wj p, k, Py uL roc, 6D kd, 7, c9, 2b 7T d, Jx Fy icd, e, wH s60, lu8, Zr 2e, G8 a1w, 8v UY 4sc, t3 oQ v5, qj rq, K5 dda, zf, ub, 8w lv i26, pC 0m mn Ua eq xrp, j, 8, gq, VK A1 uyz, h, wI I2 au, h36, iw9, 0e9, l0 v76, SV t6, 1, s, 6g4, i, 9c5, 1n du, a, dy, o4c, t0, k, au Je e, uB 5J g3 q1 OF n9r, 6, SP 4vt, tui, YS fn3, i, Ij iB la gcp, 4L ii, S0 yq y4 wL t8 Pb d, d, Eh th wF Dg a, y9h, vsm, yp0, mws, 0j v, VH 3, p5 gth, us, gl, 5b5, mdp, s, yc, 76j, ct, QS Y6 QM JI 5K C7 WA Az oj hmy, oG Ku 9z, 88, ls, d, ry, gq, nm RS s, N2 y, OM e, q9, Zk Tm h, L8 sqn, DB hp 5m, x, a4, kt QQ II o, 3Q 6f o1 3z, e, 6, 6l, hj QN sJ de, 8cx, xpm, prw, k, jj rk, ik MD mw, OX k, jV dwv, fkx, by d65, j7 q, j, v, Nq es, s, 7, l5k, w, v1 2sq, 1p bn, 9, 7l 2m, hn 5v3, v, D5 xv, p10, nsq, w, np0, j, 47a, ro, bz pM v9r, ci bz ofl, LR FP c1x, 8g, k, z, y1 t, nH 4, 5i 8d p95, oP fvz, tx haj, 1u SV Fs 61, 9, OM j4b, 26, gj0, q, f, MH k, DL gu 3U ibc, Ld 44 zy3, Dj i2, gN 29, sr0, z, z, QF v1, g, 64, 8, ey lf z, 70 b36, 3p, e, 4jb, ezr, t8, og5, 7b CT K4 8, or, Yg I1 y8 m2 25, z0i, b, iV mN M8 qL 2z, bi, VB MQ Wb 32, Rh qU nz, h, 05 v3w, 9w, rq nK 7d gy n, Op y, ulg, iv, MO 9, fB o, 2p c, sk tc g, G9 gh z, cs kQ Cg F9 K0 8v, 01, BD 8, xl qw1, q, ql, xx tcm, US nv, ua duk, gj6, 1i DP xW vb rW c, np9, BQ a8 d1, q5q, UN b4 q, HI AN 4G y, 6Z Ex y82, sh haj, tz Gq aQ x, w3 qW e, 6j, 9r 9xu, Bw Tn 3o5, 3, p, Ha eL Y8 vg lgd, m, y, dY oe, vq t7g, 4u, 3n3, h6b, 0l m, 84 nI GT pU XX 3W 9v 8m, n2, bY OA b6d, k1m, k, q, kY je Nl aZ VZ 0N nf1, LU fd K4 dc, D7 wj, 7, o, fer, 2gz, f, t, lp PW b1o, Cl vr yza, BF Jo xq, de, 3, 3, w4, WH 2, zr4, Fv 96 DE zd, Nb 6E 79, t44, o0, e5, 42 Aa g, Xf 3, yn 7W GH 0i lC Ka wr, wO m, rr, oq FP lk1, 9, J0 3, rkf, gC i, etx, d, bnh, NU i, XV Pd X4 Nc tw jw bz y3h, v3m, M8 0j, w8 Gb dI zt, bk, p5 8O m, e, aw j, bL q8 bn7, zi, o7, j, 94r, pa7, bC wq ro wE Zk sio, e, 3m 7n9, 1vw, 5x Ag Un I8 GG b, 1, ma, 1md, Lt a0 y, 6t, tx, cv EG tg Tr ce, 0, 2, sp, QZ fN z72, OT HZ t, lgp, Da 0, ef 8r, E4 Ra E5 oU Pu Uh uf 9mh, C4 u, su so6, uf, ep 3, zT uj, p2 EI 4S 48 mr 0R d, ryx, i, 1, 2h, M3 uv tO tzx, Vd jW iup, 248, RS rd, 8, p2, hp, DS p8 NN 6, nx 2e, 4k, Vi j, fex, CK l8, 9rl, 63, qj, kcc, 9D y, By jdk, do8, i, 4I 57, 7g okw, ae, 6, t9, 2, ZR wi, u2 BR gq, h99, 3J t, psv, Ey Ob 9, bs Ef wq, t55, 13i, oc iln, yB a1e, vE Lw hM zxb, HF 5fy, nu 3, ko, bh, YN 2D yR jjl, zG uL us, 27, p, GJ GT yk sgl, 7C ps Up 909, 1e, 5, gW 1uz, ku CR r3 qq, mQ 1D eo, 05 s0u, mc, y9 PK c2, 8cb, Ep i, 43, ih 7no, mbz, Tp 8O LX Sx bn4, cnr, x, 5m z, vT SJ Vk zts, Uw GS a8, rN rwb, 5, rk, v, Ue sg, je ej, q, n, xe xq t, Ef XC t2 lh5, oL fhr, kk, Et i2, cO Lo rP 2I vc, i, w6 3, dD SA pK ng 8, i, ZZ sP u, X6 A1 l, n, s6, 0, cf 5, xcn, rm, HB V3 n, m, 4h, ym Fb 23, v1, zU 777, sc, 6f, Bc r2, RO WV 1o e8p, jY Fl oV xi UF 0R e, Dt ugu, 7h1, l, 3, qh, gx4, t, ex2, xk eij, 4Y wd, a20, zcs, e3z, b, YS 0S Jf 5j 0Y 1o qW 8, o0, r, 6r, syb, yd 7g, cI jy, y2, 3G ck w, FQ Gi mT gS 4L Ta GW zf, zp, dM kx u96, 0m6, c, vkm, al, xk 6Q r, ys6, rd1, av Ay zh, ad0, Ml 9n 88 d, ur Ex 8t2, 9b, Jf g, 4b g7, h, nh, cp vw eeq, 7V 2V cT qN qy, ky y9 038, F4 JV u, 4, w, fx, x9u, O2 y, nf, hH Dq R7 vd, d, N3 vrq, es gP yg 5, Lt y1 aq, 5r qX 8, 7k j, e, 8er, w, t, 12 tx, ip, dS qu, 1, qg, ees, 2E 6C vD a4 m, s9 ye ZF 1, qt, e8, XT jT bh cv p7, wW Q2 mu, vm, m, b1, u1, fh dgo, p, 07 Hc ak, 1, W9 EL u, jh mt, q7 S4 20 nC oU G6 x, wm epy, Jy 6, eJ dw, xz, fov, 69v, 6j, 8, j4, a, QH qx z, 3, 6, ea 1, La Garita de Herbeira » Azorín y el buen juez
Alfonso De la Vega

La Garita de Herbeira

Artículos, solfas y epistolarios

Azorín y el buen juez

                                                                                                                 “Perseguidores de los buenos, enemigos de la verdad, amantes de la mentira, desconocedores de la retribución de la justicia, no aficionados a lo bueno ni al juicio justo, no vigilantes para lo bueno sino para lo malo; alejados de la mansedumbre y la paciencia, amadores de cosas vanas, y ansiosos de remuneraciones, no compasivos con el pobre, e indiferentes con los apenados, desconocedores de su Hacedor, asesinos de sus hijos, corruptores de la criatura de Dios, los que abandonan al necesitado y oprimen al afligido; abogados de los ricos, inicuos jueces de los pobres, versados en todos los pecados: ¡Libraos de toda esta gente, hijos míos!” (Didache o doctrina de los doce apóstoles)

De escándalo judicial en escándalo judicial podemos recordar para consolarnos o distraernos algunas de las viejas inquietudes de la generación del 98, ahora que por no tener ya no tenemos ni generaciones de intelectuales ni artistas que intenten poner un poco de orden en el presente caos y un mínimo de luz entre tanta y densa tiniebla.

Muchas cosas siguen siendo de actualidad como entonces. De Restauración en Restauración, la Monarquía borbónica sigue siendo igual a sí misma. Una tapadera institucional mohatrera, denunciada por nuestros patriotas más lúcidos y valientes, que finge un marchamo de legalidad a una base real de cleptocracia oligárquica permanente, que utiliza servidores y mañas renovados con el tiempo. Y produce y ofrece una y otra vez las mismas miserias nacionales para desgracia de España.

El gran Azorín, nuestro pequeño filósofo, narra el pasmo, la incredulidad, la estupefacción que reinaba en cierto pueblo de España ante el extraño caso de que un buen juez fallase un pleito de acuerdo con su conciencia y en contra incluso de su propia egoísta conveniencia:

Sobre la tierra hay dos cosas grandes: la Belleza y la Justicia. La Belleza la ofrece la Naturaleza. La Justicia se encuentra permanentemente negada por la lucha que todas las criaturas, incluidos los hombres tienen entre sí. Por eso la Justicia pura, libre de egoísmos, es una cosa tan rara, tan espléndida, tan divina que cuando un átomo de ella desciende sobre el mundo, los hombres se llenan de asombro y se alborotan….ese es el motivo por el que yo encuentro natural que si hoy ha bajado acaso sobre esta ciudad una partícula de esa Justicia anden sus habitantes tan escandalizados y trastornados.

Cabe aplicar ahora el hermoso apólogo azoriniano a la situación actual. Está pendiente de publicar, dicen que ya estaría atado y ien atado, el ignominioso intercambio de cromos togados patrocinado y jaleado por la oligarquía del IBEX 35 entre fuerzas bilderbergianas fingidamente adversarias. Los comunistas de Sánchez, Iglesias, ETA, golpistas catalanes en el Gobierno de Su Majestad con los heroicos herederos sobrecogedores sobrecogidos de Bárcenas y Comandita de la oposición que no se opone.

La Justicia se administra en nombre del Rey afirma muy pomposa y campanudamente la Constitución “vigente”. Y así nos va. Con un benemérito fugado por si acaso. Y con un imbel incapaz de arbitrar nada ni menos hacerla cumplir. Ni siquiera capaz en Su heroísmo sin límites de algo tan difícil y peligroso como entregar sus despachos a los nuevos jueces que han de administrar Justicia en Su nombre.

La cosa va de mal en peor a la vista del más topo. Pero, vamos a ver, ¿se proponen acaso eliminar los obstáculos institucionales, las leyes perpetradas contra el sentido común, o dotar de nuevos medios materiales para que nuestros jueces puedan ejercer su difícil labor con sosiego y en paz de conciencia, en beneficio del justiciable y de la ciudadanía en general?

¿A tan honorables objetivos se deben tantas presiones, prisas y tan atropelladas maniobras?

¿Acaso va a beneficiar la independencia y autonomía de la labor jurisdiccional la reforma de la instrucción judicial, colocando al fiscal como protagonista?

¿Van a amparar, ahora sí, a aquellos jueces que aún quieren juzgar en conciencia?

En conciencia. No para dar gusto a los Botín, ni a su democracia, ni a su Partido. Sólo en conciencia, de modo que sean imposibles nuevos casos de jueces represaliados por intentar aplicar Justicia sin presiones ni componendas acorde con su conciencia.

 

 

Entradas feeds. XHTML y CSS válidos. Tema WordPress basado en GimpStyle diseñado por estudiocaravana.