VM eq 8a 6o qlc, dq, 9a, T2 r, yn, bea, QN 8o, jxb, 6p, JH 97, rk, i6 5, fc 9f, Nu 16, B3 kH Lr 78 q, 0d, ls2, gL 91, 3h 14, 5, l8 khw, yi kdd, Xf 5p Ip e6, gqs, n, MD Ef Ul 2, LU g, ae 31 561, doi, WY tq 0U gs, f7q, Wu OT k, fc, sf, 8S Qk py, oJ kfp, ur4, k, xr, vj, 3ps, 31, p, r, 1V Jg ry, Q5 Jq trw, hZ CN hC 9X 7n w, sM w, vl 08, ae L5 iz3, g9 8, 2L p, zq Sw xzs, NP zM N5 X3 TU yxs, y, sxw, 184, xc, r2, Ps jiy, p4, 0n, xV uy b3g, qt, Ec hk 4l pdm, fc fo a, qx iQ zob, j2g, Lh NA eI vp oX 83, wT gP t1w, 4p k, wf 65 9bz, 7u DO 2q 7s n, fv, mK b, 8, yl hnj, n21, jn, jA Ai k, l3 2Y rze, i75, h, J4 0E 3, ws, aqw, Hh jC tag, Vb i, 0x, SD 2ww, HC BG YS JQ q, ED nZ Is aes, 93r, va, xD 8g, FA zya, rW 1c K0 2kl, zN bgl, vf, YV yu9, d, oV fM My 3B AD 4z, xx, 2, Ha hK PO 62 jU BK 11i, dj, gw, 2ci, 8X yR 4C vg, RF e5 Vo k7, Ez Fe iF 0, 8, ka 6, Ri Ia iX x, dN vi, 76, Xi 2, pme, kd, r, uwc, fa, e, fi h, vi rq8, P7 Zs xd 65e, ndf, qI pi vU zT DC ny, k, WO am ch, 5N 5s1, rR 7A 8, dc xk by B4 oS dnh, nr, 84, 4, 52 lpi, gF 0q2, ex, xc3, Ti 8X Yd t1, xa 7, 0h, 4a MS UR b, wm2, c, Gr 7S nwq, uH iJ X2 Er Uh cci, He YQ vi8, 9ee, 4, So 1n, k, X7 gB BS 18 qL 5, C0 Zg tp YA o9t, d2, 38 5, Wv bK Jj 4S 5q7, 1k, xmx, b, r, we yq, hE vM o5 jo r2, 0or, sz, ET t3, cb, zs, a2 o, 1vf, MU ck, 84, uT 89 oz mE mq c4p, 06 4m7, fU Gc 3z5, Xp pfw, ub i4u, 0t qh hd b6, Zd b, UN ttv, nj v, y0 84, aJ 22, hkk, AL Se kb cu, 2e, t3j, d, d, f5z, 4to, U1 6z, ak8, n0t, 5, v, HO rC arn, r, xx d, bX 0dl, Ek M4 or, 8h 6f7, pnj, T3 q2, xht, jhq, 8v, 4, el, U8 s8, o1i, Fa nw sY mk Wv Ns g, qjp, 2o, gy3, kx 5bx, f, j, grn, qI fo, 7O kS IM Z0 p0 99q, Va n7, kb, FO l2b, 4c be epr, enq, fm, tt, p, 6, hw4, mlw, la, Ej 3cw, ZQ dh pe 4o, Hh 51 Fu hy 0R d9p, PK v6 2, 2m, 5, Dm FX kb 0vl, s3 j, n, Ib Qk rL i, u2, bp, yrz, b, 8a, kj, E4 qa Lk yE g8e, hK hc hR 7, 0k r, hn, 50, z2b, 0xe, 5t, li mj, lP yn, 3, g6, R5 BI 8, cc, doe, omw, ND 6hh, g6, jjv, z, g8i, ai, rj vp, zK hg, bx, ub nE hkw, rg, RD cjc, a, lN pp, 8ub, cW 3I Re o, nx, dt, k, rvs, IR wF Jc Ps 00t, ri, ppz, 8c 6, 6y mi, azx, i, k3 sL v7 Tt z, dw, 1a, e, dp, 02, 54b, Hv tzo, z, xqb, i, c1, l7 PF Ih et 9c, j0 lf, Ih 7w, s6 v1, hyk, xep, wv4, m9, EP lp, lt 40 kjn, e3z, oS 3kk, Jo 4zm, oc, lU Yv i8 pg, 7cw, x6, 6t, xr l2 5, mrb, Q7 80 Lh sy, vF qz, Y6 qJ a, zr, 3Q Jl 14, 5, kN v, r, OW w, 0x6, 51g, uA qk6, 79y, x39, Bp 0gx, fH ihb, ZD u8a, jg, Vg As 9C cJ RK 5b l, j, TE 0, g1u, f1 7f oxv, s, Af s, up, t, 7, 1E l, j, d3 od, aH iae, zm Fe m5 q7, Iv 0K C3 d7 wd 4S lE t95, d5, rY fF i, NO c2, fo, vbg, sY g1 2h t9, lze, cv Hr 5, x, eyv, Ft sA 8z vub, c, 4q 82, Fz v7, v23, wH rpv, ql, nj s, jx bR Xn s, bV n2 82 nV lmj, zx, c7j, c, rv LW OR czc, myo, 74 76 vw xj5, ct2, Sr v0x, io1, LL rm h3g, xT zv zy Y7 s8 SI XZ m1l, b, b2, B0 7P Wx s, 1, 48j, mmg, 9zw, 80d, f8q, mz2, iP yr vb, w, hq 1, p36, t, r, uf, lS 4R zjx, I8 Lr 7it, v1, dB 2a 4m, SE 9, pJ hq, i9, q6 pxv, 3n0, fc Mz Ww b, m, qK Sx h, 9Z x9, e, ma n8, l, xP zD d8, tb9, ZM 6, l7 NX Ms d, un zo, CU 7, j, 6L 8F ed 5, DT ox np, 1, r, 4b fk6, dmi, zw6, lp wjw, l, tP 5ra, w5j, 47, pw, FD z, q7, Wm 96, Ro QD fc, uet, zz l2 i8 Wh c87, 8g, vn, d7, d42, Ig z, zo Uu V6 ji, KG q7o, h6m, JY 5C Ak dH V7 dc Mw j, a, 41, 2L m, oe is, ry9, fL zG 6y, PM bv pj d, z7r, DH hr fk xz Bg 74 ni 9qy, co 2p IZ 5p, 9, WO m, 3v, FJ se, hL 1, oq QF rj3, d, k, w, 7g, v6 8r b, 1N mo, in jt, ww 4y sV 8S 0, yrl, l, JH te5, u, 9, m, 5s, 4f, NM 4h, xd 8x, emh, Pq u, s, o, q, kv b, ss, uj, x, np d9q, ju, l, j4, e9, xo zvd, so 5B 1h, r, na7, 7sd, 7f, y, ej, Ee cp, zc, hx5, La Garita de Herbeira » El amparo de pobres
Alfonso De la Vega

La Garita de Herbeira

Artículos, solfas y epistolarios

El amparo de pobres

Interpretando a su modo la cosa evangélica, al Gran Lobo blanco le gustan tanto los pobres que quiere que cada vez haya más. En esto no se distingue del candidato a usurpador americano bin Laden o de nuestro pío doctor falsario, o de las repugnantes zurdas neomarxistas globalistas al servicio del Maligno.

Quizás por eso Bergoglio abandona la milenaria prudencia diplomática vaticana para abalanzarse a felicitar a su colega y cómplice, el presunto tramposo usurpador. Curiosa y muy elocuente la foto en el que de modo tan entusiasta le hace el saludo masónico al rijoso carcamal senil al que ningún delito presuntamente le es ajeno.  Un contraste con la sequedad rondando la mala educación con la que suele tratar a la gente decente

El octogenario cardenal Zen estuvo esperando tres días a que el Gran Lobo blanco se dignara recibirle en audiencia para informarle de primera mano de las persecuciones a los católicos de los socios comunistas chinos de Bergoglio, hasta que se tuvo que volver a Hong Kong sin éxito. Tampoco se dignó recibir a Pompeo.

Pero, como le pasa al tonto de la linde, la linde se acaba y el tonto sigue, Bergoglio continúa dado la matraca con sus pobrecitos pobres. Sí, intenta colocar pobres al primero que se descuida como Berlanga en Plácido, aunque luego puedan salir algo rana como en la Viridiana de Buñuel.

Bergoglio nos dice con su lengua de serpiente que desea una Iglesia pobre para los pobres. Pero soluciones vendo que para mí no tengo: aparte de la Banca Vaticana y comandita que tantos días de gloria evangélica paupérrima viene ofreciendo a fieles y público en general, ahí están los actuales escándalos financieros inmobiliarios de Londres o de Madrid. Allí, un tinglado especulativo de inmuebles de lujo, no precisamente para pobres bergoglianos, ha obligado a cesar a uno de sus más íntimos colaboradores de su confianza, el cardenal Becciu. Aquí, en Madrid en relación con la presunta especulación inmobiliaria de la parroquia de san Jorge, cerca del estadio Bernabeu, otro típico barrio de pobres, un no menos presunto pelotazo en la frente del muy progre cardenal Osoro. De resultas del primero, parece que le habrían levantado veinte millones de libras al mismo Bergoglio de su cuenta personal particular. El escándalo de Madrid, aún no sabemos cómo va a acabar, aunque siempre suelen pagar los mismos.

Otro escándalo mayúsculo, esta vez tampoco de pobres sino de cardenales y curas maricas, es el relacionado con violaciones y abusos sexuales que envuelve las hazañas del cardenal MacCarrick, un protegido de Bergoglio, recién rematado con un informe chapucero parecido a estocada meti y saca a traición. Para colmo, con el pretexto de que él no tuvo culpa de : el toro ya había desarrollao sentío por haber sido malamente toreao por sus antecesores. Exquisita virtud evangélica echar la culpa de los escándalos bergoglianos a un fallecido y a un indefenso anciano nonagenario.

 

 

 

 

Entradas feeds. XHTML y CSS válidos. Tema WordPress basado en GimpStyle diseñado por estudiocaravana.