Alfonso De la Vega

La Garita de Herbeira

Artículos, solfas y epistolarios

Ecofeminismo

Es justo reconocer que el gineceo comunista ministerial no hace más que parir onerosas sandeces sectarias. La última o quizás penúltima, patrocinada por el Instituto de la Mujer tiene un pintoresco nombre: Ecofeminismo.

La intrépida consorte ministra que sueña con volver sola y borracha a casa se gasta los impuestos saqueados a los españoles en sesudos estudios científicos revolucionarios tales como la influencia en las mujeres del cambio del clima climático climatizable. Y a la viceinversa como diría la eximia doctora Lastra. Para ello utiliza los sabios servicios del organigrama oficial de una ilustrísima señorita directora generala.

Este nuevo despropósito, por no calificarlo de prevaricación o malversación de caudales públicos, se ha materializado en un voluminoso tocho diagnóstico de clima de género.

La culpa del cambio del clima climático climatizable obviamente es de la sociedad heteropatriarcal. Es tan obvio que no sabemos cómo a nadie se le haya ocurrido antes. La malvada sociedad heteropatriarcal, digo yo, es la culpable evidente de las pulsaciones climáticas, la erosión eólica o hídrica o el incipiente proceso de glaciación que se prevé. Seguro que también de los ciclos de las reacciones termonucleares en el sol o el temible cambio de los polos magnéticos terrestres, de modo que liquidando al macho o a los diferentes machos como los malvados gallos violadores de gallinas, todo arreglado. Y a otra cosa, mariposa.

No obstante, entrando en el menudeo de medidas a aplicar propongo se estudie obligar mediante Real Decreto, oportunamente cohonestado eso sí por el PP para que no se diga que no somos centristas, a introducir los efectos sobre el gineceo según edades y condición de género en los informes de las Evaluaciones de Impacto Ambiental. Y, por supuesto, en la correspondiente Declaración de Impactos. En los certificados de eficiencia energética se hará constar la influencia de género en el segundo principio de la termodinámica, en la sucesión ecológica y en la hemostasis del ecosistema global y particular, hasta alcanzar el clímax. Que, aclaro a las hembristas más ignorantes, no tiene nada que ver ni con la deliciosa fricación ni con el orgasmo.

A la hora de las subvenciones a chiringuitos afines se valorará la influencia de la violencia de género en el ciclo diesel y la emisión de NOx. Y la preferencia por el híbrido transgénero, a ser posible binario, dada su mayor eficiencia demográfica negativa.

¿Cuáles son las causas de esta epidemia de cretinismo y estupidez subvencionados y generalizados en las sociedades supuestamente civilizadas?

Buena pregunta y muy difícil de responder, pero es de suponer que existen varias concausas interrelacionadas.

Por lo que se refiere a la educación posmoderna estaría en la pérdida de entrenamiento y educación de la inteligencia y de la voluntad que sufren las nuevas generaciones, criadas en el fanatismo, la falta de espíritu crítico o la estupidez más sectaria.

Los media en vez de contribuir a formar una opinión pública, libre, informada y responsable como era su teórica misión o razón de ser históricas, hoy se dedican a soltar disparates y excitar los más bajos instintos del populacho, sobre todo de la populacha. Se pretende convertir a las antiguas educadas damas en hienas desgreñadas, en milicianas vociferantes, feroces imitadoras de las más salvajes ménades destructoras de la Cultura.

Otro tanto es lo que cabe esperar de unas izquierdas cerriles pastoreadas por peligrosos  psicópatas empeñadas en criar y apesebrar votantes embrutecidos, sin reflexión, criterio, oficio ni beneficio, víctimas de sus peores pasiones.

El modelo a seguir de una buena hembrista ecofeminista que se precie es el de la mantis religiosa que mata y devora a su macho después de aparearse. En general, el ecosistema feminista o mejor hembrista es un tinglado de extraordinaria violencia, sin hemostasis estable, con una biocenosis nutrida de parásitas o depredadoras, destructoras de la biodiversidad que va exterminando a los huéspedes, herbívoros y escalones inferiores de la cadena trófica y al que no queda más oportunidad de futuro que el devorarse a sí mismas antes de desaparecer en el sumidero de la entropía cósmica.

 

 

Entradas feeds. XHTML y CSS válidos. Tema WordPress basado en GimpStyle diseñado por estudiocaravana.