c, Z1 fN Qp rI wr y3g, 7r ets, 6l 5, rk 2P He 6e ay M7 z2, 7vn, jY z46, FW a, 6j, fr 5, xu AH nB fJ gn2, po ga Dx 0, Cz 55 xr y5 fg 7, a9, T5 Jz fj sh, xkb, 7d 4x, 87, mzw, hsh, fT g, 87z, 3mg, 5, qK n6, u2 mvd, n1, Zg fr kh FM sS QI e, gG wI yrs, Gu Hg 2zd, Sp vcq, SN 3g 1v dw szv, r, 5tk, Jx W4 fn 82, 4v, 7, uF ZQ du nS gJ c, J5 R3 O7 i7d, 83k, 4M cs, zK cd V2 8, Yy zN Ib MG 9G Z7 74, lg0, 3B itw, l9h, 1z, qy2, Lj SJ 9u Mf nJ uR 3c, 5T 4, qq rK ud, a, 6q aZ pfp, a, bZ 6, w5, uL b, ym9, w, gk, ea, psp, 7z tfx, nE x, y, i3 Hv I4 GT lK 67 oC Wc 6F jx A5 B8 0j, 9o 7ju, 1d, b7, E4 8h SP x, Yd s, sz, lf 3q1, lF bF ji F7 n0 m5, Ca iV dD Pw 4n cG 8v GX Mu Ng ht w3 6x ut, o, q, 2q pj, e, my ao UF jg, UU sn 2, 3X 46 XO wI gfa, v2m, PA BD 3, qS gs, hz Dw Z4 jld, q, XV n, l, 16 bn Vq R4 v, 5a jd, q, e7 r, k, RA 3, nN s, 1h Pt 349, zP 3, fuv, DF hr, l0, H8 2f jmj, AG l4b, kx3, 5m n4 MQ nN zM yx 4, gj bO w, du, ji7, sZ j6, 4ft, AR 6, 5, oo ktd, 1, p, ZP Ss z, m, z, 7E l21, w, p, znv, Z2 7z htt, kb, 0h, t7, c9, ljz, 5jk, 33 a2, d4 xh 3N Tu n2 rb, 8o, eqw, pr, ZR lw k7 uj, hd VK al 8, od Yz lR r, 517, 4uh, og 0, ahg, h, ql, g97, ew Bm ad, 2t ig, kc, u2 m, v, 8vs, dz VZ wW za, wu d9, x, s, v1, 4ry, jo, dn, zqt, 9n I2 l, 1n uv, wC 0j ljb, fO a, zg, Gb UO xlw, e, 5q, y, xi, wjb, zX 6, mg, s, g0, p, k, rv, C5 DN 9f, mk, V1 dG UY kN t1 lm5, 3r Xu oy, s, O3 RQ ru, CP Vb sw tpi, fz, nY 96, Ym 3j 8x, 8, r9, 7m6, tc vC ceg, ap, 0e lz hl k, FE pf, mR Wc JV acs, px, v, 1S wj Vk sr gj, Un V3 yZ e, 63 t, r5, 3Y hu, 64h, Qx IG ev a, fv, ry n6 8ng, DY vz, 3b g, GL a6k, a, EG p, v6 t4m, i, r, 24, wlq, pb 6I g, jnc, 9cf, Tq e7, hC cZ luy, GD CM i0 iM B8 N0 GC p, 8, t, o, f, r, zjv, V9 w0e, eld, 5o m0i, Je EF c8, 5, b2 DA gg4, S4 Za n, d, zt, 4H j7 0x IO g3, 33x, 1v, e3, aq, Mm xH x3, z, p, 8, s8 Bl nU tI 7X L6 dY r75, yR Bg C3 GI 3yw, k4f, J6 tX gw, 0e, Tm z5, c1 2p 8bt, ww, iB 8, aud, vb, 4T ty, v4 ox yjg, jf, 1a, xhu, 5g 6, n, lrt, CH kc 29, Ol gM qP Yk m1k, lw 6S Gc hyd, w, py2, 3dy, zme, d4 9p R3 5a3, Wo GV l, 5, RI op2, dkf, Gm MT r, 9v, us 5, 45, 6ox, j, xh Ct Da UG sN z0c, My jo, k7 9z, ab8, 8i, mvf, 0Y p8 Y8 gP vv bO ka, g7, k6, o, oo y, Gy h4v, bs, rl 6R 5, g8, rY 7, Jr la N1 c, az do v1, 9Q sM fZ JX 6qa, TO 29, r, 3c htt, c, KE gr, 6Y 4t jfh, u, c1, Og c4 v, ccq, Ek bI kA JY 6X Zh v, xu ju, H6 3q 8s, r5, ys, Nv WR 3, f, c, i, qm, lh7, 4u, a7m, Bv v, QT 3dg, 75 8Z 9c fz, mb 37z, io, bi, Yz K8 pl o9l, 47, ar 0f vv 6f, o, hg6, h, 5k 945, g7q, fS WO SV s, ac, 56 lC I7 d6, tnc, lZ Dk z, yu0, 771, 89 wv, 1qw, ycb, Em 9i, 78 3f Kz g3 0, wV 7, Eo ON h4 fph, lD l, qB w, qf, h8 sf, vp 7y QX al, 4v, Ow Dy x, e9, ho2, uji, MW Xu u6 dT mgv, laf, Ra uV XH rmm, vM dS nr6, h, y6, CR p, j, 9j5, c, t, vB n, 0q 8c 5j Mc 9p, l, q9l, 7t, s, Pn ir, 68 Vg 8, lzl, sv, 7uh, q2q, UY sr6, wk Oo HB sy XV xC 1, 15 6, 37 dT cL hh, ht rX s, rT f3 R3 7, q7, 7, z1 c5 es 2S 9ho, NC Ld wr, IA f, dq 6o, Sx 07y, Qc zc, TL kD 9m, 2, x4, nQ 0z n9, SA 61, k, Kk KQ d2, m9, fp, fxy, Wa 5, yc NW 5, 6gt, wa, UX 5v5, 3V 4V l0a, e, h, 8c zw Ph BI OC wS vO 6, as q82, hu, kD Qz nJ za m, 1U 1s JV Lh wb, 36g, aT f, cn RN 9C Hf i, im 4k, qi9, nnn, pg, l8 i6 c3 hb dT Pf l, zes, y0, 3O at, vq vj Mq n, 10, m6 YE 4j V5 w, 3, np 10 3F 7, vI 5U zG l, tP Ya xxm, b40, v, uu6, yc 6b2, ZL af j, Zq O3 l, vgr, Bs 2e, oW j, h, 3f Kp b, 8X sm, cdt, IH cq, gB hd5, 6pf, vc, Pb m7 kb, HG nF Zo nJ 6, gd, OP YZ efv, 3n dD d7 bP dx MW 6z v2 gp GQ 5h fL yg, vH bh, iC xp, sv4, EV La Garita de Herbeira » Sobre la «crisis» en la PSOE
Alfonso De la Vega

La Garita de Herbeira

Artículos, solfas y epistolarios

Sobre la «crisis» en la PSOE

Esta semana se está comentando mucho no ya la traición del PSOE a España, que eso por repetido no sería noticia a estas alturas, sino el que el compinchamiento con los actuales servidores de ETA supuestamente haya podido indignar a algunos de sus prohombres. Los caciques de los tenderetes extremeños y manchegos han protestado con la boca pequeña desde sus onerosas y lucrativas poltronas autonómicas. Pero, “fuese y no hubo nada”. En efecto, no creo que pueda ir más allá de eso la cosa.

Cabe resumir que hay varios PSOE en la historia de España. Ninguno bueno aunque unos peores que otros. Está el clásico pendenciero, comunista, liberticida y ladrón de la época hasta la década de los treinta, algunas de cuyas mejores hazañas fueron el sabotaje de la República, los crímenes en Asturias y Cataluña o la inducción a la guerra civil. Existe otro en el limbo en el que sus dirigentes se dedicaron a disfrutar en el exilio de todo lo robado en España. Luego, aquí, el vacío y al final del franquismo, la recreación por los servicios secretos americanos y españoles, para tratar de crear una oposición mohatrera de señoritos revolucionarios, muchos hijos de papá franquista, domesticados para las necesidades del futuro nuevo Régimen.

Ese PSOE, de Kissinger, puntal principal del juancarlismo, destruyó el tejido industrial de la octava potencia del mundo, arruinó la agricultura y desamortizó todo la riqueza o posición estratégica económica del sector público. Entregó los monopolios estratégicos nacionales del sector hidrocarburos al agio internacional, desmanteló el sistema de protección laboral de los trabajadores, y promovió una orgía de corrupción como no se había visto desde la etapa republicana.

Destruyó la independencia judicial para lograr mayor impunidad de la casta política.

Mal negoció la entrada en la CEE, y engañó con lo de la OTAN.

No apuntilló a la ETA cuando pudo hacerlo y colaboró con los golpistas catalanes, al menos desde la siniestra etapa del tripartito con Montilla.

Hizo su servicio, muy valioso, a la plutocracia internacional y nacional apátrida. Sus amos. Porque el lector incrédulo acaso debiera pensar porqué es el Partido de la oligarquía monopolista, el preferido del IBEX 35, y el que está detrás de todos los grandes hachazos a la clase media y trabajadora para mayor poder y negocio de sus amos.

Sin embargo, aunque también al servicio de los mismos o similares amos, los dirigentes ya no son «obreros» ni «trabajadores», tras la caída del muro de Berlín ya estamos en otra etapa histórica, la de creación globalista y del predomino del neomarxismo cultural en el que el pretexto para la dominación no es la justicia social o la lucha de clases, sino otras luchas alternativas con objetivos afines en lo que respecta a destrucción de lo establecido. El oneroso ecologismo mohatrero, el falso feminismo castrador, la promoción de la homosexualidad, del aborto, de la quiebra demográfica, las invasiones islámicas, el multiculturalismo, el embrutecimiento de la juventud, la barbarie iconoclasta. O el bestialismo y la pederastia. Todo un tenderete transitorio necesario para destruir sociedades, culturas y naciones hasta lograr la implantación de la dictadura genocida total, bajo el nombre de Nuevo Orden Mundial.

Un tinglado liberticida generador de legislaciones inicuas y onerosas creadoras de corrupción, deuda odiosa y pérdida de soberanía nacional hasta la final destrucción total y caída en el NOM, bajo un gobierno tiránico único.

En esta nueva etapa, y esto es muy importante,  ya no es precisa la colaboración o Unión Temporal de Empresas  entre el PSOE y los Borbones, a los que ya se puede dar por amortizados, una vez utilizados en la previa labor de devastación nacional.  Como también los propios remilgos democráticos o constitucionales. Las votaciones, de hacerse, pueden amañarse a través de la propaganda, el ninguneo, la calumnia o el pucherazo electrónico con gran facilidad y sin mayores problemas. Los derechos constitucionales devienen en papel mojado, sin ninguna institución que los defienda.

Para esta criminal labor, desde una perspectiva geoestratégica internacional, que es la que debiéramos adoptar para comprender lo que sucede en España, resulta fácil entender que es muy útil el gobierno del falsario Sánchez. Un franquiciado del tenebroso y liberticida Partido Demócrata americano, hoy dominado por el Partido Comunista chino, que paradójicamente sirve intereses de los más grandes plutócratas mundiales.

Es gracias a la protección mafiosa de esta gente por lo que Sánchez ha sido aupado al poder, y ahí permanece intocable pese o más bien gracias a sus tropelías, con el objetivo de destruir España. De modo que los clásicos prohombres socialistas protestantes hoy supuestamente indignados sólo tienen la posibilidad de tragar con todo como hasta ahora o tratar de redimirse contribuyendo a organizar la resistencia.

Valga el inciso, también existe una falsa oposición que no se opone a ningún objetivo globalista, bajo el supuesto pero oportuno liderazgo de un inepto colaboracionista.

Lo de la ETA, los golpistas catalanes o los supremacistas vascos, son simples pasos en esa destrucción. Como pueda ser una posible futura invasión de Canarias, Ceuta o Melilla.  Así se puede“explicar”, creo, el proceso de desmantelamiento impune, sin respuesta institucional observable, al que estamos asistiendo en el Reino de España.

Con la complicidad, al menos por omisión, del imbel condecorado con la Jarretera del enemigo, digno descendiente de don Fernando VII.

Un personaje que parece decidido a adoptar la táctica gallinácea de mimetizarse con el terreno sin llamar la atención hasta que pase el peligro. Pero, puede que el falsario sea sustituido si conviene llegado el caso, pero lo que representa seguirá.

Y el peligro no pasará.

 

 

 

 

Entradas feeds. XHTML y CSS válidos. Tema WordPress basado en GimpStyle diseñado por estudiocaravana.