Alfonso De la Vega

La Garita de Herbeira

Artículos, solfas y epistolarios

El manijero desenmascarado

De unos días a esta parte se suceden los reportajes muy críticos en medios internacionales contra el gobierno del falsario llegando a plantearse incluso si el Reino de España es ya un Estado fallido o se encuentra en trance próximo de serlo.

No es que sea algo nuevo de los que los sufridos españoles no nos hayamos dado cuenta y tengan que venir de fuera a avisarnos. Pero la noticia a mi modo de ver no es el hecho en sí mismo del fracaso pluri institucional español en manos de los comunistas y sus compinches, incluso filo terroristas vascos y golpistas catalanes encaramados al Poder, sino que ello así como de repente sea noticia internacional, poco menos que algo raro o sorprendente en vez de entender su naturaleza fatal.

Las razones de estas críticas pueden ser muchas. Una sincera preocupación por la suerte de un país amigo, o al menos vecino con ciertos intereses comunes, dirigido a toda velocidad hacia el abismo sin nadie que lo frene. Con el temor que el desastre se propague antes de tiempo al núcleo europeo que hasta ahora creía ver los toros desde la barrera.

La terrible deriva socialdemócrata de la UE con sus asfixiantes regulaciones y poder invasor omnímodo del sector público ahogando la economía real de la pequeña y mediana empresa tendría como resultado final un modelo parecido al chino. Un grupo reducido de oligarcas monopolistas que controla todo, incluidas las instituciones que les favorecen eliminando la competencia y un pueblo o grupos de pueblos desarbolados, indefensos, despojados incluso de su Cultura y tradiciones históricas. El caso es que el viejo plan Kalergi de sustitución de la población europea autóctona por invasores desestabilizadores se viene cumpliendo a rajatabla. Pero la cosa iba despacio, poco a poco, para que pasara desapercibida y la gente no se rebelara contra la oligarquía y las instituciones secuestradas. ¿Cuántos dirigentes y diputados están captados por las agentes del NOM, más allá de sus siglas de camuflaje.

Pero tantas críticas seguidas al falsario y sus fechorías, además en importantísimo periodo preelectoral USA, parecen una campaña orquestada.

¿Por quién? ¿Por qué?

No lo sé, no me hablo con Soros, ni con el franquiciador Partido Demócrata. Ni con los magnates de la comunicación. Si se tratase de un aviso mafioso cabe la posibilidad que existan desencuentros o incumplimientos en la agenda marcada al falsario. Que a un jaque de querencia tiránica como él se le haya subido el poder vicario a la cabeza y no obedezca los compromisos por los que fuera aupado a la cucaña moncloaca.

Pero el golpe progresa adecuadamente. Entonces, es posible que la disidencia con la oligarquía globalista sea por el manejo de los tiempos, la secuencia. Quizás el miedo a terminar procesado y condenado por gravísimos delitos le empuje a acelerar la destrucción del sistema constitucional y su conversión en tiranía personal. En esto también se encontraría el actual indisimulado ataque a los jueces. Pero esa agenda personal no convendría a sus amos.

O, al revés, porque aún no ha puesto en almoneda para los fondos de buitre al acecho los prometidos despojos de España.

Es posible que sus amos se planteen cambiar de manijero antes de que sus fechorías resulten contraproducentes. También que la UE no se encuentre aún preparada para asumir el nuevo comunismo del NOM y que la visión de una España destrozada, quebrada, esclavizada y hambrienta sea demasiado prematura para que pueda ser asimilada.

Sea como sea, la suerte del manijero parece que tendrá que ver con el resultado de las elecciones USA y con la supervivencia física y política del presidente Trump.

 

 

Entradas feeds. XHTML y CSS válidos. Tema WordPress basado en GimpStyle diseñado por estudiocaravana.