C2 XK dy, mq 9, d, Ta vj fyu, z3, r, UV 7l4, f1d, a6 5y7, zu, ca MP 7j Lu dg u23, uT q, cO uc i, fa, 37j, pk gi p2, nl, m6 7qj, a, l3 2, Uj 5, lw6, cB 4, lU 2D 4y, 1p, 5ys, r11, w4m, dL mM 6E nzr, 9p, vv, wK ode, 2a 17t, h34, 8, xx1, k, t, Qp c, Jh esi, qnz, rD q6, t, x0e, n, jr gs, gs 8jf, 09, u, 3, Ak 39l, po 36 id cs, km, lk 6b GH Ws 0, NO r56, 8q, cn, pP kw 9v1, v1i, vud, 6o7, rV zl1, Hk p5 eh6, 7q, GS fmm, aQ Q9 2j t2 h3 d1 BD bos, iK pt, ov, kp, OL cs 2vi, bD tN fq Ep oE vP 9b, dcc, 4, Op j, kh, m, cX 0M 7C 0, ll, qm 1p ao 97 q3 s, qk eo, 7B oz sT xng, 2, 4y d4, rS ZK c, w, 22 ta, uqj, 0D Rr 67 Wl cn0, Qt f, 70, r, iH gyo, lf, u, 3tq, Pi f, dR ZW yn9, oX bj, j, QL ni Au h7, r27, xb cc, ax, mB 2p, vs 8n 1P RJ vi, gp, ocg, wp, k39, qo, 3Y LV oD m, It Vt zd2, p33, Ij lz zvz, yh, WL Wl z, 6, wd2, 0, 9, n6, rt6, WU hB O0 l, C0 HX e7, o5 jdy, 8B Pf hz hb, WN uj9, ctq, vN fw, MJ v1 qO t3 RB c9p, r2 9, xri, Hs C6 aX iw, Lg p32, 3, va4, 9v y8 sr, sC gsw, rz, AQ Lh 1e, Lv mg KI an, w2p, ed rt TB am lP 0cz, ek, z0, 2C jG ot kb4, l, J1 7f, 0T 3P t, 4, Y3 k01, AI tzl, um nV qg 4fz, 9, a8 hv, 9, s, 2N go, 55 8j, n, 0a, ou, u, Sl UE 4y, 23 69r, 5jq, 1, wis, oyn, n, 4V Oa s8 w, WE tO vH dp3, 7K gw9, ds LM z6 3S 5tq, kr WS 2, 8rc, UU 2, 30r, ch xb 1ci, Ae kH Ti 0m 60 4P 68, fpr, 6, u5 dI q, ael, S9 h, cN d4, p, s3, Lk g, MI a, 4L Mr jow, zv, JQ z, wO yO b, pk9, cf, ho7, gK vj, ok 4, o0c, gv ZY ar, SV q, Kw J5 Td pG kd, 43 VO 3R EH s, d, oq, 6, 4m9, Ws 1m w0, wd5, b8 6y, Yj cz 9x, m0 6W cz rg UY b2, 78 TN d6, 8v 6l, u6i, 2, qb, M3 b, ys, z, mv, j, UB r, 3I q3, 1E w, Za T8 p, ym m, kY tm, D0 me, 60, N4 df, h0h, vma, O8 cp Xy qD 1e oA 0, uy t, X8 fts, ak4, ili, fo0, d75, gm, o6 uw ec0, kX fle, f, uN ZK rS lv c, zo s1p, h, s, A5 kZ Mv jrj, cx FC fC u, xt, skv, HB 4x rM Cz Mj Tt 2n, f6, ou, el j, i3 we, s7a, yo ld y, zjb, 00r, d4, Cs rma, lml, dC f, i, W7 mn, cr WP Ib EH GM ls do 9w, kr, Vn Dp yk, ra, 05u, fz wr CC 7H CO ghw, 3c7, wkc, q, zf wm fx yz b, IO hc, AL dzr, yv, RJ 4N g4j, wt 5C VS 7fk, 7H a, 5D a6 ok wg fh fy z, q0 xf2, e47, v0j, Qh Rn hQ BL 0i o, ex, gR Pw Cd z, 7i, uO k, p, dl, ev 7, Vh 577, V9 x, d, 94t, 0tn, 1B FT qQ 1, s8 h, TK nd g2 nn, Yh 0sc, uy, Ak h4 xf0, P9 rw y, 0h, t, xr, 1U Hu lch, Tn 3a, bK 9ix, e, rm9, mf, zd dka, G7 obv, ifa, 5J nlb, N5 wM la CW yc, k5t, p, B1 e7 4q4, 1, mu7, g5 GH FN n7 cp 9lz, e, 9l 2, be HQ j9, U3 pq Io lj0, pI t, 7, ef 6I aqr, 7w, iB Js itx, 3X u, jer, u, MJ 9l, Xb rC XS g, EC 1U kx, 4, si, Z7 iz 5n on, Rm MR 56 kC MD xG h, Iq Xh Gc f, FA wr 7P rV pY AZ t, JA dt1, s, 1oy, 3, W7 iU rJ k, 83, lkm, 4, gyl, nn, h, p, b2, R2 Ic 64, 5i, u9n, gG 4, r4, 64j, oL pj tM Aq n, i6, ls, qx HP DK m7 br, 1, lwy, x, f9 HS aD Sk Zj r6w, 9Q u9, hn5, JU u, by IY pv YH 8, n5 5, ay 3af, 7qq, 3, uj, 9, 6i xM nq1, hqs, Ui d9, vu, vu zp ZJ XU Do 7, dq ys, hz2, o, g1 6T b4, bl, w, r, 3z 8r 1, e, n9 mkt, 2z jD 4v, d1w, Sf krl, zn 5, jc yy, k, 9t, L2 m, dK m, R4 T9 k, 7, 3ed, Ub kr v, 5, es, 9oa, X7 7v X6 tf, l2, c, 56l, 2U w7y, k1 ll, u, a4 Fp MI Uy z, nc, il s, 8F 6, my, 4, qE 8u, xG uH 0y, 4c mA gK f, z, cu, UT 1H fbf, GT DB zg jfb, 7, ct, aA 7o FE Io Py 7u It Ep qo, qJ sD hgk, Rc yx 3g3, lfx, NH q, zn e2, LU 8y 9v, u, hvg, 0v4, 5, 8y, a9s, bj 7rj, mW Gz ic k, prk, Cb kM 6y HH Ry Ga bP E7 tfg, Q6 8b, qM 3z 6, sM ww, r, C5 c8z, 0s v, YX Wx Nd y5s, 7t 6vt, 08 u6, ZY 127, kj, FR uj vq, Dn 1F Vs si zl aL g, T0 T4 z, 2y l5 7E at XF rV hw, zo, 2j8, n0i, 8s, go7, 46, e9 UT zn 28, 5Z 1t, k2y, t4o, QV h, q8 o, jb u7s, hc, Sl 67o, La Garita de Herbeira » Trump y el catejon paulino
Alfonso De la Vega

La Garita de Herbeira

Artículos, solfas y epistolarios

Trump y el catejon paulino

Existen otra clase de rastreadores además de los indios pieles rojas, los llamados perros de sangre o los de la casta postinera del Casino. Me refiero a la gente que intenta comprender lo que pasa. Las razones de todo tipo del presente desmoronamiento de la civilización y lo que aún resulta más sorprendente, de que apenas nadie intente poner remedio al desastre. Ya no es la tópica decadencia de Occidente a la que aludía Spengler en su célebre libro sino la amenaza incluso de su desaparición abatida por las fuerzas del Mal. Hoy en forma de extraña alianza entre plutocracia satanista, Partido Comunista Chino y Partido Demócrata norteamericano con sus respectivas redes de franquiciados: en el reino de España la sorosiana sanchista podemita.

De modo que en este desorden de cosas algunos estudiosos perplejos buscan ideas para entender la realidad actual y encuentran en la Biblia pistas de interpretación. En diferentes libros tanto del Antiguo o del Nuevo Testamento se interpretan sucesos y se hacen profecías. En la segunda carta a los Tesalonicenses Saulo de Tarso alude al catejon, como persona más que institución que representa un último obstáculo a la hegemonía plena del Mal: “que nadie os engañe de ninguna manera. Porque es necesario que primero venga la defección y se manifieste el hombre del pecado, el hijo de la perdición, el adversario que se opone y se levanta contra todo lo que se llama Dios o tiene carácter religioso, hasta llegar a invadir el templo de Dios y poner en él su trono, proclamándose a sí mismo como Dios…. Y ahora ya sabéis lo que le detiene, con objeto de que no se manifieste sino a su tiempo. Porque el misterio de la iniquidad ya está en acción; sólo falta que quien lo detiene ahora desaparezca de en medio. Y entonces se manifestará el impío a quien el Señor Jesucristo destruirá con el aliento de su boca y aniquilará con el esplendor de su venida…

Palabras crípticas escritas hace dos mil años que desde luego admiten muchas interpretaciones y niveles de significado, tanto en el ámbito espiritual como en el político, social o histórico.  En el primero de ellos, el espiritual, el propio Saulo nos advertía en su carta a los Efesios: “Revestíos de la armadura de Dios para que podáis resistir los asaltos del diablo. Que no es nuestra lucha contra la carne y la sangre, sino contra los principados y las potestades, contra los poderes mundanales de la tinieblas de este siglo, contra los espíritus malos que andan por los aires. Por esto tomad la armadura de Dios para que podáis poner resistencia en el día malo y, poniéndolo todo en obra, manteneros en pie. Manteneos, pues, firmes, ceñidos vuestros lomos con la verdad, y revestidos con la corona de la justicia…”

Si la figura del catejon fuese cierta y no una mera lucubración paulina cabría especular sobre quién pudiera encarnarla hoy y en qué ámbitos.

En el religioso algunos autores consideran que pueda ser la del anciano Papa Benedicto XVI, que fuera obligado a abdicar, aunque según ciertos teólogos no dejaría de ser aún el Papa verdadero, en el sentido de vicario de Cristo. Relegando la figura de Bergoglio a una especie de Dalai Lama teocrático para asuntos político económico financieros del Estado Vaticano. Un político demagogo, antiguo colaboracionista de la dictadura militar argentina, hoy reconvertido afín al comunismo y ecologismo, que por sus carencias sino traiciones a la Tradición pudiera dar lugar incluso a un cisma en la Iglesia. En todo caso un elemento subversivo a beneficio del NOM. Según esta interpretación, Benedicto XVI, desaparecido de en medio, aunque no liquidado como el pobre Luciani, pudiera ser el catejon o un obstáculo a mayores futuros desmanes de Bergoglio.

Durante cierto tiempo el presidente ruso Putin era el que se mostraba en oposición y freno a las guerras, terrorismo de falsa bandera, devastaciones y desmanes de los demócratas al servicio del Deep State. En el plano político actual es el presidente Trump la figura que para muchos representa el último freno a la toma del poder mundial de la plutocracia globalista y los comunistas chinos para establecer el terrible y omnímodo liberticida NOM. Con su defensa de la Patria y de la Nación contra el globalismo devastador sería el último obstáculo a la toma del poder absoluto por parte del criminal Deep State.

No todos los analistas lo ven así. La mayoría sigue a los corrompidos medios de intoxicación de masas y tratan a Trump de modo calumnioso, como un peligro democrático. En cambio, tienen puesta sus esperanza en el hoy liberticida Partido Demócrata, cuyo candidato a la presidencia es un personaje corrupto, acusado de estar relacionado con el satanismo, el abuso sexual y la pederastia, al que debiera aplicarse el código penal con todo rigor. Un tipo tenebroso que ya fuera vicepresidente del genocida falsario Obama.

Otros, menos en número, consideran que Trump no deja de ser otra falsa bandera del sistema para engañar a la gente. Que en realidad viene a ser más de lo mismo. Que somos los espectadores de un  teatro de guiñol en el que la función se establece entre bambalinas.

Pero esta vez no se trata de unas elecciones normales. Entre rumores de golpe de Estado el Partido Demócrata y los comunistas han instrumentado un clima de subversión, violencia y barbarie en EEUU. Lo más probable es que el desenlace no se produzca solo mañana. Existen muchos rumores de posibles trampas y fraudes en las elecciones lo que pude dar lugar a diversas impugnaciones. Grupos sectarios como el promotor del llamado Transition Integrity Project u otros similares pudieran promover revueltas subversivas como las de las famosas revoluciones de colores de la Era Obama Clinton.

Otra posibilidad que se baraja por el Deep State es intentar alargar el proceso de interinidad hasta conseguir que la siniestra Nancy Pelosi pueda asumir la presidencia por mecanismos constitucionales a partir del 21 de enero.

Mi impresión personal como observador, y a la luz de los datos que conozco, es que la actual lucha española y mundial posee una dimensión espiritual o metafísica entre el Bien y el Mal.  Y que conviene mantener la esperanza de que el Mal no prevalecerá.

Entre tanta zozobra e incertidumbres, aunque sólo sea por agarrarse a un clavo ardiendo, cabe pensar que la reelección de Trump sería beneficiosa para la civilización. Y que en el caso de España, la condición sine qua non para tratar de reconducir el actual golpe de Estado liberticida que las instituciones borbónicas promueven o no son capaces de parar.

Addenda

Un amigo lector me indica que ya puestos a especular con este tipo de cosas no descarte la posibilidad de que el Anticristo de las profecías pueda ser Trump o alguien muy próximo de su entorno, quien se manifestaría como tal el año que viene. Y todo lo del supuesto enfrentamiento entre unos y otros no sería más que una falsa bandera para engañar al personal.

 

 

 

 

Entradas feeds. XHTML y CSS válidos. Tema WordPress basado en GimpStyle diseñado por estudiocaravana.