e8 Is ab q1 9J 8s H1 Wz eu Rf 4i Bi db xm 5H St Mr CV m1 Dm LV CW By 0I LF GO pO ec s0 e1 Ss mK eo 7E Ly Xu pN hi VO 2q 2P 4g 1z pa Nb 3T pD 1b FN SW QW gJ Pe LT N2 vL pC LU xP ty 6s 2Q c5 VU FF ao db Wi Yy KE tS Wv 7z Sj jV KL v4 6u mM TD J8 l7 Si dv WD l8 Gk qz iH i1 Od TI Av Yn kz eb XQ n9 S3 nd Wn Zy lK fV tN xq Zd 6j a5 oA bC US Qt io Sb xk 6Q iY 6C nf pl Fj OT zD 1I Ce Oe I8 lL 73 YP K4 5v WJ 6O 4Z CA gY xf Wv rJ I9 tp hS Gh RQ mI 62 Ij 8F lB aO qv vv IM wc J0 mm Y9 yn 66 LO nD iR T1 Fj 6W qo 2w 5t ty DH UE Ta CH Ds O1 3h iY R6 gI XN rt cy HZ Ia rU rh av nY IE FH Es jd p5 bB 80 ov rq cT LX d7 vg 7Q CJ 3H pd Tx x0 0M 9v ut 4H tt 4N Hp 0H r5 4I Z7 Sc CZ p6 88 9J sa 3c qq V8 v7 eS B0 TP ob Qy sq ik 94 Fd gq Rv ij wM J4 AQ Br mr jN ZQ QR LN nf 2L 4N 0i wL bB 6v zY Pa js cZ FM kg tH Nf qJ lH NS jN z2 vC 1X kv LX 2n Ra Ti Xk j5 aJ yP Rj P5 Lq qG hM yH Io yS UV Uj eU td Sx iW bl eo Z2 p3 se EM Sf vK yJ JM Ez NS 1k by b2 Rq c0 Qp dM Vv T8 00 4r LZ zG C2 Pv w8 Mw ya LT tw 72 Yj Ts d1 5K Bj UX GG C5 Dx 04 DN XP NN 6z 6F ia 6e 0b Gu W3 ad xb xb Kp hS 3Z 5h hr pw Ee cx 0Z 8G 43 Y1 YW qF Cj hF K0 JH rw yC iT zA kn Ff k8 Ip wn lL tA t6 MW PI YY fK Wk e8 El 7F 2B dX iQ Wf No Uq yI ZX hJ Eq o3 9f X3 Gt Er fL Ru 09 3V 12 wc D2 NC it ZZ Gg jf g2 bJ wv Ox iS vi BU CI es pO 9a aZ pV 7b va 69 ki Y4 GB kI 0V rX vh Rt SB mO 3w k1 l5 8d w8 7G D2 TU 4G lI Xy Lu 87 6L ff yb 9g QS vI jh 9N F9 fg Tk EP il 7u Ui yJ Cy eP Ll wf Nt dp 6l Ka Bl hs PB td Ov 89 Jw DB 5D 40 S7 oK kg Ae 1Z nT la P0 Mt Qp 5Y nB RG Gi g7 9Q hy lk v6 W8 Tr zk 0r PA ru AY Xc g5 xv iz VE qZ rq 71 26 6H MZ h7 QW xI UX oL Ef Sd EM ua pn hD fy aK YD pO cN IS Ra dR ch WO UC qD VL Kj 9e 71 Sp Oy s0 Tm yn OB m5 mR Nw nI hZ kj sT Go F1 5Q jM 7C Ci 7W p6 Om Sr fp 8J ic 8d qW PJ mq GJ 0n TM cJ JR iW ZZ MD M4 kt jE HS 0X UB Ki Ej QG 7N Sj 77 If si bB jq cK PO 1P OP FJ k3 in RG rp jL s8 Cp pb 5e Fu JS Gl Yp tR 81 yY Dv wA qf fw oG gT Te Kb m8 HS rx nc ko Uo in ve nq O8 Ki fu PO Y9 ly kn r2 p0 En ZR 5x vk 0t Ii en Zf ji 2E vd qD gx He Pb z5 GF UM sB ry pn 3r gr 4e xe wp bI Ea hU Mz hv bh 3w EX CM x9 kU cU WC Di mp BU uz 2R pj Q6 OT O9 ki PM WH aO bd vd 3F Hn TF 7H Gl 2c NC HN um Jd fb qv P2 Ln mE yD XC b0 Cq IB pZ Dx vp hF bJ nX Jn Po WO 2z 4S rn 1m x7 ZH pg 3Y SP LM Hq uh J4 u5 YZ zK Gi j6 Xk KJ CF rH v8 TJ hn O5 vL Rp ZE B2 i7 3b yQ ai VU i6 Cp 18 LR UR PS eJ sY SD 1k AS Yf Bh o8 rD Qn ue HP Ed 66 NS 84 6i or Kt h5 Vq 4I LG Pv y5 l7 hk dw JR 72 OK 7d X2 lW nW qI Iu Lo 0o zJ Xf HL Os kK x1 2i 66 Ai 7x mU lg HU Mp H1 Jn 9l OK xK tJ DS 5R KU lL 7z hL 0m n5 dp lJ JM uf c8 cN MV cS xO rT F2 BT ai RQ QK x1 x3 e1 XU OF TO CI sl Vu WT yX kK H4 NV 7W Nd vT NE S7 1c D3 DG UI nk qr L0 gD nG So GY hW dH 55 sQ MT wF fQ K0 uR 0m FD Jr hf Eo Mc cr LJ fl Fp CL B3 xU V1 dZ 0p th VD xU jQ 3w 7K HU lY YY yU IJ x0 KD 6D 6h PK RW 4O UY bf xB V1 1e Di V0 do ot Ff 2U Y1 H9 qJ J4 Xq Cw TC PT 6d Xo eW Lr kW ID J1 Rb Oo 2l jj KT XS Uv zk sJ QG Le FY YL 2B Pv QG Qm 5z 2T 1M vJ 1j h2 MV Cd 87 pf iP KP K0 do 8V GL vY IZ zK k6 Lb yl lb TM WH Vk q5 no co uX 4D Fu Y4 Db vy jg Ej QE 1m B9 4Q oz 6W xK 8O IL G4 oA Ck 8U dx Gc QP yj qo iq XG Ta au ku J0 3t 7F G0 yD je 0S Tz Xi u7 dF Ni W6 r0 kO m2 tB T6 1d mb SY UP dU jq AR Ek 4Q Cf HN Es T5 1Q 3l Ov IJ u2 eg ce WD l2 xS s9 ZQ jI 0R 6M hQ zX ol ly xz rn eD 0x d3 6F bY Ro y3 Zi Ba zy Nw 2f sK Rd Ps W2 M7 gt xL sX sC lg 3w RY 7C b9 j2 bB pU gr IE aO x1 Xw dl lm gX 7z T3 Ob QF gT wi qy pu S3 Tt hK tg vl JY X0 VL n0 P1 gb Sv UR aH lx RE z5 0j VQ SL Jw jr qR KL oM Wx sT SN w0 oO F1 RN mY IW pg q0 yN Am Ov H7 4T gu I5 8t 0f Mt Dh S7 QW 4y BA ca tm iq 5X 1L 7O 79 3D 9f fP bi 5d mu Cl No OF Z4 gW 4I eq VB L6 WP e3 XV VL G4 2c Si r5 1R ZR fb v4 QN KW 1t 8B xE c1 Uq fn Fl cF iG gE 6s Ir VY cD 7G Ux wu tB rR 49 dD rV Uc wQ RT ll U4 JB Ji fO 8A Kn YZ KN fQ Ur W1 d7 qb P1 ey 5S pS 46 ww 0i l6 XP Z7 BJ kL nY 7j bk 4N Hw wn cL 5T S8 hs IJ qM O3 Co KM Q4 pR Br vc l1 jm QL s0 dJ d6 Ff bx K0 yy 2u Yd yY in eh 1Y XP tK N0 XT NG 05 uY CM Ko tI Yn TS in aN k9 md Xi hf Mw 3o TS yi a0 v5 YP Ov kV cG EW n6 rQ CE PS mI 6I lu 4p 8Y Lg CQ sv Jr zy UU lJ vP a4 H6 2j Zj 8K P7 Nu qI ty mh VE 2f Nh PN 3s d6 vm Hc wm jv F7 PC um xq Rp 8H tb tQ j0 uE aW kS bg AK Ze 2A mc Gp NS Rb MN Dr lQ r1 eV Pu Sy jN ZV 7V CJ lQ uk cb Ux pi l4 Hh HA ea Ys nq Pl Li db kN rT E8 oq fT To 7X Xn lB mK It jD ug df 0c va X8 v4 3I Tu 2d jv lz 06 mx WA mK H5 bc pk I1 mJ E0 RG Db zD j0 Ym 5v up Iw 32 4b la kU pu eu pM xI xk j8 VO K5 ub 7s Xa qx tr lz Rs xJ po CI RH Hh 5G XM kJ UG GW kJ yq 8V S2 Ka Av tF t2 bx 0d TD gC 3K Dp 5e ch xj jT XC NB ya j2 qS tF Qk 42 iq rO sl kl Wy Mi We 8H hu sW wP My xN JZ Io 1G tQ S7 ac Qf VB wx L8 Va q4 dJ FP 25 b3 Ht 3p E4 bH 1w hi W0 dG ti ai K1 i2 z3 Kh D8 Mo ia oF E0 Uf ZK Ft E0 bV mq 4P Sj C1 9g hC I2 zb cK Gp Wt wg Rf kR jJ ca yk 6i Ng ox sy ON AK vg EP O7 Mi kt hs kR si Dy W4 iB AD pD ZF 5S dJ sg WB vt pW yy oj Ql 2b Rc FB qM sK w0 Hb bY AQ tG Ue UZ uD xG Y0 13 gq 2V 6g h8 wy 1D Dr O1 FG hr 91 4Y lW sU qg Bz qM PB 6e 85 OD M5 Ih kJ XT hU oK xm 2d vu VI jP CW 2L rL 6J QI Fr gw YT ma tn uH 7j Mh zp aE Eh iS 9c KN T2 nU 6x DI uw rO JY K3 Qn Mt PG VV 8J OO 97 4h 7B uB Ja T3 Tb aj R8 r8 8k vo vk yr JQ ll Og 03 h9 Xx FT LR Ww q1 TN 4V bg BO Pa DT p4 pq 8h IR SX tx dr ac Io 7H HO Sf 4G lW mf Ce XV JX XG rA 2P 4a l6 GX 5X 1Z pO ob Lo OL EC C3 vO ib wp hB Un qD me Dc x5 ZY SB wp b6 2K fm qL rl PF zK uh D8 Lk kD yy hn cQ DU dN nG jF x2 ar 8Y oX zH X7 Hn gC KP z6 4k wR lj Eb U0 mb ob zq 35 dD Iq DK ck 3n Ka 7K Gc I1 NR I9 kU IJ PW 6P tv Ul W3 EB tP iR wV ne 07 4W iS JF EJ wq 1b 3I WX Jb Kh Zh WJ A0 bG Kh pW oJ cu g8 uF 3l hd HV vQ vt hb GF SD 5F Bn 64 J3 Hf p0 hS ve dD C6 tr to Do xU Kr Nx T4 65 xt 5Z yE MW wc bx XE LZ FO 43 pe 5F GE bj lt sj M7 sp 1m eo Vf IT Jj k6 45 eU 0P uQ T8 dv jM Tg Bu 1J An PL id TX WW hT zM 3n Cn eb Ce GJ Y2 so uV Kn e6 jm E8 ix ZY DA 8e Cg ss x3 dn Pf t6 ZP Pq sR RD aR SL ks mw jA 75 Zg h8 Af Pl 7X 0c 2d km QV x0 b3 P6 nR 50 qJ 47 lh vf Jj MP rR JN wz Qr Pv 8E i5 z1 NK OY Ki Vx 63 fl g6 Vm MO yW vO Dg xJ U4 Oz ob Tb j1 kF 8C oQ VR yN CC La Garita de Herbeira » Nacimientos
Alfonso De la Vega

La Garita de Herbeira

Artículos, solfas y epistolarios

Nacimientos

 

                                                                       A la memoria de mis queridos padres

 

Dentro del Arte sagrado la iconología de los Nacimientos o Belenes puede considerarse una variante menor, de carácter algo tópico, pero que sin duda despierta en el observador todo un mundo de emociones, muchas de ellas recuerdos nostálgicos de la infancia, de una suerte de inocencia habitualmente lejos de los problemas de los adultos.

A lo largo de la historia el misterio de la Navidad ha sido recogido con expresiones estéticas muy variadas. Unas son abstractas, otras vinculadas a fenómenos astronómicos, con mayor o menor apoyatura en los relatos evangélicos de San Mateo o San Lucas. Relatos que no dejan de ser, hasta cierto punto, más contradictorios que complementarios como luego veremos.

A falta de certeza sobre la verdadera fecha y circunstancias del nacimiento de Jesús los primitivos cristianos asociaron la Navidad al nacimiento del sol, tras el solsticio de invierno. Siguiendo la estela de la conmemoración del Sol invicto, y del mitraísmo de los que toman los primeros atributos iconológicos. De modo que a veces, salvo por el contexto, pueden resultar indistinguibles.

Formas de esta concepción aún pueden observarse en algunos frontis de libros cristianos incluso del siglo XVIII como el que reproducimos de una edición alemana de Raimundo Lulio. En ella se asocia a Jesús con el fuego causado por un rayo solar concentrado en un espejo, que sería el vientre de la Virgen María. Una sugestiva analogía con resonancias de los Vedas y su culto al Fuego.

También se habían tomado otras representaciones de la maternidad divina de culturas anteriores como las que podemos ver aquí, en las que se observa una gran semejanza iconográfica con la maternidad sagrada del Cristianismo. Así, por ejemplo, la hindú Devaki y Krhisna. Alguna variante de la budista Kuan Yin, sugestiva figura arquetípica de la que nos hemos ocupado en otra entrada anterior. O la babilónica Semiramis y Tamuz o la más conocida egipcia de Isis y Horus, por citar solo algunas de las más conocidas entre las diosas madre de la Antigüedad precristiana. Formas sagradas asociadas a los antiguos cultos a la renovación de la vegetación de las antiguas sociedades agrarias.

Las interpretaciones de carácter astronómico también resultan muy sugestivas. Por ejemplo la que vincula las tres estrellas en hilera del cinturón de Orión, conocidas como los Tres Reyes magos con Sirio, asimilada a la brillante estrella de Belén a la que hace referencia el evangelista Mateo, que señalan continuando su alineación el nacimiento u orto del sol sobre el horizonte. El Niño Dios. Para otros autores la estrella sería el resultado de la visión de Júpiter y Saturno casi juntos en perspectiva desde nuestro planeta. Posición astronómica rara como la que se ha podido ver durante la noche de este último solsticio. Una supernova, un cometa pudieran ser otras posibilidades.

El uso del Belén tradicional fue introducido por San Francisco de Asís en el siglo XIII y enseguida alcanzó gran popularidad en Italia, Francia, Austria y España. Son muy famosas las representaciones napolitanas en las que llama la atención el curioso naturalismo más o menos anacrónico de personajes, oficios y vestimentas de los integrantes. Son obras corales en las que suelen colaborar niños de todas las edades.

El Misterio principal está formado por cuatro figuras teóricamente estériles que rodean a la hierofanía insólita del Niño Dios: la manifestación del Espíritu en la Materia. Así, un anciano, una virgen, un buey y una mula. A ellas se asocian un ángel mensajero, la estrella famosa, los reyes magos con su séquito, pastores y toda clase de artesanos o representantes de los oficios más variopintos. No suele faltar el malvado rey Herodes con soldados en un castillo en el horizonte elevado.  No sé si será por eso la más o menos latente tendencia libertaria tradicional del español medio en recuerdo del trauma psicológico ocasionado en la niñez porque el Poder ejerciente del Estado se asocie simbólicamente al crimen, la persecución de inocentes, la injusticia, el despotismo y el Mal. En cambio, los valores humanos se encuentran entre los miembros más modestos de la sociedad civil extramuros del castillo palacio. La gente que se gana la vida como buenamente puede.

La geografía de los Belenes suele muy imaginativa y no muy coherente con la propia de Palestina y suele quedar al albur de la imaginación y los medios del belenista. No todos eran tan maravillosos como los que pese a todo se suelen exponer en mi Madrid natal o aún ahora en el Palacio de los Golfines de de Abajo en la ciudad monumental de Cáceres. Recuerdo cuando guardaba el papel de plata de las chocolatinas que me regalaban por ser buen estudiante para fingir el curso de un río. Colocar las luces era toda una penitencia, unas veces funcionaban, otras, no. Había algún molino sin su Quijote y no faltaban las familias de animales. Ovejas, vacas, cerditos, gallinas, pavos, todos en familia acompañando a la de Jesús porque no se concebía entonces una civilización digna de tal nombre sin familia. A la que se identificaba con la entidad básica de protección, incluso contra el enemigo Herodes.

Casi todas las noches aprovechaba para mover un poco los Reyes Magos y acercarlos al Portal. Por una especie de magia simpática así estaría más cerca de poder disfrutar pronto de mis propios juguetes. Todo era o parecía tradicional, entrañable y ajeno a los inconfundibles logros de la nueva subnormalidad posmoderna de hembristas, abortistas, pederastas, hampa drogadicta y demás viciosa patulea. Toda esa gente desquiciada, de conciencia desbaratada a la que molesta el Belén y si puede prohíbe o desnaturaliza despóticamente esta manifestación tradicional y popular de Arte sagrado.

Pero, ¿por qué les molesta tanto?

No creo que sea especial purismo o interés por la memoria histórica entre gente tan soez, embrutecida o ignorante. La biografía del Jesús histórico presenta importantes fallas o lagunas que los contradictorios primeros capítulos de Mateo y Lucas apenas pueden cubrir.

Empezando por el momento de Su nacimiento. Cristo habría nacido antes de año cuarto antes de Cristo, fecha de la muerte del rey Herodes El Grande. La familia de Jesús de Nazaret no se sabe si vivía en Belén como sugiere San Mateo o venía de Nazaret como indica San Lucas. Aunque pudiera referirse a otra ciudad llamada también Belén existente en Galilea.

Lo del censo citado por San Lucas para justificar el traslado de la familia a Belén no tiene apoyatura histórica salvo que Jesús hubiera nacido en el año sexto después de Cristo cuando tuvo lugar el censo de Quirino. La historia de los Magos que narra Mateo parece traída a colación inspirada en el Libro de los Números, en la leyenda del mago Balaán y para relacionar la estrella anunciadora con la figura del Mesías prometido. Como lo del presunto nacimiento precisamente en Belén de Judea que pudiera servir para encajar con las Escrituras veterotestamentarias, el Libro de Miqueas. La leyenda de los magos contada por San Mateo no encaja tampoco con la narración evangélica de San Lucas que no la menciona al igual que el viaje a Egipto o la matanza de los Inocentes.

A mi forma de sentir lo importante no es aquí la fiabilidad histórica sino la vigencia del mito, en el antiguo sentido griego de forma de expresión de una realidad espiritual, que no en el moderno orteguiano de falsedad o impostura. El mito no sólo ilustra la Inteligencia sino que de alguna manera mueve la Voluntad.

En este caso de manifestación del Espíritu en la Materia. De conmoción íntima que anima a dirigir nuestras conductas hacía el Bien, el Amor, la Belleza… De iluminación del Alma desenvuelta o abierta a la mayor y mejor energía del Universo.

Es la adoración de la ternura, de lo Bueno, de la Maternidad, de lo aparentemente débil en su pureza, lejos del Mal que nunca habrá de prevalecer.

Y también es importante el cómo. Porque la formación del Belén es una manera de participar en esta manifestación de lo sagrado. De colaborar humildemente en la obra magna de redención y salvación.

Así sea.

¡FELIZ  NAVIDAD!

 

Entradas feeds. XHTML y CSS válidos. Tema WordPress basado en GimpStyle diseñado por estudiocaravana.