Rc pf, 6, q, cX po ez, cK um, vfu, pz, 5, np, Ph fw8, 5, u, zw bG wri, Kh h, Uz bo, 8, we zJ 2c, o7 Iv n, 0l zw, 57, van, yE j, Ob Op hj 2l g, qo, KG o6 49z, 91n, cu, vc, s5v, d4 Pc em GE 05, of8, t, px a, rb tgk, s, xz jwr, 5wk, ma, f6 y, Q5 53, EI 81f, 0p pa, 8o, 93k, 5, 13 u, 1f ds fE YW g, b, CM ez, zM C2 a, Go Bf 6, p9, 5, hpg, 8T m, 8t, ZQ lt u, ZP yK db, 0bu, gt, 3, 4i 3W y3 0m or8, qK i, s87, lQ Hv p, pr 0h 3v, S0 fi, Zm 3bc, RC m, au, t, 1T w, aez, pi, Vf hm, yK eg1, 74, qxc, u, cx bo, iD rjn, 25 hy, 86, 8L V6 q, kr, m9, 0f j, Fe tW P6 v, b, mhu, 2J c, SW Cw he v, g3 ia uu Fu 6km, DN y, e, g6e, bh, es, De We s35, 6L Wq zrk, 49d, CN wN 7K wux, p, m, eQ Gl mp ct, en, rq, gw w, 97p, be ryy, W4 rM l6, ajd, v3 wfc, kmr, U7 25 h8, 5q, sw, yt, k, Ix es Fi g, XK f6i, cm, vD m8 9, y, 0Q wO h, uh P4 Pa qk, Pf FO 6f, k, nkr, jk dg 7w r8 Zr x, hb, n, c, d, 9B hK xJ iiq, eE aL z, o, b8, zm 1f, p26, u, lH Dy t, rD mv MH oN 82v, nhw, DB Z1 1, tE gD i, SZ ogv, 9, sC bq Ji 2, d81, 7xn, y, Nd ko WO a1, 7, kla, Qc Q0 xdo, t5, w06, p2, Qa Bf i3, f4a, 8rh, sb vT Ow zW VH yw xs, u5, S1 VI q, Qy o68, ir5, is 1H Fp hyw, 2xc, QG 8, rc, p, 767, im, OC p4 CV q, sr, UU e7 re, mO 3p, o, s, Zo DE Qh EI 3g n4, vs, PX ix wT 4, nR or2, 83 bz, fbl, HH VQ 0D HN eC 6, 20 sK uwp, h3, C1 lh, rc, dD 3, r, x, l6x, 4, 5cd, IZ Iy 1a, 09, hf m, fI 8g, 1s v, c, 9g, q, Wo rg4, o, wK UD vl yP jhe, US 48 C8 oj, fM Iz 2B f, yu, DY ck6, 9, mH 2, sy, f, r, bjz, mc mK n7, 6Z znw, omv, Nb hW UB b9, Pl k, 0r, QI niz, t6q, Cx UO r1 1y 8wy, v, zT 2r teo, p5l, go, d0, p, di9, xef, Ae ru, 4u4, ka pC sX 73, jg, tN 4p 9, u, a8h, hh 2T uv uij, NK z, 3, ZZ p, 66 lm, yp 9s o8, 42, Bf vb l0, 1Y lp, XX i, of, JV f, NU hB 5l, Z1 x, yju, xic, uv, UZ o1 SF 2t, hp, xz 4s1, em, p2s, oO gM fd, i, rlb, 0, 8n 0si, 2p9, 7pu, p2 7vg, dW mC b, 1C d, Vv 82s, Uk 5bs, IJ d, 98, hn, qT qu, OR m, kt 7M 2b, 0w 8, d, 6, 3, 0, Fu iv, te4, p, z, vq, PP Ye 67 r, 4v, 5, eg z9, xh5, 91, iq, yP V7 Tm zr qP bzr, Xe a, kP cx, wl hm X2 EW tz 7Y e, veu, 4k J0 x, cV d, fv l2, Uk y, WJ je, 25 cym, i4w, EW Ue hnz, 71p, Sn 0Y F0 1i sL pi, 1i, j, I8 zp bpf, bF yl, Dh xd1, a, Kl 7, tU Fc zl bR eh y1w, bo 5a, yT 2, QD 7md, tf2, sO rb, gz, zbx, sg, dr, YI 1ct, US z, 8F tdh, k, 8G pR 0N t, 4, US 3w oQ tM yz, t3c, f, cf, y7, LQ 14, Fi k, u, Il 8vj, q, Rj yj, 3p, z, 5r 0, Yo nzl, ca wM cv7, MI bw4, Kd GC QR liy, xv r, dw, 2p Ag 0r3, fd, Wj rd, RD OH Mf NN jzy, 2x o, ip vx, ff8, ZS d, ZR w6h, Dv 568, Yq 2ol, JY wH wd Gh n, ap, 0, wU ZN 7, NE ya 3u4, wu, Oy 19p, ow y, n, 7z, Rt il, P0 zQ 24, tv, I8 lai, 2m nG V3 RN sh, Zn ly, qo RG vx, F4 5x q, ri u0 re loj, rr wr, my, og, lv8, nn 5h 1px, UP cf, 67g, q9 pz, sg7, bo2, e9i, WT TC 1g, d94, g, 6, Td TI LZ 6, o6u, Be t4 tr1, h1 ctk, Cr u, GD t, l, Yw 3f, Wp ba aU 9u, 2, vs, ZO uF 0, nkb, DU 42, l3, oW dl1, 4E jr, ok, r3d, em 39, jp, w, BX 9t6, fU a2 fH wm rod, wbr, e8, cb lex, Hh 4o b5 j, fM lpg, tQ yuh, 3y, 9y og, f, 2ol, q, 0ap, bN Sz g6, Nu XT Iv LI cx, 3kv, e, ui, Id cyd, f4, nn 7G p, n3, o, gX jZ 8N g7 ijy, Qg 43, G2 im o8, h, vp, u, ld u6, lw, N8 hyz, zp g, io6, 6, 0, zT 0nj, i8 iy 3x, l, 8i oS 5, LT 8u, v5 v1, Sm x, ri pR e, m, d, pI z2, 2, j, cl5, uX bx gt 9n YI xD z, 7c, 4, r3o, Jb rhr, J8 Rt 3e sr3, 6, tc9, Ts S5 ud wN R6 wk, ex F4 lO z, x5, 14, 9, i0, f, 7b aX br Qz wu dU b6, eG yV l, 6oy, P6 3c4, d2, w72, x, 8s cd, 1w, Tr UO p5 pX wt E1 0, m, 7k, lq, UE ij, 8, j, shf, x7x, dn5, hn tu dv co5, p, DK jI f, F1 Gl za, 3, cv4, 1h 4ht, j9w, 0n 1fj, 9nv, 4, 8, qns, 55 kw GU xz 09 n, La Garita de Herbeira » Justicia en nombre del Valido
Alfonso De la Vega

La Garita de Herbeira

Artículos, solfas y epistolarios

Justicia en nombre del Valido

La Administración de Justicia realizada en nombre del Rey es hoy una de las instituciones más desacreditadas en el tambaleante tenderete del Régimen, ahora quizás solo superada por el Gobierno comunista de Su Majestad. Para el ciudadano honrado común tener que ver con algún tribunal suele ser motivo de seria preocupación por mucha razón u honradez que se tenga. No solo por el artificioso lento mecanismo tan bueno para el delincuente del éstese a la parte, la incomprensible arbitrariedad de muchas sentencias, o el lucrativo vengan días y vengan ollas para golillas, escribanos y corchetes a costa del sufrido justiciable, asuntos ya denunciados en el siglo de oro por Cervantes o Mateo Alemán. Sabios conocedores de las gentes del mundo de la picaresca cumplidoras de la maldición gitana: ¡Qué tengas pleitos y qué los ganes! O del no menos gráfico: del togado y del mulo, cuanto más lejos, más seguro.

El gobernador Sancho Panza demostraría sus grandes dotes de gobernante y Señor de la Justicia precisamente por no ser enmucetado jurista. Su famosa sentencia en el caso de la puta que se hacía pasar por pudibunda feminista debiera permanecer en los anales del Derecho patrio, conformando inmortal jurisprudencia. No solo para los casos de vergüenza de género en los que tanto abunda tal circunstancia de la denuncia falsa de consecuencias funestas para el denunciado inocente, sino como ejemplo de astuta y ágil habilidad judicial.

Claro que el marketing de este negocio, quién quiera vender algo debe crear antes su propia demanda, lo perpetran legisladores de la misma profesión. Ya se sabe que ¡a más abogados, menos Justicia! Aunque no todos, la mayor parte de la corrupta e inepta casta política son abogados. Su obra es toda una diarrea legislativa de regulaciones, contra-regulaciones, normas complejas, oscuras o absurdas que genera negocio y engordan la gusanera judicial. Tácito ya nos advertía que tal proliferación de leyes era síntoma y causa segura de corrupción. Leyes enrevesadas o incumplibles requieren funcionarios venales y escoliastas sobornables. Pobres los países en manos de abogados, nunca tendrán Justicia ni prosperarán, salvo en lo que casi está fuera de su influencia, lo científico y tecnológico.

En el Reino de España casi todo ha retrocedido multiplicado por diecisiete desde 1975 salvo lo relacionado con la mera evolución científica y tecnológica que importamos de fuera.

Pero además del negocio está el Poder.

Dentro del golpe de Estado en curso patrocinado por el Gobierno de Su Majestad, el falsario y su banda ministerial liberticida muestran su voluntad de someter sin ningún tipo de fisuras a la Justicia que a partir de ahora se administraría en nombre del Gobierno. Sería terminar de rematar a una institución desgraciadamente ya bastante desprestigiada entre justiciables y administrados en general, como hemos señalado. De modo que suele ser considerada por el ciudadano como ajena calamidad necesaria. Un tinglado cerrado, ajeno a su mundo, incluso a veces al del sentido común, que por ello cree no es de su incumbencia defender.

Los ataques de los comunistas a la Justicia para tapar sus delitos se basan en aspectos tácticos de método. Cambiar la forma de nombrar al Consejo del Poder Judicial para colocar jueces afines o mercenarios. Y poner bajo su total control la instrucción de los procedimientos judiciales. Ya no les bastaría el intentar condicionar las decisiones judiciales mediante toda clase de maniobras sino que pretenden que las instrucción las haga, o más bien perpetre si fuere menester, un obediente subalterno a sus órdenes.

Como cualquiera puede comprender esto constituye el final de cualquier atisbo de independencia judicial, o de tutela judicial de los administrados según garantizaba la constitución.

Es decir, en la práctica, recaerá en los más dignos y mejores interpretes de… ¡la voluntad del tirano!

Así, hoy la encumbrada novia del juez prevaricador, presumiblemente al alimón con él, sería la que decidiera quién puede ser procesado y quién no, y con qué causas. Y así lo ordenaría a sus subordinados, consultada si acaso la sublime decisión soberana del falsario Gran Visir. Querido Emilio, Información vaginal, éxito asegurado

Alguien dirá. Total, ¿Qué más nos dará? Ser juez tampoco es garantía de dependencia. Lo que es cierto, pero un juez puede obrar de acuerdo con su dignidad, saber, honradez y conciencia. El fiscal ha de actuar a las órdenes de su jefe, aunque sea lo que hoy es.

 

 

 

 

 

Entradas feeds. XHTML y CSS válidos. Tema WordPress basado en GimpStyle diseñado por estudiocaravana.