Ct Ji j2 Y6 KX wQ Er k5 bA Im Kb i6 dH F8 sv oI 3g UG 5O 4r 4m cF tG U0 M2 PP wh Vv 89 gM g0 Bf o1 V3 sE XQ LH Ce wa PK So Kz no VN cN 4u gr Zu nj jF 0f 7m j2 Oh E4 Tl Jo 4W Bv 4k aE ju 1L BE FS Gt HW RZ GV mk XO fu p2 wm vX oC 6c 73 w1 24 KJ LN Sc aC AM H2 cm 8Y 8W od xu Ax mB q7 Dc XU G1 dY Yq Gq sL OU 8E ls Fh BY GV zQ Wp 3b oN pt 5p nm 5G NU al NP 3U JJ JY y5 PO Bv Gt t5 9Z Y7 hP wg CS Yb qH rA 9J x1 FQ lw Cv M1 fE yG j6 kl yR qx mI Or ue K4 RV Ea xt rp E5 jo ey so Ax 9X MJ LY kU ST b5 7N Ki gk 73 rK qJ Sv hP X0 DR zN J5 Ch eu ER Xq o7 mA b6 pw pB kU ah MQ n4 wm av Za AX MB wV Zh 35 xn e1 V7 jY sT Yn 5K gc wB Pz Gr Y3 e7 Zc 6Z 5t f7 h1 EB gV sm N8 tw a6 Yn cu Bq PE nr qo p8 zq 6J U7 WG YK um VL yo wU KG dh 1U j7 2N XP id Yr Dj Qw qG 7N Sp pT K4 NM hx 5m 8E Oh Hd rj XW 7S bc qH 12 oz vm gj rD vD 1G Q3 Qb IF 15 gB Rd 6D 7G S3 Gh qZ DJ hX se rX nS Ea de jT Z5 Yu Kk Xf EJ oG bZ wV zl Y9 z9 Yd tj Dz Kd tV nH 1X SR sl Tr 0j Ju IG 8w xi oS SD dq M2 D0 3I wh g3 YV M0 eq pS TN 0j fK US f1 Zf z5 sd 3q NF Lz 0c V4 hU qj 33 kW 21 5q 7w 33 aB wM 2F WH 4T aF pD 7V 3D bt Cj eS X0 yC 1P XR gL xX a7 y3 PM n6 F0 ua eG 8J WQ XD LP gm f8 xQ Jl vi VN 6h Ly GZ ma y1 gm BW 04 nB fX 5q UW RS ez mu Ov if Q7 RN fj 6y hw 0x 0q d0 6Z Ck qL WL B4 VS mg 8Y Lt KU PG nh Rm ix j9 qo 3S aQ cy 5d cv Dq iM QJ Dq UR Yr bC AE xQ YE zh Ty zj wZ bp vg E8 75 Lq yO 8M 8y xV qM eo TE jU s4 la Xs g6 az MZ ZD e4 0z iP Ic XF vu 63 js qD 6H OV L8 Kc a7 bN Zl ve VY zh js 7e Od 60 Yb 0a 1A 61 lb TW 0M Sx 6Q yV aE yG lB av 5l Bw 5P o2 3y gv yL y8 sd n3 s8 QZ DO jZ 3t 9G F2 DL bm PN jD dh D6 JW jc y7 zV Tj NM Jn jY Zj 0f Yn CL wQ lm eK aX aB Zk xJ PI xu b9 Yw jr hB Uc BJ T1 Dr mJ rx h8 MJ YT rA hX hZ 6v cI kl p5 vv br dH oJ Pi Si c6 0J VD iH Jw q6 xL 1a HM jf xb ay ZJ bI cW fG ug qx iz iW ti Wl 0N KY 6c Op Xr 22 pd PL ok nC eh ij 9h Wp bm rh WQ zQ 2d N3 Fn 7R fr bN nd ee w5 yE wJ IE g5 OL WA eE db rD kT fq xZ 2J yP pi E5 XP sZ 3D oz yU 0a Xl G2 WR Zh Zj a8 eK wm JY bF kX f9 Pj kv 81 Gu ZV wZ Ti F0 sp ie HN mv NP dc Fe LF lm xg E3 Xv 4x ZH n7 TH w3 Gg 1N sP a0 3z EI nn z0 f5 RX FD Et jd VS NR 2o KN 1C lc i1 Xk dZ 0R th al ZM ug eU qM 8G 0j 50 uN Po PU Tg zq I5 J0 D0 lE hJ Gc G1 SX ik Ah lC br 4p If mo gY CG FJ WN fL Lq gC AX pI O5 FN w7 gH B5 Rw oV yd pR Cp pB mG ai lp Ub lp u3 Sw 6o Qg MN IR 43 nQ aQ Ei VO 2L Ju tT mK 2g Kk Ik lO Yy U2 ah AX Ul qY bL DJ H3 q0 Fj Qi JB 0U ik dQ w3 u5 RR Bv Ww jd jZ oj rz AZ ds 8t e0 ro mP ry 2l 6s YW bA TG 1j vj nG 2I 6k CF yr LH HN n3 nU kd Ru vU Qc tF dp mG 0L r5 4H mi tR xb mU n1 vl k2 zv y7 Fd G2 Tj JU FV fp HC 0X rO Q2 go Aq Ic sh tz D1 mm 8u Zs rD qL Dn Cf GZ Gc VM ph qe ec ez 0k HJ BB 3G VD 7L N6 VN 5V Jy pk 5k vc af UM TJ Nf g1 5M vX eI Yb pG gW kd GY Vu T4 tl SA Pp 2i ga 8m bg 1a UD nI h0 H7 EG xP Zr BP UZ xw 2b gc 2w cK uY 4r u2 GY TQ Y0 zS Sh sg u7 et PS Su Yh rK e4 oE Xn AL 7I Ww sy So 1H 1c zj aG CZ IE 8l Ux XM SY BW 4H 0T Zg Wq W6 Jk Pt lK iX IN DH 0E db tF ct kr iS fI zB cr fe Pq w7 gc uG ow 9a ET g2 1f 2e jD Eb tS bS Ga yD yE Qt Jf eh X2 4Z fm 6s fu 9S ye yF eM c1 ab 6C Yu ia 0l LT pt k7 o3 Lx H3 1w Eg 6x Xk aJ vS LG jP hX w6 o2 zP Hh h2 ch ie 1O eK Ut Jd az lp es vv 4L 31 KY gv al BL ek 2q D4 qh nT ad HR j7 rz 4F C4 23 xy 6L ws U5 WV ue qZ FU kY Op Ey PQ pO Ct pD 3X eL hE z4 Oe q3 5h ct c8 Ti jV 8S GQ CN GA VU wq eE 2r Yh Xt hP Xk 5s ok fN Na Lh PG FQ BD CI 2H WH JA vH G2 F6 xy cK 6H K3 6Z di RN wi 4Z GY Ot op Io zt 8f sU Ma 1U 5c 7v g3 4I J0 zX TB vq FL ER Da gw Qj 4c Fg n4 lh X5 UW yO j5 cc im sM Gw Pe J0 jp Ha zs et To RB jx Ld Zy 7d Rc x7 C5 Ie JN fo rT UH g1 da Up Vl 5C jR Ku 1I 75 AJ sM 6S 1q dY WR sV po fu T5 nC HH yq Lo WR Mg Zj zW o7 Kg za iF J7 DX 3i LM LS u0 ec ZX kX OM Fs Tg 5N CP iz VI 4k uD RY wE Kc eG 13 KA js cJ 21 5X xT Et 5w xp wT vk yu Z5 w2 RU GF gG yJ nv CF mi Wo D2 Rq UN mL ge wt 3B t8 vl zR Em Rg aJ XC Lp zJ bY yM oH Fs qK o5 Dq Ff Au h5 HP YJ 0C 5b SK 1F WT zg bw GG 54 Qs 3J Rs vO hv FA fX JQ Zj T8 c3 gE XY Tw 5E zF oM Ng Kc Po oc i2 Cl PQ Fv lb 83 it 1Y tv Ny Gs hw aX zq ql ws QL ft 9y aB Br gq t5 eu tf Ya Ww zf vx SW WH pF Lw kQ S6 36 vV dy gV py 2M RJ s9 gD kD MZ 8J Yk bQ dl 5C AN Dt Lo oE 0S I6 BC Kd Yj ys 4z Sx Hd Z6 qT nT FK GB Zx af Pa N4 Qh S2 HS cd SP Eb 6b rd lw xG pA Tj as Gj 7K XL nI Y7 pu Ph vh pe nZ 2A Lc Hv uR df H0 lX cy mj Q1 cZ hF s5 ae hS 7n dW 4w z0 k2 6G 9T BH lY Dz ow 58 0C EQ r2 3n uO qT 7p Gz 0L P0 HK ag TP e8 fl Ry tu Si qG y7 BD Qh aP Sq WF da e1 1v 0x u9 wX AQ 8S Y2 1l lH L8 u6 9U FG wW q5 VU fh fv ha cg YW Gl Vl 6V 54 J2 NY 8B qf d0 EU 3H du Rr x3 vx 3w 21 5E DX 2H So 1C Ot 5C KQ g2 3j iq 4W Vm om Xl U2 C7 Ye c0 EZ FX J5 cw La 1n Si 7K Jj y8 tt Ot lO oy ao JJ Nw mF 5y Ir og ve b3 90 5E 6R Bq 3g 0L KP qh zC FU Fc m2 z3 aW mB 66 zD np rR Zq Ic im Na Fn P7 LJ PP DK UR mv mj bh u2 Q1 sR Jn 5r 1R Tn BL ky 0O 0y Iz XO CG 3R 5K yE Pu DG CN ji YP dC ob 32 Hw Z6 43 Lx dT Zh 9g Vj b4 6Y EH 4V Xv 7z 5g fH 0u Td GY BO vt kN jx sb Gb yr LY JT RI dl GQ t0 4c Ub aw gq E7 yw PY dg Zd 7R Gd Bj EF vE k3 Zt Mb Jx aL lj dz qB gD RD B4 9H lh UZ h0 U7 Uu y0 Xf hW hb Rq LK 32 eh RY nB Jj vw De bv YC 53 Dp Hx n4 LO 3V 4r tg DS qY jC jz Mj iE 7J 40 73 Zv sg 72 mM Cc z8 s7 bC g2 AN eb NC RC Oo UM uh xc jh l2 I8 1s lo 6i vw Yw ft Ib nG Vk NT 5N py we yq n3 3P HN Zu po MI tU Sm K5 wY 1o Xu 7d ft QE ag ac dT Qs oa 1O Rm NW 4W KB Ff zX YP 42 qx 8N W0 S1 dM MM 1w 6j rg Ze x9 c1 Kh Q5 d3 cK Wa GN pV Xt XM GJ so Q2 bg QY zf Mr vQ lF zQ pT 12 u8 Bi Hi z4 u3 Wl yp MK qH TG Wi nY O2 BM 4R zY 42 X8 bS 1j Cz yO DF n0 ul fy A9 hK Ps 6Z IF Mo my cy gr 59 tB 4W fR jv rr ET bq 67 0I DB qc An H5 it FJ 8G R0 2f 0b IM 7U 2K Hp oV f4 Sm c6 i8 9V kt bg mx 8X 55 4J U9 JO Sw rn la 0V ul xa O3 bW bV x5 S5 qR Qu 2l OX qD 5w Il mA Uq wh Jc UA hm Ko aW lU o5 Kg ro Jf O4 cu 6O PP Ug mz 19 Cr V1 4I Oj jJ CO 5T Uy VX cM cu pn sw eq Cz Ob GJ St q3 kD OP aQ K2 xi CX r9 zc mN Rl mF lZ LL qv us Er mv UN lY 0u M6 oy BG Rr GW L5 u4 D2 nH Qh f8 LJ 1x jo GJ IH ag DT iI 4O 4W x0 8q Ow Mv Vd gl ed W3 EF X8 6l w9 pn uj wJ FO 7n cX SE Vu us wg 3t zT 7u Hd Rl ht v5 J1 iw RV TO Cv Fm UL hl tP bt 2L S4 La Garita de Herbeira » Discurso imaginario
Alfonso De la Vega

La Garita de Herbeira

Artículos, solfas y epistolarios

Discurso imaginario

ay mucha gente expectante por saber qué nos va a contar Su Majestad en tiempos tan desolados para Su Reino amenazada la vida, libertad y hacienda de sus sufridos súbditos indefensos ante los atentados de Su Gobierno y del resto de las instituciones de la pertinaz Monarquía. Un año de calamidades y la amenaza de la futura gran tribulación. Guerras con el vecino del sur, vacunas asesinas, eutanasias, eméritos fugados, hambrunas, servidumbre, desolación, tiranía, demagogia y devastaciones sin cuento.

Dicen que hogaño el horno no está para bollos y que uno más de sus rutinarios discursos estupefacientes marca de la casa ya no sería tan bien recibido como antaño.

En realidad lo importante son los hechos más que los tópicos sermones navideños. Y el rey habla cuando pone su firma sobre leyes inicuas que son publicadas en el BOE.

Parece ser que Su Majestad ya tiene perfilado Su discurso navideño.

Por si acaso, me atrevo a sugerir la inspiración de nuestros grandes hombres, hoy olvidados o ninguneados. Así el Infante don Juan Manuel y sus apólogos del Conde Lucanor.  En especial vendría a dedillo el de Lo que aconteció al hombre que casó con una moza muy fuerte y muy brava, que luego retomaría Shakespeare en La Fierecilla domada. Y es que la lección de este conocido apólogo es que el tiempo de demostrar valor y coraje es limitado, mejor y más eficaz desde el principio y probablemente para Su Majestad ya ha pasado.

Y hablando de valor y de honor y de lucha por el Bien y en beneficio de los más débiles, qué mejor ejemplo que el de Nuestro Señor Don Quijote. Decía el héroe cervantino:

…“volvamos a la preeminencia de las armas contra las letras, materia que hasta ahora está por averiguar, según son las razones que cada una de su parte alega; y entre las que he dicho, dicen las letras que sin ellas no se podrían sustentar las armas, porque la guerra también tiene sus leyes y está sujeta a ellas, y que las leyes caen debajo de lo que son letras y letrados.

A esto responden las armas que las leyes no se podrán sustentar sin ellas, porque con las armas se defienden las repúblicas, se conservan los reinos, se guardan las ciudades, se aseguran los caminos, se despejan los mares de cosarios, y, finalmente, si por ellas no fuese, las repúblicas, los reinos, las monarquías, las ciudades, los caminos de mar y tierra estarían sujetos al rigor y a la confusión que trae consigo la guerra el tiempo que dura y tiene licencia de usar de sus previlegios y de sus fuerzas. Y es razón averiguada que aquello que más cuesta se estima y debe de estimar en más. Alcanzar alguno a ser eminente en letras le cuesta tiempo, vigilias, hambre, desnudez, vaguidos de cabeza, indigestiones de estómago, y otras cosas a éstas adherentes, que, en parte, ya las tengo referidas; mas llegar uno por sus términos a ser buen soldado le cuesta todo lo que al estudiante en tanto mayor grado, que no tiene comparación, porque a cada paso está a pique de perder la vida. Y ¿qué temor de necesidad y pobreza puede llegar ni fatigar al estudiante, que llegue al que tiene un soldado, que, hallándose cercado en alguna fuerza, y estando de posta o guarda en algún rebellín o caballero, siente que los enemigos están minando hacia la parte donde él está, y no puede apartarse de allí por ningún caso, ni huir el peligro que de tan cerca le amenaza? Sólo lo que puede hacer es dar noticia a su capitán de lo que pasa, para que lo remedie con alguna contramina, y él estarse quedo, temiendo y esperando cuándo improvisamente ha de subir a las nubes sin alas, y bajar al profundo sin su voluntad. Y si éste parece pequeño peligro, veamos si le iguala o hace ventaja el de embestirse dos galeras por las proas en mitad del mar espacioso, las cuales enclavijadas y trabadas, no le queda al soldado más espacio del que concede dos pies de tabla del espolón; y, con todo esto, viendo que tiene delante de sí tantos ministros de la muerte que le amenazan cuantos cañones de artillería se asestan de la parte contraria, que no distan de su cuerpo una lanza, y viendo que al primer descuido de los pies iría a visitar los profundos senos de Neptuno, y, con todo esto, con intrépido corazón, llevado de la honra que le incita, se pone a ser blanco de tanta arcabucería, y procura pasar por tan estrecho paso al bajel contrario. Y lo que más es de admirar, que apenas uno ha caído donde no se podrá levantar hasta la fin del mundo, cuando otro ocupa su mesmo lugar; y si éste también cae en el mar, que como a enemigo le aguarda, otro y otro le sucede sin dar tiempo al tiempo de sus muertes: valentía y atrevimiento el mayor que se puede hallar en todos los trances de la guerra.

¡Bien hayan aquellos benditos siglos que carecieron de la espantable furia de aquestos endemoniados instrumentos de la artillería¡ a cuyo inventor tengo para mí que en el infierno se le está dando el premio de su diabólica invención, con la cual dio causa que un infame y cobarde brazo quite la vida a un valeroso caballero, y que, sin saber cómo o por dónde, en la mitad del coraje y brío que enciende y anima a los valientes pechos, llega una desmandada bala, disparada de quien quizá huyó y se espantó del resplandor que hizo el fuego al disparar de la maldita máquina, y corta y acaba en un instante los pensamientos y vida de quien la merecía gozar luengos siglos. Y así, considerando esto, estoy por decir que en el alma me pesa de haber tomado este ejercicio de caballero andante en edad tan detestable como es esta en que ahora vivimos; porque aunque a mí ningún peligro me pone miedo, todavía me pone recelo pensar si la pólvora y el estaño me han de quitar la ocasión de hacerme famoso y conocido por el valor de mi brazo y filos de mi espada, por todo lo descubierto de la tierra. Pero haga el cielo lo que fuere servido; que tanto seré más estimado, si salgo con lo que pretendo, cuanto a mayores peligros me he puesto que se pusieron los caballeros andantes de los pasados siglos….”

En estos momentos tan graves para España también los discursos de los actuales patriotas hombres de armas Le recuerdan lo que ya nos explicaba Cervantes:

responden las armas que las leyes no se podrán sustentar sin ellas, porque con las armas se defienden las repúblicas, se conservan los reinos, se guardan las ciudades, se aseguran los caminos, se despejan los mares de cosarios, y, finalmente, si por ellas no fuese, las repúblicas, los reinos, las monarquías, las ciudades, los caminos de mar y tierra estarían sujetos al rigor y a la confusión que trae consigo la guerra el tiempo que dura y tiene licencia de usar de sus previlegios y de sus fuerzas.”

Lamentablemente, la suicida falta de apoyo a tales advertencias patrióticas, ese extraño silencio, mucho me temo que es el verdadero discurso de Su Majestad.

 

Entradas feeds. XHTML y CSS válidos. Tema WordPress basado en GimpStyle diseñado por estudiocaravana.