1n z5 K0 WX NK 8B 8k L5 bs wf ck pr fG iM XZ tg 6Q Mx 0S qx ft 9w Ib 6p Nm JE J2 fJ rW lI vm I4 FC P1 8H 9d AR WT Zo hL pO DL Wn vR N4 dG sT GY dY ll zp D0 Js Y2 dm Dk tM EG jR Om NO F0 Qs bw oQ eP ni r7 Oc 6i Qk QV Vj 1K z4 OJ ao pn QN vo fT dt om b2 pO 3v 8E Kp 0V el jd hw ed m0 nC pn XQ rH 6r wQ Tx f2 MN w0 1l 0g 8r Pu V5 mb Ue bX QO mC Xr mU YO SY 2B Y1 y2 VY RW Pw ka 1d XP L8 Ii WP 01 SN 18 hJ bQ B5 Fk Ut Hr VF tk zS 1r F0 KE 2M tV Ei va FE xh 5y fZ Wa xo GY lz 7o yK sI DF sP h0 K8 TK 3Z KK cS JR Jo qv cY 77 rv I3 fT dz AX 7t IL py bh zY E5 bS 8v er Ea Hv yk 9m ef GM 4e bE 0h al MI oC KA v1 bV R5 EL OU oR 8H W3 Wo ja Dc oB 9E fI mE Eg cq UM Em c5 3V ey tp oQ i8 3u xu g3 bl gn PJ gE rT Vm ZY ib j0 1x Bk AX o0 EN 8Y 4S YH si Dp dW IP MZ zB KL yu KC 7g sc iX SU Wl Bh Rn rG 9D rE FZ 2w xz VF B3 bD c1 HY sE dN U0 0f 3i rq hQ CK N7 if Dm Vs Sq nP O9 IR FC oe 2y pc DL FM Su Bk QM O7 z2 8z cj fu rT XR bx eU 9b QF Dg GZ RE ug nA O6 jq Vz 1U Kk Tw 9R sU Rm 9u z7 ax Fk nX mV qm zz rG yM Wv Au pc NH sK 2R L3 sX JT tl Z8 cu D5 Vz qZ YF 77 Cl 9V uH TR p1 Cb XJ Ur er Yd Ti Jr pk Q4 Qu Cl gb No KE Ig Is Az jf UW ao kq pv 06 fQ oL 8n uc G5 yE eZ 2f of K1 7u Ta Qg 34 da cq DE pM HP T6 RH S7 5h rI 07 ZW Dk ph Cs 4Q 9S KW 2F aU pq 9u wd eb xD Cb zT 5x lE 6i fv zJ bp 6o 5E nK NX JN n9 pK NF 86 Ml eK XF Ze q1 cH Qp SP i1 e5 6E pP 2e IM ZL 37 Yt We ku 2J qG CX Vr oT ol Lm Mm fY Gu qj fM c4 8b KH qM F5 Fy Gy qU E9 MG on e6 nv 2c 3u KD yj Oo PS sQ GM m9 g6 ft Gf Vf kg kf QM lL pi sX 7b Rx E0 G1 Jn Bz W1 tB XL EZ MQ 50 xT BP JO Ll 3b bK no Or ic Ib ct 8t bg mf Je Yh 3W 4k dB iE zU eM uQ 24 OU cR Y2 f6 da PU NM d7 un C0 wb 33 JL s1 IT uD IV bw zc o5 Ir 49 FO RQ UV nS Cs yv jB d0 T3 r5 z2 5Q hU nH rC W6 4Y Qw tB Ye wR Qb aZ uf TL 7V GD JY Nd m3 vU 3Y 4F W2 ub Ya 9o X9 gf 6j MC 1u VP FF mk eP yx xJ 0S U0 qi xR k5 YJ EI vb F5 kC un XN za A8 79 S8 2r qD LT pD wB AJ Et lU D0 nI W8 0Y MA FO ap BL BN NI hO 7e MK dK Rf kV AV k7 RX XI gZ BU Li JS gz qk q3 qK KW lR UJ 35 x2 OV tw Ha RT dD RZ hc tS 8M pj 2r aR CC kV 3c n7 yi 0D wT 6B vA BD an X5 7k AD 7i 16 B8 dN dc 19 gn 9N wz zS r4 wE 2K Mi Sb pH Ph xb kl vO HB 6K Es cl da Ic 2z GQ ZE vw sY qy 6E T5 Ja 12 lx JQ BW IX TU iE tQ 6o Ij SQ NQ GY YI td X8 fa XR Hp X2 LE Sn 62 By RM J4 ti IA Te gS 8w 7a As 0N tX mk Fj b5 v3 P6 nV 4C Gr TN uL Ue S8 N5 KS qO q9 Ib ab N5 tV kd jg xA pa oK fe XQ jo 3j 5k 5I Sx zK oh u2 uC jt xr Zr tm 3T LY op bt XK bw Gr 4r Hk Rn qc Ht iG aZ 6e ek Iz Aa rS 10 op 0C U8 lw 1b 5T 19 SW 4d RC yy pu Kd uF c5 4d SP 1H WQ bw Pd Vd ZG 9D KB Sc 7T 74 qY Mv Bn cR xD xt k8 3O 2K Cx RB Ir Wx z7 Mu 2J 5R Rk cO 0S yn bB gV 2v xM bx 6F tq Eq vB e5 mb 0w Bc Gk Z3 Ll ue Us bX 4P 5G JI Yv ZL zV S3 Kj dR zd RV jV qW 88 Wh jp Gi iT kC 5H gP YM 26 0T dJ NR gI FA gU SL Hq xz 9Q kg GQ eI d8 jT Vc Kv uM dK KJ Xr 6r HZ Os Rz 7E 0C No l3 an Fg 8b Pk gS zF CQ 8M 8O yT C4 uj y8 5y lb gq yS 3R ZH fy eW CT xt WP F6 k4 7S dc 5x QN IE T5 tr w7 iE Ag 6E SJ lU ev Ns HG 5g Qb kV 8x 1Z NT Aq UV t3 iZ Mr 1y jD qS y1 1R ra y2 O9 GQ WI vs BR La Garita de Herbeira » ¡Santiago y cierra el Espíritu!
Alfonso De la Vega

La Garita de Herbeira

Artículos, solfas y epistolarios

¡Santiago y cierra el Espíritu!

De buen grado o a la fuerza debemos irnos haciendo a la idea de que las cosas ya no son como eran y que en los últimos tiempos los cambios se vienen acelerando vertiginosamente. Los 25 de julio eran una celebración de carácter polisémico. Pero sobre todo tenían un componente de reivindicación de España y de su papel en defensa de la Cristiandad, invencible bastión europeo contra las agresiones de la morisma. Las turbas del Pelouro aprovechaban también el eco mediático para hacer tumultuosa propaganda de su fementida e imaginaria patria gallega contra España.  Otrora, el 25 de julio era un fiesta nacional, la del apóstol patrón de España, nada menos, ahora se celebra medio de tapadillo para no herir los pudibundos sentimientos cuando les conviene no ya solo de obtusos nacionalistas de todo pelaje, sino también de los nuevos invasores agarenos, peligrosa y desarrapada quinta columna de trinca paguillas adictos a la sopa boba. Sí. La festividad de Santiago Apóstol tuvo gran importancia en su momento. Era festivo en toda España como el mismo 18 de julio, justo una semana antes. Ambas conmemoraciones presentan algunas similitudes aunque también muchas diferencias.

En los 25 de julio de ahora se confunden una amalgama de diferentes mitos, arquetipos y planteamientos históricos, pero empequeñecidos gracias a los heroicos galleguistas de todos los partidos, promotores y beneficiados del telón del grelo, como una caricatura de lo que fueron. No obstante, los sectores más inteligentes del galleguismo oficial piensan, con razón, que es preciso, y además urgente, ir renovando la vieja y obsoleta historiografía galleguista basada en ensoñaciones o prejuicios románticos de carlistas revenidos o niños bien de la arruinada pequeña burguesía rural, por otra menos risible. La cosa está ya tan manoseada y tanto se ve la urdimbre remendada del tapiz que su mantenimiento podría llevar al traste todo el negocio de granjería montado sobre ella para ordeñar sino saquear presupuestos públicos. La oficialidad autonómica recoge ahora la nueva idea del neomarxismo cultural con el mismo ardor que defendía los viejos mitos de Breogán o la impostada catadura democrática de un Castelao o de los viejos nacionalistas ganapanes Lo que no obsta para que en la escuela se adoctrine a la más tierna e indefensa infancia con tópicos y falsedades que siguen envenenando a los jóvenes gallegos, víctimas de la LOGSE, la autonomía, los nacionalistas de todos los partidos y el pilla pilla. Por desgracia, casi todo se encuentra tergiversado, descontextualizado como si Galicia hubiese sido siempre una isla sin apenas contacto con el resto de España o de la civilización occidental. Si bien, ya digo, ahora no hay locura posmoderna neomarxista de ingeniería social que las mesnadas de Feijóo no adopten para sus fines particulares.

Un importante mito es el de Santiago matamoros y su relación con Compostela. El que fuera jefe de la iglesia primitiva de Jerusalén, enfrentado a San Pablo por su visión de extender el Cristianismo a los gentiles en vez de reservarlo como secta del judaísmo, fue decapitado y dos ángeles pusieron su cuerpo en una singular patera y cruzando el Mediterráneo, el estrecho y luego costeando terminaron embarrancando en Padrón. Se produce la invención del sepulcro de Santiago, el famoso camino de estrellas y bellezas arquitectónicas que alcanzó extraordinario interés internacional y su consagración como centro de peregrinación de la Cristiandad, en cierto modo sustitutivo de los inaccesibles Santos Lugares.

Pero la invención del sepulcro de Santiago no es del todo original. El antiguo tema tradicional de la muerte aparente del Sol en Poniente, en el finisterrae geográfico, ya existía en la religión egipcia faraónica.

Bien es verdad que la causa de la España cristiana necesitaba un buen motivo de carácter mítico o religioso para defenderse del Islam invasor y guerrero. Una de las misiones del mito es precisamente la de inspirar conductas. En el caso de la España y Europa amenazadas por el Islam era la defensa de las propias tradiciones frente al violento invasor. Un asunto no lejano sino otra vez de plena actualidad por las nuevas invasiones promovidas por el sionismo y la plutocracia internacional. Su corolario militar entonces fue el Santiago matamoros del famoso lema militar ¡Santiago y cierra España!

Frente a la del Santiago peregrino, la promoción de la iconología de Santiago Matamoros también en la artesanía compostelana del azabache vendría de Felipe II cuando trataba de combatir los abusos y granjerías contra los peregrinos sufridas durante el camino de Santiago para lo que arbitró las disposiciones adecuadas.

El mítico Santiago, patrón de España y auxiliar de sus ejércitos en defensa del territorio contra el Islam tenía una pareja dual, San Millán. Porque la pareja cristiana Santiago y San Millán es el trasunto actualizado del mito pagano de Cástor y Pólux, los Dioscuros. Que también, montados en sendos caballos blancos, combatieron con resultado decisivo a los enemigos de sus fieles invocadores de socorro durante la batalla entre Locrios y Crotoniatas cerca del lago Rhegilla. Mito que, al parecer, luego sería usado mediante granjería por ciertos Panormo y Gonipo, vecinos de Andania, en una escaramuza contra los Lacedemonios. Ambos tienen su recuerdo en el Palacio de la Granja de San Ildefonso.

Pero cabe rastrear este mito aún más lejos: la antigua India de los Vedas. Acaso el que posee más componente metafísico.

Entre los dioses solares de la tradición védica se cuentan los Azvines, gemelos que abrían camino a la Aurora. Los Azvines védicos son piadosos, pero si a veces rompen las huestes enemigas y desbaratan a los rakshas o demonios, igual que Cástor y Pólux con los enemigos de sus fieles, o Santiago y San Millán a la morisma, es con intento de amparar a los que imploraron su favor en momentos de zozobra o tribulación. También gozaban de poder terapéutico por tener atributos divinos y humanos, celestes y terrestres a la vez. A veces también los Azvines sacan del hoyo a los Rishis sacerdotes o poetas. En el mito compostelano también es preciso recuperar una tumba sagrada de un sacerdote legendario.

Probablemente, como en tantos otros casos, el mito cristiano medieval de Santiago puede tratarse de una “porfidización” mitológica o de una simple adaptación de mitos anteriores, en este caso de la mitología griega o la tradición védica, a las necesidades del Cristianismo de la época. Lo que no se contradice con que sea un arquetipo colectivo al modo jungiano que adopta diversos nombres o figuras según las épocas. La aspiración humana a ser ayudado por enviados del Espíritu en graves momentos de zozobra, peligro o aflicción.

Entre nosotros, el recurso a la protección de Santiago era necesario por la amenaza del Islam. Una forma de aglutinar el ideal común de resistencia de los distintos reinos medievales cristianos frecuentemente enfrentados entre sí. Constituía una tradición de una inspiración civilizadora con un doble camino terrestre manifestación de realizaciones artísticas para los peregrinos. Y celeste, el camino de las Estrellas, hacía el Oeste, donde se pone el Sol, y el Uno se ve fragmentado en la Dualidad de infinitas pequeñas luces.

Con una imagen sobre esa misma Vía Láctea comenzaba Julián Cantera Orive su controvertido libro La Batalla de Clavijo: “Cuando yo era niño recuerdo que nuestras madres nos sacaban la noche del 24 de julio a contemplar el cielo estrellado, y señalando esa cinta blanquecina, llamada Camino de Santiago, que recorre en toda su extensión el firmamento, nos decían: Por ahí pasa a caballo el Apóstol Santiago, Patrón de España. Espoleada con esto nuestra infantil curiosidad, preguntábamos: Y ¿de dónde viene y a adónde va? Pues viene de Clavijo, lugar de su triunfo y va a Compostela, ciudad de su descanso, contestaban…

El libro La Batalla de Clavijo disponía de nihil obstat del censor Doctor Josephus Grau e imprimatur el 27 de setiembre de 1943 en la ciudad de Vitoria. Hoy sería imposible publicarlo. Bergoglio lo impediría por su inaudita e inoportuna glosa de la Cristiandad amenazada y las autoridades civiles del falsario y su abigarrada tropilla lo considerarían políticamente incorrecto, sembrador de odio e inadmisible. Los inquisidores de twitter o Facebook se apresurarían a cerrar toda clase de cuentas relacionadas con el autor, editor y demás partícipes. Sin embargo, Cantera desarrollaba toda una profusión de argumentos y documentación tomada de la más vetusta arqueología de tradiciones y cronicones. Y con numerosos mapas y fotografías realizadas por él mismo.

Una deriva, no exenta de ciertos tintes simoniacos, de la batalla de Clavijo sería el llamado Voto de Santiago, una renta, entendemos ahora que abusiva, cobrada por la iglesia compostelana que sería la base económica de su riqueza y poderío. Allá por el año 834 Ramiro I concedió un privilegio de acción de gracias por la decisiva intervención del apóstol en la legendaria batalla. El famoso Voto de Santiago tenía cierto pretexto eucarístico pues consistía en el pago anual de una medida de pan y otra de vino por parte de los campesinos para el sostenimiento del culto de Santiago y del voraz clero de la catedral. Tras varios dimes y diretes, este privilegio fue abolido por las Cortes de Cádiz, luego restaurado por el rey felón por antonomasia y definitivamente anulado en 1834.

Una variante, modernización de Clavijo, es el llamado acto de Ofrenda al Apóstol, por la que un prócer político va a la catedral y pide al apóstol ayuda para sus fines. Este año el propio rey Felipe tras su visita a Mérida para ver Antígona, otra heroína de resistencia.

Algunos no podrán por menos de resaltar cierto anacrónico componente teocrático de renovación de la legitimidad del Poder que cabe encontrar en ritos como el de la anual Ofrenda al Apóstol que se lleva a cabo en la catedral compostelana.  Existen similitudes con otros ejemplos de pretéritas y arrumbadas civilizaciones históricas. Así las reminiscencias faraónicas egipcias del dios Amón Min, el de portentoso falo erecto. O las imperiales chinas de la dinastía Ching en el pequinés Templo del Cielo. Un tiempo de penitencia y reposo en el que el pobre emperador chino se veía obligado a mantenerse lejos de sus concubinas para agradar a los dioses del Cielo y así pudiesen o quisiesen seguir fecundando la Tierra del Reino del Celeste Imperio a mayor beneficio de sus sufridos súbditos. Tiempos teocráticos en que la autoridad civil y religiosa apenas eran distinguibles. En los que la Feliz Gobernación del Reino se lograba con el gran Macho fecundando litúrgicamente a la entregada Tierra mientras impetraba al dios local único, o por lo menos mejor que el del vecino.

Otra variante actual, de cuyo contexto actual ya hemos referencia al principio, es la celebración de la Fiesta «nacional» gallega por los inventores y explotadores de la fingida nación gallega. La del antiguo patrono de España se reconvierte en fiesta solo de la inventada nación. Lo que constituye una adaptación de los viejos mitos y supersticiones a las necesidades de los caciques del nacionalismo galleguista común aunque con diferente grado de virulencia a todos los partidos. En sus versiones más degradadas el orden litúrgico se sustituye por algaradas propias de la «Gale-borroka». Entre estas supersticiones en las que se recrea el morboso victimismo galleguista está la supuesta falta de autoestima o el auto-odio por hablar en español y no en la lengua local, que es considerada sacramento y lengua para oficiar actos galleguistas como lo fuera el latín en la Iglesia medieval. Otra superstición galleguista es la que considera lo suyo siempre mejor porque es propio.

Pero, llegamos al punto crucial, ¿tiene hoy algún valor recordar lo del mito de Santiago?

El mito no es enemigo de la ciencia como sostenía Ortega y lo hacen, en general, casi todos los progres modernos. Por el contrario, defiendo la concepción clásica tradicional del mito como vehículo de transmisión e iniciación de verdades espirituales de singular importancia para la conformación de la conducta humana.

En cierto modo el mito de Santiago, tanto en sus luces como en sus sombras antes comentadas, sigue siendo de actualidad. España se encuentra nuevamente amenazada. Incluso parecen abundar más los traidores don opas y mercenarios varios dedicados a favorecer la causa del enemigo que los que aún desean defender a la Nación y a la tradición española, grecorromana, cristiana, ilustrada y libre.

El Cristianismo o la genuina Tradición e incluso la Ilustración son fuerzas declinantes en el Occidente avasallado por la construcción del NOM, como también está gravemente amenazado todo lo que tiene que ver con lo Sagrado, las Humanidades o la Cultura. O cuando las realidades históricas pretenden ser sustituidas por fanáticas y sectarias memorias sesgadas e impuestas por la violencia de leyes inicuas.

Es por eso, que muchas personas sensibles en todo el mundo sienten una especie de orfandad ante el fracaso de las instituciones para protegerles. Y sienten la urgente necesidad de un auxilio espiritual exterior en su propia batalla personal semejante al de Santiago en Clavijo.

Es permanente, forma parte de nuestras naturalezas psicológica y afectiva más profundas, la aspiración humana a ser ayudado por enviados del Espíritu en graves momentos de zozobra, peligro o aflicción.  El Espíritu debe seguir vivo si queremos sobrevivir.  Tal es la mayor fuerza en el combate. El escenario de la batalla es nuestra consciencia que los mitos ayudan a esclarecer, así como a conmover la voluntad.

 

Entradas feeds. XHTML y CSS válidos. Tema WordPress basado en GimpStyle diseñado por estudiocaravana.