Alfonso De la Vega

La Garita de Herbeira

Artículos, solfas y epistolarios

En busca de Robin Hood, o Hacienda sólo somos los pringaos

Hoy cabe comentar la hierofanía de la portabocazas y ministra de Hacienda del gobierno falsario que atiende al nombre de guerra de La Susi. Se nos aparece como risueña efigie de cínico jocker batmaniano o acaso de mujerona desgreñada, como escapada de casa de mala nota para solaz de gente del bronce, garduña, soez y descomunal.

Entre majas y manolas, aplicados gorgolinos y santiguadores de bolsillos, barrunta nuevas fechorías. Inasequible al desaliento en el segundo año triunfal de este gobierno de progreso del Mal, La Susi sigue planeando la ruina de la clase media, para favorecer a insaciables agiotistas plutocráticos nacionales e internacionales, así como al hampa y gente del bronce a la que sirve como cómplice. Decididamente, Hacienda no somos todos, solo los pringaos.

La Susi está desmelenada, incontinente, desgreñada cual miliciana, y como una Pasionaria ávida de lo ajeno, segura de su impunidad, amenaza a la atemorizada y pusilánime oposición a Su Majestad por algo asaz inaudito e inadmisible: se está negando a incumplir la constitución.” Pero qué constitución, ¿la carta magna de Juan Sin Tierra? No sé. Una vergüenza. Se ve que los nuevos proscritos no están tan entrenados como ella y su banda.

Una confesión de parte que recuerda otra muy sonada y reveladora, de la propia vice-valida real. Preguntada por si pensaba hacer algo para restituir la credibilidad de las instituciones, la eximia de Cabra dijo muy altiva, jacarandosa y puesta en razón: “No hay que restituir lo que no ha existido”.

La Susi amenaza también al indefenso súbdito de Su Majestad con más impuestos, tributos y diezmos confiscatorios hasta convertir la actividad económica común, la que sirve para satisfacer necesidades reales de la población, en cosa de proscritos. Sí. De gentes malvadas, rebeldes, malos súbditos borbónicos, del todo incompatibles con el filantrópico socialismo de progreso liberticida y de hambruna que el Gobierno de Su Majestad quiere establecer para bien suyo y de sus amos. Gentes a las que ahora se les roba la bolsa y luego la vida.

Robin Hood, héroe deseado en la Tierra de Juan sin Ley 

Si en este desgraciado Reino borbónico abundan los sheriff de Nottingham, a la espera de que igual lo mismo se digne regresar el viejo rey cruzado de Tierra Santa para poner algo de orden en el desbaratado Reino, por desgracia no se ve Robin Hood no ya que derroque sino que siquiera moleste a lo usurpadores en sus crímenes y felonías. Claro que ya apenas va quedando sitio donde refugiarse tanto nuevo proscrito.

Por si acaso, el gran bosque centenario de Nottingham está siendo talado inmisericordemente por los esbirros de la tiranía. Tala muy aplaudida, todo hay que decirlo, por los calentólogos mercenarios del cambio climático climatizable. Y por casi toda la insensible y alienada generación mejor preparada de la historia.

¡Y sin un lúcido Chejov que lo cuente!

 

 

Entradas feeds. XHTML y CSS válidos. Tema WordPress basado en GimpStyle diseñado por estudiocaravana.