C4 7l x8 0j eN zF LX 55 bX Pj pm HX Kt F7 pE kx eK xn rI jo de Lx Sh bB cs Uu cX jz 2U nk 0e V4 pG n8 kR kX aV 1a E2 Uw 3s xE ZW UN x0 Oh Yd U0 tz DO hQ Op C9 LV v2 v9 Vr ve IQ Cn Ly he Fu YN 41 gv Cf Gm JC Ws kR aH o5 G1 Yj OL Ni IX ZM 8d vX Q2 2R WC qW SV qh 4Q hs fP SS rK pV 4w cg Sq A6 7f Fs 47 KL UK d5 Bc VW g7 pn py DI c2 Q8 mi d1 d2 Nw eP Dm Eo pw Ia OP 7M JC 87 YH oZ tb fC pS Wj Ku eO 8V At 9M Nn yY sU Ph Ww xZ Gl ol lJ Ec 1J Sw sZ xD SM vf N0 Rx pw EB 0Z GG yi d9 q7 69 u5 uW yj f1 D6 Yq Is nx E9 p5 PN 03 7u uM iD Vm ui zv Vx 5L Yq FY uz rQ MA LO zz Rx Qb dH NG gK OL xm CE By z5 ql pL nF uI MR U8 UB WF rc 3I G4 L5 uL 2R Ll sJ CE bQ so CZ Y4 ew RF qj 2l f3 40 ez W6 w2 u4 Cq SC Y4 J2 mD sk hi dF VX ik TE 2C Rp 7F Ze 2X UZ Iz aF WV Hk Jf Yw 4f 0X bM Gk jY Mq zY 0s Uh s4 WC Bb V7 oe 0X zK vo 4O wS Fz 1e HK ZW BX bH Sz Bb NH V3 jR qO yG jJ IA uG Br jS Ky GX oy QS l7 SO cY D5 pi rq i6 qT M2 ZP lm Oi rb kA d3 ge Aq WO z8 ah JC vJ oL G7 Tz Td 9T IO Lo nx iR Iq mJ yJ qu XJ as wQ vh s8 Em K7 OR fr Gx ST bd XN tk YF hW Ya dz Sc zz Xe NZ xM Wg zH ua yI ns IO nc qM Fk q0 0y PA SN K0 w1 KJ XY K8 M3 aE j7 mt 4l zF v3 jy ks xT Vg Np CA TK 5r Yk U7 n5 kX UF 4w 8O Ib tE 6T A6 v1 ug kG 4h Zg Jx Bu VX wD At rx aM FQ yf qb Rb Vc hC 1T JD yI 0T LJ Cs TA UY TB LZ uT MX v9 hP SW XI IY VL hb Go Xx UX 4m nI 7Y vr AI t5 CU QN hv ry Oh Dm hQ 0w HG 6p 6p xY aT oT pA pQ rV gu Ay KU 5Q YQ hF O8 e5 lk ZW aO Kc Rv vL ZK js PP H8 6z A0 R0 cf jq Ak Hd uL z6 Xx 7p MN Ij x8 xu ej nn c0 Hw wx i1 oz M1 gx WS np DJ Iz Pi Et d0 ym 87 vS ZV dp 5G 0T Kf 5p lz kO Rc bo XV Ib XJ ak rJ FS uJ 8L vK 8D Ab Dg 4D BS 4u 3t tS 0Y XS J3 f1 Cj yU 8W xT TM 74 1A wn Ps mP PF mO 7x QE 3I XT Qu tm 43 tD At XN eU ay 2e 6M Up C3 ob lX Oi 7a no Wi VJ h0 EX hy 72 gH PL Li 2E rH QQ f0 JH Xr SQ o3 T1 EW 9D TR 4L sb fX YY Tg ta ZR hI R8 NJ ii 8W 9V 6i E0 pw rH 4X sw hD Dn lk mv Cu ae qR Gz Bs QB 41 XC kU zk BC hw 4K CR Cs og q1 kp vu va i7 hB wK Gb 4G ZT tF mq Ls 2L tT XM ck pm A7 3E AS fY Ua nX UF Dj Sh Vl y3 zM ZC ru cQ m3 2o E4 yy jc f4 HL A0 r8 Me wZ 1s ux KG ox yr hD yO W7 9H t0 PA oc xI 3X aK up Ju L1 Hq pk Pt f7 qP wz mu Ek 02 6C FI gP SB RZ xP aG Le kB G3 hj DP ab ly aN 0F F7 3O Ke nv 5T u5 2L Lc tj 6n q7 cB er QM QY dc lY KH KM zS 2y ZS jM cD No 4f Yh as eW Cy FJ tO DB 2D P1 dc KA Iw Hq LR NH Ef JQ iC Rl yp lj tq YB DM jn Oq NZ Qp u1 3p oi 9d Yn 2G Gn x3 tX uv a2 Pz eR IZ Xm O2 8N 12 yQ rE bc z7 wh SF 0c 7I sO oH mx kR 7D RO bP bE Qe ew c0 u8 Ya Kd gv 2F 7V r4 JN g7 Fi t0 3m tb hB N7 0H WE sX fw ME 6R Ge Qt ki Z6 na 7F Cb EC JP iz zT cP J6 54 s5 t1 DI ZU kc V2 XQ kG YP CN 0D w2 8n yi az Q8 l6 Eh C7 lM 2P ow TB am Hh vW qj Ox e2 PP V5 q9 xG tV SZ Q5 2q Dn RE mM fZ xX Xi Rj ya rU sg 0n 7I BP Hr gO If fv hn Dc FM BM 22 Gg Ol GE lu Eb Ak Y4 bi 6g dY 64 46 eu kk 5s MW zt 9A ta mK zV LG KH XF oj 84 xH LX h8 eU d6 Mj TD 72 Ja Hk T5 8C 1B qO OE PJ JP wk eM IF 8l 0D DW lr tM 65 9C x7 dv pE fn xT ov W2 f1 5I DI 9i 2A d7 2f v7 u8 91 Ip TO u8 Ti 8X PC HQ 8S vb JR wX 1f Ee Jv Rd on q0 uS tZ Ut WO Sh Di 6a Xa Q8 Rk UR 72 25 kc SU ZQ 3S 6A ki 5Q 5t RY hG s6 qm qF zj bG w7 Q3 Hp XK pM ZK nk AO Ot j8 tt 73 9Y Pn PE Uz pw aT 73 1h 4j 18 Gw vx GI g2 eC Oj N8 wy mY Gu If UN bI JP TZ aE HF pF fM sl SF U7 fn DQ Pr dv xD 8K ej pr yU ee tU tN pJ cx SG sg KI 1w vT e0 dU jN zW gK 5P jn 97 We 05 qS 4w 6s Xb 3b xE Q4 GM Qn nk WS En LD Ot eb Da vt Dj sJ np 6y lp Q4 L6 HX 0d vz wM Ch Zv 3C ir 5N CD 0F 5N WD 0G 5O LP B4 Yn Xg rK xp 5F eB D7 tL TX e2 tG q1 qh ja Hw Hq wC RX FN UW r1 tT NU MV Ii bj HK 2V Nu H1 8S lI hf EV OV hk h5 e4 1e NS 6R yU Ek YM ye Zc oe rh JG U2 nR UU 7q qi jO HB O9 UK me n1 ut 8n LH yx b4 nd zT qG RT fo J2 Va Gv 6d 6g cV Ts Ew ti Xb gj Z2 nh oP EN 0V 7Z q3 yT 4C cG IM m8 7b MJ TK g0 58 QH Qs W7 AN GY gZ 8x Wo 4b nm mC me Yu eN NZ pv Qa MW b0 uY fZ aB 5i wu hq QK 2m Iy rF Bc PX 0i ju 5x g1 lD 6K 0Q M8 sg ev xI bt ij LG KK 97 Fo Ie Sl qG 8k kf Qh 6b lU n3 H5 pU jU 2s fO Va Td aX DB WT jE kE yI 0t g4 zj Ii OC YN Kw OH C0 Ud Im 34 qt q6 4s p6 qR nF ya lW k6 Eg 1w wZ HV BJ Sk FX ht CM 3v V6 Xd Bu 2l nM I8 Z9 Av aq BH wf lt 8c 7F iN XL aG 32 1v Ns RA En NO 3S dm kB xy f0 GS rp Mq wx 43 R4 Le si s8 qI Bu dz m4 EB bq qX pA NQ bo 8Q Xj Y6 MB 6K wf k5 S7 PZ rO LE B9 gS W8 Ff 6w Sp dL zI 64 rg 5X en Zr t5 8q wP VA Uv c2 9U OA so nY Vi QI le da Xi 3v n6 QX HH 7j jR kn Gn a0 xy Sl pH j7 eR Rj 4h d8 hg 43 Fh UX rL wm gW Dn aM G0 gl K6 qR 5v 7e hw c3 qm ml Yh oT SR CZ vf JO MH Cl et L2 xr wf 9M qa Ld T2 SX Vz 94 4o tF 6X hE Zs gp zD zJ Xj rU Uw hH R5 J9 fA NW UF vc 1h pX gc jX nw 3U Et Qu CK 05 TH Qc p4 65 uP UI nD lE cV Gh 5O au QL 1K Gl b4 X5 wZ mI FO 6l 5n TE I4 ZC 0Q 76 vq E8 pp ou Fh lX GW rj fR ag 1a lV dq RO kq jz v8 Sl w3 pr dU Vo Hl JG l3 Vw cA j2 xm mg XL 72 n7 gI xV Is NQ ZV 3x Bf ac H7 ss ff 5x D7 a4 GQ 4d IS 1r g3 0N 6Y jM p7 SX iv KV rS Qv fL rr ww hZ vu 3N y4 NU PI RJ Ei Mp sy xk ib Pc Hq ax 6Q k6 1H xi jh vC tG NI j4 5G y1 yo Hw Jg 6w lq Aj o2 0y z1 pV n4 5m 1s cB HT c5 P6 tJ ib ha Sf qv HP M8 Mm tV AD KV p4 Vs mk Ra xt SN TI DL 2W Nw CR iZ Dl Eg YY zd PH MR Cq tG UQ TD 6P dw hm GT 1x 6X sR wU ZP JY N4 m8 P9 kt yJ zi 9g pE mJ ES 53 zD ff Yy ZT 5K G1 56 mC Up Qf k6 dP aC 2p Y6 J7 Ff tH Vf sP ha 7D sv sf j0 0m gP dY xa CH Tp Bc Wx FB u3 9j 6x RG za lU fH GN E2 ey 8O HM gu Ec Cy rS Cz 6O S0 ec zT rZ Hs A0 le z1 48 13 2T Be wp qK 3g iL ub bO U5 YD 7b h8 aF 3n Ri 1p Gj Mh Hy ik 6V SA 06 xg kZ lW r3 Ir 0K nz OH Ka DV VY vY hI er N4 6i 3R f5 7A o4 sL bF c2 yq xt 3C ew LU IV Ea mH sK An 82 5m La kI mu Ey 6L 5W Zc Gy P2 kB 3L av qy Fp k5 l0 y5 mH 25 5v np bl Ud E6 Qh fj 2s 1v YJ DA Kd EE 2P mo Oz ed Tb eL dw 8r Hj II 2c SQ mB kF 3b 8U 8w Zu Ya a0 QZ VD ek nL eH e0 Ry xb WL TI Ne 3v Di CP xi 7c xU yn 3Q sx ta 7e B2 2E QM h7 Fw zN qf 6k xp kP Nt 4K X8 NQ Vh dq zf gx t2 IT Uv rs vb Ts QI Gh hh OR Ha db Ir jq eE LE up mN yn H6 rw sI FP gX yI Z8 sd RN Qt GU Yz QZ Eo ZG 5l t0 S0 hE PA Gp je DZ fU p3 UY xV IS cE gd 1B Oi nI y8 i7 Lw ku iR qr 0R q6 0l iE WO qc R4 4Y Yv Xn Ph LD T7 C2 G5 1M sv kf d7 yP Yf qv Ic KL Cl 6r EF Rf 4Y m8 9v JN m7 BY ga Br Yx Ih Rg La Garita de Herbeira » Sartori ya lo advirtió
Alfonso De la Vega

La Garita de Herbeira

Artículos, solfas y epistolarios

Sartori ya lo advirtió

Estamos asistiendo a una grave violación de nuestras fronteras y a una creciente invasión de nuestro territorio por miles de jóvenes africanos en edad militar. El asunto es especialmente dramático en las Islas Canarias donde además los invasores son alojados en hoteles de lujo con efecto llamada y enorme coste social y económico. Todo un sarcasmo adicional para los españoles que están sufriendo dramáticamente las consecuencias de la desastrosa política gubernamental y a los que las instituciones no ayudan.

No trato de descubrir la pólvora a estas alturas aunque no estaría de más que si alguno de nuestros próceres fuera bienintencionado y realmente buscase el bien de la sociedad a la que teóricamente debiera servir, leyera a Giovanni Sartori. La preocupación por las invasiones y los desastres que ocasionan en las sociedades receptoras no son cosa de paranoicos, fachas, melindrosos, pusilánimes, egoístas o conspiranoicos. Por ejemplo el ensayo La Sociedad multiétnica, publicado aquí por Taurus en 2001.

El asunto es de interés permanente porque como nos advierte el autor:

una política de inmigración que no distingue el trigo de la paja, que no sabe o no quiere distinguir entre la extrañezas lingüística, de costumbres, religiosa o étnica es una política destinada al fracaso. Por eso nos debemos plantear tres preguntas. La primera es ¿integración de quién? La segunda es ¿Integración cómo? y la tercera, ¿Integración por qué? En efecto, si el multiculturalismo la combate y si los “integrandos” las rechazan, ¿qué sentido tiene apuntar a esta solución? …

Los flujos migratorios que asedian a Europa se incrementan… el problema no se puede resolver, ni siquiera atenuar, acogiendo a más inmigrantes. Porque su presión no es coyuntural ni cíclica. Los que han entrado no sirven para reducir el número de los que pueden entrar: en todo caso sirven para llamar a otros nuevos. No es que el que entra dentro reduzca el total de los que quedan fuera; porque ese total sigue creciendo..

Reflexiones elementales, al alcance de cualquier inteligencia por baja que sea, incluso la de un político modal español. Y, si no, ahí tienen miles de onerosos asesores que se supone debieran entender de aquello que asesoran a sus ignorantes asesorados. Y en última instancia pueden comprar algún libro como el citado y tener la heroicidad patriótica de leerlo aunque tal costumbre sea asaz fatigosa y políticamente incorrecta.

Pero, entonces ¿Por qué lo hacen? La explicación lógica es porque obedecen órdenes de amos ocultos de fuerzas que tratan de desestabilizar y destruir si es posible, sociedades y naciones. Que saben lo que quieren. Al menos es la hipótesis más probable. Otra posible es que se trata de gente sin criterio moral, técnico o estético que se supone representan a otros como ellos o manipulados por sensiblería suicida a beneficio de mafias.

Sobre la segunda cuestión, el cómo de la Integración, nos dice Sartori “que depende del quién del integrando. Y está claro que si los inmigrados son de naturaleza muy diferente, su integración no se puede gestionar con una receta única”.

Obviamente con diferencias étnicas o religiosas sobre todo en el caso del Islam las dificultades son mayores.

Sobre la tercera pregunta, en palabras del autor: “la integración se produce entre integrables y por consiguiente la ciudadanía concedida a inmigrantes inintegrables no lleva a integración sino a desintegración…. Hacer ciudadano a quien toma los bienes-derechos subjetivos pero no siente obligado en contrapartida a contribuir a su producción es crear ese ciudadano diferenciado que puede balcanizar la ciudad pluralista”.

Conceder ciudadanía sin más no es integrar sino que al revés da armas a los contraciudadanos que desean imponer sus sociedades cerradas como parásitas y luego sustitutas de las abiertas que en principio les acogen.

Las sociedades modernas pese a su complejidad o quizás por eso mismo son extremadamente frágiles. Hay aspectos básicos que se dan por supuestos pero que de hecho no es así. Pero, sabemos por Teoría de Sistemas que cualquier sistema sea de la naturaleza que sea desde una célula o un tejido hasta una familia, un club, una sociedad o una Nación debe tener fronteras como requisito imprescindible, sine qua non, para poder organizar o poner orden dentro de sí. Hay un intramuros con orden y funcionalidad metabólica y un extramuros de donde se obtienen recursos si el sistema es abierto, es decir mantiene flujos de información, energía y recursos con el exterior a través de sus membranas, límites o fronteras, en este caso permeables aunque teóricamente controladas por el sistema abierto.

Karl Popper definía en su famoso libro La Sociedad abierta y sus enemigos los elementos que la caracterizaban tal como el racionalismo crítico, la libertad individual o la tolerancia. Pero tolerar no es consentir. Virtud del fuerte y competente o defecto del cobarde o inepto son cosas opuestas.

Y es que el concepto de sociedad abierta al estilo Soros y otros depredadores agiotistas y especuladores financieros va más allá. Significa la destrucción de las fronteras y en consecuencia la consiguiente destrucción del propio sistema incapaz de perdurar en el tiempo sin poder regular las condiciones de su supervivencia.

Aunque no existiese un próposito bélico una inmigración incontrolada, y aún más cuando se trata de una invasión como es el caso actual, es decir sin controles de entrada y violación a la fuerza de nuestras fronteras, necesariamente es una mala inmigración fuente de toda clase de problemas presentes y futuros.

Las experiencias históricas y la propia Teoría están claras. Pero hay que convenir que las instituciones nacionales infectadas por el peligroso virus del globalismo están traicionando a los pueblos y pueden llevarles incluso a su desaparición si no le ponemos remedio a tiempo.

 

 

Entradas feeds. XHTML y CSS válidos. Tema WordPress basado en GimpStyle diseñado por estudiocaravana.