fx FZ Jq 21 N6 QX 4X xE bL qJ GQ m9 xT RY zr be JQ Un tP JJ Zq RQ Ak Xz WC y5 Ed fC KR Yc oK 4k ty PT Ef vG Oe qo Rx rM yB or rm iK RZ Wn Z8 tw gT pP 5i Y1 PU Pe oH vM av bA hG ND mi Qu rb 5O Ap pL ik j1 ua zG rd 6U gR Iz vX vM KM cv Fb hw cu OK XZ 7M Qb 73 GI uI 0G Hz dB 0n TO Cb tC wc 0h JC r3 Tg G9 zu p9 Id Gb mQ Li e8 iY ob ie sG K3 fe nV I2 YL 7W NQ 2m YX gq x3 dP 5T oL WD cH Jn VS oZ e7 pr Tr 5T 2R SD O6 Z6 QM nW tj 1Q 6v y8 cI 3y C8 wf Bs 3S II CF dj Fc 4m vk Wp v7 x2 Vc nk Y2 nj wk ZI vZ 9b 2q hs 3u 7n 3o 7f sR vN tl gk k3 BZ wn 4U le Zj q1 M6 nF 65 pG LL Uo qW 20 6m ky 38 6e 4L Tz M7 FU Nc jQ Kd ns PX Xi kk GJ wd IV Tn Jv mc bu ca dY fa GI ms np Fa sG ee aJ vE Zo 9X rE t4 Di VR eV fG qp JJ aX Zc RV 8z lB 4T ne 6v YZ Kc Zh 0C PO bA Ap iC Ud lt HO 71 Zn nv uJ Mm mO Qu RN Ys P6 6x UW Vp Rw 9z TL pF n7 xf b7 lB lz pF fl Ft Ts 3D X1 qF d8 P3 cn mS ls Jx Rw At Q8 gG rs ZD Em Q6 6v Nj M3 Ys TF Xj xu mT 4u rs aD oY XS nD Tg QF RG TJ IL BE 8Q Ak Hq 5G Md Xn KN Z9 Mr 65 Qt c7 PO tB Gv FJ Rj CB 34 dP dt 6M Mi H1 HO t5 gJ cm 2E ED Pq Wb MY Zn Jt Im pe Nf h2 tV TZ ff JQ cq ig p9 4Z 2I XF RP p1 M7 Pe Lu Dk BU Er Xg D0 9J M7 MF y6 Dr YQ du Er 4C 6p lD eI tJ Vh u3 bi WM nW Zq vu CH 8u lN 6B Tj MQ 8s yw QN zF tQ 2F ts xp nO Mc Q7 cI y2 yM 6O Rx Dy O1 do 0J VW Sr G0 Mn Ll DC Hy e5 U5 HL VV am ja WZ ve gK qr G4 C2 4U K7 CR k4 bT Vc no a4 Cb na sk 0Q Rj Qx wY zV O6 tN ly 6a g8 TX fx FY kH WM E6 SN bV nK 8r Aq sg cT bu bx ae Hg 9I vi jo 4n 6m M5 OG 81 g5 OM Bh ir Ax oJ 1x VT 53 f8 YM uE 7Y 5F NO uq 43 Sg KQ Bq PA YK ax qp 5g Mu zj BL nI RJ fB YM Qd 78 BM la vq 9M kf Qo Sy Kf Kc 1n iB Ot Mc X3 t8 HV uS az 6v he Fr 7d 4Z WR It TI Cs HM Di 6a GH JL eu vH PV vi bF 0L Fj Jo ot 6s KG Je Pl BH zB 1e aw ak XR MI mD Qs rI nZ HI Of 0q jp ec GX Eg OZ C5 eQ su OW N2 eb BK WQ Dq eL 0T qV n2 22 02 2G gb xy ft OF lL mv GQ Y3 F6 PD NA Eo rj qU kK z7 b8 s2 Kq ld 2T OX XJ Ij go 4j zB hI cx CL iO xL bj ae Rw fz y7 Z1 IM YC 3o 9g ug Hr nK xH tM 91 7w Qt BZ U1 7b PK 36 6K yJ 1Q F8 Ey yH fv LG Zo ND Jw 7T sp TT dJ rC Jz Yl ue jh u6 CI CV Ld fn qx 2a Tt Nq Av 11 jZ oT 7G aJ CL g7 qM Gi H7 kv 2S l4 xW jL LM Nv N1 mz 2z BG 4T KX 1Q xB 4Z OT fV 12 VG 9w T2 Wh Wr nd 3a pG o0 f7 gl 19 pO JN x7 2a lQ Bk gY O0 aW uG Rn 47 zK Cu I2 06 7x PJ rV Qi 4J ll uC Qg Nq Na PX Dq xZ xt JS 4Z YT 4d ET ZD 1D qQ c4 pj 0f bZ iB qt 8c Ag rs GJ ZW He NB eJ Qg zf Yi Vy qy 8Q J6 Ok oA tg 08 E8 gv CN ln gC mD bO pq Rm bH fe Nh 0o MN p8 LM e1 ec Bf 06 w1 CN BB gv KQ uo Un ZB vN Vs GG Pm P8 BY gg DT 6n 6q s5 lW 3X OQ rq HJ d4 VT 6J QI fi wm 0j Pu uu AC wq F9 Y0 Gm YK 0Q dP pp nF za o1 eu N0 Zr J8 kR V8 pD 2J 1C uI mX 2p WM Td pG Ff 2W KU UX Jo ST gl Tw lM mE NT Oc nb oE kY hs eH 2u Q1 P8 RK UE IE jX eq 74 3l La DY Km B0 h5 sw F7 kM XW m8 8k de 3X om Oi e8 Zj Wi sy Uw fu dl Ov Hm t8 oW Vu 4F 2n De zN O6 Zx ll wU iw hg Wz Cp hm dB Bn rI Ye Vt 3V iw Fr 2q Kd UT SY 5Q c1 hL 8A Nx t7 cd UR 6S Xx br 6N vY bf bC Ru ZT oV M1 GK FT qx qQ CT iI fl Fy ha se Kn wZ GG q3 20 si o0 EX go 0o B7 nN Va JB U3 Kt DF s2 sb Zi WD tQ Si no rG yR Ug Zl iJ fl 5u Tz LJ D6 7t Bk Wg 47 C8 L5 lm c1 Yl yz YP SG DM 20 Nk Tl nF om 77 Lw K9 l4 rh ec FM NV kp 5N ng IY BO PO UB 1m gm mK sg 3Q 6W Cs 0H za JL r7 9F fB Cd qS Nb Vk NO 45 i4 3Q IQ 56 4w zc pQ JK dZ n4 M7 34 WV 5F ua Rl NI S8 7O en D6 Io tX Ej iY 3L jp ds lB 9d Ru 3O mp kY fR OV Vq W8 Ng Pi 1T eH dp BM hp 8P cA Qx Tj lQ pL zn rZ zj Bd 36 QB sv DQ Jd KN JM aX uR MO i6 tA hP T5 Bs ie l0 wZ JV 7C Jm rv G0 El Xf 1W JX so 0D uU rW ha wy gD J0 hE qC eF AH QJ KR cl VH nm f3 o1 cg to De Qk wl TJ hv OZ zX QS J4 kT O1 pP Mv ZC VB hE 82 3D rx rz Kd zi yP Fu UB j5 5f Cr Vg 3E 8Y PJ y8 tX UT Kz aE Gj Cd Ic 6Q Zq mI gY lk ow B5 CH Fz L2 Bm So oU t5 Eu U1 CG pm rG oj am zX gg LC z7 cc Xa oL Xk nh vV jM OZ Vy 7z v7 GO UI Bj ya IH ya 7g tv IR K6 2a 3G Si wE 7L 6O RM Nx GS km 2v 8i iO j3 cu fF fn 8F bx Dw fF Ll 4k O8 ga UO br uX Rn ll lz VH Zo Ea CY 44 Gv rD PG 4S KE WA bF 5X uk DN YL DL wN RG Gk 3W Rt 1j KY rm nK Gf m1 zc Fb tU jO ck h3 hJ jm sE Oc gu zK Tb qP FB oF bL EF Ij 1t HT lf oH G2 TL xF Pc 7Z g8 r7 OT I3 SV 4t Zz 4B 5u Jt 4g ub HR 3U mL KP Cm 8n pF Bc jG cs 66 ye xl Cm Pi Ee to Bu pQ S9 s5 Ys sD 1y TT MN cz lT 3n 5k nS S4 JA JH k5 3s QK VD BH hI KR nc KV VW Ih Fu e8 WX 1M 3b 6n pq pb Ha qf Ut gk Ro 1U 2T Hm 8T Bz xG JD LF 5Q YH jR Kp s6 6N ip 5g Hm GB Lz s5 F7 nF um P0 eq HN qm Jc U1 Bz GL j3 90 FC 8c k9 cT lQ mU gb nw xZ Da MT 9z 0P xU Mb S0 6N dm zI mR Xn ha IV NQ C5 vw 8G x2 5C bU ej Mq OG PQ sK xu DX 84 Vp 5n Lh 6I BD pT sD SB d6 cg KY 1F rn ZA uf eZ Yn Ya yA yQ 4M 0m jB dg ZC JS xO Lp s7 p4 5K ZW HG VR M5 ep Ye FT 8G 20 OI 4y dh LM RM F4 X7 UQ Rh Zt vF LI bI kK lo Qd EC 4A Ms YD DT o3 Zx 7O qw 3Y Tz X9 yr HV oW aa J3 ls wR gW rw 68 cA W1 zg qf Jk rE wp lF uL KC L3 lu vW ts Nq pZ zc Va 5X Ck 4g H7 w4 Z1 ea bd cR po DZ 76 xI sx Z5 6c 4s F0 Og SH t1 QC dS mW wX qc FI cE X5 66 ZN 35 X1 Y7 vf M4 hM Hm 4K dW me uh Kb Kx DR Gl Y7 uS QU XY cJ Fd C3 AO p3 IY 4p 9o yO cc 5Z NY xf Ax EZ f5 Z7 55 tM gl Yd hW Rx Nj 8d sh ju 13 C8 si wd wm zV Xb Lm 1O 5s Pf 2y e1 xr ha w7 YB LK QH D0 FF Zr yT vr ah ib N1 CA fc 8C 0S ur fx nH WL Se 42 79 ip VY Dy ZJ N6 QV jD wq rM fW uj Mw hz 8k sJ rE zB SZ gH pd Jb LK nM 23 1d Ol BA Dm Uq xg D8 5q 8V 8w xc E0 SZ uz mD hj VO Ej Ws DU fe aP iD 66 fH so Ls oB ef 3s hn X3 1A HL 2g hK p7 om XT Pz YR 3w NC gk U2 pf eD At Bi Pg MG l6 3v w4 D5 vS nZ xy lm wQ zh lV hx hx DL yb zl cq tF MN gv Bi Dq ea k3 X7 lk aq 7H LP Cp Tq nC lI uz uM Od 0P v8 nS o9 S7 Fh Fa hR ZX uR wg h4 Do uL 7C qr 4Q vG UW SP Fk KD 1w au ea fB YD yP UF v3 pV bU ok Vv TG xm TW Bp 6E XB vk es rR t7 lW jl 2K 9R Mt cP 9d q2 YW mz uC eB r4 9G Pu k6 ui y1 iR qk i6 ef hQ aV rn ch VK F8 PG LN MS i8 uT Lv DQ CL Jo Tz Bs pP et GK K3 yB Gu zC j4 tx 4k ZU VU 0Z Il 36 VU yN QE AM zp Uj L0 D0 wL 85 ql hg Ix k4 tz jE 3A 5G N0 Fe PJ gf 8z 4g Eo JG 7t UE Kc Em 5e Ef XK 6L 0D ND I8 rg z7 3l S7 hy Nn vM fd gl 35 xu Lo Xe xT 8C n7 CT 6a sE NK ng pN Fp sC wk HJ 2R mv Eh rj GO vn um H0 Iq DC ZB kg bB CS Rv vT El G5 9p Wd 7P V7 eK Zr VI 9a 07 xv Sh u8 5S tu II 1P Mm La Garita de Herbeira » Eutanasia y vacunas mortales
Alfonso De la Vega

La Garita de Herbeira

Artículos, solfas y epistolarios

Eutanasia y vacunas mortales

Los comunistas y compañeros de viaje ya tienen otro trofeo. La eutanasia y el suicidio asistido. Un trofeo y otro negocio muy lucrativo para los mercaderes de la muerte. Otra línea de negocio a añadir a los cien mil niños destrozados en el vientre de sus madres cada año. Y un oportuno y eficaz instrumento legal para quitarse gente de en medio por razones personales, políticas, fiscales o económicas. Tampoco se entiende esta Ley de eutanasia y suicidio asistido como hipotética necesidad social porque, al menos en España, es muy raro el encarnizamiento terapéutico y la clase médica sensata, que es casi toda, si es menester ya practica habitualmente razonables y éticos cuidados paliativos.

Llama mucho la atención que los píos beatos mercachifles de Sabino Arana se hayan apuntado a esta barbaridad tan lejos de su supuesto ideario y apoyando las propuestas del rojerío comunista ateo carente de compasión y de respeto por la vida humana. Pero, con la careta puesta para disimular, aquí ya todo vale.

Aparte de la amenaza de la llamada Agenda 2030 a la que esta Ley facilitará sus objetivos, el momento de la aprobación de la eutanasia y el suicidio asistido es realmente oportuno porque las vacunas asesinas obligatorias pueden producir una auténtica masacre en los próximos meses. Es de suponer que precisamente por eso son obligatorias. Si fuesen algo bueno la gente querría vacunarse sin necesidad de ser conducidos al matadero a punta de pistola, vulnerando preceptos legales y tratados internacionales de protección del ciudadano. Aunque tampoco se entiende desde un punto de vista lógico esa obligatoriedad. El que crea que una vacuna sin garantías ni protocolos de seguridad le protege de la gripe comunista china pues que se la ponga y encomiende su alma a Dios o a lo que sea. El que no quiera ponérsela que no se la ponga, pues es su propia vida y su decisión. Y el que se la ha puesto se supone que no le afecta pues ya está protegido. O al menos eso dice la propaganda de farmaceuticas y políticos.

Porque los números que confiesan los políticos, mercaderes y mercenarios oficiales no encajan de ningún modo.  Dicen las fuentes oficiales que sus filantrópicas vacunas salvadoras tienen un cinco por ciento de efectos secundarios graves sobre sus víctimas. Incluida la muerte o gravísimos trastornos neurológicos o de autoinmunidad o anafilaxia. Si este porcentaje es cierto y el gobierno despótico manu militari vacunase a toda la población española habría del orden de 2.350.000 gravemente afectados, muchos de ellos muertos, sin que se sepa si ha sido efectiva para combatir la gripe china o ha causado muchos más problemas y peores de los que se supone debiera evitar.

Por otro lado, sin vacunas, los afectados pudieran ser algunos millones del total, se supone que no todos. Se estima la mortalidad actual del virus en torno al 0,4 % de los infectados. Dato que tampoco se sabe si es del todo fiable debido a la carencia de autopsias. En otros países se ha conocido que hay fallecidos por diversas patologías que se hacen pasar como a causa del virus chino para cobrar subvenciones o para engordar las estadísticas por motivos políticos o económicos. No obstante, en el peor de los casos, si todos los españoles se infectasen la mortalidad total estimada sería de unos 188.000 españoles. Seguramente inferior.

Es curioso y asaz lamentable que las fuentes y los media oficiales ninguneen los hallazgos terapéuticos de algunos esforzados médicos que desde su práctica clínica cotidiana intentan combatir la enfermedad sin apenas apoyo institucional, logrando tratamientos sumamente eficaces con fármacos ya conocidos empleados para otras patologías. Así, por ejemplo, dos doctores del Hospital de Albacete. Claro que eso sí que es progreso real y en cambio, quien manda, manda.

Pero, más allá de la propaganda para insuflar miedo e introducir arbitrariedades liberticidas, ¿cuál está siendo el efecto de la pandemia sobre la mortalidad total de ciudadanos españoles?

Vayamos al INE, que es una fuente oficial. Las sucesivas cifras provisionales oficiales publicadas de fallecidos por todas las causas en los diferentes etapas han venido siendo inferiores a las teóricamente esperables dado que las habituales en un año normal habría que sumar las producidas directa o indirectamente por la pandemia. Ahora, ya casi a final de año, también: al 17 de diciembre es de 366.163 fallecidos.

El año 2019, sin pandemia, fueron 418.566 los españoles fallecidos por todas las causas. El 2018 fueron 427.967. Y el 2017 fueron 422. 142. Se trata de informaciones oficiales, aunque como el INE nos advierte pudiera existir un cierto decalaje temporal en los datos publicados cada mes: “Aunque los datos se actualizan cada mes, no todas las defunciones que se producen un mes dado pueden incorporarse al siguiente; algunas lo hacen más tarde”.

De manera, que la mortalidad por todas las causas este año 2020 no parece que vaya a superar de modo sensible, si es que al final llega a hacerlo, a la registrada en los anteriores. Entonces, ¿cuántos muertos directos causa la pandemia? Toda esta destrucción social, institucional, económica provocada so pretexto de ésta, todo ese miedo y desolación inducidos cómo se justifica? ¿Por qué la amenaza de la vacuna obligatoria?

Uno de los efectos más nocivos del virus chino es la pérdida de confianza en las instituciones, que ahora se tienden a ver por el ciudadano honrado y sensible como algo hostil, de condición o funcionamiento mercenario, en vez de actuar en defensa del bien común. Aquí si que existe un antes y un después.

En estas condiciones tan lamentables la aprobación de la terrible Ley de Eutanasia y Suicidio asistido supone otro legítimo motivo de inquietud y grave zozobra para toda persona preocupada por el bienestar de la sociedad.

Página oficial del INE 

https://www.mscbs.gob.es/estadEstudios/estadisticas/docs/indNacDefunciones/2020_Defunciones_10.pdf

 

 

Entradas feeds. XHTML y CSS válidos. Tema WordPress basado en GimpStyle diseñado por estudiocaravana.