Alfonso De la Vega

La Garita de Herbeira

Artículos, solfas y epistolarios

Largo Sánchez y la ley del embudo

Gracias a una oportuna iniciativa de VOX se va a quitar una calle madrileña dedicada al reconocido genocida socialista Largo Caballero. Golpista y asesino contumaz al que se deben miles de crímenes en su sanguinaria etapa como presidente del gobierno republicano. Crímenes terribles contra las personas y sus haciendas. Detenciones y ejecuciones extrajudiciales como las sacas de Paracuellos. Y crimen también contra la propia supuesta República como pretendido Estado de Derecho al dar promover y cobertura legal a las hordas de asesinos y bandoleros del terror rojo. Chusma, hez y escoria social criminal en la que basar su terror los asesinos socialistas y comunistas tanto marxistas como libertarios.

Donde las dan las toman. La PSOE no hace bien en echar sal a las heridas e impulsar el recuerdo de ciertas gestas del pasado. Se trata de una gravísima imprudencia cuando no hay crimen ni delito del Código Penal que no haya perpetrado.  Ambos roban por su inusitada e incurable querencia por lo ajeno, pero en España la principal diferencia entre socialistas y comunistas es que si pueden los segundos te matan para robarte y los otros, no. O no siempre. Porque ha habido épocas en que la diferencia era escasa, casi indistinguible. Una de esas épocas fue la del dominio del asesino Largo Caballero. Personaje turbio, tenebroso, que se había iniciado en la Política como colaboracionista en el Consejo de Estado durante la Dictadura de Primo de Rivera. Socialista totalitario antidemócrata, promovió y participó en el golpe de Estado contra la República de octubre de 1934.

Pendenciero, engreído, soberbio, botarate, ignorante, esclavo de sus pasiones y gustoso de sus aduladores, son famosos los tiroteos de su banda mafiosa personal con los pistoleros guardaespaldas de otro siniestro prohombre socialista: Indalecio Prieto. Ladrón, traficante de armas y asesino. Sus pistoleros asesinaron vilmente al diputado de la oposición don José Calvo Sotelo, crimen socialista odioso que se suele considerar desencadenante de la guerra civil.

Con Largo como presidente del gobierno y Negrín como su ministro de Hacienda fueron saqueadas tres cuartas partes de las reservas del oro del Banco de España.

La UE ha condenado reciente y solemnemente el nazismo y el comunismo, cosa que aquí ha pasado casio desapercibida. Nazis afortunadamente ya no hay en España, que se sepa, pero los comunistas del actual PSOE, Podemitas y de IU “gobiernan”, es un decir, el devastado Reino de España.

Y lo que aún casi es peor: se permiten dar lecciones de moral y democracia mientras rescriben la historia, destruyen la convivencia y la prosperidad, e instauran leyes sectarias, inicuas y liberticidas para tapar sus propias fechorías. ¿Hasta cuándo?

Pues no parece que tengan freno. Se mueven en el proceso de golpe de Estado permanente con cierta complicidad, por estulta o cobarde inoperancia, de la falsa oposición alternancia y de las demás instituciones constitucionales que debieran combatirlo.

Entradas feeds. XHTML y CSS válidos. Tema WordPress basado en GimpStyle diseñado por estudiocaravana.