Alfonso De la Vega

La Garita de Herbeira

Artículos, solfas y epistolarios

Enredos, amoríos y traiciones

El espectáculo espeluznante actual del desgraciado Reino borbónico de España invita a una serie de reflexiones cuando el observador se sobrepone al espanto.

La primera es constatar el evidente fracaso de las instituciones borbónicas, con la imbel Corona a la cabeza. Un desastre absoluto, con un Rey enjaulado y amordazado en su Palacio incapaz de defender la libertad ni la legalidad vigente, ni por supuesto los derechos de sus agredidos súbditos.  Acaso, ¿a la espera del descabello final? Y con un Emérito, oportunamente fugado a un país sin extradición con Suiza, la de la filantrópica banca neutral. Y una Emérita, alguacil alguacilada, a la que la han prohibido hacer nada público.

Unos súbditos amenazados por las propias instituciones: es la Monarquía contra la Nación. Con el liberticida y sectario gobierno de Su Majestad como principal agresor. Aunque no el único.

Fracaso evidente del Legislativo, inoperante, casi todo se impone a la venezolana mediante Decretos leyes.

Y con un Judicial, renqueante, acobardado, entre intrigas de facciones enfrentadas, que tampoco se atreve a cumplir de modo firme y decidido con su misión constitucional, ni se decide a procesar al Gobierno ni a tutelar los derechos de los ciudadanos. Ni, como se acaba de observar en la escaramuza de la entrega de despachos en Barcelona, a hacer frente al golpe siquiera de modo simbólico.

En fin, para resumir, toda presunta separación de Poderes parece que se dilucida en la cama entre revolcón y revolcón. La presidenta del Congreso está liada con el ministro de Justicia. La ministra de Justicia anterior y hoy creada flamante Fiscala generala del Estado está arrejuntada con un juez condenado por prevaricación y abogado de narcos y comunistas, que cuenta entre sus amistades íntimas a un antiguo comisario que espiaba para todos y todas, no importa ideología, con especial hincapié en lograr información por vía vaginal. En el interior del Consejo de ministros también hay amoríos ejemplares, el vicepresidente segundo está liado al menos con la ministra que da igual.

Y está siendo muy comentada la actuación del llamado comité de expertos que en forma de íncubos y súcubos visita misteriosamente el dormitorio del filósofo analfabeto separatista catalán para inspirarle nuevas felonías.

Y la alianza entre ministros y ediles, incluida la fidelidad perruna de charnego abducido y agradecido, se visualiza con la rancia amistad entre sendas ajadas damiselas de profesión sus labores (mejor no explicarlas).

El presidente falsificó la autoría de su supuesta tesis doctoral según luego se ha demostrado. A su mujer, hija de un presunto empresario del sexo, la han puesto un tenderete formativo ad hoc y su paga es secreto de Estado.

Sin embargo, pudiera ser que algo estuviera cambiando al menos en la percepción del desastre español por parte de la plutocracia internacional. Ya hasta The Economist, periódico de los amos escondidos de Sánchez, denuncia nuestras calamidades: Bailando con la muerte. La política venenosa de España ha agravado la pandemia y la economía. Su récord es el peor de Europa en ambos aspectos. O bien: Sánchez entregó el control de la pandemia a las regiones y se fue de vacaciones.

Esto del The Economist puede que tenga su miga, viniendo de quienes viene: Los amos y patricinadores ocultos del falsario.  ¿Una llamada de atención en público? ¿Un aviso por pasarse de faena? ¿Les habría traicionado el falsario? ¿Una advertencia a terceros de que habría caído en desgracia y le van a dejar caer?

Sea como sea, en verdad hay otro test que también da positivo y evidencia otra vez y sin lugar a dudas lo que ya era sabido. La absoluta calamidad del oneroso, liberticida y corrupto sistema autonómico. Una lacra, vivero de traidores, cainitas, vividores, santigua bolsillos y arrebatacapas. Un sistema de taifas y señores de horca y chanchullo, que divide y arruina a la Nación. Gobierno central inepto, desastroso y felón más caos autonómico explican, junto a la cobardía y o incompetencia de otras instituciones profesionales o civiles, que el Reino de España sea récord hoy de todo lo malo.

Dentro de este panorama regional la noticia más reciente es la nueva traición de Ciudadanos, esta vez en la Comunidad de Madrid, una institución perfectamente prescindible que funcionaba mejor para el administrado cuando era simple diputación provincial.  Con un tal Aguado como siniestro intrigante al estilo del Yago de Otelo, para lograr la liquidación de la pobre y casta Desdémona Ayuso.

Pero el problema de fondo, lo escandaloso, no es ya la existencia de intrigas, felonías y traiciones de nuestros próceres y próceras en busca de poder y botín sino que existan onerosos e ineficaces tenderetes tales como la CAM que lo hagan posible.

 

 

 

 

Entradas feeds. XHTML y CSS válidos. Tema WordPress basado en GimpStyle diseñado por estudiocaravana.