Alfonso De la Vega

La Garita de Herbeira

Artículos, solfas y epistolarios

De leyendas, Papas y satanistas

Asistimos a la creciente represión del Catolicismo en muchos países del mundo como en China, África o el área del Islam, ahora también de algún modo en los EEUU, Francia, o incluso el nuestro. Se suceden atentados impunes a las personas y a los templos, sus símbolos sagrados o las imágenes conmemorativas de héroes o santos que avalarían la atrevida tesis de una auténtica premeditada ofensiva mundial, que por sus métodos puede calificarse de satanista, contra la civilización cristiana y sus valores.

Durante la Segunda República española también las turbas ignaras agitadas por socialistas y comunistas quemaban templos, universidades y bibliotecas ante la pasividad sino complicidad de las Fuerzas de Orden Público que debieran reprimir estos actos criminales.

En este desorden de cosas no deja de ser singular que el actual Papa, tan amante de las pizzas, parezca prestar más atención a cuestiones políticas, científicas o técnicas más o menos polémicas o discutibles como el supuesto cambio climático o la inmigración o el multiculturalismo inducidos que a la protección espiritual, cultural y material de la Cristiandad. Es sabido que en gran medida le debe el puesto al Deep State y a los comunistas (“demócratas” USA) patrocinadores del NOM pero no deja de ser inquietante que cuando habla parezca comprender y  proteger más los verdugos que a las víctimas.

Tal está sucediendo, por ejemplo, con las persecuciones chinas, las de Siria por parte de la coalición agresora, las de Chile, la quema de templos en Francia o las actuales salvajadas terroristas en EEUU.  Tampoco su aparente protección indirecta a siniestras mafias de pederastas o la falta de empatía con su antecesor obligado a abdicar probablemente por estas. Cuestiones que a algunos investigadores hacen pensar que nos encontraríamos ante el último papa según san Malaquías. Un tiempo de graves persecuciones para los cristianos.

Aunque la Iglesia Católica tiene como misión histórica importante la lucha contra el Adversario, sabemos que desde el Concilio Vaticano II algunas autoridades, incluido el propio entonces Papa Pablo VI, “el humo de Satanás entró en la Iglesia”, se empezaron a preocupar por la creciente influencia del Maligno en el Vaticano. Finanzas de sangre, rituales, crímenes. El famoso exorcista padre Amorth, fallecido recientemente, también fue testigo de esta lamentable situación.

Pero no sería la primera vez. A lo largo de los dos mil años de Historia de la Iglesia ha habido Papas de toda condición y pelaje, que no dieron buen ejemplo de continencia y santidad, aunque existe alguna certeza si hacemos caso a tratadistas eclesiásticos antiguos sobre el trato diabólico de Papas en ejercicio.

Caso extraño, aunque probablemente no del todo diabólico, salvo en lo que supone de falsedad, impostura o fingimiento, es el más o menos legendario de la llamada papisa Juana quien se pusiera de parto y diera a luz durante una procesión en Roma.  Tras este enojoso suceso, se estableció el ritual de comprobar los testículos de cada nuevo papa electo.

Muy notable y característico de la influencia del maligno en el Vaticano es el siglo oscuro o de la Pornocracia en el que el Papado estuvo dominado por mujeres que ponían y quitaban papas según sus conveniencias y afinidades sexuales.

Existe el testimonio de la Antapodosis de Liutprando de Cremona sobre el Papa Juan XII, el Fornicario, que era nieto de Marozia madre del papa Juan XI y amante desde los quince años del papa Sergio III. Estando embarazada de este papa se casó con Alberico I, marqués de Camerino y duque de Spoleto.  Le achaca haber convertido a la basílica de San Juan de Letrán en un burdel.  En el Sínodo de 963 fue acusado de profanación de iglesias, asesino, perjuro, de incesto con sus padres y con dos hermanas. También de haber perpetrado brindis al Diablo e invocado demonios. Al año siguiente este Calígula cristiano fue asesinado de un martillazo por un marido que le pilló en la cama con su mujer. Otra versión más piadosa indica que murió de un ataque de apoplejía mientras tenía relaciones sexuales con una devota.

Benedicto IX fue acusado de adorar a los demonios cuyo concurso como un Doctor Fausto cualquiera solicitaba para seducir a sus amantes. Fue depuesto y luego reelegido y otra vez depuesto cuando vendió el cargo de Papa a su sucesor Gregorio VI por 1500 libras de oro.

La leyenda sobre la España mágica semítica y el Toledo nigromántico también es de justicia ser recordada aquí. El infante don Juan Manuel parece haberse inspirado en alguna peripecia similar cuando narra en su cuento IX, la aventura del mago toledano Illán con el deán de Santiago.

Me refiero al papa Silvestre II uno de los sucesores de que dicen había estudiado magia en Toledo. Y ciencias astronómicas en la España musulmana. El cardenal Benone escribió contra él. Se recuerda que celebraba sacrificios a los demonios. Se especuló mucho con su muerte. Un demonio le había anticipado que no moriría hasta que no celebrase misa en Jerusalén, por lo que nuestro buen papa se encontraba tan tranquilo. Sin embargo, cuando fue a la basílica romana de Santa Cruz, cayó muerto. No fue un fallo mántico del pobre diablo sino que el nombre completo del templo era de la Santa Cruz de Jerusalén.

De modo que, baste esta simple muestra, si el polémico Bergoglio hubiera perpetrado pacto diabólico con el Partido Demócrata para acceder al trono papal no sería el único caso histórico, aunque el futuro dirá si el más peligroso de todos.  Sin embargo, también pudiera ser el famoso Petrus Romanus, que los defendiese en el último momento.

La Providencia divina en cuyas manos estamos nos protegerá.

 

Entradas feeds. XHTML y CSS válidos. Tema WordPress basado en GimpStyle diseñado por estudiocaravana.