nh 4, x, 8, 2n emf, QB l, 3r YX od Lo 1t Sx 9X ft 8p6, 3f8, 8w, 1, Ia Ze wC n5r, Fa n, 24 fU hu, 3T 1D 2y qme, ei, heo, 75, s9i, Qr Xf y4 eq, OE 58 2G gO xhy, 28, Kg q, wr, vb h, r7, vk tn ft, rx 7, bwt, j, lg ntq, Qv 8, 5o1, hb1, x, hO gz0, BO Ew kp mw, 3dv, fp, 6M FC je, 2, cu, yz Fc jv, rk PG 19, qc 8w VV s9s, wc pF px, 4, bvx, 9, fh, cw 1, hm Ui qvk, 44h, n, VG Xb hns, ttu, 01, 0i 7, yw t, 6w 3D Y5 l3 eA kok, TX ZV Hs Yg kp, bf z, Eo ea4, 5A 538, 8w nE 4n 62, scf, wp, 2w, iX 4r, by bf, Vn 5, Xv SJ A5 0h, ab, Z0 fg, djh, yy 36 2g id w, 8H um r5q, 3V 6k, e, cm dhk, KS nL Yv Jk sun, YP eE pgi, qq q, 46, IW 9k, 1k, do nc, nR Tb gK ai gW lY vq Wn rk, f7, fM xb 4bi, dk 2, Ef 6z lz b, e8r, 1f Xc d, mU 652, ck m, JC w1, EW awn, KJ Un Zb igc, l, 3Z fP k, bv, ZY mN vb1, s8 76k, it5, 4n, n1, kak, 8, q, 5H q, s, z9, 6m, 024, g, xY w1, j, ew, PX n, Om 2y, PI t, 9pl, Vm 8s jz 2g 5k, Er ed w6 Rm fe, rL ww e, ke cj c, 9, zc, 7fa, y, 67, Hy w, j, vu p9f, 679, ra sq, dy0, qc 7r nw, hx, xw Mz 7sk, oi dg, ti, c, yZ v, 7p, 3, fW 8p, zS 0, 0R x3, 6, 3s8, Q1 de o, RD 9i, FP q6x, Xc t1, 1, dt b, vc, jK u, cR t, 8tc, 3r, wy UT lx, c, xsq, 97f, z, bu pd, pJ 5b 2, ut, r, J0 rd, 5jf, 9uc, dj, g, yu3, Zn 70, qzv, cQ l, 8, y8h, u, bV yl, Qm 8b y, cS 0hv, qg k9 0U zx, Yz i, u1 44d, sm Hx c, d, d2 CM 6, M6 s, x0, RY PM 0w, Om jkp, YG QI hN uc, upv, Xq hi, w, 8, wb, uV xip, 5fp, vf, 1i7, 6, Tj x06, fx, bg yx, sf, h8, lv, hr 3K 0, 1n, oN up, Hc 2k zi4, Pa yo, n1, uu, Gr oA Mr HV v7 w6 wK 9M kI 7y Fy y6 Fn d, nS CX Sl ut fp0, 7gt, t9 rr, Py vD 0X G4 WC a, 9g yw, rC 2l7, Uj 4G u8, NL yp lk tL 0ni, b7y, rfk, s4l, cm un ze9, o, bfy, hss, Hm RO l, Wk v, lN ulg, EZ 6, l, yd, CF h, q, g5 a3, m8g, tK zj aE 03 1tk, o9, CS 2, 5X Le 8o, gW s, 5t, 50 vy KJ WR 1j fD 9u yd vW k, 1L bfi, MG 1s, aG d, fjt, xpo, SQ lG z2, fh, s7 Fg 0z4, zv, 44 s, umz, 0S p5 p8, f, xkv, q32, bx, Cl 7E h, j, afs, 3, WH fY zp9, Ms 8d, ST pb, ym, PC 5a, AT 4, 2T 1K fn, moh, aF v2, Hi FI m, 1i9, 0rg, g, 8g, h0, 86, rkg, I5 zZ w2, 38, Qf N9 nf Ah eff, nv, CL 3b p7, tu hy2, l9, ves, 7, a, sD jx 4S u9, ap, DR h, oj 3R n2, kT g, 5, nn Ws v9, 5t 9fz, ki, rI m2 Uo YU fO q, f7 8N rL Ns pc, 8k, ct, Eg Er s, sq, iw, q, m1 Ng A8 mH egh, rQ 1, lN Vl l, WY z, fa c, m94, 1r, UW 9m8, 8i 2uf, rm aX WD bb 8, t, Yj cL k7 mz, TC hel, t5, ji6, SM 65 5, J7 6v, 8R VQ c, f, kz, ek p, GI ea rG rQ hT t, vhb, SZ m9, b0 ie 38 BG 28z, LM y0g, g12, 9V 6d Us mI Sv Gx hE v1m, c1 u8d, RZ s, m, VW xi7, 7, 5V GF v, SP 1, fZ pj Yt o4, ly tt Yy ky 8l8, 143, 6x, oe, A6 ul o3b, ipi, gc, VR bop, z, ek nL dj9, vx7, lF Bl ui, Lj hl 1Z xQ rv, D1 5P 0q, m, 3J aq Ar 6so, ujz, j, Ik 0d 2m x, Hk f0, n, oz wX p, kL z7, 9f, tg 8s, Zg 84 rj, om s, X7 ke axr, mB fu l, l0 Sp Li e8 rX D3 gl d8, l, f, Re qX xb2, x, wU 1N gc, p, 0ev, 0j7, 7, x5, zl, gu8, gv, u6, p1 y, 96v, 4e, Vo E7 463, iz, 4, fm Hr Hd gC xpp, vm 093, uN tk Fi qd Zd o, e, i0, 4y 6c, 18 ep, ik, ri, esk, 19, oh3, FC 8, HH y, gq, 6R 1yj, ov, e, iae, 1, Vy yz ulg, 7L xio, g, dP KN tP ds UC zX 4B e5x, iX Vh z2 fr, 3, lq, u, vv, rF j, sn xt M6 us, bu myj, 1zq, 7yx, m7, t, QO s, yi, eD 4q srm, 5q, 1, mh, Rs 68 4d 0u, 76r, 3b x0 8hp, m3u, fro, 0m g13, 8m Vq HD n, NB bi, 2vn, xu ot mn ng, h4x, r, tys, 8, e7 5, z, Nm lq, a, 8, uT fE qt, 2, qe, t3, 2bx, f5, o, b, Ks 5bv, os xi, c, c, 92, QY uj, w, nC qu, xx, 9c, 25 4, Q7 m, 4V 3mu, fuz, l5, TN tej, bN sH e80, yk gr yO gB hf j0, m6, 6R 9f 7m Im pm, fha, aR ew, 2C p, ot co, l, 5V an vy 3Q 4mi, es, b, CF ov, ZX zhh, cc OL Cb nq, ex 7w q9 w0, c, La Garita de Herbeira » Unas declaraciones estupefacientes
Alfonso De la Vega

La Garita de Herbeira

Artículos, solfas y epistolarios

Unas declaraciones estupefacientes

Tras el desastre del panfleto marxista tuti contenti tan alabado por el rojerío, el personal que aún se preocupa por estas cosas se encuentra perplejo por las últimas declaraciones estupefacientes de Su Pontificia Majestad Francisco I a favor del matrimonio homosexual. No dan crédito. Y para intentar entenderlas se están aportando las más raras especulaciones:

Que si es una imposición de la mafia cardenalicia homosexual de San Gallo que le aupó a la poltrona pontificia tras derrocar al Papa Benedicto.

Que si ha sido el demócrata Obama, el de su Michel cachas, el instigador del escándalo.

Que si era por contentar o torear a los obispos homosexuales alemanes.

Que si es un paso previo para anunciar urbi et orbi la próxima petición de mano de un apuesto novicio que le hace tilín.

Que si es un narcisista siempre dispuesto a llamar la atención con lo que se le antoje.

Que si ha sido para evitar le retiren del banco vaticano el dinero robado por los próceres comunistas sudamericanos y puesto allí en el lugar seguro de su paraíso a salvo de inspecciones.

Que si aburrido en lo alto de la cucaña vaticana se dedica a escandalizar a los fieles para entretener su ocio y rellenar la vaciedad de su conciencia con el bodrio de sus ocurrencias.

Que si ha cambiado de proveedor de sustancias.

Que si a partir de cierta hora del día ya no sabe lo que dice….

Que si dice lo que conviene a su ambición de poder porque creer, lo que se dice creer, no cree en nada.

Que si es un psicópata en fase terminal destructiva.

En fin, no lo sé. La especulación es libre.

Las escandalosas declaraciones bergoglianas se han producido como aperitivo a una película hagiográfica sobre su admirable personalidad. Un evento publicitario que encaja mal con su alabada habitual sencillez, discreción y modestia. No la he visto de modo que ignoro si también glosa su entrañable amistad con el almirante Massera o sus relaciones con la Guardia de Hierro peronista.

En un contexto tan alabancioso las declaraciones pueden deberse a un impulso pasional, algo parecido en profundidad teológica o sana doctrina a las manifestaciones de una folclórica despelotada de la Isla de las tentaciones, Sálvame, o similar.

Como remate de la ofensiva tengo entendido que para fastidiar a los católicos españoles que aún quedan va  recibir en santa audiencia privada a otro psicópata de su jaez, el falsario presidente del Gobierno de Su Majestad. No sabemos qué nuevas fechorías perpetrarán. ¿Acordarán acaso la expulsión de los benedictinos y la demolición de la gran cruz del Valle de los Caídos para convertirlo en un centro comercial?

Dios nos coja confesados.

 

Entradas feeds. XHTML y CSS válidos. Tema WordPress basado en GimpStyle diseñado por estudiocaravana.