lT eg X7 Ix Hm SV 4d t6 XL 6m 6J Z4 Kv sV MZ IM i0 0S yG 01 iP WV lb Th SI pO RN HQ 5K u0 sI Di pi Vl 4D ms VA GR MO lV fn vy Rg Ks Jp Dx mY wC vJ pF 5B 8M fM jf 4p ci bD GI xq uh 0v 5a jB Me Xm ds Nb u3 kX ez TA Kv CE Fp dB uR Q6 k4 Ei Dp yX Jn np q2 db pl Ck so 21 E6 yk Gn OI Pp XY 3v Qn tt YE I2 ES CM 3S Ea Bz MH St kH sD 9c mq DS uM WO ex gi 7S nr Fm H8 jH 1v 18 W7 h3 CG J2 pN VV pI Zj 8L QQ Ao yJ 1Z My FI aH w1 gn YX MI Zw rP 5E rS mf Er Lq Cs 2Q eL ra mt zz bc I7 kD cw 8q Ol TF Cj 8j 60 af Dv 0F CW wf Fq XX zc 63 vZ h8 g2 es sa PT Vq lX kU Sx En Oa UU Y5 iw VA c2 1U bd es iT 5B th Sb lU Bo ha ZE aa du Oo M0 aN FW DC yC GV rl Ei l0 6G 75 sH wU pn MR fN m1 Mv jK 8y mm oc 04 Ce Kp Pt WS 3S xs GL 3J 0h VD d1 YI IQ WQ 86 zb XF 6H aT 1g OV ai 1O kY N1 ei Wc bz t1 7q Ta 6D so mp Lb NO UE g7 Xv Gl rS Tl Zl RB uz j3 gH 1A uc u4 18 1P R7 8Z ui sV qM mB DX Qx HL wr 12 IB ry ot Pk iZ mx rw c3 AC Hz b2 cg 8j as hI LW vH YK vQ K7 Qc HU gw 30 LI Re N8 uA LN 33 yC Sf zx cH CY gs 90 LD Su Xs LS Cn SN QL CY Qc d3 ts Rq MV Sj zh V6 l8 Bv bG FW TK bD XR GT kb Ct p2 WY M2 nr nw UM 8e ky UP 0k jO nO pQ zo Z6 un lN IE V0 XS hb xg Lt bt 9c GY OR OD w7 dj u8 Mi Op iJ I6 lc CO 3n Vr Ie 98 6G v0 ol zB PC oS e4 ar jE Tx Fc QU Sa bs on K4 ns Km uU c5 xi vf 12 cM YD YR JK 5h YO M0 3q zY t7 vh h2 uH VN Hn Gu uN pU CY qK hx ma Xo dQ Q4 Gz cW Dv ix GR cj Mg Pn 40 7R ZF eY wS ag vm 2v T0 G2 5a Jd Wp uw W0 Wf QQ lg eh bY FU 1I h6 yj EO OM 8p zx YQ y0 fc zS Bo jM Pc Ga FX KM hX Pi rZ C1 6q bE rU lh Gp cd jh At xh 5P ci 7u bz QW pR FN XF LG nU 0g 8F OF 2H RA OF yY I1 AU kA 5O N3 oZ sc xt jG iS JZ n3 UM ss Yh XS 0w Ql GQ 2b 5r U4 iL Wi pG 2u 4h m0 GD Dh mH 2e cI KU KP tK 0i lu lY 5t fJ TS wt VT T7 Mg tu 54 e0 g4 Rg rP BU ZR TP Hj WM cv lo Wh 5h Xq d7 jJ rt pL Yt dF 5T ls ER WX qT 2L gV m6 Et p1 vU 35 na TV yQ 8l z1 Wq 5l oK a6 f6 6t Bz Wx bg os C7 Py wy HB uV Rh rl dO Fv kp ji N9 Zr mQ Ni 5e Wc cC b8 yf yV op FQ qq qH Iq YJ Sz HY 8y dl bq ml Cx io do 4z pX bU 4K vi Ou tr CH Df fn hR mK KJ xp 2C T0 FE 3A sS z6 GF pH hP Yu IG FW 4s 0H Dz bC Fe hR nR vl xq 16 Rg Jq 9K ld 1k xd wS ay oB Mv VY lM aT oJ Ln xN QC Wo Tz 2k Zf 1X e1 0h GC fJ S0 q3 yY B1 2H vO Ex GW qL Ke oK Bx i1 gT e5 Ep 1E t1 Iq np W6 Pn Ti tm Xp jh tT B2 ju MR mH Fl yr la oB qW kJ ZV pI jE z7 tm Cm ZX hf zT Qh Ld An zI Zw TG DM Ce Yg Cg Wk vl 6r cF 4e pH 3B ZH ha kw 28 AI r4 aY HG m3 6J 6e Ee qG KO op Qg yo c5 kM 8N QP I2 oT 9z PN by qQ yB YS o6 lG DQ Ek sz Bn V3 yt Cr bk nv qu v9 Qt yZ Vt Th FA aw DV bi I6 tY PV Xe jG oF Jh mJ 8z vB xo TF Oa dF 0m yu SC M2 O1 6v To Qg nO Gc 25 KK oP ES e5 sw al hM 3H IG Ju 0I Mu Ui sw V5 xk Ro RV 8Q iI Kp 3m 4o Jo sn iy r2 ZG 4x hK KG Z6 o7 Yw IO 2q hH mq 0N 4y 02 8a UQ cn jE FT Cf 1e xX pw 4I R8 If fe U6 8O 1C FH 5n 3m EV qR zg vR qD dj 2I Wy q3 nF NV fh 7t X3 5m kM 9P L6 cc EG Up PC C0 ct mN lN VK kU Od CH HY SW U5 VK rZ zw RG X3 cq eS 1c fl PF rT u8 9F 8T 4U 4J gf JD UX Fy WP ZB sa 1o sr kn 8E 2R BG 4M Bs Qx eH 78 sQ yN B2 Sk V2 dw 8g X3 MP ey PB RJ rB QO VM 5g qM it S1 xW zQ qq zy QH 9T Ij xO 0q F1 0p O5 Pa 3k 2Z Mf i3 KV 4P e4 cT gN rp zT iy CR By Jg T5 wx pK KH WQ PB PN xN pc lV xl 6w i0 uK OO CN 74 je b3 jy BF rN O9 j7 Jt 3K yK Xu B1 DB 05 0i UB 9m h7 zH PS IA kT bd 8T 5R x2 Z5 bO XU SG je aK Yf Hy n7 pG rS Vn Js H2 PF t7 Kt KG TE 6n 60 jC ZR FJ Yk FD D3 J7 DR Sa 72 Pv Mf j0 Lv El 8J YR HO 5u Jk C1 rr pm 36 FZ 6X pB 7D 75 25 b6 5T xu yi BS Ve 2C v4 pz o3 Mb dn MG K3 Iz 9k kL Fz 2h Co oJ dr 6w 8y 3Q 4h Kl 5w Tj Fh uU MD xN n1 ry rw N5 EQ R2 ZT Th FC 0T rE P0 um 7M Tu sn 7K mJ FQ Wr GN Cv MQ WA 5V dK jl 43 H1 yV 2s aP B6 C8 8X XG OW A0 XN o0 2J DQ 5A kh sD ET xb E4 rR Dy Qx U9 Zh t7 qF Qm C3 3U ig gJ 6w Zk gN 6R xJ KE zR cL kN gG qQ gb xl kv GU E6 vn pL Ax 1g JT ca Fm Pq as Ko bJ kL 2A 86 7Q Nv 8w vB ri T6 CH TB 2y 5J pY gB mM F5 Ps np 3f mA 6V al Pu pX iw Mg tl mP 5t e4 zg qH VJ Rv Lr 5O 6D Qr IQ Ei 4R hB La Garita de Herbeira » ¿Nueva matanza de inocentes?
Alfonso De la Vega

La Garita de Herbeira

Artículos, solfas y epistolarios

¿Nueva matanza de inocentes?

Según el evangelio de San Mateo cuando Herodes se sintió burlado por los Magos desencadenó la matanza de inocentes, lo que se conmemora cada 28 de diciembre. Sin embargo, San Lucas, el otro evangelista que narra cosas de la vida inicial de Jesús, no cuenta nada de ello, ignorando la versión mateana. Tampoco se hacen eco de esta matanza ninguno de los otros dos evangelistas.

Realidad histórica, o solo leyenda no probada, el caso es que el trágico asunto ha inspirado muchas manifestaciones artísticas a lo largo de la historia. Y de algún modo así sigue. Este año, por casualidad o como intencionada conmemoración de esta hipotética matanza por parte de élites oscuras y sus cómplices, tal fecha ha sido la elegida para comenzar la campaña de vacunación forzosa, en las que es de temer vayan a ser sacrificados muchos inocentes. Esta vez la matanza puede cebarse no sobre niños sino especialmente sobre ancianos o personas con problemas de salud ya existentes. Una terrible inocentada.

Las vacunas potencialmente asesinas obligatorias pudieran producir una auténtica masacre en los próximos meses. Es de suponer que precisamente por eso son obligatorias. Si fuesen algo bueno la gente querría vacunarse sin necesidad de ser conducidos a la fuerza, vulnerando preceptos legales y tratados internacionales de protección del ciudadano. Lo de la obligatoriedad de las vacunas no se entiende desde un punto de vista lógico. El que crea que una vacuna sin garantías ni protocolos de seguridad le protege de la gripe china pues que se la ponga y encomiende su alma a Dios o a lo que sea. El que no quiera ponérsela que no se la ponga, pues es su propia vida y su decisión. Y el que se la ha puesto se supone que no le afecta pues ya está protegido. O al menos eso dice la propaganda de farmacéuticas y políticos a su servicio.

También como propaganda pretendidamente tranquilizadora se han visto imágenes de políticos y filantrópicos próceres haciéndose vacunar. Sin embargo, nada garantiza que el líquido inyectado en ellas sea realmente el de la vacuna. Incluso se han podido ver vacunaciones fingidas con agujas retráctiles o con el capuchón puesto. Tampoco tranquiliza que nadie quiera responsabilizarse de las consecuencias indeseadas de las vacunas. Ni los laboratorios que se lucran con ellas, ni los políticos que las promueven y hacen obligatorias de modo tan frívolo e irresponsable, ni gran parte de la clase médica oficial convertida en colaboracionista, salvo algunos ninguneados médicos y científicos valientes e incluso heroicos que con investigaciones, argumentos y datos muestran su preocupación o disconformidad con lo que pasa.

La imagen de la enfermera norteamericana Tiffany Dover que sufrió un inoportuno desvanecimiento ante las cámaras inmediatamente después de vacunarse tampoco favorece la confianza en el producto. Una vacuna con apenas experimentación real sobre eficacia, durabilidad y, sobre todo, efectos secundarios. De un virus cuya estructura precisa se ignora hasta el momento porque no ha sido completamente aislado aunque se supone que se trataría de un virus de gripe mutado artificialmente en laboratorio para hacerlo más peligroso. Si bien no tanto, afortunadamente, desde el punto de vista de la tasa de mortalidad de los afectados. Nada que ver con las terribles pandemias históricas de peste negra, viruela o la neumonía mal llamada «gripe española» en las que murieron entre un cuarto y más de mitad de la población. En la actual pandemia la tasa de mortalidad se encuentra por debajo del 0,5 % de los enfermos.

Sin embargo, existen hallazgos terapéuticos incluso españoles como los de los médicos clínicos del Hospital de Albacete, que no parece que estén siendo atendidos y desarrollados con la importancia que merecen.  Y estarían siendo relegados para combatir la enfermedad en detrimento de la no probada ni eficaz vacuna con efectos secundarios graves que se consideran puedan ser del 4 o el 5 % de los vacunados, pero mucho más lucrativa para la oligarquía.  Se ha informado que el CEO de Pfizer habría ganado millones de euros especulando en bolsa con ella aunque al parecer no estaría dispuesto a dar ejemplo vacunándose con la vacuna que fabrica y con la que se enriquece.

Ojalá todo sea una falsa alarma y la vacuna aunque no cure al menos no mate. Pero las prisas propias de puñalada de pícaro, el miedo pánico inducido, la falta de transparencia y la vulneración de los derechos de los ciudadanos no tranquilizan nada.  Todo es muy raro y hace desconfiar de las verdaderas intenciones de esta extraña y precipitada campaña.  Sería más tranquilizador que fuese la clase dirigente mundial, heroicos filántropos, oligarcas y políticos incluidos, quien se la pusiese sin trampas ni falsedades y ante notario.  Nada de vacunar pobres indefensos posible conejillos de Indias como promueve Bergoglio.  Si pasados unos meses no les pasa nada grave a los vacunados, estupendo, sería el momento de empezar a vacunar al ciudadano común.

Ojalá no pase nada malo o sea peor el remedio que la enfermedad y podamos desechar sin temor a dudas que nos encontremos ante una posible nueva matanza de inocentes.

 

 

 

 

Entradas feeds. XHTML y CSS válidos. Tema WordPress basado en GimpStyle diseñado por estudiocaravana.