Alfonso De la Vega

La Garita de Herbeira

Artículos, solfas y epistolarios

Monipodios y tentaciones

Más allá de las autenticas relaciones de Poder mundial entre la China y el Occidente decimonónicos los embajadores de las llamadas potencias occidentales cuando presentaban sus credenciales en la Corte manchú debían realizar un sustancioso cunnilinguis a la Emperatriz.

Se ha sabido que nuestros heroicos y probos monopolistas, o monipodistas como los llamaría Cervantes, han sido invitados el próximo lunes a un bonito sarao ditirambo alabancioso del okupa y se disponen a homenajear al falsario y parte de su séquito mandarinesco. El falsario ofrecerá un resumen o compendio de su famosa tesis doctoral.

Oportunamente divididos entre felacionistas y cunnilingüístas no dejarán de ofrecer público testimonio de impostado servilismo al mohatrero emperador de la Moncloa, el que al fin y al cabo no deja de ser un encucañado jefe de ventas que detenta tan lucrativo y vistoso cargo de modo eventual o interino. Pero el negocio es el negocio y los suculentos beneficios obtenidos del pìllaje de la renta monopolística los puede y quitar a capricho el dictadorzuelo en el BOE.

Pillaje saqueado a indefensos consumidores finales o a pequeñas y medianas empresas, los que crean verdadera riqueza y sostienen este tinglado borbónico arrebatacapas.

Muchos de estos monopolios extractivos fomentados y protegidos por el pertinaz socialismo cómplice de las puertas giratorias proceden no de desconocidas habilidades empresariales sino del saqueo impune de las antiguas empresas públicas del franquismo, de aquellos lejanos tiempos en los que España llegó a ser una potencia industrial y aún se respetaba el derecho de propiedad.

Un recibo típico actual de la luz: por energía eléctrica consumida, cinco euros. En concepto de gabelas, impuestos sobre impuestos, suplidos, abusos, sostenimiento de garrapatas climáticas y pillaje vario con IVA, el resto de la factura hasta treinta euros.

Pero ni parlamentos ni mandangas, el sarao del lunes es una manifestación del poder real en esta pertinaz monarquía de guardarropía que encubre y ampara tan voraces e insaciables garrapatas. Es preciso recordar de vez en cuando quien es el amo. La cleptocracia se muestra como una solemne hierofanía atea que se digna aparecer ante el público. Una obscena ostentación de Poder absoluto para doblegar y atemorizar a la muchedumbre crecientemente depauperada. También una invitación a posibles candidatos a ingresar de modo subalterno en tan lucrativo club donde se pueden compartir políticos, jueces, policías y periodistas.

Y es que los más jóvenes, por muy bilderbergianos que aparezcan, apenas ya saben lo que significa l´onore e il rispetto. Sí, respeto es al menos lo que nos hace falta para cohechar y amañar presupuestos que permitan mantener el tenderete.

La tentación es muy fuerte (Mateo 4, 9-10):

«Todo esto te daré si postrándote me adoras

«Apártate, Satanás, porque está escrito: al Señor tu Dios adorarás, y solo a él darás culto.»

Ahora bien, lo más seguro es que a estas alturas de descomposición y deslegitimación, el Régimen ya no tenga remedio desde dentro. Pero cualquiera que intentase esa azarosa reforma debiera preguntarse en lo más íntimo de su conciencia la antigua cuestión del grial: ¿Y tú, a quién sirves?

 

 

 

.

 

 

Entradas feeds. XHTML y CSS válidos. Tema WordPress basado en GimpStyle diseñado por estudiocaravana.