Alfonso De la Vega

La Garita de Herbeira

Artículos, solfas y epistolarios

El último, ya ha cerrado la puerta

Tomo medio prestado el título de esta garita al marqués de Galapagar con ocasión de la pomposamente llamada Comisión de Renconstrucción Nacional presidida por un tal Pachi y un abogado de las FARC. En este calamitoso y corrompido Reino uno tras otro van cayendo todos, todas y todes en el capacho sin fondo del NOM comunista sorosiano. Los peores, traidores o acomodaticios, son premiados y ascendidos como el general cotilla; la virtud y el honor escarnecidos y ¡marlasca el último! Van cayendo una tras otra todas las caretas; todos, todas y todes se agolpan para pillar poltrona en el camarote marxista del nuevo Régimen.

La supuesta oposición que no se opone también corre heroicamente a refugiarse bajo las alas protectoras de los comunistas reconstructores. Primero fue la niña Arrimadas, ahora el petimetre Casado y su marianesca sobrecogedora banda con la complaciente Pastor al cuidado del rebaño. Mucho discursito para el ovejuno populacho engañado pero luego a la hora de las votaciones y de la verdad, todos juntos en unión y a ver qué pillo. Vengan días y vengan ollas. Lo del excluido VOX no deja de ser patético siendo perruna y equivocadamente leales a quien ha hecho de la deslealtad su razón de supervivencia.

En la misma línea que sus prostituidos políticos, resulta particularmente escandalosa la complaciente decisión real de premiar a una de las joyas del imperio de Gates. Que además tiene que ver con su siniestro tinglado de presuntas vacunas asesinas, para mayor inoportunidad de tan esclarecedora maniobra. No se entiende bien. La verdad, no sabemos qué le habrán prometido al obtuso monarca, pero su caso no creo tenga ya remedio ni auque para hacer méritos presidiese el desfile del orgullo marlasquita. Probablemente, todos los demás vendepatrias podrán encontrar acomodo más o menos confortable y lucrativo en el camarote de Marx pero no creo que los amos vayan a cargar con el peso muerto, gravoso, irracional e inútil de los Borbones, supuesta representación simbólica de la soberanía nacional cuando precisamente esa es la cosa fundamental a liquidar, como paso previo para construir su tinglado globalista.

Hay que reconocer que Felipe VI ha tenido una gran utilidad como colaborador en el proceso de destrucción de la España a reconstruir, ejerciendo muy serio y puesto en razón un desairado papel de Celestina o vieja Trotaconventos. Su labor estupefaciente ha sido notable, parecida a la de la morfina en los enfermos desahuciados o terminales. Pero como la de éstos se trata de una situación transitoria y se debería asumir, él también, que lo suyo como rey de España carecerá del más mínimo sentido cuando ya no haya ni nación, ni España ni menos soberanía nacional española. Es decir, que su actual toma de partido globalista resulta una posición incoherente y al cabo incompatible con el mantenimiento del Trono. No obstante, puede que le agradezcan los servicios prestados con mayor o menor generosidad cuando le manden el fatídico motorista.

 

 

 

 

 

Entradas feeds. XHTML y CSS válidos. Tema WordPress basado en GimpStyle diseñado por estudiocaravana.